“Ben­di­to el que cree en la jus­ti­cia… por­que será ajus­ti­cia­do”- Sabino Cuadra

Esta es la tra­duc­ción al cas­te­llano del tex­to que se podía leer en una de las cami­se­tas rea­li­za­das por la coope­ra­ti­va de pre­sos y pre­sas de la cár­cel de Reb­bi­bia (Roma): “Bea­to chi cre­de nella gius­ti­zia.. per­ché verrá gius­ti­zia­to”. Si alguien se ani­ma­ra aquí a sacar esas cami­se­tas, segu­ro que se forraba.

Iru­ñea, 26 de sep­tiem­bre de 2012. La mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­vo­ca con­vo­ca­do un huel­ga gene­ral con­tra las refor­mas del Gobierno. En su trans­cur­so, mien­tras par­ti­ci­pa­ba en uno de sus pique­tes infor­ma­ti­vos, me diri­jo en dos oca­sio­nes a la poli­cía para inte­re­sar­me por sus razo­nes para rete­ner a un joven y gol­pear a una sin­di­ca­lis­ta. A pesar de iden­ti­fi­car­me como dipu­tado, los poli­cías me suel­tan varios porra­zos. Dece­nas de tes­ti­gos pre­sen­cia­ron los hechos, reco­gi­dos lue­go por nume­ro­sos medios. Inclu­so el “Finan­cial Times” inglés lle­gó a publi­car una foto­gra­fía de los mis­mos en su pri­me­ra página.

Denun­cia­dos lo ante­rior, el Juez acor­dó el sobre­sei­mien­to y archi­vo de la denun­cia por dos razo­nes. En pri­mer lugar, por­que a pesar de admi­tir que “el denun­cian­te esgri­mió ante los fun­cio­na­rios poli­cia­les su con­di­ción de par­la­men­ta­rio espa­ñol”, el Juez esti­mó que “es evi­den­te que no se encon­tra­ba rea­li­zan­do nin­gu­na fun­ción pro­pia de su con­di­ción”. Que el Pre­si­den­te Rajoy acu­da a una final de la selec­ción espa­ño­la de fút­bol o la minis­tra Fáti­ma Báñez vaya a la pro­ce­sión del Rocío a soli­ci­tar la inter­ce­sión de la vir­gen para que el paro dis­mi­nu­ya, sí que se con­si­de­ra como algo pro­pio del car­go, pero for­mar par­te de un pique­te infor­ma­ti­vo en una huel­ga gene­ral, no, eso sí que no.

La segun­da razón para archi­var­lo fue enten­der que mi peti­ción de expli­ca­cio­nes a la poli­cía obs­ta­cu­li­zó e impi­dió su actua­ción, moti­van­do “que los fun­cio­na­rios poli­cia­les emplea­ran fren­te a él tam­bién la fuer­za nece­sa­ria para apar­tar­lo”. Sin comen­ta­rios. ¡Paso palabra!

Recu­rri­do el Auto judi­cial, la Audien­cia Pro­vin­cial de Nava­rra esti­mó par­cial­men­te el recur­so inter­pues­to seña­lan­do que no hubo evi­den­cia algu­na en mi con­duc­ta de “resis­ten­cia o acti­tud peli­gro­sa algu­na” y recha­zan­do que “la actua­ción de los agen­tes cuan­do gol­pean al denun­cian­te tuvie­ra su ori­gen en el cum­pli­mien­to de un deber” que pudie­ra exi­mir­los de responsabilidad.

En junio de 2014 se cele­bró el acto de la vis­ta oral del jui­cio de fal­tas por lesio­nes impu­tadas a los poli­cías (se recha­zó nues­tra peti­ción de cali­fi­car­los como deli­to), pero éste se sus­pen­dió tras com­pro­bar­se que el Juz­ga­do (¡…!) no había lla­ma­do a decla­rar a uno de los agen­tes. Y aho­ra, pasa­dos dos años de todo aque­llo, el Juez ha decla­ra­do final­men­te la pres­crip­ción de las posi­bles fal­tas por no cons­tar que en la actua­ción judi­cial haya habi­do una impu­tación con­cre­ta de los hechos y haber trans­cu­rri­do más de seis meses des­de su comi­sión. El juez, sin embar­go, no seña­la quién es el res­pon­sa­ble judi­cial de tan­to des­atino ni orde­na la aper­tu­ra de expe­dien­te alguno al respecto.

En aque­lla huel­ga gene­ral varios jóve­nes fue­ron acu­sa­dos de aten­ta­do con­tra agen­te de auto­ri­dad. Al de doce días, por medio de un jui­cio rápi­do, ya habían sido con­de­na­dos a die­ci­séis meses de pri­sión. Sin embar­go a otro joven, Ain­ge­ru Zudai­re, a quien una pelo­ta de goma le reven­tó un ojo como con­se­cuen­cia de lo cual ha per­di­do prác­ti­ca­men­te la visión del mis­mo, se le archi­vó su denun­cia con­tra la poli­cía. Recu­rri­do el caso, se con­si­guió que éste siguie­ra ade­lan­te, pero aún no se ha cele­bra­do el juicio.

Hace unos días el Tri­bu­nal Supre­mo ha con­fir­ma­do la con­de­na a dos años de cár­cel para varios eco­lo­gis­tas miem­bros de Mugi­tu!, colec­ti­vo de des­obe­dien­cia civil con­tra el TAV, por arro­jar en Tou­lou­se (Fran­cia) tres tar­tas de nata con­tra la pre­si­den­ta del Gobierno de Nava­rra. Nadie allí les acu­só de nada, pero aquí no les per­do­na­ron. Aquí, endul­zar la cara de Yolan­da Bar­ci­na es deli­to, y de los gor­dos. Apo­rrear a un dipu­tado de Amaiur, no, por supuesto.

La Audien­cia Nacio­nal, a pesar de lle­var cum­pli­dos ya cin­co años de los seis a los que fue­ron con­de­na­dos, aca­ba de negar la liber­tad pro­vi­sio­nal a Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta y Arkaitz Rodrí­guez. A pesar de ser los prin­ci­pa­les artí­fi­ces del pro­ce­so de paz y nor­ma­li­za­ción demo­crá­ti­ca impul­sa­do en Eus­kal Herria, su peli­gro­si­dad pare­ce ser bas­tan­te mayor que la de Rodrí­guez Galin­do, Barrio­nue­vo, Vera, San­cris­to­bal.., con­de­na­dos en su día por los crí­me­nes del GAL (tor­tu­ras, secues­tros, ase­si­na­tos, des­apa­ri­cio­nes,…), quie­nes no lle­ga­ron a cum­plir siquie­ra ni la déci­ma par­te de las con­de­nas que les fue­ron impuestas.

La Audien­cia Nacio­nal tam­bién dene­gó este año la extra­di­ción soli­ci­ta­da por la jue­za argen­ti­na, María de Ser­vi­ni, por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, con­tra los tor­tu­ra­do­res fran­quis­tas Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co, alias “Billy el Niño” y Jesús Muñe­cas. Según la A.N., sus tor­tu­ras no for­ma­ban par­te de un “ata­que sis­te­má­ti­co y orga­ni­za­do a un gru­po de pobla­ción”. Es decir, ellos no eran par­te acti­va, cons­cien­te y volun­ta­ria de una Dic­ta­du­ra que des­apa­re­cía, tor­tu­ra­ba, encar­ce­la­ba y repri­mía al con­jun­to de la socie­dad, sino, a lo más, casos ais­la­dos que se extra­li­mi­ta­ron en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. ¿Dirá aho­ra lo mis­mo la Audien­cia Nacio­nal ante la nue­va peti­ción de deten­ción y extra­di­ción con­tra vein­te altos car­gos (minis­tros –Mar­tín Villa, Utre­ra Moli­na,..-, mili­ta­res, poli­cías, jue­ces,…) de la Dic­ta­du­ra franquista?

La Tran­si­ción no solo nos legó una Monar­quía, un Ejér­ci­to, una Poli­cía y una Ban­ca que fue­ron sos­tén de una dic­ta­du­ra cri­mi­nal, sino tam­bién una Judi­ca­tu­ra que aca­tó dócil­men­te sus leyes y calló ante sus atro­pe­llos. Des­pués de aque­llo, sus toga­das seño­rías fue­ron reco­lo­ca­das sin depu­ra­ción algu­na en la nue­va Audien­cia Nacio­nal, Tri­bu­nal Supre­mo, etc.., y allí crea­ron escue­la. No sor­pren­de por ello la acti­tud bené­vo­la de la actual judi­ca­tu­ra en rela­ción con los des­ma­nes rea­li­za­dos por las lla­ma­das fuer­zas de segu­ri­dad, cuya impu­ni­dad es total. Y no lo digo yo, que cons­te, sino que lo afir­man las reite­ra­das con­de­nas (des­apa­ri­cio­nes, tor­tu­ras,…) al Esta­do espa­ñol hechas por dis­tin­tos Comi­tés de la ONU y el Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de la Unión Europea.

Lo dicho, ““Bea­to chi cre­de nella gius­ti­zia.. per­ché verrá giustiziato”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.