Uno de los pro­ble­mas- Borro­ka Garaia

Para las y los que sois habi­tua­les lec­to­res de este blog ya sabéis que hay una serie de temas que se han tra­ta­do pro­fu­sa­men­te. Uno en espe­cial es inten­tar dis­cer­nir en que momen­to exac­to nos encon­tra­mos en Eus­kal Herria a todos los nive­les. Creo que esto es impor­tan­te por­que sin saber cuá­les son las carac­te­rís­ti­cas del momen­to polí­ti­co con­cre­to que vivi­mos o el tener una visión dis­tor­sio­na­da de la coyun­tu­ra actual, hace que no se pue­dan otear con cla­ri­dad los pasos reque­ri­dos de cara al futu­ro y pro­ba­ble­men­te tam­po­co se inter­pre­ten bien los pasados.

De entre esos temas, uno que me ha pare­ci­do muy impor­tan­te de remar­car es que Eus­kal Herria no se encon­tra­ba ni se encuen­tra inmer­so en un pro­ce­so de paz. Y no solo eso, sino que las pers­pec­ti­vas de lle­gar a uno eran prác­ti­ca­men­te nulas en la coyun­tu­ra actual y con las estra­te­gias apli­ca­das. Algo que decir­lo, al pare­cer, no sen­ta­ba nada bien en la inte­lli­gen­tsia vas­ca. Aún recuer­do, algo diver­ti­do, el tweet de un res­pon­sa­ble de un medio de comu­ni­ca­ción que al leer un tex­to de este blog que expli­ca­ba las razo­nes por las que un pro­ce­so de paz era algo de cien­cia fic­ción en Eus­kal Herria, indig­na­do escri­bió: ¡Están en con­tra del pro­ce­so de paz!.

Lo cier­to es que es tan difí­cil estar en con­tra de algo que no exis­te como que un ateo esté en con­tra de dios. Y en cual­quier caso, un pro­ce­so de paz no siem­pre es posi­ti­vo ni para la paz ni para la jus­ti­cia, y sino que se lo pre­gun­ten por ejem­plo a los pales­ti­nos. En cual­quier caso, a lo que voy es que ha bas­ta­do una entre­vis­ta al pre­so polí­ti­co Arnal­do Ote­gi en la que afir­ma que no hay pro­ce­so de paz y que no esta­mos más bien que mal en rela­ción al pro­ce­so de libe­ra­ción para que como mano de san­to lo que hace un día era peca­do decir aho­ra esté per­mi­ti­do pen­sar y expre­sar­lo para esa inte­lli­gen­tsia vas­ca. Y esto es un pro­ble­ma. Un gra­ve pro­ble­ma. Por­que lo que pone de mani­fies­to, más allá de que los razo­na­mien­tos de Ote­gi estén ati­na­dos o no, que yo per­so­nal­men­te creo que algu­nos sí y muchí­si­mos otros no, es que el pen­sa­mien­to de gru­po le saca más de un cuer­po de ven­ta­ja a la inte­li­gen­cia colec­ti­va. Y esto no es cul­pa de nadie en par­ti­cu­lar pero sí un fra­ca­so colectivo.

Esto es un pro­ble­ma por­que si ver­da­de­ra­men­te se quie­re abrir un nue­vo tiem­po don­de la socie­dad vas­ca uni­la­te­ral­men­te coja las rien­das de su futu­ro, don­de el movi­mien­to popu­lar y la cla­se tra­ba­ja­do­ra se empo­de­ren, don­de se abran espa­cios de encuen­tro, refle­xión y deba­te para tales tareas en el difí­cil reto de la eman­ci­pa­ción nacio­nal y social, una izquier­da aber­tza­le con pen­sa­mien­to de gru­po e impul­sos pro­pa­gan­dís­ti­cos es anta­gó­ni­ca a ello. Ya que si la mis­ma izquier­da aber­tza­le no está empo­de­ra­da, no está estruc­tu­ra­da de tal for­ma que agi­li­ce los meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción, crea­ción y sobre todo deci­sión, difí­cil­men­te se podrá tras­la­dar a la socie­dad lo que no se hace con el rigor debi­do en casa.

Comen­ta­ba Ote­gi tam­bién sobre la cul­tu­ra polí­ti­ca. Que hacía fal­ta un cam­bio. En mi opi­nión uno de los más trans­cen­den­ta­les que se pue­den ope­rar es el fin del ciclo de los libe­ra­dos tal como se cono­cen hoy. Ya sea eli­mi­nan­do com­ple­ta­men­te su exis­ten­cia como mode­lo de mili­tan­cia, o eli­mi­nan­do total­men­te su capa­ci­dad fác­ti­ca, o rele­gán­do­la a apar­ta­dos téc­ni­cos o mera­men­te trans­mi­so­res. (Suma­do tam­bién al cam­bio en la carac­te­ri­za­ción actual de los pues­tos ins­ti­tu­cio­na­les para que decons­tru­yan el poder sis­té­mi­co que les inyec­tan y no les haga tener capa­ci­da­des espe­cia­les de direc­ción y res­pon­sa­bi­li­dad sino todo lo con­tra­rio, ser la correa de trans­mi­sión del ver­da­de­ro poder popular).

Este cam­bio es impres­cin­di­ble para des­atar ener­gías reno­va­das, eli­mi­nan­do el mode­lo arri­ba-aba­jo por uno arri­ba-arri­ba y la toma de res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes. En defi­ni­ti­va, tener una resuel­ta izquier­da aber­tza­le no depen­dien­te para tener una resuel­ta ofen­si­va popu­lar, que des­car­te el pen­sa­mien­to de gru­po y abra­ce la inte­li­gen­cia colec­ti­va, que haga muy difí­cil la for­ma­ción de cas­tas y buro­cra­cia ideo­ló­gi­ca que aco­ta el futu­ro y el pensamiento.

No hay que irse muy lejos para des­cu­brir cuál ha sido la cul­tu­ra polí­ti­ca base de todos los avan­ces habi­dos y por haber en este país. Y esta es la cul­tu­ra polí­ti­ca del movi­mien­to popu­lar vas­co, en la que mucha mili­tan­cia de barrio y pue­blo de la izquier­da aber­tza­le se ha par­ti­do el alma duran­te déca­das. Es ahí don­de se encuen­tran las pis­tas, los pre­cep­tos y las cla­ves de futu­ro para arti­cu­lar un pro­ce­so vas­co uni­la­te­ral, un empo­de­ra­mien­to popu­lar y lle­gar al esta­do socia­lis­ta vas­co. Por eso, cuan­do recien­te­men­te leí un tex­to del secre­ta­rio gene­ral de Sor­tu, al hilo del jeta de Maro­to, don­de afir­ma­ba que par­ti­ci­pó en el gaz­tetxe de Gas­teiz, lo pri­me­ro que me vino a la cabe­za fue que opi­na­ría Hasier si en la asam­blea del gaz­tetxe se nom­bra­ría una figu­ra como la de secre­ta­rio gene­ral. Y es pro­ba­ble que muchos digan que no es lo mis­mo, que son cosas dis­tin­tas. Y qui­zás ese sea pre­ci­sa­men­te uno de los problemas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.