Bajo la memo­ria de San­ka­ra- Rafael Poch

El poder cam­bia de manos en Bur­ki­na Faso: El pre­si­den­te Cam­pao­ré, que lle­gó al poder en 1987 en un gol­pe dise­ña­do en Occi­den­te, se refu­gia en el sur del país.

Una revuel­ta popu­lar con cen­te­na­res de miles de ciu­da­da­nos en la calle y que ha deja­do entre cua­tro y trein­ta muer­tos, según las fuen­tes, ha aca­ba­do con los 27 años de pre­si­den­cia de Blai­se Cam­pao­ré en Bur­ki­na Faso (antes Alto Vol­ta), uno de los paí­ses más pobres del mundo.

Radio Ome­ga, una emi­so­ra local de Uaga­du­gú, la capi­tal del país, infor­mó poco des­pués de medio día de la dimi­sión del pre­si­den­te, “a fin de per­mi­tir un pro­ce­so de tran­si­ción con elec­cio­nes libres en un pla­zo máxi­mo de noven­ta días”.

Aun­que la situa­ción es algo con­fu­sa por­que el gene­ral Hono­ré Trao­ré, jefe de las fuer­zas arma­das, dice haber asu­mi­do el poder, el aban­dono del pre­si­den­te Cam­pao­ré pare­ce defi­ni­ti­vo. Un con­voy fuer­te­men­te arma­do de sus par­ti­da­rios le ha tras­la­da­do a la ciu­dad de Po, jun­to a la fron­te­ra con Gha­na, en el sur del país.

La ciu­dad es sede de una uni­dad mili­tar que es par­ti­cu­lar­men­te afín al pre­si­den­te salien­te, lo mis­mo que el men­cio­na­do gene­ral Trao­ré. Pre­ci­sa­men­te por eso, para evi­tar una con­ti­nui­dad camu­fla­da, las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res, que este jue­ves toma­ron por asal­to e incen­dia­ron el par­la­men­to y la sede de la tele­vi­sión, con­ti­nua­ron este vier­nes vili­pen­dian­do al nue­vo gene­ral y acla­man­do a otro mili­tar reti­ra­do, Kua­mé Lugué, muy popu­lar en la calle.

Cla­ve para la gran revuel­ta popu­lar ha sido el males­tar ante el pro­yec­to de modi­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal de Blai­se Cam­pao­ré. Des­de hace meses la opo­si­ción con­tes­ta­ba la refor­ma del artícu­lo 37 que limi­ta a dos quin­que­nios el man­da­to pre­si­den­cial. Ese lími­te impe­día a Cam­pao­ré, de 63 años, vol­ver­se a pre­sen­tar en 2015.

La indig­na­ción no se entien­de sin tener en cuen­ta que el pre­si­den­te ya había refor­ma­do en dos oca­sio­nes, en 1997 y en 2000, ese artícu­lo, pri­me­ro anu­lan­do la limi­ta­ción, lue­go intro­du­cién­do­la con un tope de dos man­da­tos de sie­te años, y final­men­te, en 2005, esta­ble­cien­do dos man­da­tos de cin­co años, lo que le per­mi­tió vol­ver a poner el con­ta­dor a cero. Esa cuen­ta cadu­ca­ba aho­ra en 2015 y se que­ría vol­ver a refor­mar para per­pe­tuar­se en el poder mono­po­li­za­do duran­te 27 años. Resul­tó demasiado.

En París, fren­te a la emba­ja­da de Bur­ki­na Faso, en el bou­le­vard Hauss­man, la opo­si­ción “bur­ki­na­bé” orga­ni­za­ba una mani­fes­ta­ción de júbilo.

“Lo que ha pasa­do no ha sido ines­pe­ra­do, hacía años que las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil y los par­ti­dos polí­ti­cos for­ta­le­cían su acción para echar a Cam­pao­ré”, expli­ca el doc­tor Didier Oue­drao­go, pre­si­den­te del movi­mien­to bur­ki­na­bé por los dere­chos del hom­bre y coor­di­na­dor de la mani­fes­ta­ción pari­si­na, que reu­nió a gen­te bai­lan­do al rit­mo de los tam­bo­res en ple­na calle.

Blai­se Cam­pao­ré lle­gó al poder el 15 de octu­bre de 1987, en un gol­pe de Esta­do en el que se ase­si­nó a san­gre fría al popu­lar pre­si­den­te ante­rior, Tho­mas San­ka­ra, y a otros doce de sus par­ti­da­rios. Fue una trai­ción, pues Cam­pao­ré era enton­ces el bra­zo dere­cho de San­ka­ra. La muer­te y memo­ria de aquel extra­or­di­na­rio pre­si­den­te revo­lu­cio­na­rio afri­cano, un hom­bre que fue a con­tra­co­rrien­te de su épo­ca, ha per­se­gui­do a Cam­pao­ré a lo lar­go de estos 27 años, y tam­bién ha ins­pi­ra­do a la oposición.

Naci­do en 1949, Tho­mas San­ka­ra fue el artí­fi­ce de la revo­lu­ción del país, que enton­ces se lla­ma­ba Alto Vol­ta, del año 1983. El suyo fue un movi­mien­to cla­ra­men­te a con­tra­co­rrien­te de la épo­ca: cuan­do el blo­que del Este comen­za­ba su defi­ni­ti­va quie­bra, y mien­tras en el mun­do occi­den­tal se afir­ma­ba la invo­lu­ción neo­li­be­ral de los Reagan y That­cher, asu­mi­da poco des­pués por la social­de­mo­cra­cia, en Fran­cia cla­ra­men­te a par­tir de aquel mis­mo año por Mitterrand.

San­ka­ra cam­bió el nom­bre del país, un pro­duc­to semán­ti­co-geo­grá­fi­co de la colo­ni­za­ción, para adop­tar el de Bur­ki­na Faso, que sig­ni­fi­ca el país de los hom­bres ínte­gros en una fór­mu­la que mez­cla pala­bras de dos de las len­guas del país. San­ka­ra renun­ció al esti­lo tra­di­cio­nal del gober­nan­te afri­cano en sin­to­nía con el neo­co­lo­nia­lis­mo. Uno de sus pri­me­ros ges­tos fue ven­der la flo­ta de Mer­ce­des de los fun­cio­na­rios del gobierno. Él se movía en un vie­jo Renault 5. Poten­ció la pro­duc­ción local y la auto­su­fi­cien­cia, com­ba­tió la corrup­ción y ani­mó la eman­ci­pa­ción feme­ni­na y el tra­ba­jo de los agricultores.

“El equi­po que rodea­ba a San­ka­ra era gen­te volun­ta­rio­sa y muy com­pro­me­ti­da, pero con un nivel de cul­tu­ra uni­ver­sal muy bajo y un hori­zon­te muy peque­ño”, expli­ca el perio­dis­ta Pedro Cana­les, uno de los espa­ño­les que vivió aque­llos años en Bur­ki­na Faso, orga­ni­zan­do la pren­sa local, el dia­rio Sid­wa­ya y la revis­ta Carre­four Afri­cain. “San­ka­ra era dife­ren­te; un idea­lis­ta apa­sio­na­do, con un sen­ti­do de la vida muy pro­fun­do, que can­ta­ba y bai­la­ba en los bai­les popu­la­res a los que acu­día con su mujer Mariam y sus dos hijos, Phi­lip­pe y Augus­te”, dice Canales.

“Pese a sus debi­li­da­des, San­ka­ra dio una cla­ra espe­ran­za a la pobla­ción, su polí­ti­ca era una rup­tu­ra con el con­trol de las poten­cias extran­je­ras sobre nues­tro país”, dice el doc­tor Didier Oue­drao­go. “Esa ten­den­cia hay que relan­zar­la y es ple­na­men­te actual para toda Áfri­ca y para Bur­ki­na Faso. San­ka­ra no pudo rea­li­zar la sobe­ra­nía, pero con Blai­se hemos ido cla­ra­men­te hacia atrás”, opina.

Gra­cias a una rela­ti­va liber­tad de expre­sión y plu­ra­lis­mo polí­ti­co, Cam­pao­ré se hizo pre­sen­ta­ble en París y ha man­te­ni­do padri­naz­gos esta­bles en el Par­ti­do Socia­lis­ta fran­cés, como los que se le atri­buían ante la minis­tra de Eco­lo­gía y Ener­gía, Ségo­lè­ne Royal. El pre­si­den­te salien­te ha sido una pie­za dis­ci­pli­na­da de la lla­ma­da Fra­nça­fri­que, el siem­pre tur­bio orden neo­co­lo­nial de com­pli­ci­da­des, corrup­te­las y depen­den­cias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas exis­ten­te entre París y sus ex domi­nios afri­ca­nos. Des­de hace años, ese orden se sien­te ame­na­za­do por la com­pe­ti­ción y cre­cien­te pre­sen­cia en Áfri­ca de paí­ses como Chi­na e India, expli­ca el poli­tó­lo­go de ori­gen egip­cio-sene­ga­lés Aziz Sal­mo­ne Fall, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Que­bec en Mon­treal (UQAM).

Comen­zan­do por Libia, Sudan, Arge­lia y Níger, Esta­dos Uni­dos está des­ple­gan­do des­de el año pasa­do tro­pas en 35 paí­ses de Áfri­ca, ¿por qué ese nue­vo inte­rés impe­rial por Áfri­ca repre­sen­ta­do por la divi­sión afri­ca­na del Pen­tá­gono, el Afri­com, crea­do en 2008 y con cen­tro de man­do en Stutt­gart, Ale­ma­nia?, pre­gun­ta­mos a este especialista.

“Los paí­ses afri­ca­nos se ven ten­ta­dos por nue­vos socios comer­cia­les, y en ese con­tex­to el con­ti­nen­te comien­za a ser esce­na­rio de esa estra­te­gia de lucha con­tra el terro­ris­mo, véa­se la des­es­truc­tu­ra­ción de Libia, median­te la cual nues­tros ejér­ci­tos son poco a poco con­tro­la­dos por los esta­dos mayo­res occidentales”.

“Los gru­pos isla­mis­tas apo­ya­dos por los paí­ses del Gol­fo han sido uti­li­za­dos para jus­ti­fi­car la pre­sen­cia de la OTAN en sue­lo afri­cano, por­que los paí­ses de la región pue­den aho­ra encon­trar ayu­das de paí­ses fue­ra de la OCDE, paí­ses gran­des que la pres­tan sin con­di­cio­na­li­dad, sin la con­di­ción de abra­zar el con­sen­so de Washing­ton, del Ban­co Mun­dial, del FMI, etc. Tam­bién por­que los paí­ses esta­ban a pun­to de avan­zar hacia una mayor uni­dad, hacia una con­so­li­da­ción de su inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, gra­cias a paí­ses como Libia, Arge­lia y Sudá­fri­ca, y eso va con­tra sus intere­ses”, dice Sal­mo­ne Fall.

Este pro­fe­sor de nacio­na­li­dad cana­dien­se ani­ma des­de hace años, el “Comi­té Jus­ti­cia para Tho­mas San­ka­ra” y rei­vin­di­ca el pan­afri­ca­nis­mo de aquél. Des­de 1997, el comi­té ha pre­sio­na­do inter­na­cio­nal­men­te para que se inves­ti­guen las cir­cuns­tan­cias del gol­pe con­tra San­ka­ra que encum­bró a Cam­pao­ré en 1987, así como para que se iden­ti­fi­que el lugar de su ente­rra­mien­to en el cemen­te­rio de Dag­noen. En 2006 el Comi­té de Dere­chos Huma­nos de la ONU asu­mió esa peti­ción. Duran­te el jui­cio inter­na­cio­nal por las masa­cres de Sie­rra Leo­na, los esbi­rros de Char­les Tay­lor, el pre­si­den­te de Libe­ria con­de­na­do a cin­cuen­ta años por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, decla­ra­ron que el gol­pe con­tra San­ka­ra fue dise­ña­do por Fran­cia y la CIA.

San­ka­ra, “tenía una idea muy cla­ra de las limi­ta­cio­nes de su revo­lu­ción, sabía que no podría triun­far ais­la­da y era un inter­na­cio­na­lis­ta con­ven­ci­do”, expli­ca el perio­dis­ta Pedro Cana­les. “Su tác­ti­ca era desa­rro­llar la cul­tu­ra, todo tipo de cono­ci­mien­to, para evi­tar que la revo­lu­ción aca­ba­ra como tan­tas otras. Mien­tras se limi­tó a Bur­ki­na, los fran­ce­ses le deja­ron hacer, pero cuan­do se lan­zó a apo­yar a gru­pos simi­la­res al suyo en Cos­ta de Mar­fil, Togo, Benin y Sie­rra Leo­na, las cosas comen­za­ron a tor­cer­se. París se puso manos a la obra. No se que­ría ase­si­nar a un pre­si­den­te con tan­to caris­ma y se orga­ni­zó de tal mane­ra que lo hicie­ran los pro­pios bur­ki­na­bés. Sem­bra­ron la ciza­ña den­tro del gru­po diri­gen­te y se pro­vo­có un gol­pe de esta­do”, recuer­da el periodista.

La Asam­blea Nacio­nal fran­ce­sa ha igno­ra­do has­ta el momen­to la recla­ma­ción de inves­ti­ga­ción del Comi­té Jus­ti­cia para Tho­mas San­ka­ra, pre­sen­ta­da en París en dos oca­sio­nes, el 20 de junio de 2011 y el 5 de octu­bre de 2012. Tan­to el Pre­si­den­te Fra­nçois Hollan­de como su minis­tra de jus­ti­cia, Chris­tia­ne Tau­bi­ra, han igno­ra­do los correos que se les ha hecho lle­gar, seña­lan fuen­tes del comité.

“Tho­mas San­ka­ra com­pren­dió muy rápi­do que para salir del agu­je­ro había que con­tar sobre los pro­pios recur­sos y sobre una auto­no­mía colec­ti­va pan­afri­ca­na”, expli­ca el pro­fe­sor Sal­mo­ne Fall. “Dio poder a los cam­pe­si­nos, a las muje­res, a los que hacen fun­cio­nar la eco­no­mía de ver­dad, y qui­so poner a la eli­te en una lógi­ca patrió­ti­ca, es decir apar­ta­da del enri­que­ci­mien­to ili­mi­ta­do y de la corrup­ción de los fon­dos públi­cos. Com­pren­dió la nece­si­dad de crear unas nue­vas rela­cio­nes con las poten­cias occi­den­ta­les, con inter­cam­bios equi­ta­ti­vos y pro­tec­ción de nues­tros mer­ca­dos inte­rio­res. En el fon­do no hizo más que poner en prác­ti­ca las ideas de Patri­cio Lumum­ba, Mej­di Ben Bar­ka, Gamal Abdel Nas­ser y Amil­car Cabral, todos ellos ase­si­na­dos o com­ba­ti­dos. Por eso fue ase­si­na­do”, con­clu­ye este experto.

Fran­cia tie­ne hoy en Uaga­du­gú la prin­ci­pal base de fuer­zas espe­cia­les de la lucha con­tra el terro­ris­mo y ha inte­gra­do al país en la zona de inter­ven­ción de la ope­ra­ción “Barkha­ne”, recuer­da la aso­cia­ción “Sur­vie” en un recien­te comu­ni­ca­do dedi­ca­do a la cri­sis en Bur­ki­na Faso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.