Goo­gle pone la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del imperialismo

En su recien­te libro «When Goo­gle Met Wiki­leaks», apa­re­ci­do en setiem­bre, Julian Assan­ge, el fun­da­dor de Wiki­leaks, reite­ra los estre­chos lazos que unen a Goo­gle con el impe­ria­lis­mo. Con la excu­sa del acce­so a la infor­ma­ción «libre» Goo­gle está con­tri­bu­yen­do a la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de des­es­ta­bi­li­za­ción y las «revo­lu­cio­nes» de colo­res, tan­to en Cuba como en el mun­do ára­be.

El libro de Assan­ge con­fir­ma, pues, las infor­ma­cio­nes que Al-Akh­bar anti­ci­pa­ra hace dos años, en la que ponía a Goo­gle en el pri­mer pues­to entre los con­tri­bu­yen­tes de la cam­pa­ña elec­to­ral de Oba­ma. Goo­gle coor­di­na sus pasos con la Casa Blan­ca, escri­bió enton­ces Al-Akh­bar (1).

En nume­ro­sos paí­ses, las redes socia­les se han con­ver­ti­do en el caba­llo de tro­ya del impe­ria­lis­mo. La Agen­cia para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal de Esta­dos Uni­dos finan­ció la crea­ción de un clon de Twit­ter en Cuba, Afga­nis­tán, Kenia y Pakis­tán. «El Depar­ta­men­to de Esta­do ha adop­ta­do las redes socia­les como una herra­mien­ta para la diplo­ma­cia del siglo XXI, con el fuer­te res­pal­do de la pro­pia Clin­ton», decía la BBC hace unos pocos años (2).

Goo­gle Ideas, diri­gi­da por Jared Cohen, es otro pro­yec­to impe­ria­lis­ta de des­es­ta­bi­li­za­ción diri­gi­da. Cohen fue con­se­je­ro diplo­má­ti­co de Con­do­lee­za Rice y Hillary Clin­ton en el Depar­ta­men­to de Esta­do. Es espe­cia­lis­ta en anti-terro­ris­mo en Orien­te Medio y el sudes­te asiá­ti­co y miem­bro del Con­se­jo de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les. El año pasa­do la revis­ta Time le situó entre los 100 per­so­na­jes más influ­yen­tes de Esta­dos Uni­dos (3), mien­tras que en 2007 New Yor­ker hizo un pane­gí­ri­co suyo en el que decía que ya en sus años de estu­dian­te se había des­pla­za­do a Irán para ayu­dar a la juven­tud en su «lucha» con­tra el régi­men de los ayatolás.

En 2010 se entre­vis­tó en Damas­co con Bashar Al-Assad para comu­ni­car­le que los mono­po­lios esta­dou­ni­den­ses esta­ban dis­pues­tos a mul­ti­pli­car sus inver­sio­nes en el país, a con­di­ción de que el gobierno deja­ra de blo­quear redes socia­les como Face­book y YouTube.

Según Al-Akh­bar, las sucias acti­vi­da­des de Cohen al fren­te de Goo­gle Ideas le valie­ron la ene­mis­tad de Strat­for, la pode­ro­sa empre­sa pri­va­da de segu­ri­dad, cuyos correos des­ta­pó Wiki­leaks en 2011. Ambos com­pi­ten por el mis­mo mercado.

Assan­ge men­cio­na un correo interno de Strat­for de 27 de febre­ro de 2012 en que el res­pon­sa­ble de infor­ma­ción refe­ría que Cohen se dis­po­nía a via­jar a la fron­te­ra entre Irán y Azer­baián: «Goo­gle tie­ne el apo­yo y la pro­tec­ción aérea de la Casa Blan­ca y el Depar­ta­men­to de Esta­do. En reali­dad, ellos hacen las cosas que la CIA no pue­de hacer. Pero estoy de acuer­do con­ti­go. Se va a hacer secues­trar o matar. Para ser­te sin­ce­ro, sería lo mejor para des­ta­par el papel secre­to de Goo­gle en los levan­ta­mien­tos. El gobierno de Esta­dos Uni­dos podrá pre­ten­der que no sabe nada y sería Goo­gle quien car­ga­ría con el saco de mier­da».

En su libro Assan­ge des­cri­be una cons­te­la­ción de fun­da­cio­nes y aso­cia­cio­nes que están direc­ta o indi­rec­ta­men­te liga­das a Goo­gle Ideas, entre ellas cyber​dis​si​dents​.orgmove​ments​.org, crea­das por Cohen, que se han fusio­na­do con Advan­cing Rights Watch, una ONG fun­da­da por Robert Berns­tein, que dimi­tió en 2010 de Human Rights Watch.

Berns­tein dijo enton­ces que Human Rights Watch había sido exce­si­va­men­te crí­ti­ca sobre las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos en Israel. Para el impe­ria­lis­mo la defen­sa de los dere­chos huma­nos es selec­ti­va. No en vano Berns­tein ini­ció su carre­ra jun­to a Saja­rov denun­cian­do la fal­ta de liber­ta­des en la Unión Sovié­ti­ca. Del mis­mo modo, el mon­ta­je Advan­cing Rights Watch pre­ten­de ser beli­ge­ran­te sólo con las «socie­da­des cerra­das». En otras pala­bras: a tra­vés de su pode­ro­sa red de into­xi­ca­ción Goo­gle, Cohen y Berns­tein pre­ten­den apo­yar la polí­ti­ca sio­nis­ta de des­es­ta­bi­li­za­ción del mun­do árabe.

«Las aspi­ra­cio­nes geo­po­lí­ti­cas de Goo­gle ‑con­clu­ye Assan­ge- están fir­me­men­te entre­la­za­das con las de la agen­da de los asun­tos extran­je­ros de la super­po­ten­cia mun­dial más gran­de. A medi­da que cre­ce el mono­po­lio de Goo­gle sobre la bús­que­da y los ser­vi­cios de inter­net […] su influen­cia sobre las elec­cio­nes y los com­por­ta­mien­tos de la tota­li­dad de los seres huma­nos se tra­du­ce en un ver­da­de­ro poder para influir sobre el cur­so de la his­to­ria».

Jun­to con el direc­tor de Goo­gle, Eric Sch­midt, Cohen escri­bió el libro «La nue­va era digi­tal» que, en pala­bras de Assan­ge, es un pro­yec­to de lo que cali­fi­ca como impe­ria­lis­mo tecnocrático.

(1) Strat­for­Leaks: Goo­gle Ideas Direc­tor Invol­ved in ‘Regi­me Chan­ge’, http://​english​.al​-akh​bar​.com/​n​o​d​e​/​5​222
(2) Diplo­ma­cia en tiem­pos de Twit­ter… y fra­puc­ci­nos, http://​www​.bbc​.co​.uk/​m​u​n​d​o​/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​0​/​0​7​/​1​0​0​7​0​5​_​e​e​u​u​_​t​w​i​t​t​e​r​_​d​e​p​a​r​t​a​m​e​n​t​o​_​e​s​t​a​d​o​_​c​l​i​n​t​o​n​_​j​r​g​.​s​h​tml
(3) http://​time100​.time​.com/​2​0​1​3​/​0​4​/​1​8​/​t​i​m​e​-​1​0​0​/​s​l​i​d​e​/​j​a​r​e​d​-​c​o​h​en/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.