PNV-Corrup­ción: El chi­rin­gui­to de Bide­gi- Igor Meltxor


Tras la pér­di­da de la Dipu­tación de Gipuz­koa por par­te del PNV, se des­cu­brió que tres de los cua­tro direc­to­res de BIDEGI y una auxi­liar admi­nis­tra­ti­va, goza­ban de clau­su­las que blin­da­ban sus con­tra­tos en caso de des­pi­do. Todo esto suce­dió des­de 2006 cuan­do el señor Joxe Joan Gon­zá­lez de Txa­ba­rri (PNV) era Dipu­tado General.
La cuan­tía de las indem­ni­za­cio­nes ascen­dían a 1.091.000 euros que sal­drían de los bol­si­llos de todos los gui­puz­coa­nos, en vez de los 289.000 euros que se debie­ran pagar en vir­tud del con­ve­nio vigen­te, depen­dien­te de la Dipu­tación de Gipuzkoa.
Des­de la crea­ción de Bide­gi uno de los prin­ci­pa­les obje­ti­vos de los res­pon­sa­bles del PNV era con­ver­tir Bide­gi en un chi­rin­gui­to a su servicio.
Con la adju­di­ca­ción en 2007 del cobro de los pea­jes que reali­zó la Mesa de Con­tra­ta­ción de Bide­gi a favor de la UTE que pos­te­rior­men­te toma­ría el nom­bre de Bide­lan, se die­ron una serie de irre­gu­la­ri­da­des que nun­ca tuvie­ron res­pues­ta por par­te del PNV. Duran­te aquel pro­ce­so, en el infor­me téc­ni­co que reali­zó una con­sul­to­ra inde­pen­dien­te para aque­lla mesa de con­tra­ta­ción, don­de se valo­ra­ban tan­to aspec­tos téc­ni­cos como eco­nó­mi­cos, aque­lla UTE que­dó la ter­ce­ra en la pun­tua­ción, sin embar­go, los miem­bros del PNV que ocu­pa­ban aque­lla mesa pue­sie­ron la maqui­na­ria jel­tza­le en mar­cha para pro­po­ner y con­se­guir que cam­bia­ra dicha pun­tua­ción, pasan­do la UTE del ter­cer al pri­mer pues­to, sien­do la adju­di­ca­ta­ria final del con­cur­so. Fácil y sen­ci­llo. Tan­tos años de prác­ti­ca deben ser­vir para algo.
Duran­te esta eta­pa, hubo des­fa­ses de 92 millo­nesde euros en el cos­te del segun­do Cin­tu­rón de Donos­tia, asi como un des­fa­se de 155millo­nes en dos tra­mos de la AP‑1 (Eibar – Gas­teiz) res­pec­to al pre­cio de adju­di­ca­ción, finan­cia­dos a tra­vés de la socie­dad públi­ca BIDEGI, lo que hace un total nada des­pre­cia­ble de247millo­nes de euros.
Todas estas modi­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias tuvie­ron en su dia el res­pal­do uná­ni­me del Con­se­jo de admi­nis­tra­cion de la socie­dad en cues­tión don­de esta­ban todos los par­ti­dos poli­ti­cos, a excep­ción de la izquier­da aber­tza­le que se encon­tra­ba ile­ga­li­za­da, inclu­yen­do a los socios de coa­li­ción de esta en BILDU.
Los des­fa­ses millo­na­rios en obras, las con­tra­ta­cio­nes a dedo y el enchu­fis­mo indi­si­mu­la­do son par­te del pai­sa­je de un pue­blo acos­tum­bra­do a estas fecho­rias y muy poco dado a su denun­cia públi­ca. Esto no solo pasa en Mar­be­lla o Valen­cia, esto ha pasa­do, pasa y con­ti­nua­rá pasan­do en una socie­dad don­de las eli­tes poli­ti­cas han hecho del pilla­je y la corrup­ción su prin­ci­pal seña de identidad. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.