¿Ve Anka­ra la masa­cre como una opción política?

JPEG - 20.9 KB

Esta sema­na, la admi­nis­tra­ción Oba­ma denun­ció por segun­da vez al apo­yo de Anka­ra al Emi­ra­to Islá­mi­co (tam­bién desig­na­do como Daesh, su acró­ni­mo ára­be, y ini­cial­men­te cono­ci­do como EIIL, siglas de “Emi­ra­to Islá­mi­co en Irak y el Levante”).
La pri­me­ra vez fue el 2 de octu­bre y la acu­sa­ción vino del vice­pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, duran­te una con­fe­ren­cia orga­ni­za­da en Har­vard [1]. La segun­da aca­ba de tener lugar, el 23 de octu­bre, cuan­do el sub­se­cre­ta­rio del Teso­ro, David Cohen, hizo uso de la pala­bra en la Fun­da­ción Car­ne­gie [2]. Tan­to el vice­pre­si­den­te Biden como el sub­se­cre­ta­rio Cohen acu­sa­ron a Anka­ra de estar apo­yan­do a los yiha­dis­tas y faci­li­tan­do la ven­ta del petró­leo que estos se roban en Irak y en Siria.
Ante las vehe­men­tes pro­tes­tas del pre­si­den­te Recep Tay­yip Erdo­gan, Joe Biden aca­bó pre­sen­tan­do excu­sas. El gobierno tur­co auto­ri­zó enton­ces el PKK [3] a acu­dir en ayu­da de los kur­dos sirios sitia­dos en Koba­ne por los yiha­dis­tas de Daesh. O más bien eso fue lo que anun­ció públi­ca­men­te. Pero en la prác­ti­ca, el com­por­ta­mien­to de Anka­ra no ha sido nada con­vin­cen­te y es por eso que Washing­ton aca­ba de reto­mar sus acusaciones.

Tur­quía y la cues­tión de las lim­pie­zas étnicas

Pien­so que lo que le moles­ta a Washing­ton no es el apo­yo a los yiha­dis­tas. La acti­tud de Tur­quía hacia los yiha­dis­tas está en corres­pon­den­cia total con el plan esta­dou­ni­den­se y, al menos has­ta octu­bre de 2014, Daesh sigue bajo el con­trol de la CIA. Lo que Washing­ton no pue­de admi­tir es que un miem­bro de la OTAN se vea impli­ca­do públi­ca­men­te en la masa­cre que ame­na­za a la pobla­ción de Koba­ne. La polí­ti­ca de la admi­nis­tra­ción Oba­ma es muy sim­ple: Daesh fue crea­do para encar­gar­se de lo que no pue­de hacer la OTAN –la lim­pie­za étni­ca– mien­tras que los miem­bros de la alian­za atlán­ti­ca fin­gen no tener nada que ver con ello. Pero masa­crar a los kur­dos de Siria no es una nece­si­dad para la polí­ti­ca de Washing­ton y la impli­ca­ción de Tur­quía sería un cri­men con­tra la humanidad.
La acti­tud de Tur­quía se pre­sen­ta como invo­lun­ta­ria. Y pre­ci­sa­men­te en eso resi­de el pro­ble­ma. Tur­quía es un Esta­do nega­cio­nis­ta que nun­ca reco­no­ció las masa­cres que ha per­pe­tra­do: en 4 años –de 1914 a 1918– ase­si­nó 4 millo­nes de arme­nios, 200 000 asi­rios y cris­tia­nos adep­tos del rito grie­go y 50 000 asi­rios en Per­sia; y más tar­de –de 1919 a 1925– tam­bién aca­bó con las vidas de 800 000 arme­nios y grie­gos [4]. Lejos de cerrar ese dolo­ro­so capí­tu­lo de su his­to­ria, el men­sa­je de con­do­len­cias que el señor Erdo­gan emi­tió el pasa­do 23 de abril deno­ta­ba la inca­pa­ci­dad de Tur­quía para reco­no­cer los crí­me­nes per­pe­tra­dos por los Jóve­nes Tur­cos [5].
Anka­ra tra­tó en el pasa­do de aca­bar con los kur­dos del PKK. Y muchos huye­ron hacia Siria. Al ini­cio de la actual gue­rra, el pre­si­den­te Assad les con­ce­dió la ciu­da­da­nía siria y les entre­gó armas para que defen­die­ran el terri­to­rio nacio­nal. Así que para Anka­ra, una masa­cre per­pe­tra­da con­tra esos kur­dos sería una bue­na noti­cia y ese es pre­ci­sa­men­te el tipo de tra­ba­jo sucio que Daesh podría realizar.

Impli­ca­ción de Tur­quía en otras lim­pie­zas étni­cas recientes

Duran­te la gue­rra de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na (de 1992 a 1995), el ejér­ci­to tur­co res­pal­dó la «Legión Ára­be» de Osa­ma ben Laden que se encar­gó de la lim­pie­za étni­ca per­pe­tran­do nume­ro­sas matan­zas con­tra los ser­bios orto­do­xos. Los yiha­dis­tas que par­ti­ci­pa­ron en aque­llos hechos hoy son miem­bros de diver­sos gru­pos arma­dos que ope­ran en Siria, entre los que se encuen­tra Daesh.
En 1998, el ejér­ci­to tur­co par­ti­ci­pó en el entre­na­mien­to mili­tar dis­pen­sa­do a los miem­bros del UCK (siglas en alba­nés del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo), cuyos aten­ta­dos die­ron lugar a la repre­sión guber­na­men­tal yugos­la­va, la que a su vez fue el pre­tex­to que invo­có la OTAN para jus­ti­fi­car su pro­pia inter­ven­ción en Yugos­la­via. Duran­te la gue­rra así pro­vo­ca­da, Hakan Fidan, el actual jefe de la inte­li­gen­cia tur­ca (MIT), era agen­te de enla­ce entre la OTAN y Tur­quía. Y lo que suce­dió fue que el UCK pro­ce­dió sis­te­má­ti­ca­men­te a la expul­sión de los ser­bios orto­do­xos y pro­fa­nó sus luga­res de cul­to. En 2011, Hakan Fidan envió yiha­dis­tas a Koso­vo para que el UCK los entre­na­ra en mate­ria de terro­ris­mo… antes de ata­car Siria.
Duran­te la ocu­pa­ción de Irak, Esta­dos Uni­dos recu­rrió ofi­cial­men­te a Tur­quía y Ara­bia Sau­di­ta para recons­truir el país que había inva­di­do. La polí­ti­ca apli­ca­da en aquel momen­to pro­vo­có la gue­rra civil y masa­cres sis­te­má­ti­cas, prin­ci­pal­men­te con­tra chii­tas y cris­tia­nos. Como expli­có el ex con­se­je­ro de la Casa Blan­ca para la Segu­ri­dad de la Patria, Richard A. Fal­ken­rath, esa polí­ti­ca esta­ba con­ce­bi­da para incrus­tar el yiha­dis­mo en Irak, uti­li­zar­lo allí y evi­tar que se movie­ra hacia Esta­dos Uni­dos [6].
En sep­tiem­bre de 2013, cien­tos de yiha­dis­tas del Ejér­ci­to Sirio Libre (el gru­po arma­do res­pal­da­do por Fran­cia que se iden­ti­fi­ca con la ban­de­ra de la colo­ni­za­ción fran­ce­sa en Siria) res­pal­da­dos por ele­men­tos del Fren­te al-Nus­ra (la fran­qui­cia de al-Qae­da en Siria) pene­tra­ron en Siria des­de Tur­quía para tomar la ciu­dad siria de Maa­lu­la, vio­lar a sus muje­res, matar a sus hom­bres y pro­fa­nar sus igle­sias. Maa­lu­la care­ce de inte­rés estra­té­gi­co mili­tar. Aquel ata­que era úni­ca­men­te una mane­ra de per­se­guir públi­ca­men­te a los cris­tia­nos, ya que Maa­lu­la es el sím­bo­lo sirio de la cris­tian­dad des­de hace unos 2 000 años.
En mar­zo de 2014, cien­tos de yiha­dis­tas del Fren­te al-Nus­ra y del Ejér­ci­to del Islam (dos gru­pos pro-sau­di­tas) pene­tra­ron en Siria des­de Tur­quía, diri­gi­dos y res­pal­da­dos por el ejér­ci­to tur­co, para saquear la ciu­dad siria de Kes­sab. La pobla­ción de la ciu­dad logró huir antes de ser víc­ti­ma de una masa­cre. Cuan­do el Ejér­ci­to Ára­be Sirio acu­dió en auxi­lio de la pobla­ción, Tur­quía lo com­ba­tió y derri­bó uno de sus avio­nes. Kes­sab pre­sen­ta inte­rés estra­té­gi­co para la OTAN debi­do a la pro­xi­mi­dad de una base de rada­res rusos que vigi­la la base de la OTAN ubi­ca­da en la región tur­ca de Incir­lik. Los habi­tan­tes de Kes­sab son arme­nios cuyas fami­lias logra­ron huir de las masa­cres per­pe­tra­das por los Jóve­nes Turcos.

¿La Tur­quía actual admi­te el genocidio?

Es la pre­gun­ta que se impo­ne en la actual situa­ción. Dado que Anka­ra nie­ga que la masa­cre con­tra los arme­nios y las masa­cres con­tra diver­sas mino­rías –prin­ci­pal­men­te cris­tia­nas– per­pe­tra­das des­de 1915 has­ta 1925 fue­ron orga­ni­za­das por el Comi­té Unión y Pro­gre­so, ¿no podría decir­se que Tur­quía no con­si­de­ra que el geno­ci­dio sea un cri­men y que sim­ple­men­te lo ve como una opción polí­ti­ca más?
La polí­ti­ca del actual gobierno tur­co se basa en la «doc­tri­na Davu­to­glu». Según Ahmet Davu­to­glu, pro­fe­sor de Cien­cias Polí­ti­cas hoy con­ver­ti­do en pri­mer minis­tro, Tur­quía debe recu­pe­rar la influen­cia que tuvo en la era oto­ma­na y uni­fi­car el Medio Orien­te basán­do­se en el islam sunnita.
Al prin­ci­pio, la admi­nis­tra­ción Erdo­gan pre­di­ca­ba la solu­ción de los con­flic­tos pen­dien­tes des­de la caí­da del Impe­rio Oto­mano, lo cual se defi­nió como polí­ti­ca de «cero pro­ble­mas» con los veci­nos. Al calor de esa polí­ti­ca, Siria e Irán nego­cia­ron la crea­ción de una zona de libre inter­cam­bio que dio lugar a un ver­da­de­ro bum eco­nó­mi­co en los 3 paí­ses. Pero en 2011, duran­te la gue­rra de la OTAN con­tra Libia, Tur­quía aban­do­nó la polí­ti­ca de con­ci­lia­ción para tra­tar de impo­ner­se como poten­cia beli­ge­ran­te. Y des­de aquel momen­to se ha ene­mis­ta­do nue­va­men­te con todos sus veci­nos, con excep­ción de Azerbaiyán.

El apo­yo fran­cés a Turquía

Duran­te las gue­rras con­tra Libia y Siria se pro­du­jo entre Fran­cia y Tur­quía un acer­ca­mien­to que se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro pac­to, al esti­lo de la alian­za fran­co-oto­ma­na que pre­co­ni­za­ban el rey fran­cés Fran­cis­co I y Soli­mán el Mag­ní­fi­co. Aque­lla alian­za duró 2 siglos y medio y sólo ter­mi­nó en tiem­pos de Napo­león Bona­par­te, antes de resur­gir bre­ve­men­te duran­te la gue­rra de Crimea.
La nue­va alian­za entre Fran­cia y Tur­quía fue rati­fi­ca­da por el minis­tro fran­cés de Rela­cio­nes Exte­rio­res Lau­rent Fabius, quien –en febre­ro de 2013– levan­tó el veto fran­cés a la inclu­sión de Tur­quía en la Unión Euro­pea y se com­pro­me­tió a favo­re­cer la admi­sión de Ankara.
Al mis­mo tiem­po, el pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Hollan­de y su minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res Lau­rent Fabius así como el enton­ces pri­mer minis­tro tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan y el enton­ces jefe de la diplo­ma­cia tur­ca Ahmet Davu­to­glu mon­ta­ron una ope­ra­ción con­jun­ta para ase­si­nar al pre­si­den­te sirio Bachar al-Assad y su minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res Walid al-Mua­lem. Para ello sobor­na­ron a varios miem­bros del per­so­nal de lim­pie­za del pala­cio pre­si­den­cial pero la ope­ra­ción fracasó.
En el verano de 2013, Tur­quía orga­ni­zó el ata­que quí­mi­co per­pe­tra­do en las afue­ras de Damas­co y lo atri­bu­yó a Siria. Con el res­pal­do de Fran­cia, tra­tó de lograr que Esta­dos Uni­dos bom­bar­dea­ra la capi­tal siria para aca­bar con la Repú­bli­ca Ára­be Siria. Fran­cia y Tur­quía que­rían que Washing­ton vol­vie­se a su pro­yec­to ini­cial de derro­ca­mien­to de la Repú­bli­ca Ára­be Siria.
Un docu­men­to entre­ga­do al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU demues­tra que des­pués del voto secre­to de enero de 2014 con el que el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos apro­ba­ba la entre­ga de arma­men­to y finan­cia­mien­to a los rebel­des para posi­bi­li­tar la lim­pie­za étni­ca en la región, Fran­cia y Tur­quía siguie­ron arman­do en secre­to a los yiha­dis­tas del Fren­te al-Nus­ra (o sea, a al-Qae­da) para que lucha­ra con­tra Daesh. El obje­ti­vo seguía sien­do el mis­mo, for­zar a Washing­ton a vol­ver a su pro­yec­to inicial.
Es impor­tan­te seña­lar de paso que Tur­quía no fue el úni­co país que armó a los yiha­dis­tas que ata­ca­ron las ciu­da­des cris­tia­nas sirias de Maa­lu­la y Kes­sab, vio­la­ron a sus muje­res, mata­ron a sus hom­bres y pro­fa­na­ron sus igle­sias. Tam­bién lo hizo Francia.

Tur­quía sobor­na a los diri­gen­tes franceses

La pren­sa habla fre­cuen­te­men­te de que Qatar sobor­na a la cla­se diri­gen­te fran­ce­sa. Pero no dice ni una pala­bra de las sumas colo­sa­les que gas­ta Tur­quía para com­prar el apo­yo de los polí­ti­cos franceses.
¿La prue­ba de esa corrup­ción? El silen­cio de los diri­gen­tes fran­ce­ses sobre lo que suce­de en Tur­quía (ese país osten­ta el record mun­dial de encar­ce­la­mien­to de perio­dis­tas, abo­ga­dos y ofi­cia­les supe­rio­res de las ins­ti­tu­cio­nes arma­das), sobre el res­pal­do tur­co al terro­ris­mo inter­na­cio­nal (la jus­ti­cia tur­ca ha com­pro­ba­do que Erdo­gan se reu­nió 12 veces con el ban­que­ro de al-Qae­da, en Tur­quía exis­ten 4 cam­pa­men­tos de al-Qae­da y ese país ha orga­ni­za­do el trán­si­to de dece­nas de miles de yiha­dis­tas), sobre el saqueo per­pe­tra­do con­tra Siria (miles de fábri­cas del dis­tri­to sirio de Ale­po han sido des­mon­ta­das y tras­la­da­das a Tur­quía) y sobre las masa­cres come­ti­das con la par­ti­ci­pa­ción de Tur­quía (en Maa­lu­la, Kes­sab y la que pro­ba­ble­men­te ten­drá lugar si final­men­te cae Kobane).
Los empre­sa­rios tur­cos –fie­les alia­dos de Erdo­gan– crea­ron en 2009 el Ins­ti­tu­to del Bós­fo­ro, encar­ga­do de pro­mo­ver los víncu­los entre Tur­quía y Fran­cia [7]. Su comi­té cien­tí­fi­co, don­de figu­ra como copre­si­den­ta la seño­ra Anne Lau­ver­geon [8], tie­ne como miem­bros a la cre­ma de los polí­ti­cos fran­ce­ses de la UMP [9], (por ejem­plo, Jean-Fra­nçois Cop­pé [10] y Alain Jup­pé [11]); del Par­ti­do Socia­lis­ta (Eli­sa­beth Gui­gou [12] y Pie­rre Mos­co­vi­ci [13]), muchos de ellos muy vin­cu­la­dos al pre­si­den­te Fran­co­is Hollan­de (como Jean-Pie­rre Jou­yet [14]) e inclu­so algu­nos ex comunistas.
Esas per­so­na­li­da­des, algu­nas de ellas per­so­nas hono­ra­bles, segu­ra­men­te no pien­san apro­bar las masa­cres come­ti­das por el régi­men de Anka­ra. Pero, de hecho, eso es lo que están haciendo.
Al aliar­se con Tur­quía, Fran­cia se ha hecho cóm­pli­ce acti­va de sus masacres. 

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
[1] “Remarks by Joe Biden at the John F. Ken­nedy Forum”, by Joseph R. Biden Jr., Vol­tai­re Net­work, 2 de octu­bre de 2014.
[2] “Remarks by U.S. Trea­sury Under Secre­tary David S. Cohen on Attac­king ISIL’s Finan­cial Foun­da­tion”, David S. Cohen, Car­ne­gie Endow­ment for Inter­na­tio­na­le Pea­ce, 23 de octu­bre de 2014.
[3] Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán, fun­da­do en Tur­quía en 1978.
[4] Sta­tis­tics of Demo­ci­de: Geno­ci­de and Mass Mur­der Sin­ce 1900, R.J. Rum­mel, Transac­tion, 1998, p. 223 – 235.
[5] Los Jóve­nes Tur­cos fue­ron un par­ti­do nacio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­rio y refor­ma­dor oto­mano cono­ci­do ofi­cial­men­te bajo el nom­bre de Comi­té Unión y Pro­gre­so (CUP). Ese par­ti­do se alió con las mino­rías y derro­có al sul­tán Abdulha­mid II. Pero al lle­gar al poder empren­dió una polí­ti­ca de tur­qui­fi­ca­ción que lo lle­vó a pla­ni­fi­car un geno­ci­dio con­tra las mino­rías, prin­ci­pal­men­te con­tra los armenios.
[6] Cita­do en «If Demo­cracy Fails, Try Civil War», Al Kamen, The Washing­ton Post, 25 de sep­tiem­bre de 2005.
[7] Ver el sitio web del Ins­ti­tut du Bospho­re.
[8] Ex cola­bo­ra­do­ra del pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Mit­te­rrand, Anne Lau­ver­geon fue pre­si­den­ta de Are­va (gru­po fran­cés con­si­de­ra­do líder mun­dial en el sec­tor de la ener­gía nuclear) de 2001 a 2011. Actual­men­te pre­si­de la Comi­sión de Innovación.
[9] La UMP (Unión por un Movi­mien­to Popu­lar) es el par­ti­do de dere­cha ini­cial­men­te lla­ma­do Unión por la Mayo­ría Pre­si­den­cial y for­ma­do para apo­yar a la can­di­da­tu­ra del pre­si­den­te fran­cés Jac­ques Chi­rac con vis­ta a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2002. Nota de la Red Vol­tai­re.
[10] Dipu­tado, ex minis­tro y ex pre­si­den­te de la UMP.
[11] Alcal­de de Bur­deos, ex pri­mer minis­tro y ex pre­si­den­te de la UMP, Alain Jup­pé se con­vir­tió en minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Fran­cia al ini­cio de las gue­rras con­tra Libia y Siria.
[12] Ex cola­bo­ra­do­ra de Fran­co­is Mit­te­rrand y ex minis­tra, Eli­sa­beth Gui­gou pre­si­de actual­men­te la Comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Asam­blea Nacional.
[13] Dipu­tado y ex minis­tro, Pie­rre Mos­co­vi­ci aca­ba de ser desig­na­do para con­ver­tir­se en comi­sa­rio europeo.
[14] Alto fun­cio­na­rio y vie­jo ami­go de Hollan­de, Jean-Pie­rre Jou­yet es hoy direc­tor gene­ral de la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra AXA. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.