Geo­po­lí­ti­ca de la gue­rra con­tra Siria y de la gue­rra con­tra Daesh

JPEG - 39.6 KB

Las tres cri­sis en el seno de
la coa­li­ción estadounidense

En este momen­to esta­mos vien­do la ter­ce­ra cri­sis que tie­ne lugar en el ban­do de los agre­so­res des­de el ini­cio de la gue­rra con­tra Siria.
- En junio de 2012, duran­te la con­fe­ren­cia Gine­bra I, que debía ini­ciar el regre­so a la paz y orga­ni­zar una nue­va repar­ti­ción del Medio Orien­te entre Esta­dos Uni­dos y Rusia, Fran­cia –don­de Fran­co­is Hollan­de aca­ba­ba de ganar la elec­ción pre­si­den­cial– plan­teó una inter­pre­ta­ción res­tric­ti­va del comu­ni­ca­do final de aquel encuen­tro. Y des­pués orga­ni­zó la reanu­da­ción de la gue­rra, con la com­pli­ci­dad de Israel y Tur­quía y con el apo­yo de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton y del direc­tor de la CIA David Petraeus.
- Cuan­do el pre­si­den­te Barack Oba­ma sacó del jue­go a Hillary Clin­ton y David Petraeus, Tur­quía, jun­to con Israel y Fran­cia, orga­ni­zó el ata­que quí­mi­co en las afue­ras de Damas­co, atri­bu­yén­do­lo a Siria. Pero Esta­dos Uni­dos se negó a dejar­se arras­trar a una gue­rra punitiva.
- En una sesión secre­ta del Con­gre­so rea­li­za­da en enero de 2014, Esta­dos Uni­dos impu­so la apro­ba­ción del finan­cia­mien­to y la entre­ga de arma­men­to a Daesh [1], gru­po yiha­dis­ta al que se le asig­nó la misión de inva­dir la par­te sun­ni­ta de Irak y la par­te de Siria don­de viven los kur­dos. El obje­ti­vo era divi­dir esos dos gran­des Esta­dos. Fran­cia y Tur­quía arma­ron enton­ces al gru­po repre­sen­tan­te de al-Qae­da en Siria (el Fren­te al-Nus­ra) para que ata­ca­ra a Daesh y lograr así que Esta­dos Uni­dos vol­vie­ra al plan ini­cial de la coa­li­ción. Al-Qae­da y Daesh se recon­ci­lia­ron en mayo de 2014, como resul­ta­do de un lla­ma­do de Ayman al-Zawahi­ri en ese sen­ti­do, y actual­men­te Fran­cia y Tur­quía siguen sin sumar­se a los bom­bar­deos de la coa­li­ción estadounidense.
En gene­ral, en la coa­li­ción de los lla­ma­dos «Ami­gos de Siria», que en julio de 2012 con­ta­ba «un cen­te­nar de Esta­dos y orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les», hoy sólo que­dan 11 paí­ses. Por su par­te, la coa­li­ción for­ma­da con­tra Daesh cuen­ta ofi­cial­men­te «más de 60 Esta­dos», pero lo que estos tie­nen en común es tan poca cosa que la lis­ta se man­tie­ne en secreto.

Intere­ses muy diferentes

La coa­li­ción se com­po­ne en reali­dad de nume­ro­sos Esta­dos que per­si­guen cada uno sus pro­pios obje­ti­vos muy espe­cí­fi­cos, al extre­mo que no logran poner­se de acuer­do sobre un obje­ti­vo común. Pode­mos dis­tin­guir 4 fuerzas:
- Esta­dos Uni­dos quie­re con­tro­lar los hidro­car­bu­ros de la región. En el año 2000, el Natio­nal Energy Policy Deve­lop­ment Group (NEPDG) pre­si­di­do por Dick Che­ney había iden­ti­fi­ca­do –gra­cias a imá­ge­nes sate­li­ta­les y datos pro­ve­nien­tes de pros­pec­cio­nes– las reser­vas mun­dia­les de hidro­car­bu­ros y había obser­va­do las inmen­sas reser­vas de gas exis­ten­tes en Siria. Duran­te el gol­pe de Esta­do mili­tar que se pro­du­jo en Esta­dos Uni­dos el 11 de sep­tiem­bre de 2001 [2], Washing­ton deci­dió ata­car suce­si­va­men­te 8 paí­ses (Afga­nis­tán, Irak, Libia, Líbano y Siria, así como Sudán, Soma­lia e Irán) para apo­de­rar­se de sus rique­zas natu­ra­les. El esta­do mayor esta­dou­ni­den­se adop­tó enton­ces el plan de redi­se­ño del «Medio Orien­te amplia­do», que tam­bién inclu­ye el des­man­te­la­mien­to de Tur­quía y Ara­bia Sau­di­ta, y el Depar­ta­men­to de Esta­do creó al año siguien­te su depar­ta­men­to MENA para orga­ni­zar las «pri­ma­ve­ras ára­bes».
- Israel defien­de sus pro­pios intere­ses nacio­na­les: a cor­to pla­zo el Esta­do hebreo pro­si­gue su cam­pa­ña de expan­sión terri­to­rial. Simul­tá­nea­men­te y sin espe­rar a con­tro­lar todo el espa­cio entre los dos ríos (el Nilo y el Éufra­tes) Israel tam­bién espe­ra con­tro­lar todo el con­jun­to de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la zona, inclu­yen­do –por supues­to– los hidro­car­bu­ros. Para garan­ti­zar su pro­pia pro­tec­ción en esta era de misi­les, Israel espe­ra simul­tá­nea­men­te hacer­se del con­trol de una zona de segu­ri­dad a lo lar­go de su fron­te­ra (en este momen­to, ha expul­sa­do a los cas­cos azu­les de la fron­te­ra del Golán, reem­pla­zán­do­los por al-Qae­da) y neu­tra­li­zar por otra par­te los ejér­ci­tos de Egip­to y de Siria sor­pren­dién­do­los de revés (des­plie­gue de los misi­les Patriot de la OTAN en Tur­quía y crea­ción de un Kur­dis­tán en Irak y así como de Sudán del Sur).
- Fran­cia y Tur­quía per­si­guen el sue­ño de la res­tau­ra­ción de sus res­pec­ti­vos impe­rios. Fran­cia espe­ra obte­ner un man­da­to sobre Siria, o al menos sobre una par­te de ese país. Para eso creó el Ejér­ci­to Sirio Libre y le entre­gó la ban­de­ra ver­de, blan­ca y negra con las tres estre­llas uti­li­za­da en tiem­pos del man­da­to fran­cés en Siria. Mien­tras tan­to, Tur­quía espe­ra res­tau­rar el Impe­rio oto­mano. Des­de sep­tiem­bre de 2012, Anka­ra desig­nó un wali encar­ga­do de admi­nis­trar lo que ya con­si­de­ra­ba una pro­vin­cia. Los pro­yec­tos de Tur­quía y Fran­cia son incom­pa­ti­bles dado que el Impe­rio oto­mano había admi­ti­do que algu­nas de sus pro­vin­cias fue­ran admi­nis­tra­das con otras poten­cias coloniales.
- Para ter­mi­nar, Ara­bia Sau­di­ta y Qatar saben que sólo pue­den lograr sobre­vi­vir ponién­do­se al ser­vi­cio de Esta­dos Uni­dos y com­ba­tien­do los regí­me­nes lai­cos, cuyo úni­co repre­sen­tan­te en la región es pre­ci­sa­men­te la Repú­bli­ca Ára­be Siria.

Evo­lu­ción de la coalición

Esas 4 fuer­zas sólo logra­ron cola­bo­rar entre sí duran­te la pri­me­ra par­te de la gue­rra –des­de febre­ro de 2011 has­ta junio de 2012. Se tra­ta­ba, en efec­to, de una estra­te­gia de 4ª gene­ra­ción: varios gru­pos de fuer­zas espe­cia­les orga­ni­za­ban inci­den­tes y embos­ca­das aquí y allá, mien­tras que las tele­vi­sio­nes atlan­tis­tas y de los paí­ses del Gol­fo iban crean­do la ima­gen de una dic­ta­du­ra alaui­ta que repri­mía una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca. Las sumas inver­ti­das y la can­ti­dad de sol­da­dos des­ple­ga­dos no eran gran cosa y cada uno de los par­ti­ci­pan­tes creía que des­pués del derro­ca­mien­to de la Repú­bli­ca Ára­be Siria podría arre­glár­se­las para sacar el mayor pro­ve­cho a expen­sas de las otras fuerzas.
Sin embar­go, a prin­ci­pios de 2012, la pobla­ción siria comen­zó a dudar de las tele­vi­sio­nes que ase­gu­ra­ban que el pre­si­den­te Bachar al-Assad era un tor­tu­ra­dor de niños y que el derro­ca­mien­to de la Repú­bli­ca Ára­be Siria daría paso a un régi­men con­fe­sio­nal al esti­lo liba­nés. El ase­dio impues­to a los tak­fi­ris­tas del emi­ra­to islá­mi­co de Baba Amro ya se veía como el pre­lu­dio del fra­ca­so de la ope­ra­ción. Fran­cia nego­ció enton­ces una sali­da de la cri­sis y la libe­ra­ción de los ofi­cia­les fran­ce­ses que habían caí­do pri­sio­ne­ros. Esta­dos Uni­dos y Rusia nego­cia­ron para tomar los luga­res del Rei­no Uni­do y de Fran­cia y repar­tir­se toda la región, como Lon­dres y París lo habían hecho en 1916 con los acuer­dos Sykes-Picot.
Y des­de aquel momen­to nada ha fun­cio­na­do bien en el seno de la coa­li­ción. Sus suce­si­vos fra­ca­sos indi­can que no pue­de ganar.
En julio de 2012, Fran­cia cele­bra­ba con bom­bo y pla­ti­llo en París la reu­nión más impor­tan­te de la coa­li­ción y reanu­da­ba la gue­rra. El dis­cur­so del pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Hollan­de había sido redac­ta­do en inglés, pro­ba­ble­men­te por los israe­líes, y tra­du­ci­do al fran­cés para que lo leye­ra el pre­si­den­te de Fran­cia. La secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton y el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Robert S. Ford (for­ma­do por John Negro­pon­te [3]) empren­dían la mayor gue­rra secre­ta de la his­to­ria. Al igual que en Nica­ra­gua, ejér­ci­tos pri­va­dos reclu­ta­ban mer­ce­na­rios y los envia­ban a Siria. Pero esta vez los mer­ce­na­rios con­ta­ban con una for­ma­ción ideo­ló­gi­ca cuyo obje­ti­vo eran la crea­ción y entre­na­mien­to de las hor­das de yiha­dis­tas. El Pen­tá­gono per­día el con­trol de las ope­ra­cio­nes, con­trol que pasó a manos del Depar­ta­men­to de Esta­do y la CIA. El cos­to de la gue­rra ya alcan­za­ba pro­por­cio­nes colo­sa­les. Pero ese cos­to no lo asu­mie­ron Esta­dos Uni­dos, Fran­cia ni Tur­quía sino Ara­bia Sau­di­ta y Qatar.
Según la pren­sa atlan­tis­ta y los medios de las monar­quías del Gol­fo, algu­nos miles de extran­je­ros acu­die­ron así en ayu­da de la «revo­lu­ción demo­crá­ti­ca siria».
Pero en Siria «la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca» no apa­re­cía por nin­gún lado. Lo que sí podía ver­se eran gru­pos de faná­ti­cos que gri­ta­ban esló­ga­nes como «¡Revo­lu­ción pací­fi­ca: los cris­tia­nos a Bei­rut, los alaui­tas al hue­co!» [4] y «¡No al Hez­bo­llah! ¡No a Irán! ¡Que­re­mos un pre­si­den­te teme­ro­so de Dios!» [5]. Según el Ejér­ci­to Ára­be Sirio, a Siria lle­ga­ron no algu­nos miles sino 250 000 yiha­dis­tas entre julio de 2012 y julio de 2014.
Sin embar­go, al día siguien­te de su reelec­ción, Barack Oba­ma obli­ga­ba al gene­ral David Petraeus a renun­ciar a su car­go como direc­tor de la CIA y des­car­ta­ba man­te­ner a Hillary Clin­ton como miem­bro de su nue­va admi­nis­tra­ción. Así que, a ini­cios de 2013, la coa­li­ción se redu­cía prác­ti­ca­men­te a Fran­cia y Tur­quía mien­tras que Esta­dos Uni­dos hacía lo menos posi­ble. Por supues­to, era el momen­to que el Ejér­ci­to Ára­be Sirio espe­ra­ba para ini­ciar su inexo­ra­ble recon­quis­ta del territorio.
En Siria, Fran­co­is Hollan­de y Recep Tay­yip Erdo­gan, Hillary Clin­ton y David Petraeus pre­ten­dían derro­car la repú­bli­ca lai­ca e impo­ner un régi­men sun­ni­ta, que habría esta­do bajo la admi­nis­tra­ción direc­ta de Tur­quía pero que inclui­ría altos fun­cio­na­rios fran­ce­ses, un mode­lo here­da­do del final del siglo XIX pero que no pre­sen­ta­ba inte­rés de nin­gún tipo para Esta­dos Unidos.
Barack Oba­ma y sus dos secre­ta­rios de Defen­sa Leon Panet­ta y Chuck Hagel, abri­gan una visión polí­ti­ca radi­cal­men­te dis­tin­ta. Panet­ta fue miem­bro de la Comi­sión Baker-Hamil­ton y Oba­ma fue elec­to en fun­ción del pro­gra­ma de esa comi­sión. Según ellos, Esta­dos Uni­dos no es ni debe ser una poten­cia colo­nial en el sen­ti­do medi­te­rrá­neo del tér­mino. O sea, Esta­dos Uni­dos no debe plan­tear­se el con­trol de un terri­to­rio median­te la ins­ta­la­ción de colo­nos. En rela­ción con lo que se obtu­vo, el expe­ri­men­to de la admi­nis­tra­ción Bush resul­tó extre­ma­da­men­te cos­to­so y por lo tan­to es algo que no debe repetirse.
Des­pués de que Tur­quía y Fran­cia tra­ta­ran de empu­jar Esta­dos Uni­dos a empren­der una gran cam­pa­ña de bom­bar­deos con­tra Siria con la pues­ta en esce­na del ata­que quí­mi­co del verano de 2013, la Casa Blan­ca y el Pen­tá­gono deci­die­ron reto­mar la ini­cia­ti­va. Así que en enero de 2014, la Casa Blan­ca y el Pen­tá­gono con­vo­ca­ron el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos en una reu­nión secre­ta y lo obli­ga­ron a votar una ley secre­ta que apro­ba­ba un plan para divi­dir Irak en 3 Esta­dos así como la sece­sión de la zona kur­da de Siria. Para ello deci­die­ron finan­ciar y armar un gru­po yiha­dis­ta capaz de hacer lo que las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos no pue­den hacer por­que el dere­cho inter­na­cio­nal no lo per­mi­te: una lim­pie­za étnica.
Barack Oba­ma y sus ejér­ci­tos no se plan­tean el redi­se­ño del «Medio Orien­te amplia­do» como un obje­ti­vo en sí sino úni­ca­men­te como una mane­ra de con­tro­lar los recur­sos natu­ra­les. Y uti­li­zan un con­cep­to clá­si­co: el prin­ci­pio de «divi­de y ven­ce­rás», no para crear­se pues­tos de reyes y pre­si­den­tes en nue­vos Esta­dos sino para pro­se­guir con la polí­ti­ca que Esta­dos Uni­dos ha veni­do apli­can­do des­de los tiem­pos de la admi­nis­tra­ción de Jimmy Carter.
En su dis­cur­so sobre el Esta­do de la Unión pro­nun­cia­do el 23 de enero de 1980, el enton­ces pre­si­den­te Jimmy Car­ter plan­tea­ba la doc­tri­na que lle­va su nom­bre: Esta­dos Uni­dos con­si­de­ra que los hidro­car­bu­ros del Gol­fo son indis­pen­sa­bles para su eco­no­mía y que por lo tan­to le per­te­ne­cen. Así que cual­quier for­ma de poner en duda ese axio­ma será con­si­de­ra­da «un acto con­tra los intere­ses vita­les de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y ese acto será recha­za­do con todos los medios nece­sa­rios, inclu­yen­do el uso de la fuer­za mili­tar». Con el tiem­po, Washing­ton se ha dota­do del ins­tru­men­to nece­sa­rio para apli­car esa polí­ti­ca –el Cent­Com– y ha exten­di­do su zona veda­da has­ta el Cuerno de África.
A par­tir de lo ante­rior, la actual cam­pa­ña de bom­bar­deos de la coa­li­ción ya no tie­ne nada que ver con la volun­tad ini­cial de derro­car la Repú­bli­ca Ára­be Siria. Tam­po­co tie­ne rela­ción algu­na con la supues­ta «gue­rra con­tra el terro­ris­mo». Sólo bus­ca defen­der los intere­ses eco­nó­mi­cos exclu­si­vos de Esta­dos Uni­dos, inclu­so en caso de que eso impli­que la crea­ción de nue­vos Esta­dos aun­que no obli­ga­to­ria­men­te recu­rrien­do a ello.
En este momen­to, unos cuan­tos avio­nes de Ara­bia Sau­di­ta y Qatar pres­tan al Pen­tá­gono una ayu­da pura­men­te sim­bó­li­ca, pero ni Fran­cia ni Tur­quía lo están hacien­do. El pro­pio Pen­tá­gono dice haber rea­li­za­do más de 4 000 misio­nes aéreas en las que habrían muer­to sólo un poco más de 300 com­ba­tien­tes del Emi­ra­to Islá­mi­co. Si nos ate­ne­mos al dis­cur­so ofi­cial, eso repre­sen­ta más de 13 misio­nes aéreas y ni se sabe cuán­tas bom­bas y misi­les para matar un solo yiha­dis­ta. Se tra­ta­ría enton­ces de la cam­pa­ña aérea más cos­to­sa y más inefi­caz de toda la His­to­ria. Pero si tene­mos en cuen­ta el razo­na­mien­to ante­rior, el ata­que de Daesh con­tra Irak corres­pon­de a una mani­pu­la­ción de los pre­cios del petró­leo que ha hecho caer los pre­cios del barril de cru­do en un 25% (de 115 dóla­res a 83 dóla­res el barril). Nuri al-Mali­ki, el pri­mer minis­tro ira­quí demo­crá­ti­ca­men­te elec­to que ven­día a Chi­na la mitad del petró­leo ira­quí, fue súbi­ta­men­te vili­pen­dia­do y derro­ca­do. Daesh y el gobierno regio­nal del Kur­dis­tán ira­quí redu­je­ron por sí mis­mos su robo de petró­leo y sus expor­ta­cio­nes de cru­do en alre­de­dor del 70%. El con­jun­to de las ins­ta­la­cio­nes petro­le­ras uti­li­za­das por las com­pa­ñías chi­nas sim­ple­men­te fue­ron des­trui­das. De hecho, el petró­leo ira­quí y el petró­leo sirio ya no están aho­ra al alcan­ce de los com­pra­do­res chi­nos… pero vol­vie­ron al mer­ca­do inter­na­cio­nal con­tro­la­do por Esta­dos Unidos.
La actual cam­pa­ña de bom­bar­deos aéreos es, en defi­ni­ti­va, una apli­ca­ción direc­ta de la «doc­tri­na Car­ter» y una adver­ten­cia al pre­si­den­te chino Xi Jin­ping, quien actual­men­te inten­ta con­cluir una serie de con­tra­tos bila­te­ra­les des­ti­na­dos a garan­ti­zar el apro­vi­sio­na­mien­to de su país sin pasar por el mer­ca­do petro­le­ro internacional.

Pre­ver el futuro

Como resul­ta­do de este aná­li­sis, pode­mos con­cluir que:
- En el actual perio­do, Esta­dos Uni­dos úni­ca­men­te está dis­pues­to a acep­tar gue­rras que ten­gan como obje­ti­vo la defen­sa de su pro­pio inte­rés estra­té­gi­co en con­tro­lar el mer­ca­do inter­na­cio­nal del petró­leo. Por con­si­guien­te, podría entrar en gue­rra con­tra Chi­na pero no con­tra Rusia.
- Fran­cia y Tur­quía nun­ca logra­rán rea­li­zar sus sue­ños de reco­lo­ni­za­ción. Fran­cia debe­ría refle­xio­nar sobre el papel que el Afri­Com le ha asig­na­do en Áfri­ca. Podrá seguir inter­vi­nien­do en todos los Esta­dos que tra­tan de acer­car­se a Chi­na (Cos­ta de Mar­fil, Mali y la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na) y reins­tau­rar el orden «occi­den­tal» pero nun­ca logra­rá res­tau­rar su impe­rio colo­nial. Tur­quía tam­bién debe­ria bajar el tono. Aun­que el pre­si­den­te Erdo­gan logra­ra con­cre­tar una alian­za con­tra­na­tu­ra entre la Her­man­dad Musul­ma­na y los ofi­cia­les kema­lis­tas tur­cos, de todas mane­ras ten­dría que renun­ciar a sus ambi­cio­nes neo­oto­ma­nas. Y ten­dría que recor­dar sobre todo que, como miem­bro de la OTAN, Tur­quía está mucho más expues­ta que otros paí­ses a ser víc­ti­ma de un gol­pe de Esta­do proes­ta­dou­ni­den­se, como ya suce­dió en Gre­cia en tiem­pos de Geor­gios Papan­dreu y en la pro­pia Tur­quía en tiem­pos de Bulent Ecevit.
- Ara­bia Sau­di­ta y Qatar nun­ca logra­rán recu­pe­rar los miles de millo­nes de dóla­res que invir­tie­ron tra­tan­do de derro­car la Repú­bli­ca Ára­be Siria. Peor aún, es pro­ba­ble que ten­gan que pagar par­te de la recons­truc­ción de ese repú­bli­ca lai­ca. La fami­lia rei­nan­te en Ara­bia Sau­di­ta ten­drá que seguir ple­gán­do­se a los intere­ses eco­nó­mi­cos de Esta­dos Uni­dos, pero debe­ría evi­tar seguir metién­do­se en gue­rras de gran enver­ga­du­ra y tener en cuen­ta que en cual­quier momen­to Washing­ton pue­de deci­dir divi­dir el país que los Saud con­si­de­ran de su propiedad.
- Israel pue­de abri­gar la espe­ran­za de seguir jugan­do por deba­jo de la mesa a pro­vo­car a mediano pla­zo la divi­sión de Irak en 3 Esta­dos dife­ren­tes. Así obten­dría la crea­ción de un Kur­dis­tán ira­quí com­pa­ra­ble al Sudán del Sur que ya creó ante­rior­men­te. Pero es poco pro­ba­ble que pue­da incor­po­rar de inme­dia­to el nor­te de Siria a ese «Kur­dis­tán». Es tam­bién poco pro­ba­ble que logre expul­sar a la FINUL del sur del Líbano y reem­pla­zar­la por al-Qae­da, como ya hizo con los cas­cos azu­les que garan­ti­za­ban la sepa­ra­ción entre las fuer­zas israe­líes y sirias en la fron­te­ra siria. Pero, a lo lar­go de 66 años, Israel se ha acos­tum­bra­do a tra­tar siem­pre de ir más lejos y a menu­do ha logra­do avan­zar siem­pre un poco más. Israel es, en reali­dad, el úni­co gana­dor de la gue­rra con­tra Siria en el seno de la coa­li­ción. No sólo ha debi­li­ta­do por un buen rato a su vecino sirio sino que ade­más logró obli­gar­lo a renun­ciar a su arse­nal quí­mi­co. Por lo tan­to, Israel es actual­men­te el úni­co país del mun­do que dis­po­ne ofi­cial­men­te tan­to de un arse­nal ató­mi­co per­fec­cio­na­do como de un arse­nal quí­mi­co y biológico.
- Irak ya está divi­do de fac­to entre Esta­dos dife­ren­tes. Uno de ellos, el Cali­fa­to pro­cla­ma­do por el Emi­ra­to Islá­mi­co, nun­ca podrá obte­ner el reco­no­ci­mien­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. En cam­bio, no hay a la vis­ta razo­nes que parez­can impe­dir la sece­sión del Kur­dis­tán, apar­te de lo difí­cil que resul­ta­rá expli­car cómo fue que logró expan­dir su terri­to­rio en un 40%, apo­de­rán­do­se ade­más de los cam­pos petro­lí­fe­ros de Kir­kuk. El cali­fa­to podría ir cedien­do poco a poco su lugar a un Esta­do sun­ni­ta, pro­ba­ble­men­te gober­na­do por indi­vi­duos que «aban­do­na­rían» Daesh ofi­cial­men­te. Se tra­ta­ría enton­ces de un pro­ce­so com­pa­ra­ble al de Libia, don­de los ex com­ba­tien­tes de al-Qae­da fue­ron aupa­dos al poder sin que nadie pro­tes­ta­ra por ello.
- Siria vol­ve­rá pau­la­ti­na­men­te a la paz y habrá de dedi­car­se a su lar­ga recons­truc­ción. Para ello se vol­ve­rá hacia las empre­sas chi­nas, pero man­ten­drá a Pekín al mar­gen de sus hidro­car­bu­ros. Para recons­truir su indus­tria del petró­leo y explo­tar sus reser­vas de gas, Siria ten­drá que vol­ver­se hacia las empre­sas rusas. El tema de los oleo­duc­tos o gaso­duc­tos que podrían tran­si­tar por su terri­to­rio depen­de­rá del apo­yo que pue­de encon­trar en Irán y Rusia.
- El Líbano segui­rá vivien­do bajo la ame­na­za de Daesh, que nun­ca obten­drá más papel que el de gru­po terro­ris­ta. Los yiha­dis­tas sólo serán la herra­mien­ta nece­sa­ria para pro­lon­gar un poco más el con­ge­la­mien­to del fun­cio­na­mien­to polí­ti­co de un país que sigue hun­dién­do­se en la anarquía.
- Para ter­mi­nar, Rusia y Chi­na debe­rían inter­ve­nir urgen­te­men­te con­tra Daesh, en Irak, Siria y Líbano, no por com­pa­sión hacia las pobla­cio­nes loca­les sino por­que Esta­dos Uni­dos uti­li­za­rá pró­xi­ma­men­te con­tra ellas ese gru­po yiha­dis­ta –tam­bién deno­mi­na­do como Emi­ra­to Islá­mi­co. Aun­que está bajo las órde­nes del prín­ci­pe sau­di­ta Abdul Rah­man –el hom­bre que pone el dine­ro– y del auto­pro­cla­ma­do cali­fa Ibrahim, Daesh ya cuen­ta en este momen­to con geor­gia­nos –todos miem­bros de los ser­vi­cios secre­tos de Geor­gia– que fun­gen como sus prin­ci­pa­les ofi­cia­les y con algu­nos chi­nos de len­gua tur­ca. El minis­tro geor­giano de Defen­sa inclu­so reco­no­ció, antes de corre­gir esas decla­ra­cio­nes, la exis­ten­cia en Geor­gia de cam­pos de entre­na­mien­to de yiha­dis­tas. Si Mos­cú y Pekín no se deci­den pron­to, ten­drán que aca­bar enfren­tan­do a Daesh en el Cáu­ca­so, en el valle de Fergha­na y en la región chi­na de Xinjiang. 

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
[1] Daesh es el acró­ni­mo ára­be del gru­po yiha­dis­ta ini­cial­men­te lla­ma­do Emi­ra­to o Esta­do Islá­mi­co en Irak y el Levan­te y actual­men­te cono­ci­do como Emi­ra­to Islá­mi­co. Nota de la Red Vol­tai­re.
[2] «Tre­ce años des­pués del 11 de Sep­tiem­bre, per­sis­te la cegue­ra», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 12 de sep­tiem­bre de 2014.
[3] John Dimi­tri Negro­pon­te fue emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Hon­du­ras en los años 1980. Des­de ese pues­to «diplo­má­ti­co», Negro­pon­te diri­gió la gue­rra sucia con­tra el gobierno san­di­nis­ta de Nica­ra­gua, lo cual inclu­yó la crea­ción, entre­na­mien­to, arma­men­to y finan­cia­mien­to de las ban­das de los lla­ma­dos «Con­tras». En 2001, la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush lo nom­bró emba­ja­dor en la ONU, inme­dia­ta­men­te des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre. En abril de 2004, esa mis­ma admi­nis­tra­ción lo nom­bró emba­ja­dor en Irak, a raíz de la inva­sión atlan­tis­ta y del derro­ca­mien­to de Sadam Husein. Para más infor­ma­ción sobre este tene­bro­so per­so­na­je, ver el docu­men­tal en 3 par­tes El Emba­ja­dor, del rea­li­za­dor norue­go Erling Bor­gen, dis­po­ni­ble en You­Tu­be.
[4] «Revo­lu­ción pací­fi­ca» sólo sig­ni­fi­ca­ba que no se haría daño a los sunnitas.
[5] Al ini­cio de la cri­sis y la gue­rra con­tra Siria, el Hez­bo­llah no esta­ba pre­sen­te en ese país pero la Repú­bli­ca Ára­be Siria res­pal­da­ba mili­tar­men­te al Hez­bo­llah en su lucha con­tra el agre­sor israe­lí. Por lo tan­to, el obje­ti­vo de la ope­ra­ción atlan­tis­ta no era sacar al Hez­bo­llah de Siria sino poner fin al apo­yo de Siria a la Resis­ten­cia libanesa. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.