Vene­zue­la recha­za decla­ra­cio­nes inje­ren­cis­tas de pre­si­den­te español

El gobierno vene­zo­lano recha­za que, debi­do a su rela­ción par­ti­da­ria con la extre­ma dere­cha que hace vida en el país, el Jefe del Eje­cu­ti­vo espa­ñol se invo­lu­cre en una cau­sa judi­cial segui­da de mane­ra inde­pen­dien­te y sobe­ra­na en tri­bu­na­les vene­zo­la­nos con­tra López, por deli­tos que cos­ta­ron la vida a más de 40 venezolanos
El Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la repu­dió este jue­ves las recien­tes decla­ra­cio­nes inje­ren­cis­tas del pre­si­den­te espa­ñol, Mariano Rajoy, a tra­vés de las cua­les bus­ca “esti­mu­lar y pro­mo­ver una agen­da polí­ti­ca de des­es­ta­bi­li­za­ción” con­tra el país.
A tra­vés de un comu­ni­ca­do emi­ti­do por la can­ci­lle­ría, el gobierno vene­zo­lano recha­za que, debi­do a su rela­ción par­ti­da­ria con la extre­ma dere­cha que hace vida en el país, el Jefe del Eje­cu­ti­vo espa­ñol se invo­lu­cre en una cau­sa judi­cial segui­da de mane­ra inde­pen­dien­te y sobe­ra­na en tri­bu­na­les vene­zo­la­nos con­tra Leo­pol­do López, por deli­tos públi­cos y noto­rios que cos­ta­ron la vida a más de 40 venezolanos.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO ÍNTEGRO:

La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, a tra­vés del Minis­te­rio del Poder Popu­lar para Rela­cio­nes Exte­rio­res, mani­fies­ta al Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res y de Coope­ra­ción del Rei­no de Espa­ña, su más pro­fun­do recha­zo a la acción inje­ren­cis­ta, irres­pon­sa­ble e irres­pe­tuo­sa lle­va­da ade­lan­te el día miér­co­les 22 de octu­bre de los corrien­tes por el Jefe de Gobierno espa­ñol, señor Mariano Rajoy, al esti­mu­lar y pro­mo­ver una agen­da polí­ti­ca de des­es­ta­bi­li­za­ción con­tra nues­tro país al hacer decla­ra­cio­nes públi­cas emi­tien­do jui­cios de valor res­pec­to a nues­tro orde­na­mien­to jurí­di­co, vida social y fun­cio­na­mien­to de nues­tra democracia.
Para nues­tro Gobierno resul­ta inad­mi­si­ble que por su rela­ción par­ti­da­ria con la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na, el señor Rajoy se invo­lu­cre en una cau­sa judi­cial segui­da de mane­ra inde­pen­dien­te y sobe­ra­na en tri­bu­na­les vene­zo­la­nos con­tra el señor Leo­pol­do López por deli­tos públi­cos y noto­rios que cos­ta­ron la vida a más de 40 vene­zo­la­nos, heri­das a un millar, enor­mes des­tro­zos y un gran des­aso­sie­go a nues­tro pueblo.
Resul­ta inacep­ta­ble que el Jefe de Gobierno espa­ñol, en un acto pro­fun­da­men­te inamis­to­so hacia nues­tro país, vio­len­te el prin­ci­pio de no inje­ren­cia y res­pe­to a la sobe­ra­nía. Con este com­por­ta­mien­to el señor Rajoy y su agru­pa­ción par­ti­dis­ta rein­ci­de en la acti­tud de intro­mi­sión desa­rro­lla­da por el gobierno del señor Aznar en la pasa­da admi­nis­tra­ción de este par­ti­do, cuan­do reco­no­ció al gobierno de fac­to en Vene­zue­la sur­gi­do del gol­pe de Esta­do per­pe­tra­do con­tra nues­tro país en abril de 2002, que pre­ten­dió rom­per el hilo cons­ti­tu­cio­nal y sumir a nues­tro pue­blo en una espi­ral de vio­len­cia, retro­gra­dán­do­nos a regí­me­nes dic­ta­to­ria­les como los que en el pasa­do pade­ció el pue­blo español.
Estas accio­nes del señor Rajoy se pro­du­cen a espal­das de las inmen­sas mayo­rías del pue­blo espa­ñol, al cual nos vin­cu­lan estre­chos lazos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les, y al cual siem­pre hemos brin­da­do cobi­jo y amis­tad. Es el mis­mo pue­blo espa­ñol que sufre los rigo­res de una cri­sis sin pre­ce­den­tes, don­de se han pro­du­ci­do casi 570 mil eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias o “desahu­cios”, que ha cau­sa­do el sui­ci­dio de ciu­da­da­nos deses­pe­ra­dos, el mis­mo pue­blo espa­ñol con un 23,67 % de des­em­pleo, 5.427.700 de para­dos, un des­em­pleo juve­nil de 53,8%, es decir, 842.000 jóve­nes, un pue­blo que no pue­de encon­trar cana­les para dis­cu­tir res­pec­to a las auto­no­mías y un país don­de exis­te una cre­cien­te pena­li­za­ción de las pro­tes­tas con­tra los recortes.
Todas éstas debe­rían ser las preo­cu­pa­cio­nes y el foco de acción del Jefe de Gobierno espa­ñol, en vez de bus­car un pro­ta­go­nis­mo polí­ti­co que solo tie­ne eco en la extre­ma dere­cha espa­ño­la y sus saté­li­tes vene­zo­la­nos. Nos pare­ce insó­li­to que las con­si­de­ra­cio­nes par­ti­dis­tas del señor Rajoy estén por enci­ma del supre­mo inte­rés común de man­te­ner cor­dia­les rela­cio­nes entre nues­tros gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes y pre­ten­dan des­co­no­cer el lide­raz­go cons­truc­ti­vo de nues­tro país en Lati­noa­mé­ri­ca y el mundo.
Final­men­te que­re­mos reite­rar nues­tra amis­tad y pro­fun­do afec­to por el pue­blo espa­ñol y sus regio­nes, así como nues­tro ape­go al prin­ci­pio de no inje­ren­cia, res­pe­to mutuo, e invio­la­bi­li­dad a la sobe­ra­nía de los Esta­dos como un prin­ci­pio fun­da­men­tal de las rela­cio­nes internacionales.
Caracas,
Al Honorable
Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res y de Coope­ra­ción del Rei­no de España
Madrid.
correo-del-orinoco-1

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.