Asque­ro­sos- Rafael Cale­ro Palma

El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la de la Len­gua defi­ne el adje­ti­vo “asque­ro­so” en su pri­me­ra acep­ción como “Que cau­sa asco” y en su cuar­ta acep­ción como “Que cau­sa repul­sión moral o físi­ca”. Tan­to una como otra acep­ción nos sir­ven para defi­nir a la per­fec­ción a los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles tan­to del Minis­te­rio de Sani­dad, como de la Con­se­je­ría de Sani­dad de Madrid, empe­zan­do por la Minis­tra, y siguien­do con otras per­so­na­li­da­des de pri­mer orden de ambos orga­nis­mos. Pero sobre todo, a quien le vie­ne como ani­llo al dedo el adje­ti­vo que titu­la este articu­lo es, sin duda, al Con­se­je­ro de Sani­dad de la Comu­ni­dad de Madrid, el íncli­to Javier Rodrí­guez (médi­co de pro­fe­sión y neo­li­be­ral de con­vic­ción). Y es que lo que ha dicho este hom­bre a pro­pó­si­to de Tere­sa Rome­ro, la enfer­me­ra infec­ta­da con el virus del Ébo­la, es sim­ple y lla­na­men­te, asque­ro­so, o sea, que cau­sa asco y repul­sión moral.

Como digo, todo lo que han hecho o dicho los res­pon­sa­bles sani­ta­rios de los gobier­nos de Espa­ña y de la Comu­ni­dad de Madrid has­ta el momen­to sobre la cri­sis del Ébo­la y sobre la enfer­me­ra con­ta­gia­da “cau­sa asco” y “repul­sión moral”, a par­tes igua­les, al menos, en una per­so­na con un míni­mo de sen­si­bi­li­dad. Se ve que no ocu­rre lo mis­mo con los perio­dis­tas de los medios ultra­con­ser­va­do­res (léa­se La razón. ABC, Liber­tad Digi­tal, Cope, etc., que, como todo el mun­do sabe, están infec­ta­dos por otro virus casi tan dañino como el Ébo­la, lla­ma­do mala leche). Des­de el pri­mer momen­to en que se supo que una per­so­na de las que habían aten­di­do a los dos enfer­mos ante­rio­res se había infec­ta­do con el virus, las cúpu­las del Minis­te­rio y de la Con­se­je­ría de Sani­dad de Madrid empe­za­ron a vomi­tar basu­ra por sus bocas inmun­das, a lan­zar men­sa­jes pla­ga­dos de insi­nua­cio­nes vela­das, con el áni­mo de sem­brar dudas y de que, en cual­quier caso, las cul­pas reca­ye­ran sobre la pobre per­so­na que había teni­do la mala suer­te de con­ta­giar­se, nun­ca, bajo nin­gún con­cep­to, sobre las auto­ri­da­des sani­ta­rias. Cual­quier cosa sir­ve con tal de no asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia con valen­tía y admi­tir que una o uno no está capa­ci­ta­do para afron­tar un pro­ble­ma y pre­sen­tar la dimisión.

Todos los argu­men­tos que han uti­li­za­do Javier Rodrí­guez y Ana Mato para cri­mi­na­li­zar a la enfer­me­ra, se aca­ba­rán vol­vien­do en su con­tra (ya lo han hecho en gran medi­da) y en poco tiem­po, pre­sien­to que el Ébo­la será para el gobierno de Rajoy y para el de Gon­zá­lez tan per­ni­cio­so como lo fue la Gue­rra de Irak y los aten­ta­dos de Madrid para el gobierno de Aznar. No creo que, en el momen­to en el que redac­to estas líneas, haya en todo el esta­do espa­ñol una sola per­so­na más allá de los impre­sen­ta­bles de los medios ultra­con­ser­va­do­res y de Javier Rodrí­guez, Ana Mato y sus cola­bo­ra­do­res, que cul­pe a la enfer­me­ra del con­ta­gio. En toda esta his­to­ria, si hay alguien que ha men­ti­do, y esta­mos segu­ros de que lo hay, todos sabe­mos muy bien quie­nes han sido. A Tere­sa Rome­ro, si de algo se la ha de cul­par, es, sin duda, de un altruis­mo a prue­ba de bom­bas, y de ser una per­so­na con un sen­ti­do del deber que para sí qui­sie­ran Ana Mato, Javier Rodrí­guez y los ele­men­tos que tra­ba­jan en sus equipos.

Y no se nos pue­de olvi­dar que las Ana Mato y los Javier Rodrí­guez que aho­ra nos quie­ren ven­der la burra de que están tan preo­cu­pa­dos por la salud de los madri­le­ños y de los espa­ño­les, son los que han dina­mi­ta­do el sis­te­ma sani­ta­rio públi­co espa­ñol, que hace unos años era ejem­plar y, a día de hoy, da autén­ti­ca pena, con sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de recor­tes y de privatizaciones.

En fin, ya lo he dicho en otras muchas oca­sio­nes, pero lo voy a repe­tir una vez más. Las muje­res y hom­bres que vivi­mos en este país no nos mere­ce­mos que nos gobier­ne esta pan­da de inú­ti­les, incom­pe­ten­tes, embus­te­ros, lian­tes y asque­ro­sos. Si Ana Mato y Javier Rodrí­guez alber­ga­sen una sola molé­cu­la de dig­ni­dad, ya habrían dimi­ti­do hace días.

Aun­que bien pen­sa­do, no sé qué es peor: que sigan en sus pues­tos sin hacer abso­lu­ta­men­te nada o que dimi­tan y se vayan, con su ami­go Gallar­dón, a ganar ochen­ta y sie­te mil cua­tro­cien­tos cua­ren­ta euros al año, con secre­ta­ria y chó­fer, sin hacer abso­lu­ta­men­te nada, al con­se­jo con­sul­ti­vo de Madrid. Asco de país.


¡Por la caí­da del régimen¡

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *