Papá Capi­ta­lis­mo y su hija Corrup­ción- Arman­do B. Ginés

Corrupcion

La caza al corrup­to se está con­vir­tien­do en el depor­te-rey de Espa­ña, des­vian­do la dis­cu­sión polí­ti­ca a derro­te­ros fala­ces o cuan­do menos exen­tos de rigor racio­nal. En mitad de una con­fu­sión cal­cu­la­da, se inten­ta crear un ambien­te dual en el que solo exis­ten las man­za­nas podri­das y la gen­te san­ta y salu­da­ble a tiem­po total.

Nun­ca nos pre­gun­ta­mos dón­de resi­de el ori­gen de tal fenó­meno, quié­nes son los agen­tes que corrom­pen y cuál es el con­tex­to eco­nó­mi­co, social, cul­tu­ral, polí­ti­co e ideo­ló­gi­co en el que se pro­du­ce el mismo.

Sólo pue­de corrom­per en tér­mi­nos éti­cos o mora­les aque­lla per­so­na que tie­ne poder eco­nó­mi­co o el esta­tus sufi­cien­te para com­prar la volun­tad de suje­tos supe­di­ta­dos a su capa­ci­dad de domi­nio hege­mó­ni­co. De resul­tas de ello, el bene­fi­cio máxi­mo siem­pre que­da en manos del agen­te corrup­tor, el que pre­ten­de y con­si­gue con la tran­sac­ción corrup­ta que la volun­tad del corrom­pi­do se aco­ple a las exi­gen­cias del poder establecido.

El que se deja corrom­per es una pie­za pasi­va movi­da por los hilos de la situa­ción de hecho, no resis­tien­do sus prin­ci­pios éti­cos indi­vi­dua­les a la ven­ta­ja tan­gi­ble de una pre­ben­da inme­dia­ta. Volun­ta­des com­pa­ra­das supo­nen silen­cios cóm­pli­ces y prin­ci­pios par­ti­cu­la­res que sal­tan por los aires.

Se ha dicho y estu­dia­do has­ta la sacie­dad que el capi­ta­lis­mo tie­ne la sufi­cien­te ener­gía y capa­ci­dad de hacer suyas las con­tra­dic­cio­nes que gene­ra y de con­ver­tir y ven­der como mer­can­cía inclu­so las ideas crí­ti­cas, radi­ca­les, opo­si­to­ras y rebel­des que ponen en cues­tión sus pro­pios pre­su­pues­tos con­cep­tua­les y su doc­tri­na éti­ca. Una cami­se­ta del Che se trans­for­ma así en un feti­che vacia­do de con­te­ni­do ideo­ló­gi­co para con­su­mo emo­cio­nal de las masas.

El virus capitalista

La ener­gía capi­ta­lis­ta con­ta­mi­na todas nues­tras acti­tu­des y cos­tum­bres, resul­tan­do muy com­pli­ca­do eva­dir­se de su influ­jo ideo­ló­gi­co per­sis­ten­te, sibi­lino y coti­diano. En esa con­tra­dic­ción fuer­te, vivi­mos todos, sin excepción.

Sin embar­go, cabe seña­lar que en la dico­to­mía corrup­to-gen­te lim­pia se dilu­yen los con­flic­tos reales en una para­do­ja gro­tes­ca e injus­ta. Los pode­res fác­ti­cos y finan­cie­ros siem­pre sue­len que­dar a la som­bra del bom­bar­deo mediá­ti­co, sopor­tan­do las cul­pas y res­pon­sa­bi­li­da­des los suje­tos seña­la­dos como corrup­tos de hecho, que en el fon­do no son más que tes­ta­fe­rros y subal­ter­nos del gran poder capi­ta­lis­ta anó­ni­mo que per­ma­ne­ce en la tras­tien­da hege­mó­ni­ca de la reali­dad sociopolítica.

Así ban­que­ros, eje­cu­ti­vos de alto ran­go, empre­sa­rios trans­na­cio­na­les, mer­ca­dos fan­tas­ma­les y cate­go­rías asi­mi­la­das que mue­ven los hilos del motor capi­ta­lis­ta no sue­len figu­rar, sal­vo excep­cio­nes pun­tua­les, en las lis­tas negras de la corrup­ción cono­ci­da. Y, en muchos casos, per­so­na­jes de segun­do y ter­cer ran­go son cru­ci­fi­ca­dos con saña y expues­tos a la opi­nión públi­ca como chi­vos expia­to­rios del mal absoluto.

No esta­mos defen­dien­do la corrup­ción como un mal nece­sa­rio o inelu­di­ble, ni tam­po­co nos adhe­ri­mos al refrán popu­lar de que todos tene­mos un pre­cio. Sim­ple­men­te deci­mos que es el sis­te­ma impe­ran­te el que abo­na la exis­ten­cia de casos de corrup­ción. El capi­ta­lis­mo corrom­pe des­de sus mis­mos cimien­tos crean­do des­igual­da­des de todo tipo y con­di­ción, leyes injus­tas y un repar­to de la rique­za cri­mi­nal y con­de­na­ble a todas luces.

Éti­ca de izquier­das y moral de derechas

Tam­bién es impor­tan­te resal­tar que ante el tri­bu­nal popu­lar es muchí­si­mo más gra­ve una fal­ta o una sos­pe­cha fun­da­da o infun­da­da de un polí­ti­co o sin­di­ca­lis­ta de izquier­das que una come­ti­da por uno de dere­chas, lo cual si tra­du­ci­mos con cri­te­rio pon­de­ra­do vie­ne a decir que en la cul­tu­ra gene­ral de una per­so­na situa­da a la izquier­da se espe­ra, con razón, una con­duc­ta más inta­cha­ble y unos prin­ci­pios éti­cos más ina­mo­vi­bles o exi­gen­tes. De un per­so­na­je de dere­chas se espe­ra cual­quier cosa, si bien esta inter­pre­ta­ción jue­ga a su favor por­que el rigor que se le supo­ne a sus plan­tea­mien­tos éti­cos es más blan­do y evanescente.

Un corrup­to de izquier­das es un mons­truo, tan­to por su rare­za o sin­gu­la­ri­dad como por la mag­ni­tud ampli­fi­ca­da de su quie­bra moral. Siem­pre espe­ra­mos más rec­ti­tud per­so­nal en un líder de la izquier­da que en uno de la dere­cha. En el fon­do, lo más valio­so de la cla­se tra­ba­ja­do­ra son sus prin­ci­pios y su dig­ni­dad per­so­nal; a la dere­cha le sobra con su capi­tal y su poder efec­ti­vo, no obs­tan­te debe hacer tera­pia polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca con valo­res éti­cos para com­pen­sar y des­di­bu­jar su posi­ción de domi­nio direc­to sobre las volun­ta­des ajenas.

En una situa­ción de estan­ca­mien­to polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, la pro­xi­mi­dad al adver­sa­rio de cla­se pue­de oca­sio­nar tras­tor­nos de con­duc­ta inevi­ta­bles en algu­nos polí­ti­cos y sin­di­ca­lis­tas de izquier­da. Dema­sia­do tiem­po en con­tac­to con el poder real sue­le debi­li­tar el carác­ter y las ideas pro­pias. Suce­de en la vida dia­ria que man­te­ner el pen­sa­mien­to crí­ti­co sea bas­tan­te com­pli­ca­do cuan­do la exis­ten­cia mate­rial es acu­cian­te y el esta­do de nece­si­dad nos obli­ga a retor­cer o sus­pen­der nues­tras opi­nio­nes par­ti­cu­la­res para sal­var situa­cio­nes urgen­tes vita­les de emergencia.

Esas tran­sac­cio­nes son habi­tua­les y esta­mos obli­ga­das a ellas des­de la pre­ca­rie­dad vital de cada suje­to. Que nues­tros prin­ci­pios y dig­ni­dad no sufran mella resul­ta a veces muy difí­cil por­que el capi­ta­lis­mo tam­bién ha trans­for­ma­do nues­tra volun­tad en mer­can­cía inter­cam­bia­ble. El yo está aco­sa­do por mul­ti­tud de fac­to­res ambien­ta­les y cul­tu­ra­les y, ade­más, las pau­tas ideo­ló­gi­cas vie­nen mar­ca­das des­de arri­ba, por los medios de comu­ni­ca­ción y la publi­ci­dad. En deter­mi­na­dos y cru­cia­les momen­tos, la opor­tu­ni­dad de ele­gir impe­rio­sa hace que los valo­res hege­mó­ni­cos del capi­ta­lis­mo rom­pan nues­tra capa­ci­dad de pen­sar libre­men­te y nues­tra con­cien­cia y com­pro­mi­so éti­co de cla­se. “Todos lo hacen, ¿por qué no yo?” “¿Qué rele­van­cia tie­ne dejar­se corrom­per tác­ti­ca­men­te si mis prin­ci­pios son sóli­dos e inal­te­ra­bles?” “En reali­dad no lo hago por mí: son mis hijos, mi fami­lia, mi círcu­lo ínti­mo (siem­pre hay refe­ren­tes de tipo éti­co auto­jus­ti­fi­ca­ti­vos en ese diá­lo­go con­si­go mis­mo) los que me mue­ven a acep­tar esta situa­ción pasa­je­ra de corrup­to pasi­vo del sis­te­ma capitalista.”

Con bas­tan­te pro­ba­bi­li­dad, una vez dado el pri­mer paso, los siguien­tes escar­ceos son más lle­va­de­ros y fáci­les de dige­rir. Lo sin­gu­lar se con­vier­te en cos­tum­bre, se silen­cian los lati­dos ínti­mos de la con­cien­cia, y lo excep­cio­nal se trans­for­ma en auto­ma­tis­mo irre­le­van­te y fútil. Has­ta que un día, la tor­men­ta se hace noto­ria y pública.

“Legí­ti­ma” corrupción

Otro aspec­to de la corrup­ción del que se habla menos es aquel legi­ti­ma­do por la ley. Cau­sa menor escán­da­lo, pero es el más per­ni­cio­so para la con­vi­ven­cia social. Corrup­to es aquel que dic­ta leyes injus­tas a sabien­das. Lo es el que acep­ta empleos o tra­ba­jos bien remu­ne­ra­dos en empre­sas pri­va­das des­pués de haber defen­di­do sus intere­ses en la acti­vi­dad polí­ti­ca. Corrup­tos son los ban­que­ros, empre­sa­rios y diri­gen­tes polí­ti­cos que se otor­gan a sí mis­mos pen­sio­nes astro­nó­mi­cas a cos­ta de la pobre­za o pre­ca­rie­dad del res­to de la pobla­ción. Corrup­to es el empre­sa­rio que des­pi­de a un tra­ba­ja­dor ava­la­do por el entra­ma­do legal. Corrup­to cum lau­de es el ban­co que desahu­cia bajo cober­tu­ra de una nor­ma­ti­va regla­men­ta­ria que no tie­ne en cuen­ta los dere­chos huma­nos más ele­men­ta­les y éticos.

En defi­ni­ti­va, el capi­ta­lis­mo es el prin­ci­pal fac­tor gene­ra­dor de corrup­cio­nes varias a dis­tin­tos nive­les. La caza del corrup­to pasi­vo sin la con­tra­par­ti­da efec­ti­va de iden­ti­fi­car al corrup­tor es una sali­da fácil e intere­sa­da para sal­va­guar­dar los mue­bles del régi­men de demo­cra­cia vigi­la­da en el que vivi­mos en Occi­den­te. El sis­te­ma está podri­do des­de sus mis­mas raí­ces his­tó­ri­cas cons­ti­tu­yen­tes. Por muchos pre­sun­tos corrup­tos que cai­gan, si los agen­tes corrup­to­res siguen al man­do en sus pues­tos, nada cam­bia­rá sustancialmente.

Ade­más de lo rela­ta­do, no olvi­de­mos que la corrup­ción actual es un jue­go de suma cero muy bien orques­ta­do des­de el poder: las corrup­cio­nes de dis­tin­to signo (dere­cha-izquier­da) se anu­lan unas a otras como las par­tí­cu­las y las anti­par­tí­cu­las sub­ató­mi­cas. Des­pués de las tor­men­tas devas­ta­do­ras, ven­drán los silen­cios cóm­pli­ces y el olvi­do con­se­cuen­te. Una corrup­ción tapa a otra y todo se esca­pa en la nada abso­lu­ta del sta­tu quo.

Ten­den­cias Google

A pesar de lo rese­ña­do has­ta aquí, resul­ta curio­so hacer un ejer­ci­cio pros­pec­ti­vo sin ínfu­las cien­tí­fi­cas usan­do la herra­mien­ta de bús­que­da Goo­gle para apro­xi­mar­se al fenó­meno de la corrup­ción de modo mera­men­te indicativo.

Suman­do las bús­que­das “corrup­ción PP” y “corrup­ción PSOE”, el resul­ta­do es de 15 millo­nes de entra­das (10 el PP). “Corrup­ción empre­sas Espa­ña” alcan­za por enci­ma de los 9 millo­nes de links. “Corrup­ción PNV” agre­ga­da a “corrup­ción CiU” regis­tra algo menos de 4 millo­nes de entra­das (3 millo­nes el PNV). “Corrup­ción sin­di­ca­tos Espa­ña” arro­ja, por su par­te, unos 800.000 links. Son meras ten­den­cias, sin duda algu­na, pero pue­den ilus­trar la tesis que aquí esta­mos man­te­nien­do, que tam­bién tie­nen su corre­la­ción con estas tres últi­mas bús­que­das. “Corrup­ción cla­se alta en Espa­ña”: 43 millo­nes de entra­das. “Corrup­ción cla­se media en Espa­ña”: 26 millo­nes de links. “Corrup­ción cla­se obre­ra en Espa­ña”: menos de 3 millo­nes de resultados.

No con­fun­da­mos, pues, los sín­to­mas con las cau­sas. Los corrup­tos no sur­gen por gene­ra­ción espon­tá­nea. El capi­ta­lis­mo crea a los corrup­tos. Ade­más de la pug­na fun­da­men­tal capi­tal-tra­ba­jo, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta vive otra lucha feroz para con­quis­tar mer­ca­dos, la que se da entre las pro­pias empre­sas para colo­car sus mer­can­cías pro­pias en detri­men­to de la com­pe­ten­cia. Y la gue­rra es san­grien­ta por el sacro­san­to bene­fi­cio: eli­mi­nar al enemi­go cues­te lo que cues­te es su meta final. Y para ello, lo líci­to pue­de ser un impe­di­men­to for­mi­da­ble. Com­prar volun­ta­des y corrom­per a las ins­tan­cias polí­ti­cas sue­le ser un camino más expe­di­to y segu­ro. Capi­ta­lis­mo es sinó­ni­mo de gue­rra, lo que no pue­de el dine­ro lo pue­de la violencia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.