Fan­tas­mas de Pino­chet y del “Plan Cón­dor” mero­dean por la Patria Gran­de- Patri­cio Montesinos

La clo­na­ción de ase­si­nos a ima­gen y seme­jan­za de Augus­to Pino­chet, como el expre­si­den­te colom­biano Álva­ro Uri­be y el opo­si­tor vene­zo­lano Hen­ri­que Capri­les, y los pla­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción que se mate­ria­li­zan hoy con­tra gobier­nos pro­gre­sis­tas de la Patria Gran­de evi­den­cian que el fan­tas­ma del difun­to dic­ta­dor chi­leno y del bru­tal “Plan Cón­dor”, ambos “Made in USA”, mero­dean aun por esta región de paz y unidad.

Los ase­si­na­tos este miér­co­les del joven dipu­tado socia­lis­ta vene­zo­lano Robert Serra y de su novia no son otra cosa que crí­me­nes selec­ti­vos al esti­lo del “Plan Cón­dor”, idea­do y apli­ca­do por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA), de Esta­dos Uni­dos, en Amé­ri­ca Lati­na duran­te las déca­das de los años 60 y 70, e inclu­so del 80, de la cen­tu­ria pasada.

Las con­ti­nuas agre­sio­nes vio­len­tas, eco­nó­mi­cas y mediá­ti­cas de que son blan­cos Vene­zue­la, Ecua­dor, Argen­ti­na, Boli­via, Bra­sil, entre otros paí­ses, ade­más del arre­cia­do blo­queo impues­to por Washing­ton a Cuba, son cla­ras prue­bas de que esos fan­tas­mas deam­bu­lan, y se pre­ten­den resur­gir por la actual admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na para des­es­ta­bi­li­zar Latinoamérica.

Sus acto­res son ver­du­gos al esti­lo de Pino­chet, como Uri­be, Capri­les y Luis Posa­da Carri­les, por citar algu­nos, que matan o lo man­dan a hacer por orden de la CIA y otros ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, y eje­cu­tan accio­nes de sub­ver­sión para inten­tar des­tro­nar a gobier­nos revo­lu­cio­na­rios legí­ti­ma­men­te electos.

Algu­nos regí­me­nes repre­so­res euro­peos como el espa­ñol del man­da­ta­rio Mariano Rajoy, otro palan­ga­ne­ro de la Casa Blan­ca idén­ti­co a su pai­sano José Maria Aznar, igual­men­te se pres­tan para hacer tra­ba­jos sucios, como ya lo han hecho, con­tra Vene­zue­la, Bra­sil y Argen­ti­na en reite­ra­das ocasiones.

Por supues­to que Washing­ton no quie­re otra cosa que rever­tir los cam­bios a favor de la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía y la inte­gra­ción de los pue­blos que se expan­den como la are­na del desier­to des­de el Rio Bra­vo has­ta la Pata­go­nia, y los cua­les res­que­bra­jan su domi­nio imperial.

Esta­dos Uni­dos desea recu­pe­rar el terreno per­di­do en Amé­ri­ca Lati­na, e impo­ner a sus otro­ra mario­ne­tas, y los regí­me­nes neo­li­be­ra­les que saquea­ron y des­tru­ye­ron las eco­no­mías de esta región, aho­ra en cre­ci­mien­to en favor de sus pueblos.

La Casa Blan­ca ensa­ya vol­ver a los tiem­pos del “Plan Cón­dor”, cuan­do fue­ron ase­si­na­das más de 50 mil per­so­nas, 35 mil resul­ta­ron des­apa­re­ci­das y 400 mil fue­ron apre­sa­das y torturadas.

El joven dipu­tado vene­zo­lano Serra y su com­pa­ñe­ra son las más recien­tes víc­ti­mas de la polí­ti­ca agre­si­va y deses­pe­ra­da de Washing­ton, que ve venir su des­mo­ro­na­mien­to, pero que es capaz, con su locu­ra, de exter­mi­nar el pla­ne­ta tie­rra antes de sucumbir.

Ha lle­ga­do ya la hora cero para que el mun­do pon­ga freno defi­ni­ti­vo a un Impe­rio que se bur­la de las leyes inter­na­cio­na­les, de las Nacio­nes Uni­das, y de todo lo que sig­ni­fi­que paz, armo­nía y soli­da­ri­dad para la humanidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *