El pre­mio de la tortura

Igor Meltxor

17 años han pasa­do ya del jui­cio por tor­tu­ras a Kepa Urra, y que fue la pri­me­ra oca­sión, des­de la déca­da de los años 70, en la que se impo­nía una pena tan ele­va­da a unos totu­ra­do­res y una de las pocas veces en que se con­de­na­ba a los auto­res mate­ria­les de las torturas.

Hace 17 años, en sep­tiem­bre de 1997, las tor­tu­ras a Kepa Urra lle­ga­ron a juicio.Urra Guri­di fuer tor­tu­ra­do des­de el mis­mo momen­to de su deten­ción (29.1.1992), y los­ma­los tra­tos con­ti­nua­ron en el mis­mo Hos­pi­tal de Basur­to, a don­de fue lle­va­do por la Guar­dia Civil.

A pesar de los infor­mes que cons­ta­ta­ban las lesio­nes, el Minis­te­rio fis­cal, al fren­te del cual enton­ces se encon­tra­ba Jesús Car­de­nal, no pre­sen­tó acu­sa­ción e inclu­so soli­ci­tó en su día el archi­vo de la causa.

COMIENZA EL JUICIO (22.9.1997)

Rela­to de Urra

Kepa Urra seña­ló que esta­ba dor­mi­do cuan­do la Guar­dia Civil irum­pió en el piso de Bsau­ri don­de fue dete­ni­do y que se lo lle­va­ron en cami­se­ta y cal­zon­ci­llos. Ase­gu­ró que no fue gol­pea­do has­ta que se metió en el coche que se le debía tras­la­dar a La Salve.
Los gol­pes e insul­tos arre­cia­ron al lle­gar a un des­cam­pa­do, don­de le des­nu­da­ron y espo­sa­ron fuer­te­men­te para comen­zar a arras­trar­lo por el sue­lo tirán­do­le de las espo­sas y gol­pear­le con­ti­nua­men­te por todo el cuer­po. En ese lugar se le apli­có la bol­sa en varias oca­sio­nes e inclu­so le intro­du­je­ron una pis­to­la en la boca mien­tras le inte­rro­ga­ban sobre su iden­ti­dad.. Urra per­dió en varias oca­sio­nes el cono­ci­mien­to y fue ves­ti­do con un buzo de tra­ba­jo antes de ser tras­la­da­do a La Sal­ve, don­de le metie­ron en una habi­ta­ción en la que le espe­ra­ban unos quin­ce guar­dia civi­les enca­pu­cha­dos, que ocn­ti­nua­ron golpeándole.

Ante el esta­do que pre­sen­ta­ba el foren­se reco­men­dó su ingre­so en el hos­pi­tal, don­de dos tenien­tes vol­vie­ron a “visi­tar­le”. Kepa Urra, que se encon­tra­ba entu­ba­do y con son­da, rela­tó que lle­ga­ron dos per­so­nas que se hicie­ron pasar por un juez y un abo­ga­do y que le inte­rro­ga­ron sobre la iden­ti­dad y fami­lia has­ta que “me pre­gun­ta­ron si era de ETA, me mos­queé y me callé”. Su reac­ción fue gri­tar pidien­do ayu­da, mien­tras los guar­dias civi­les le tapa­ban la boca y le pelliz­ca­ban los hom­bros y el cue­llo. Una enfer­me­ra logró ahu­yen­tar a los policias.Urra vol­vió a tener más “visi­tas” , que ponien­do­le una pis­to­la en la fren­te, le ame­na­za­ban con tirar­le por un barran­co en su tras­la­do a Madrid.

Ver­sión de los guar­dias civiles

Nega­ron cual­quier tipo de agre­sión o ame­na­za, y pre­sen­ta­ron a Urra como una per­so­na muy vio­len­ta que no dejó de resis­tir­se y for­ce­jear tan­to duran­te la deten­ción como en el tras­la­do. Lle­ga­ron a afir­mar que ante esa acti­tud vio­len­ta uni­ca­men­te res­pon­die­ron aga­rrán­do­le y dicién­do­le “que se estu­vie­ra quieto”.

Insis­tie­ron en que el tra­yec­to has­ta La Sal­ve fue direc­to, sin para­das. Nega­ron las tor­tu­ras en el des­cam­pa­do y en las depen­den­cias de la Guar­dia Civil.

Los dos acu­sa­dos de mal­tra­tar a Urra en Basur­to eran tenien­tes de la Guar­dia Civil qye se tras­la­da­ron des­de Madrid para ayu­dar en ese ope­ra­ti­vo. A pesar de su ran­go, fue­ron encar­ga­dos, según su ver­sión, de com­pro­bar la segu­ri­dad de la habi­ta­ción en la que Urra esta­ba hos­pi­ta­li­za­do. Ellos afir­ma­ron que el dete­ni­do empe­zó a gri­tar cuan­do supo que se acer­ca­ba la enfermera.

LA INDECENTE ACTITUD DE RUBALCABA (PNV)

Con moti­vo del jui­cio, Urra envió una car­ta per­so­nal al pre­si­den­te de la Comi­sión de DDHH del Par­la­men­to de Gas­teiz, Jose Anto­nio Rubal­ca­ba, median­te la que le invi­ta­ba a acu­dir como obser­va­dor a la vis­ta. El poli­ti­co del PNV, ase­gu­ra­ba el 19 de sep­tiem­bre no tener cono­ci­mien­to de la misi­va pese a que su fecha de entra­da era del dia 16, no aten­dió a la peti­ción expres­sa del pre­so y fue el gran ausente.

Hablan los foren­ses (23.9.1997)

El gru­po de foren­ses de la Audien­cia de Biz­kaia que com­pa­re­ció en el jui­cio rati­fi­có las con­clu­sio­nes de sus res­pec­ti­vos infor­mes sobre las lesio­nes y el esta­do del pre­so vas­co tras su deten­ción por la Guar­dia Civil. Mani­fes­tó que el cua­dro medi­co que pre­sen­ta­ba, que cali­fi­có de “gra­ve” en su con­jun­to, era más com­pa­ti­ble con su ver­sión de los hechos que con las expli­ca­cio­nes ofre­ci­das por los guar­dias civi­les acusados.

El Minis­te­rio Fis­cal cam­bia de opi­nión (24.9.1997)

La fis­cal modi­fi­có sus con­clu­sio­nes a la vis­ta de la peri­cial médi­ca, para soli­ci­tar una pena de car­cel para tres de los guar­dias civi­les acu­sa­dos de tor­tu­rar a Urra y man­tu­vo su peti­ción de abso­lu­ción para los tres restantes.
La fis­cal cali­fi­có las expli­ca­cio­nes de los foren­ses como de “razo­na­das y lógi­cas” y con­clu­yó que no des­car­ta­ba que el ori­gen de esas lesio­nes fue­ra lo mani­fes­ta­do por la Guar­dia Civil aun­que aña­dió que “lo cier­to es que no es probable”.

SENTENCIA (10.11.1997) “Doce años de cár­cel para tres toru­ra­do­res de Urra”

Jone Goi­ri­ze­laia des­ta­có que ésta había sido la pri­me­ra oca­sión, des­de la déca­da de los años 70, en la que se impo­nía una pena tan ele­va­da a unos totu­ra­do­res y una de las pocas veces en que se con­de­na a los auto­res mate­ria­les de las tor­tu­ras, por­que sue­le ser difi­cil identificarles.

La Sec­ción Pri­me­ra de la Audien­cia Pro­vin­cial de Bil­bo impu­so a los guar­dias civi­les JOSE MARIA DE LAS CUEVAS CARRETERO, MANUEL SANCHEZ CORBÍ, y ANTONIO LOZANO GARCÍA, tres penas de cua­tro años, dos meses y un dia de pri­sión me nor y de 6 años y un dia de inha­bi­li­ta­ción espe­cial por con­si­de­rar­les auto­res res­pon­sa­bles de un deli­to de tor­tu­ras infli­gi­das al pre­so Kepa Urra. Ade­más se les con­de­na­ba al pago con­jun­to a la vicit­ma de 500.000 pese­tas como indemnización.

EL PREMIO A LOS TORTURADORES: INDULTOS, ASCENSOS Y CONDECORACIONES

Xabier Maka­za­ga, en un articu­lo publi­ca­do el 15.9.2013 en Gara, hacía un repa­so exhaus­ti­vo a la carre­ra de los impli­ca­dos en el caso Urra tras la sen­ten­cia con­de­na­to­ria para tres de ellos y abso­lu­to­ria para otros tantos:

Sán­chez Cor­bí, tenien­te cuan­do tor­tu­ró a Kepa Urra, ascen­dió a capi­tán en el cur­so del pro­ce­so por tor­tu­ras y una vez indul­ta­do fue nom­bra­do coman­dan­te. Pron­to será coro­nel, paso pre­vio al gene­ra­la­to. Según el sin­di­ca­to poli­cial SUP, el tenien­te coro­nel de la Guar­dia Civil Manuel San­chez Cor­bí «es el suce­sor del gene­ral Rodrí­guez Galin­do en la defen­sa del espí­ri­tu mili­tar de la Guar­dia Civil, de su con­si­de­ra­ción como un Cuer­po esen­cia de la Patria por enci­ma de todas las instituciones».

A ins­tan­cias del fis­cal, el Tri­bu­nal Supre­mo reba­jó la pena a un año, evi­tan­do así su ingre­so en prisión.
Segu­ro que tuvo mucho que ver en aque­lla deci­sión el hecho de que dos de los tor­tu­ra­do­res eran ser­vi­do­res muy impor­tan­tes del Esta­do: el men­cio­na­do Sán­chez Cor­bí, res­pon­sa­ble de la coor­di­na­ción con Fran­cia en la lucha anti­te­rro­ris­ta, y José María de las Cue­vas Carre­te­ro, des­ti­na­do en la Uni­dad de Ser­vi­cios Espe­cia­les de la Guar­dia Civil.

Según infor­mó «El País», el mis­mo año en que fue­ron con­de­na­dos, 1997, el pri­me­ro fue con­de­co­ra­do con una cruz de pla­ta, otra blan­ca y dos rojas (remu­ne­ra­das de for­ma vita­li­cia) y el segun­do con dos blan­cas. Ese mis­mo año, el enton­ces pre­si­den­te Aznar los reci­bió en la Mon­cloa y des­pués el Gobierno les indul­tó la inha­bi­li­ta­ción espe­cial de seis años que les había sido impues­ta, y que con­lle­va­ba su expul­sión del Cuerpo.

En cuan­to a de las Cue­vas Carre­te­ro, ex-mili­tan­te de la ultra­de­re­chis­ta Fuer­za Nue­va de Blas Piñar, era sar­gen­to cuan­do tor­tu­ró a Urra; tras ser con­de­na­do, hizo el cur­so de alfé­rez, de mane­ra ile­gal, y des­pués ascen­dió pri­me­ro a tenien­te y más tar­de a capitán.
Fue, ade­más, ele­gi­do para reci­bir a los miem­bros del CPT, Comi­té de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa, que rea­li­za­ron una visi­ta a Espa­ña en 2001. Ello da bue­na medi­da de su peso e influen­cia y tam­bién, una vez más, del nulo res­pe­to con el que tra­tan las auto­ri­da­des espa­ño­las a todos los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les que tra­ba­jan con­tra la tor­tu­ra: eli­gie­ron a un tor­tu­ra­dor indul­ta­do para reci­bir al CPT y no hacen ni caso a las reco­men­da­cio­nes de nin­guno de ellos.

Tam­bién es bien intere­san­te obser­var la tra­yec­to­ria de otros tres guar­dias civi­les impli­ca­dos en el caso Urra. Empe­zan­do por Artu­ro Prie­to Bozec, el ins­truc­tor del caso, que fue doble­men­te con­de­na­do en otros tan­tos jui­cios por tor­tu­ras a varios dete­ni­dos jun­to con Urra. Como tan­tas otras veces, el Tri­bu­nal Supre­mo anu­ló ambas sen­ten­cias, y es en la actua­li­dad el tenien­te coro­nel Jefe de la Coman­dan­cia de Murcia.

El tenien­te coro­nel Ale­jan­dro Her­nán­dez Mos­que­ra, que estu­vo des­ti­na­do en la emba­ja­da en París, fue nom­bra­do a prin­ci­pios de año nue­vo direc­tor del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad de la Pre­si­den­cia del Gobierno. Y el tam­bién tenien­te coro­nel Die­go Pérez de los Cobos fue ase­sor per­so­nal de Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, en tan­to que direc­tor del Gabi­ne­te de Coor­di­na­ción de la Secre­ta­ría de Esta­do de Segu­ri­dad, y sigue ase­so­ran­do a su sus­ti­tu­to Jor­ge Fer­nán­dez Díaz. Según medios perio­dís­ti­cos, es «un hom­bre fun­da­men­tal» en las deci­sio­nes adop­ta­das res­pec­to a los pre­sos polí­ti­cos vascos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *