¡¡ Vivan las ber­zas !!- Borro­ka Garaia

20022013740-01

Tra­gal­da­bas, txi­re­ne, gano­ra­ba­ko .. mi ama­ma tenía un amplio sur­ti­do de pala­bre­jas para diri­gir­se a su ama­do nie­to. Pero hay algo que recuer­do muy bien que decía: “Al mie­do se le abre la puer­ta”. Lo cier­to es que no enten­día muy bien que que­ría decir con esa fra­se casi tan mis­te­rio­sa como algu­nos de los adje­ti­vos que uti­li­za­ba, pero con el tiem­po se pue­de lle­gar a enten­der que la dis­tan­cia más cor­ta entre dos pun­tos es la línea rec­ta y que solo hay una mane­ra de enfren­tar­se al mie­do, para lo cual no hay que irse muy lejos por­que para enfren­tar­se al mie­do pre­ci­sa­men­te solo se nece­si­ta enfren­tar­se al mie­do. Algo difí­cil en algu­nas oca­sio­nes pero en muchas otras el mie­do se des­va­ne­ce por­que en reali­dad no había nin­gu­na razón para ello, sim­ple­men­te median­te el cono­ci­mien­to se pue­de lograr por­que como muy bien se dice; el saber es poder.

Recien­te­men­te se ana­li­za­ba aquí y en otros muchos sitios más, todo lo que ha dado de sí el refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción cele­bra­do en Esco­cia. En muchas oca­sio­nes se nom­bró el fac­tor mie­do como una de la razo­nes impor­tan­tes que ha impo­si­bi­li­ta­do de momen­to el acce­so a la inde­pen­den­cia. Si mira­mos para nues­tro país: ¿Quién ha sido el que ha ali­men­ta­do el mie­do para que todo avan­ce nacio­nal y social se que­de tra­ba­do?. A bote pron­to mucha gen­te pue­de pen­sar que han sido las impo­si­cio­nes del mis­mo esta­do o a tra­vés de la repre­sión o la ame­na­za de su uso por poner unos ejem­plos. Dis­cre­po bas­tan­te ya que creo de arri­ba a aba­jo como decía Vic­tor Ser­ge que La repre­sión es efi­caz cuan­do va en el sen­ti­do del desa­rro­llo his­tó­ri­co; es, en fin de cuen­tas, impo­ten­te cuan­do va con­tra el sen­ti­do del desa­rro­llo his­tó­ri­co. El desa­rro­llo his­tó­ri­co no es otra cosa más que el resul­ta­do con­cre­to y diná­mi­co de la lucha de cla­ses y de los pue­blos, nada más y nada menos. La con­clu­sión es que no exis­te nin­gu­na poli­cía ni sis­te­ma repre­si­vo en el mun­do por muy pode­ro­so que sea que pue­da parar a una masa popu­lar en alza cons­cien­te de su deber his­tó­ri­co y que la cla­ve abso­lu­ta resi­de en el pue­blo, no en lo que haga o deje de hacer el sis­te­ma repre­si­vo y las fuer­zas que lo sostienen.

¿Enton­ces qué ha sido lo que real­men­te ha ali­men­ta­do el mie­do para que todo avan­ce nacio­nal y social en Eus­kal Herria pue­da que­dar­se tra­ba­do?. Lo voy a decir en dos pala­bras; Las ber­zas y Alba­nia. Y el dis­cur­so his­tó­ri­co de las ber­zas y Alba­nia no ha veni­do ori­gi­nal­men­te ni de Madrid ni de París. Es una cons­truc­ción genui­na de la bur­gue­sía vas­ca. Muchos pien­san que la bur­gue­sía pue­de cam­biar de opi­nión aun­que ésto vaya con­tra sus intere­ses de cla­se. Sin embar­go, está toda la his­to­ria de la huma­ni­dad para des­men­tir­lo. Solo la cla­se obre­ra es capaz de ello, de ir con­tra sus intere­ses. Por eso el mun­do está como está. Unos arri­ba y otros abajo.

Aunar volun­ta­des a favor de la auto­de­ter­mi­na­ción por­que sea un dere­cho cris­ta­li­na­men­te demo­crá­ti­co no es sufi­cien­te. Aunar volun­ta­des a favor de la inde­pen­den­cia por­que la iku­rri­ña sea más boni­ta que la piper­po­to o Eneko Aritza más apues­to y bra­vo que El Cid tam­po­co lo es.

Inten­tar inven­tar la rue­da cuan­do ésta ya está inven­ta­da pue­de resul­tar un tra­ba­jo inte­lec­tual tan diver­ti­do como inope­ran­te. El logro de una rup­tu­ra demo­crá­ti­ca que deje atrás la opre­sión nacio­nal ven­drá dada del quie­bro de la oli­gar­quía esta­tal y de su cla­se sub­si­dia­ria y enla­za­da que no es otra más que la bur­gue­sía vas­ca. Y para ello es nece­sa­rio el paso de lo ilu­so­rio a lo real. Que es pre­ci­sa­men­te lo que hizo el MLNV en los años 60. Ahí está la res­pues­ta. En el pasa­do, sí.

Es la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y sus intere­ses obje­ti­vos lo irre­con­ci­lia­ble al esta­do de las cosas actual. Es pro­ba­ble que haya­mos per­di­do algu­nos años no hacien­do girar la rue­da que la tenía­mos delan­te de las nari­ces. Por lo tan­to, el paso de esos intere­ses obje­ti­vos a sub­je­ti­vos es el “click”.

Hay que decir que hoy casi todo corre a favor de ello, si ver­da­de­ra­men­te se cree en ello​.No es nece­sa­rio que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca ten­ga que unir­se al pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le ni siquie­ra al movi­mien­to sobe­ra­nis­ta vas­co. Es la izquier­da aber­tza­le, el sobe­ra­nis­mo vas­co jun­to a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca las que se tie­nen que unir a un pro­yec­to cons­ti­tu­yen­te nacio­nal que en pri­me­ra ins­tan­cia eje­cu­te el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción para dar paso a la inde­pen­den­cia y que ésta sea favo­ra­ble a los intere­ses de cla­se. Y es que hay una ley que se cum­ple como la de la gra­ve­dad. Todo Esta­do sur­ge median­te la ini­cia­ti­va de una cla­se social diri­gen­te y se abre paso para sal­va­guar­dar unos intere­ses con­cre­tos. Sabe­mos que los intere­ses de la bur­gue­sía vas­ca corren en el mis­mo carril que los de los esta­dos. Pon­ga­mos el otro carril pues. La tran­si­ción de movi­mien­to aber­tza­le a movi­mien­to nacio­nal cons­ti­tu­yen­te y el sur­gi­mien­to de la cla­se nacio­nal cons­ti­tu­yen­te van de la mano. Y esa es la tarea. Un pro­yec­to de esta­do inde­pen­dien­te que obje­ti­va­men­te es bene­fi­cio­so para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Por tan­to, es la cla­se tra­ba­ja­do­ra y sus intere­ses el cen­tro de toda ini­cia­ti­va y dis­cur­so efi­caz que pue­da ali­men­tar ese carril. Hoy no exis­te una ini­cia­ti­va y un dis­cur­so cen­tra­do ahí como debe­ría ser.

La cen­tral de Lemoiz fue para­da por la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y pese a lo de las ber­zas no ocu­rrió nin­gún terre­mo­to ni la rui­na. La rui­na está vinien­do por don­de todo el mun­do sabe. Per­der el mie­do de un cam­bio a mejor ven­drá de un pro­yec­to fuer­te, com­par­ti­do y basa­do en la reali­dad mate­rial. Es el par­la­men­to de la calle el que tie­ne que empe­zar a hablar y no los publi­cis­tas. Una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta no solo es via­ble sino que es lo mejor para mejo­rar las con­di­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en abso­lu­ta­men­te todos los sen­ti­dos. ¿ Y si empe­za­mos a creerlo?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.