La tor­tu­ra y sus cola­bo­ra­do­res- Mikel Arizaleta

Entre mis manos y baja­do de la red “Inco­mu­ni­ca­ción y tor­tu­ra. Aná­li­sis estruc­tu­ra­do en base al Pro­to­co­lo de Estam­bul”, un docu­men­to del horror sobre 45 tor­tu­ra­dos, sabia y metó­di­ca­men­te estruc­tu­ra­do en 8 capí­tu­los por 37 espe­cia­lis­tas ana­lí­ti­cos, y corro­bo­ra­do y vali­da­do por exper­tos de la ONU y diver­sos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Una mues­tra, no más, del pade­ci­mien­to bes­tial sufri­do y pade­ci­do por 26 hom­bres y 19 muje­res de Eus­kal Herria a manos del gobierno espa­ñol y sus fun­cio­na­rios (jue­ces, fis­ca­les, médi­cos foren­ses, poli­cía, guar­dia­ci­vil y ertzain­tza), de su matri­mo­nio y par­ti­ci­pa­ción en la tortura.

“El Pro­to­co­lo de Estam­bul ha resul­ta­do útil… para inves­ti­gar y docu­men­tar debi­da­men­te las denun­cias de tor­tu­ra y malos tra­tos;… ha ayu­da­do a la socie­dad civil y a otras ins­ti­tu­cio­nes inde­pen­dien­tes a vigi­lar la actua­ción esta­tal… Este infor­me es un gran ejem­plo de cómo se pue­de uti­li­zar el Pro­to­co­lo de Estam­bul para mos­trar las prác­ti­cas de tor­tu­ra y malos tra­tos, y es pio­ne­ro en la for­ma cien­tí­fi­ca en que apli­ca los están­da­res y los prin­ci­pios del Pro­to­co­lo” (Víc­tor Madri­gal-Bor­loz, secre­ta­rio gene­ral del Con­se­jo Inter­na­cio­nal de Reha­bi­li­ta­ción de Víc­ti­mas de Tortura).

En defi­ni­ti­va, este estu­dio es sin­gu­lar por­que, a dife­ren­cia de todos los exis­ten­tes has­ta la actua­li­dad, rea­li­za un aná­li­sis de cre­di­bi­li­dad y vero­si­mi­li­tud de las ale­ga­cio­nes de malos tra­tos o tor­tu­ras en base a los están­da­res peri­cia­les inter­na­cio­na­les en la mate­ria, lo hace con una meto­do­lo­gía com­par­ti­men­ta­da y per­ma­nen­te­men­te cie­ga y con sis­te­mas de moni­to­reo y super­vi­sión cien­tí­fi­ca por ins­ti­tu­cio­nes exter­nas que no admi­ten som­bra en su cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal y cien­tí­fí­ca. Espe­luz­nan­te el rela­to de una de ellas, Iso­ne, en ETB (tele­vi­sión vas­ca), en fra­se del perio­dis­ta Iker Biz­kar­gue­na­ga “dejan­do rese­cas muchas gar­gan­tas de los televidentes”.

¿Y qué dice? Dice lo que venían dicien­do, rela­tan­do y rati­fi­can­do muchos escri­tos y estu­dios pre­ce­den­tes, por cier­to muy nume­ro­sos: la tor­tu­ra ha sido y sigue sien­do posi­ble con la cola­bo­ra­ción estruc­tu­ral del Esta­do espa­ñol y vas­co, con la par­ti­ci­pa­ción de sus gobier­nos y fun­cio­na­rios: jue­ces, poli­cías y médi­cos foren­ses. Decía que resul­tó espe­luz­nan­te, bes­tial, insu­fri­ble el rela­to de Iso­ne ayer miér­co­les 24 de setiem­bre de 2014 en ETB, pero lo mis­mo de bru­tal y medie­val que los rela­tos de Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en enero de 2008, o que el rela­to de Eva Forest en setiem­bre de 1974 (“Una extra­ña aven­tu­ra”), o aquel rela­to de san­gre y muer­te, que pade­ció hace ya más de trein­ta años el médi­co Xabier Onain­dia en la comi­sa­ría de Indautxu (Bil­bao), sien­do uno de sus tor­tu­ra­do­res Pedro Sal­va­dor Cano Mar­tí­nez, ascen­di­do pos­te­rior­men­te con la ben­di­ción del gobierno a comi­sa­rio-jefe en Mur­cia. Rela­tos que lle­gan has­ta nues­tros días, como se está evi­den­cian­do estos días en la Audien­cia Nacio­nal ante los rela­tos de los 28 jóve­nes inde­pen­den­tis­tas, que están sien­do juz­ga­dos. Denun­cias públi­cas que sin embar­go pro­vo­can hila­ri­dad y sopor en la magis­tra­da Muri­llo. Por eso hay tortura.

En 1981 moría Joxe Arre­gi en la pri­sión-hos­pi­tal de Cara­ban­chel a con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras pade­ci­das en comi­sa­ría: su cuer­po, un ama­si­jo de lla­gas, de more­to­nes y que­ma­du­ras, ape­nas logró sobre­vi­vir unas horas al cas­ti­go. Su cal­va­rio en manos de fun­cio­na­rios que­dó refle­ja­do en aque­lla fra­se tes­ta­men­ta­ria suya: “Oso latza izan”, ¡ha sido muy duro! En el pri­mer jui­cio la Audien­cia de Madrid en el 1983 dic­tó una sen­ten­cia abso­lu­to­ria a favor de sus tor­tu­ra­do­res. La pena irri­so­ria impues­ta a alguno de los cul­pa­bles años des­pués por el Tri­bu­nal Supre­mo hizo que al poco tiem­po fue­ra nom­bra­do comi­sa­rio prin­ci­pal. En 1982 fue dete­ni­do y tor­tu­ra­do duran­te 10 días el médi­co onda­rrés Este­ban Murue­ta­goie­na de 38 años por la guar­dia­ci­vil, falle­ció el 29 de mar­zo, a los tres días de salir sin car­gos. El 26 de noviem­bre era dete­ni­do en Donos­ti Mikel Zabal­za por la guar­dia­ci­vil, apa­re­cien­do, según infor­mes ofi­cia­les, 20 días des­pués “aho­ga­do” en el río Bida­soa. La reali­dad es que murió en el cuar­tel de Intxau­rron­do víc­ti­ma de la tor­tu­ra. “El 21 de mar­zo de 1995 Eus­kal Herria cono­ció con­mo­cio­na­da que los res­tos huma­nos halla­dos en una fosa diez años atrás, guar­da­dos en el depó­si­to de un cemen­te­rio, eran los de Joxean Lasa y Joxi Zaba­la, los refu­gia­dos tolo­sa­rras secues­tra­dos en Baio­na en 16 de octu­bre de 1983. Vean la pelí­cu­la y recor­da­rán la bar­ba­rie de un gobierno y sus cloa­cas estruc­tu­ra­les. Y, por si alguien lo había olvi­da­do ya, por aquel enton­ces Feli­pe Gon­zá­lez era el Pre­si­den­te del gobierno y José Barrio­nue­vo el minis­tro de Inte­rior. Lue­go vino el GAL o, lo que es lo mis­mo, un gobierno de ham­pa, de cri­men orga­ni­za­do, de mato­nis­mo ins­ti­tu­cio­nal sin freno. Julio Medem reco­ge en su pelí­cu­la La Pelo­ta Vas­ca el tes­ti­mo­nio de la nava­rra Ani­ka Gil, dete­ni­da el 28 de febre­ro de 2002 por la guar­dia­ci­vil y bes­tial­men­te tor­tu­ra­da duran­te cin­co días.

El 15 de mar­zo del 2002 Unai Romano mos­tró en rue­da de pren­sa la foto­gra­fía que le saca­ron tras ser tor­tu­ra­do. Total­men­te desfigurado.¡Ver para creer, impo­si­ble reco­no­cer­lo! En febre­ro del 2003 la guar­dia­ci­vil clau­su­ró el perió­di­co Eus­kal­du­non Egun­ka­ria y detu­vo a sus res­pon­sa­bles. El minis­tro de Inte­rior, Ángel Ace­bes, dijo: “Se tra­ta de una ope­ra­ción en defen­sa y pro­tec­ción de los dere­chos y de las liber­ta­des de los vas­cos, de su cul­tu­ra, de su pen­sa­mien­to, y de la expre­sión de su len­gua en liber­tad”. Uno de ellos, Martxe­lo Ota­men­di, direc­tor del perió­di­co clau­su­ra­do, rela­tó en el infor­ma­ti­vo Tele­be­rri de ETB‑2 su his­to­ria per­so­nal de mal­tra­to e igno­mi­nia, su estan­cia en comi­sa­ría. Y se hizo un silen­cio espe­so entre los oyen­tes. Una vez más otra per­so­na vas­ca, arro­ja­da a la calle des­de la cloa­ca del Esta­do, apa­re­cía rota, sucia, llo­ro­sa, con­ver­ti­da en gui­ña­po y des­tro­zo. Y Ángel Ace­bes dijo enton­ces: “los dete­ni­dos siguie­ron a pies jun­ti­llas un manual de ETA en el que se acon­se­ja a sus mili­tan­tes denun­ciar tor­tu­ras”, y tra­mi­tó una que­re­lla con­tra los dete­ni­dos por rea­li­zar seme­jan­tes men­ti­ras. Y fue de inme­dia­to admi­ti­da a trá­mi­te por el juez, mien­tras que las rea­li­za­das por los dete­ni­dos seguían sin ser admi­ti­das. Por eso hay tirturas.

Lo dice una vez más el grue­so infor­me cita­do de 243 pági­nas y deta­lla­da­men­te con­fec­cio­na­do, la tor­tu­ra no ha des­apa­re­ci­do, tan sólo se ha inten­ta­do ocul­tar­la, se ha pro­fe­sio­na­li­za­do, tec­ni­fi­ca­do, per­fec­cio­na­do para seguir sien­do uti­li­za­da con los mis­mos fines: sea en Eus­ka­di, en Guan­tá­na­mo, Gaza, Irak… El esta­do espa­ñol del siglo XXI sigue sin renun­ciar a la cruel­dad que ha mar­ca­do su his­to­ria a lo lar­go de los siglos. Es el eco de las pala­bras de Mola: “Hay que sem­brar el terror, hay que dejar la sen­sa­ción de domi­nio eli­mi­nan­do sin escrú­pu­los ni vaci­la­ción a todos los que no pien­san como noso­tros”. Hay que des­truir al resis­ten­te vasco.

En su infor­me de 2003 Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea (TAT) reali­zó un aná­li­sis de los docu­men­tos que las auto­ri­da­des espa­ño­las habían hecho lle­gar a las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les para sacu­dir­se ante las denun­cias de la prác­ti­ca de la tor­tu­ra en sus antros. Su con­clu­sión: aquel supues­to manual de ETA, al que alu­día el Gobierno, era difí­cil­men­te atri­bui­ble a la orga­ni­za­ción arma­da. Por el con­tra­rio, los indi­cios apun­ta­ban direc­ta­men­te a las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad del Esta­do como auto­res de un tex­to que seguía las direc­tri­ces de otro docu­men­to ofi­cial interno del Eje­cu­ti­vo de Madrid: el deno­mi­na­do Plan ZEN (Zona Espe­cial Nor­te), ela­bo­ra­do por exper­tos en la lucha con­tra­in­sur­gen­te que abo­ga­ba por la into­xi­ca­ción mediá­ti­ca como estra­te­gia de gue­rra en los cua­tro herrial­des de Hego Eus­kal Herria. «Bas­ta que la infor­ma­ción sea creí­ble para explotarla».

En su infor­me, el TAT repro­du­jo ínte­gra­men­te las foto­co­pias de los tres manua­les que las fuer­zas poli­cia­les atri­bu­ye­ron al «coman­do Ara­ba» en 1998, que­dan­do en evi­den­cia que uno de ellos era com­ple­ta­men­te dife­ren­te a los otros dos, tan­to en la tipo­gra­fía como en el len­gua­je y el tono, que en el pri­me­ro lle­ga­ba a ser inclu­so grosero.

Una lec­tu­ra de los tres tex­tos mues­tra el abis­mo exis­ten­te entre los con­te­ni­dos de los dos docu­men­tos que, según todos los indi­cios, sí que fue­ron incau­ta­dos a los mili­tan­tes de ETA y el supues­to «manual» hecho públi­co por Ace­bes. En los dos docu­men­tos atri­bui­bles a la orga­ni­za­ción arma­da se ofre­cían indi­ca­cio­nes sobre cómo resis­tir la tor­tu­ra, expli­can­do los dife­ren­tes méto­dos uti­li­za­dos por los diver­sos cuer­pos poli­cia­les y posi­bles for­mas de hacer­les fren­te. Pero el ter­cer manual, el apó­cri­fo, reco­mien­da acti­tu­des ridí­cu­las e inclu­so impo­si­bles de man­te­ner, lo que aumen­tó las sos­pe­chas de que el tex­to estu­vie­se pre­via­men­te redac­ta­do por las fuer­zas poli­cia­les, que lo guar­da­ron en un cajón has­ta el momen­to de poder «colar­lo» ante la opi­nión pública.

De hecho se tra­ta del úni­co supues­to manual de ETA al que se pue­de acce­der ínte­gra­men­te en inter­net y ha cons­ti­tui­do el prin­ci­pal argu­men­to de todos aque­llos que insis­ten en negar la prác­ti­ca de la tor­tu­ra en el Esta­do espa­ñol. Estas son algu­nas de sus «reco­men­da­cio­nes»: Ante una deten­ción, por cor­ta e insig­ni­fi­can­te que sea, aun­que nos pon­gan en liber­tad sin car­gos, ni fian­za, ni nin­gu­na otra medi­da repre­so­ra, hay que denun­ciar tor­tu­ras… Allí don­de se pro­duz­ca una deten­ción (aun­que sea de trá­fi­co…) tie­ne que haber una denun­cia y no parar has­ta con­se­guir sen­tar­los a todos ante «su seño­ría». Cosas absur­das, ridículas.

La mis­ma “Ini­cia­ti­va Ciu­da­da­na Bas­ta Ya” se hizo eco de este supues­to manual de Eta al obje­to de poner en duda las gra­ves denun­cias de tor­tu­ras, que venían denun­cian­do per­so­nas que pasa­ban por comi­sa­ría, y redac­tó un exten­so dos­sier pro­pa­gan­dís­ti­co que, como ellos dicen, “pre­ten­de ofre­cer a los orga­nis­mos ofi­cia­les y ONGs que defien­den los dere­chos huma­nos infor­ma­ción fun­da­men­tal sobre las denun­cias ruti­na­rias de tor­tu­ra rea­li­za­das en Espa­ña y Fran­cia por par­te de miem­bros de gru­po terro­ris­ta ETA, de mane­ra que per­mi­ta con­tras­tar de modo docu­men­ta­do la infor­ma­ción com­ple­ta­men­te par­cial, cuan­do no total­men­te fal­sa, ofre­ci­da por fuentes

per­te­ne­cien­tes o cer­ca­nas a dicho gru­po terro­ris­ta, y que ha ser­vi­do de base al Rela­tor de Nacio­nes Uni­das sobre la Tor­tu­ra para ela­bo­rar su infor­me anual sobre la Tor­tu­ra, así como a otros gru­pos y esta­dos que refle­jan en sus pro­pios infor­mes la infor­ma­ción y con­clu­sio­nes del relato”.

En defi­ni­ti­va, tra­ta­ba de echar un capo­te al gobierno ante la llu­via de denun­cias por tor­tu­ra. Que se sepa “Bas­ta Ya” nun­ca exa­mi­nó nin­gu­na denun­cia con­cre­ta, bien fue­ra hablan­do con los psi­có­lo­gos que aten­die­ron y auxi­lia­ron a las víc­ti­mas de comi­sa­rías o entre­vis­tán­do­se con los pro­pios tor­tu­ra­dos. Para enton­ces los rela­tos y tra­ba­jos, lle­va­dos a cabo, eran muchos y las denun­cias y tes­ti­mo­nios reco­gi­dos san­gran­tes. Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea publi­có en 1992 un estu­dio deta­lla­do sobre el refle­jo en los perió­di­cos de las reda­das poli­cia­les habi­das en Biz­kaia entre el 29 de enero (fecha de las pri­me­ras, en las que se detu­vie­ron a 36 per­so­nas y denun­cia­ron tor­tu­ras) y el 25 de mar­zo (fecha en la que el Par­la­men­to Euro­peo admi­tió un infor­me sobre las tor­tu­ras sufri­das por uno de los dete­ni­dos, Kepa Urra). Se ana­li­za­ron por enton­ces los tres perió­di­cos de más ven­ta en Biz­kaia, lugar de las deten­cio­nes: El Correo Espa­ñol, Egin y Deia, ade­más de Egun­ka­ria y el de mayor tira­da en el esta­do espa­ñol, El País. La con­clu­sión fue que sólo Egin y Egun­ka­ria man­te­nían una pos­tu­ra acti­va de recha­zo de la tor­tu­ra. El País y los demás ejer­cían un silen­cio infor­ma­ti­vo sobre la tor­tu­ra en Eus­kal Herria. Y con­clu­sión del estu­dio fue tam­bién que “el silen­cio que hacen de los tes­ti­mo­nios direc­tos de los dete­ni­dos evi­den­cia que el rela­to de los dete­ni­dos para estos perió­di­cos no es sufi­cien­te indi­cio para la con­de­na de la tor­tu­ra”. O, dicho de otro modo, tam­bién Bas­ta Ya y estos perió­di­cos con­tri­bu­ye­ron con los apa­ra­tos del Esta­do a que la lacra de la tor­tu­ra siguie­ra vigente.

Las denun­cias de tor­tu­ra en nues­tro pue­blo han sido nume­ro­sas, cla­ras y per­sis­ten­tes. Y muchos los cola­bo­ra­do­res a pesar de los muchos tra­ba­jos sobre las mis­mas y los muchos tes­ti­mo­nios des­ga­rra­do­res. Inco­mu­ni­ca­ción y tor­tu­ra. Aná­li­sis estruc­tu­ra­do en base al Pro­to­co­lo de Estam­bul pue­de mar­car la línea defi­ni­ti­va. Se hace nece­sa­rio rom­per la cade­na colaboracionista.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.