El frau­de de Urku­llu con el fracking

Urkullu sostiene que "hay una necesidad de definición de quién es quién" en EH Bildu

Iñi­go Urkullu

Hace aho­ra dos años, a las puer­tas de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas en Eus­ka­di,  miles de per­so­nas se mani­fes­ta­ron con­tra el frac­king por las calles de Vito­ria. Eus­ka­di era la pri­me­ra comu­ni­dad autó­no­ma de Espa­ña en impul­sar esta polé­mi­ca téc­ni­ca para obte­ner gas del sub­sue­lo. El pro­pio Gobierno vas­co, en manos de Patxi López, había sido el pro­mo­tor de varios pozos de explo­ra­ción tras una visi­ta a Esta­dos Uni­dos. La pre­gun­ta que enton­ces se hacían esos mani­fes­tan­tes era sen­ci­lla: ¿el nue­vo Gobierno vas­co segui­rá los pasos de Patxi López o renun­cia­rá al fracking?

La mani­fes­ta­ción tuvo un éxi­to ines­pe­ra­do y Urku­llu –enton­ces can­di­da­to a lehen­da­ka­ri y pre­su­mi­ble gana­dor de las elec­cio­nes– se vio obli­ga­do a hacer públi­co su com­pro­mi­so con­tra el frac­king. En su blog escri­bió: NI EXPLOTACIÓN NI EXPLORACIÓN (las mayús­cu­las y las negri­tas son del pro­pio Urkullu).

“Ni explo­ta­ción, ni explo­ra­ción con nin­gu­na téc­ni­ca, llá­me­se frac­king o llá­me­se como se quie­ra, si no res­pe­ta los rigu­ro­sos están­da­res de pro­tec­ción de los bie­nes ambien­ta­les”, espe­ci­fi­ca­ba Urku­llu, que cita­ba al Ayun­ta­mien­to de Kuar­tan­go y las Jun­tas Gene­ra­les de Ála­va, don­de el PNV ya se había posi­cio­na­do en con­tra de esta técnica.

Urku­llu salía así al paso de las sos­pe­chas de los acti­vis­tas con­tra el frac­king y de varios par­ti­dos polí­ti­cos sobre el papel que podía jugar el PNV una vez que des­em­bar­ca­ra en Aju­ria Enea. Duran­te aque­lla cam­pa­ña elec­to­ral y los meses pos­te­rio­res, el men­sa­je, en públi­co y en pri­va­do, de car­gos y diri­gen­tes del PNV fue siem­pre el mis­mo: ni explo­ta­ción ni explo­ra­ción. No habrá frac­king en Euskadi.

Hace dos años, miles de per­so­nas salie­ron a las calles gri­tan­do ‘Frac­king Ez’ (no al frac­king) y la res­pues­ta de Urku­llu fue cla­ra: podéis estar tran­qui­los, noso­tros no sere­mos los que trai­ga­mos el frac­king a Eus­ka­di. Pero, ¿ha man­te­ni­do Urku­llu su pro­me­sa? ¿está el Gobierno vas­co tra­ba­jan­do en la actua­li­dad para que el frac­king no sea uti­li­za­do en Euskadi?

No lo parece.

El Gobierno vas­co man­tie­ne su alian­za con dos empre­sas del fracking

El ger­men del pro­yec­to para sacar el gas no con­ven­cio­nal del sub­sue­lo median­te la frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca nació duran­te el Gobierno de Iba­rretxe. Des­pués fue­ron los socia­lis­tas los que le die­ron el alien­to prin­ci­pal con la crea­ción de una empre­sa entre SHESA –la Socie­dad de Hidro­car­bu­ros de Eus­ka­di con­tro­la­da por el Gobierno vas­co- y dos fir­mas nor­te­ame­ri­ca­nas de la indus­tria del frac­king: Hey­co y Cam­bria. Con el regre­so del PNV al poder, esa alian­za se ha man­te­ni­do. Los per­mi­sos de pozos de frac­king que soli­ci­ta­ron en su día no han sido reti­ra­dos y con­ti­núa su tra­mi­ta­ción administrativa.

Es más, los trá­mi­tes de algu­nos de los pozos de explo­ra­ción están muy avan­za­dos y Madrid podría dar su plá­cet duran­te el pró­xi­mo año.

El Gobierno vas­co evi­ta la pro­tec­ción en zonas en las que se pro­yec­tan pozos de fracking

El Par­la­men­to vas­co apro­bó el pasa­do año a peti­ción de Ála­va un cam­bio en la Ley de Con­ser­va­ción de la Natu­ra­le­za para impe­dir el uso del frac­king. Las Jun­tas Gene­ra­les de Ála­va recla­ma­ban la prohi­bi­ción del frac­king en los Par­ques Natu­ra­les aun­que, final­men­te, se adop­tó una fór­mu­la menos res­tric­ti­va: con la nue­va ley los órga­nos que ges­tio­nan las reser­vas natu­ra­les pue­den evi­tar las acti­vi­da­des que per­ju­di­quen el medio ambien­te. El PNV en el Par­la­men­to vas­co y en las Jun­tas Gene­ra­les afir­mó que, de fac­to, se tra­ta­ba de una limi­ta­ción al frac­king en los Par­ques Natu­ra­les. “Este cam­bio en la ley prohí­be el frac­king en los espa­cios natu­ra­les pro­te­gi­dos, no con el mis­mo tex­to que pro­pu­si­mos, pero lo prohí­be”, expli­ca­ba el jun­te­ro del PNV, Ando­ni Erkiaga.

Sin embar­go, recien­te­men­te, el Gobierno vas­co ha afir­ma­do que con esa ley no se pue­den obs­ta­cu­li­zar los pozos en los Par­ques Natu­ra­les. ¿Por qué decían lo con­tra­rio hace unos meses? ¿Nos esta­ban inten­tan­do enga­ñar enton­ces o nos están inten­tan­do enga­ñar ahora?

Por si aca­so, oh, casua­li­dad, el depar­ta­men­to de Medio Ambien­te ha para­li­za­do la crea­ción del Par­que Natu­ral de los Mon­tes de Vito­ria que incluía den­tro de sus lími­tes dos pozos de frac­king en Subija­na de Ála­va. Dos pozos que, oh, casua­li­dad otra vez, están pro­mo­vi­dos por el pro­pio Gobierno vas­co y las dos empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas antes citadas.

Otro ejem­plo. Tras varias fugas de hidro­car­bu­ros en los hume­da­les de Sal­bu­rua de Vito­ria, las ins­ti­tu­cio­nes lle­van tiem­po tra­ba­jan­do en implan­tar un perí­me­tro de pro­tec­ción. En el pri­mer borra­dor que mane­ja­ba el Gobierno vas­co se excluían las acti­vi­da­des extrac­ti­vas en super­fi­cie y sub­te­rrá­neas (es decir, el frac­king). Sin embar­go, en el últi­mo borra­dor entre­ga­do al Ayun­ta­mien­to de Vito­ria esas líneas han des­apa­re­ci­do del tex­to. Oh, casua­li­dad, tam­bién en ese entorno, en la loca­li­dad de Matau­co, hay un pozo de frac­king proyectado.

El Gobierno vas­co man­tie­ne con­tac­tos con com­pa­ñías inter­na­cio­na­les dedi­ca­das al fracking

Esta mis­ma sema­na en una res­pues­ta par­la­men­ta­ria, la con­se­je­ra de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co del Gobierno vas­co, Aran­tza Tapia, ha reco­no­ci­do que  hay con­tac­tos “de mane­ra habi­tual” con varias com­pa­ñías inter­na­cio­na­les dedi­ca­das al frac­king para adap­tar las últi­mas nove­da­des tec­no­ló­gi­cas y nor­ma­ti­vas a los tra­ba­jos pre­vis­tos en Eus­ka­di, es decir, a los pozos para los que ya hay soli­ci­ta­das licencias.

El PNV evi­ta com­pro­me­ter­se con­tra el fracking

El posi­cio­na­mien­to con­tra el frac­king de Urku­llu y otros diri­gen­tes del PNV se ha ido difu­mi­nan­do con el paso del tiem­po. La for­ma­ción nacio­na­lis­ta no se ha suma­do al  acuer­do de un amplio núme­ro de par­ti­dos polí­ti­cos en Madrid para prohi­bir la frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca cuan­do cam­bie el Gobierno.

En Gipuz­koa, el PNV tam­po­co ha fir­ma­do un acuer­do para decla­rar al terri­to­rio libre de frac­king. Sí lo sus­cri­bie­ron EH Bil­du, PSE y PP.

El Gobierno vas­co cri­ti­ca el infor­me del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mine­ro sobre el fracking

El Minis­te­rio de Medio Ambien­te encar­gó al Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mine­ro un infor­me sobre el frac­king. Las con­clu­sio­nes de ese estu­dio aler­ta­ban de los peli­gros para el medio ambien­te pro­vo­ca­dos por esa téc­ni­ca. Al Minis­te­rio no le gus­tó un pelo y escon­dió el infor­me en un cajón aun­que varios medios, entre ellos eldia​rio​.es, han con­se­gui­do des­ve­lar su con­te­ni­do.

El docu­men­to es rele­van­te por­que deter­mi­na cuá­les podrían ser las exi­gen­cias ambien­ta­les a las empre­sas que quie­ran abrir pozos. Y el bene­fi­cio eco­nó­mi­co que obten­gan esas empre­sas depen­de, en bue­na par­te, de lo rela­ja­das que sean las con­di­cio­nes que pon­gan las instituciones.

En 2012, un por­ta­voz de Hey­co –una de las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas que está alia­da con el Gobierno vas­co para abrir pozos– reco­no­ció que las res­tric­cio­nes ambien­ta­les en Espa­ña son “mane­ja­bles”.

Según el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, la com­pe­ten­cia para prohi­bir o per­mi­tir el frac­king en Espa­ña es del Gobierno del Esta­do, pero las comu­ni­da­des autó­no­mas tie­nen la capa­ci­dad de esta­ble­cer los requi­si­tos para lle­var a cabo esa acti­vi­dad. Si el Gobierno vas­co qui­sie­ra cum­plir la pro­me­sa de fre­nar el frac­king, podría inten­tar exi­gir unas con­di­cio­nes tan duras y caras como para que las empre­sas desis­tie­ran de sus intenciones.

Eso no está ocurriendo.

En Can­ta­bria, por ejem­plo, des­pués de que el Cons­ti­tu­cio­nal tum­ba­ra la ley auto­nó­mi­ca que prohi­bía el frac­king, el con­se­je­ro de Medio Ambien­te, Javier Fer­nán­dez, expli­có que su gobierno pre­ten­de apro­bar la legis­la­ción «más res­tric­ti­va posi­ble, res­pe­tan­do la doc­tri­na mar­ca­da por el tri­bu­nal y que la apli­ca­rá de la for­ma «más exi­gen­te y rigu­ro­sa» para impe­dir que se use el frac­king. Entre esas com­pe­ten­cias pro­pias, el con­se­je­ro cita­ba las de medio ambien­te, pro­tec­ción de la salud y de orde­na­ción del territorio.

En Eus­ka­di, en dos años no se ha escu­cha­do a nin­gún con­se­je­ro del Gobierno vas­co decir algo parecido.

Vol­vien­do al Infor­me del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co que deta­lla los peli­gros del frac­king, el Gobierno vas­co ha segui­do los pasos del Gobierno de Rajoy. Lo ha cri­ti­ca­do. La con­se­je­ra de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, Aran­tza Tapia, con­si­de­ra que este infor­me  es una “ver­sión borra­dor” y “no ofi­cial” y que “no se reco­gen datos téc­ni­cos reales de rele­van­cia con apli­ca­ción en los tra­ba­jos de frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca en nues­tro entorno geológico”.

****

¿El frac­king es una acti­vi­dad peli­gro­sa con con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles para el medio ambien­te? ¿Es una alter­na­ti­va via­ble y poco con­ta­mi­nan­te que miti­ga­rá nues­tra depen­den­cia de los recur­sos fósi­les exter­nos? Hay cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos y polí­ti­cos con pun­tos de vis­ta muy dis­pa­res, pero este artícu­lo no pre­ten­de dilu­ci­dar quién tie­ne razón y si la apues­ta por el frac­king es una deci­sión acer­ta­da o un error.

El lehen­da­ka­ri, Iñi­go Urku­llu, pro­me­tió duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral que la polí­ti­ca de su Gobierno res­pec­to al frac­king iría en una direc­ción y los hechos prue­ban que ha toma­do la direc­ción con­tra­ria. A eso se le lla­ma frau­de elec­to­ral. No sólo Mariano Rajoy rom­pe sus promesas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.