Fren­te al refor­mis­mo, siem­pre mar­xis­mo-leni­nis­mo- Jon Mailua

La cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo ini­cia­da en el 2007, con­du­jo a una fase de agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas entre capi­tal y tra­ba­jo a esca­la mun­dial. El neo­li­be­ra­lis­mo, mode­lo de acu­mu­la­ción y repro­duc­ción amplia­da del capi­tal, ges­ta­do como solu­ción sis­té­mi­ca al colap­so del mode­lo keynesiano/​fordista de los años 70, ago­tó sus posi­bi­li­da­des y alcan­zó sus lími­tes de desa­rro­llo, reen­con­trán­do­se con la mis­ma con­tra­dic­ción a la que se enfren­tó des­de sus ini­cios, entre pro­duc­ción y con­su­mo, con­cre­ta­das en las dos caras de una mis­ma mone­da, ten­den­cia a la sobre­acu­mu­la­ción y ten­den­cia al sub­con­su­mo de las masas.

El neo­li­be­ra­lis­mo, se edi­fi­có des­de la pers­pec­ti­va de supe­rar la sobre­acu­mu­la­ción y el sub­con­su­mo, desa­rro­llan­do una esfe­ra hiper­tro­fia­da de capi­tal fic­ti­cio, con el obje­ti­vo de dotar al capi­tal de nue­vos meca­nis­mos de valo­ri­za­ción, expan­dien­do sec­to­res finan­cie­ros de expan­sión fic­ti­cia, así como una eco­no­mía de cré­di­to, median­te la cual se tra­tó de com­pen­sar la ten­den­cia al sub­con­su­mo, pro­duc­to de los ajus­tes sala­ria­les y labo­ra­les en los esta­dos capi­ta­lis­tas centrales.

En los años 80 y 90, la lucha de cla­ses se desa­rro­lla en los esta­dos capi­ta­les cen­tra­les bajo el signo de la derro­ta estra­té­gi­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res y las corre­la­cio­nes de fuer­zas se alte­ran de mane­ra sus­tan­cial a favor de las fuer­zas del capi­tal. La derro­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, cau­sa y con­se­cuen­cia de la derro­ta de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, se con­so­li­dó con el colap­so de la URSS y los esta­dos socialistas.

El neo­li­be­ra­lis­mo, ade­más de mode­lo de acu­mu­la­ción de capi­tal, liga­do a la fase de glo­ba­li­za­ción del impe­ria­lis­mo, impli­có un nue­vo mode­lo polí­ti­co e ideo­ló­gi­co de repro­duc­ción social, que arti­cu­ló sóli­dos blo­ques de poder, basa­dos en un cre­cien­te con­sen­so legi­ti­ma­dor del mode­lo, ante la des­truc­ción polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de cual­quier alter­na­ti­va socialista.

El mar­xis­mo-leni­nis­mo, como teo­ría, pra­xis y for­ma orga­ni­za­cio­nal de van­guar­dia para la cons­truc­ción del socia­lis­mo y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, sufrió un gra­ve retro­ce­so his­tó­ri­co. El dog­ma­tis­mo y el refor­mis­mo, con­du­jo a la liqui­da­ción del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta euro­peo, sal­vo en con­ta­dos luga­res como Eus­kal Herria, don­de se pre­ser­va­ron sus bases fundamentales.

El neo­li­be­ra­lis­mo con­du­jo a la derro­ta del movi­mien­to obre­ro euro­peo y a su desar­me polí­ti­co e ideo­ló­gi­co, lo que expli­ca la corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble al capi­tal que le ha posi­bi­li­ta­do desa­rro­llar una bru­tal ofen­si­va con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res, sin una resis­ten­cia significativa.

El pro­gra­ma neo­li­be­ral para salir de la cri­sis, no es nue­vo, es dema­sia­do cono­ci­do: incre­men­tar la explo­ta­ción para pro­du­cir más plus­va­lor, uti­li­zar el cre­cien­te núme­ro de des­em­plea­dos, para hacer caer los sala­rios, en defi­ni­ti­va, un pro­gra­ma de pobre­za pro­gra­ma­da de las masas. Esa es su rece­ta y, de hecho, las cla­ses capi­ta­lis­tas a lo lo lar­go de la his­to­ria del capi­ta­lis­mo y sus cri­sis cícli­cas, las han uti­li­za­do con éxi­to. No con­si­de­ra­mos que nos encon­tre­mos ante LA cri­sis de la que no pue­da recu­pe­rar­se el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, no espe­re­mos un derrum­be del capi­ta­lis­mo, a modo de colap­so estruc­tu­ral del que no pue­da recuperarse.

De hecho, la ausen­cia de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias socia­lis­tas y comu­nis­tas de enti­dad, ha hecho posi­ble que la agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses, la des­le­gi­ti­ma­ción del sis­te­ma y el males­tar social exis­ten­te, pue­dan ser cana­li­za­dos a tra­vés de movi­mien­tos refor­mis­tas intra-sis­té­mi­cos, sin un plan­tea­mien­to de supe­rar el capi­ta­lis­mo y que, para­dó­gi­ca­men­te, sus pro­gra­mas eco­nó­mi­cos pue­den supo­ner inclu­so una agu­di­za­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta de la que pre­ten­den salir.

Las dife­ren­tes varian­tes del refor­mis­mo, des­de las liga­das a la social­de­mo­cra­cia más tra­di­cio­nal, has­ta sus varian­tes izquier­do­sas post­mo­der­nas y del “socia­lis­mo del Siglo XXI”, com­par­ten el pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to del fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo, cuan­do consideran:

  1. que es posi­ble salir de la cri­sis en tér­mi­nos pro­gre­sis­tas. Depen­dien­do de si se tra­ta de refor­mis­mo de dere­chas o de izquier­das, la con­ci­lia­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo, ‑obje­ti­vo común- será pre­sen­ta­do con fra­seo­lo­gía más o menos radi­cal, pero la cri­sis es ana­li­za­da como “pro­duc­to de los exce­sos”, de la ava­ri­cia de espe­cu­la­do­res, de no haber apos­ta­do por los sec­to­res pro­duc­ti­vos, fren­te a los finan­cie­ros… por lo que se tra­ta de recons­truir un capi­ta­lis­mo pro­gre­sis­ta, de ros­tro humano.
  1. Que la sali­da de la cri­sis, sólo pue­de ser fac­ti­ble des­de rece­tas que apues­ten por la reac­ti­va­ción de la deman­da, reto­man­do plan­tea­mien­tos key­ne­sia­nos. El esque­ma que tra­tan de apli­car, par­te de que si se incre­men­ta la deman­da inter­na, median­te el efec­to mul­ti­pli­ca­dor de las inver­sio­nes en el sec­tor públi­co, uni­do a incre­men­tos sala­ria­les, inclu­so intro­du­cien­do “ren­tas uni­ver­sa­les” y refor­zan­do los sala­rios indi­rec­tos median­te el man­te­ni­mien­to e inclu­so la expan­sión del Esta­do de Bienestar.

La con­clu­sión de estos movi­mien­tos refor­mis­tas, es que la cri­sis que esta­mos vivien­do, pue­de dar lugar a una situa­ción en la que los “ciu­da­da­nos”, “los de aba­jo” pue­dan mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida, ya que la cla­se domi­nan­te, por pro­pia nece­si­dad de recons­truir las bases de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, se verán for­za­dos a apli­car las úni­cas rece­tas váli­das para salir de la cri­sis, y así emu­lar el exi­to­so keynesianismo/​fordismo post-crack del 29.

Sin embar­go, este refor­mis­mo key­ne­siano, no es hoy via­ble. La apues­ta por polí­ti­cas de refor­za­mien­to de la deman­da inter­na, impli­ca un razo­na­mien­to median­te el cual la inver­sión y la pro­duc­ción, res­pon­de a la exis­ten­cia de una deman­da, y no al cri­te­rio de la valo­ri­za­ción del capi­tal. El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, res­pon­de al cri­te­rio uní­vo­co de la valo­ri­za­ción del capi­tal, no al de la exis­ten­cia de una deman­da. La deman­da, sos­te­ni­da arti­fi­cial­men­te, median­te inyec­cio­nes de liqui­dez, podría alen­tar en un cor­to pla­zo, la ofer­ta, pero a medio pla­zo, este tipo de polí­ti­cas, que impli­can ajus­tes en la polí­ti­ca fis­cal pro­gre­si­vos, endeu­da­mien­to de las admi­nis­tra­cio­nes, una valo­ri­za­ción de la mer­can­cía fuer­za de tra­ba­jo en defi­ni­ti­va, impe­di­rían recons­truir un espa­cio de valo­ri­za­ción del capi­tal, lo que en una situa­ción de capi­ta­lis­mo glo­bal, gene­ra­ría gra­ves pro­ble­mas de finan­cia­ción, des­lo­ca­li­za­cio­nes de capi­tal hacia des­ti­nos más favo­ra­bles a su valo­ri­za­ción, y agu­di­za­ría aún más la cri­sis económica.

Sume­mos este pano­ra­ma, al de la ausen­cia de con­trol sobre la polí­ti­ca mone­ta­ria, en los esta­dos euro­peos some­ti­dos al euro, y tene­mos las con­di­cio­nes para que el júbi­lo refor­mis­ta, retor­ne a una rele­gi­ti­ma­ción de los pro­gra­mas de ajus­te neo­li­be­ral por par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res populares.

El pro­gra­ma neo­li­be­ral, apli­ca las úni­cas rece­tas váli­das para una sali­da de la cri­sis en pará­me­tros capi­ta­lis­tas, que son los que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ha cono­ci­do des­de los albo­res del capitalismo.

1- Des­va­lo­ri­za­ción de la mer­can­cía fuer­za de tra­ba­jo al ser aumen­ta­do el ejér­ci­to de reser­va de des­em­plea­dos, que pre­sio­nan a la baja los sala­rios y, por tan­to, los pre­cios de producción.

2- Des­va­lo­ri­za­ción de acti­vos, de capi­tal y medios de pro­duc­ción, has­ta un pun­to crí­ti­co en el que resul­te ren­ta­ble la recons­truc­ción del pro­ce­so de pro­duc­ción de plus­va­lor, al haber sido con­tra­rres­ta­da la caí­da de las tasas de ganancia.

3.-Acumulación de capi­tal para afron­tar el nue­vo ciclo de repro­duc­ción amplia­da, median­te des­po­se­sión, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capitales.

4.-Apertura de nue­vos espa­cios de valo­ri­za­ción del capi­tal, tales como en nues­tra cri­sis par­ti­cu­lar, la sani­dad, las pen­sio­nes, la edu­ca­ción o los trans­por­tes colectivos.

De esta mane­ra, el ciclo se reini­cia, por­que la recons­truc­ción de un nue­vo mode­lo de acu­mu­la­ción, no ha sido abor­ta­do por la lucha de cla­ses, un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio, y una alter­na­ti­va cons­trui­da des­de el mar­xis­mo-leni­nis­mo. Las alter­na­ti­vas para la cla­se tra­ba­ja­do­ra, nun­ca han sido tan evi­den­tes: socia­lis­mo o barbarie.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.