Esco­cia, Paï­sos Cata­lans y Eus­kal Herria- Iña­ki Gil de San Vicente

A comien­zos de 2014 la revis­ta Espi­ne­ta amb Cara­go­lins del colec­ti­vo Ami­gos del Che, de Tarra­go­na, carac­te­ri­za­da por su mili­tan­cia comu­nis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta, me pidió una serie de muy bre­ves ano­ta­cio­nes sobre la evo­lu­ción de la situa­ción socio­po­lí­ti­ca vas­ca. Has­ta aho­ra la pres­ti­gio­sa revis­ta ha publi­ca­do los tres con­ci­sos aná­li­sis envia­dos ‑febre­ro, abril y agos­to- que pre­sen­to a la lec­tu­ra crí­ti­ca en estos momen­tos. ¿Por qué aho­ra y no más ade­lan­te? Por­que están con­flu­yen­do diver­sos pro­ce­sos par­cia­les en una gran corrien­te carac­te­ri­za­da por la ebu­lli­ción de, al menos, cua­tro con­tra­dic­cio­nes estruc­tu­ra­les del impe­ria­lis­mo en el pre­sen­te: su noto­ria inca­pa­ci­dad para abrir una nue­va lar­ga fase expan­si­va y la per­ma­nen­cia de una cri­sis nun­ca vis­ta; la pola­ri­za­ción de las dife­ren­cias y de los anta­go­nis­mos a diver­sos nive­les; la mili­ta­ri­za­ción impa­ra­ble de la polí­ti­ca, de la eco­no­mía y de la cul­tu­ra a esca­la mun­dial; y la ten­den­cia al aumen­to de las resis­ten­cias de los pue­blos a la ofen­si­va del capi­tal con su corre­la­to interno de la ten­den­cia al aumen­to de la lucha de cla­ses den­tro de estos pueblos.

Las cua­tro gran­des con­tra­dic­cio­nes nos remi­ten a otra más bási­ca y ele­men­tal en la que no pode­mos dete­ner­nos pero que sí hay que citar­la siem­pre: las irra­cio­na­les rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas están fre­nan­do como nun­ca antes el desa­rro­llo racio­nal y cons­cien­te de las fuer­zas pro­duc­ti­vas poten­cia­les. Cada zona o región del pla­ne­ta sufre de mane­ra espe­cí­fi­ca esta explo­si­va ten­sión sub­te­rrá­nea, sís­mi­ca, cre­cien­te. La Unión Euro­pea es un ejem­plo, y den­tro de ella las nacio­nes esco­ce­sa, cata­la­na, vas­ca, etcé­te­ra, se enfren­tan a esta diná­mi­ca incon­tro­la­ble a la vez que la pade­cen inter­na­men­te por­que tam­bién ellas exis­ten pode­ro­sos blo­ques bur­gue­ses euroimperialistas.

El resul­ta­do del refe­rén­dum esco­cés, el cada vez más per­cep­ti­ble plie­gue a las exi­gen­cias espa­ño­las de una par­te fun­da­men­tal del blo­que bur­gués sobe­ra­nis­ta en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya, la eter­na pos­tu­ra clau­di­can­te de la bur­gue­sía vas­con­ga­da y el con­te­ni­do refor­mis­ta explí­ci­to de EH Bil­du, estas y otras «nove­da­des» son aho­ra más pal­pa­bles que a comien­zos de 2014, pero sobre todo inter­ac­túan más estre­cha e inten­sa­men­te con las cri­sis socio­po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que azo­tan a la Unión Euro­pea y en espe­cial a Gran Bre­ta­ña y al Esta­do espa­ñol. A pesar de las dife­ren­cias entre estas nacio­nes opri­mi­das, hay tres cons­tan­tes que las uni­fi­can: una, la opción de sus bur­gue­sías asu­mien­do la lógi­ca del capi­tal impe­ria­lis­ta, negán­do­se a ir más allá de lo per­mi­ti­do por sus apa­ra­tos de poder; otra, el ago­ta­mien­to defi­ni­ti­vo de la «vía polí­ti­ca, demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca de la socie­dad civil y de la ciu­da­da­nía»; y por últi­mo, las adver­ten­cias con­tun­den­tes de la Unión Euro­pea y del capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal de que no es posi­ble nin­gu­na real y efec­ti­va inde­pen­den­cia den­tro de sus domi­nios, sino solo gra­dos de depen­den­cia según sea la inser­ción de cada una de sus bur­gue­sías en la jerar­quía inter­na del euro­im­pe­ria­lis­mo. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­va la expe­rien­cia de Que­bec entre 1995, 2006 y la actua­li­dad, que con­fir­ma lo fun­da­men­tal en el com­por­ta­mien­to de las bur­gue­sías esco­ce­sa, cata­la­na y vasca.

Pien­so que antes de seguir es con­ve­nien­te leer los tres arti­cu­li­tos publi­ca­dos en Espi­ne­ta amb Cara­go­lins para, median­te su crí­ti­ca, acep­tar o recha­zar total o par­cial­men­te el méto­do que se va a emplear en lo que sigue:

1. SOBRE LA SITUACION VASCA (27 de febre­ro de 2014 )

  1. Des­de la pers­pec­ti­va inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, el pro­ce­so de libe­ra­ción de Eus­kal Herria se encuen­tra en otro nivel de avan­ce dife­ren­te al de los Paï­sos Cata­lans. Ni más avan­za­do ni menos avan­za­do, sino dife­ren­te en lo cua­li­ta­ti­vo. La izquier­da inde­pen­den­tis­ta y en gran medi­da el sobe­ra­nis­mo y el res­to de fuer­zas pro­gre­sis­tas vas­cas, saben ya por expe­rien­cia pro­pia lo que real­men­te es capaz de hacer el impe­ria­lis­mo espa­ñol para aplas­tar o con­ge­lar los dere­chos ele­men­ta­les. Lo sabe­mos por­que hemos lle­ga­do al pun­to crí­ti­co, esen­cial, de cho­que entre el impe­ria­lis­mo espa­ñol y Eus­kal Herria, y ese pun­to crí­ti­co des­en­ca­de­nó una sis­te­má­ti­ca repre­sión gene­ra­li­za­da que no per­mi­te ya espe­ran­zas refor­mis­tas de nin­gún tipo, por cuan­to la reali­dad coti­dia­na ha des­tro­za­do todas las nebu­lo­sas y ambi­güe­da­des posibles.
  2. La dere­cha espa­ño­la ubi­ca­da en nues­tro país, repre­sen­ta­da por PP/​UPN, no acep­ta cam­bio alguno que no sea el del la ren­di­ción incon­di­cio­nal del inde­pen­den­tis­mo de izquier­das y del sobe­ra­nis­mo social­de­mó­cra­ta y euro­co­mu­nis­ta. El espa­ño­lis­mo de cen­tro-dere­cha, repre­sen­ta­do por las sucur­sa­les del PSOE, solo está dis­pues­to a que esa ren­di­ción fue­ra menos humi­llan­te. La dere­cha auto­no­mis­ta repre­sen­ta­da por el PNV bus­ca que sea «hon­ro­sa» pero den­tro de la ley espa­ño­la. En cuan­to a la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción fran­ce­sa, el pano­ra­ma es bási­ca­men­te idén­ti­co al de Hegoalde.
  3. No pode­mos expo­ner todas las razo­nes que expli­can por qué no exis­ten en Eus­kal Herria sec­to­res bur­gue­ses dis­pues­tos a pre­sio­nar un poco a Madrid, y por qué son tan redu­ci­dos los sec­to­res peque­ño bur­gue­ses que sí lo hacen, com­pa­ra­do con el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya. Solo enu­me­ra­re­mos cua­tro: la dife­ren­cia entre el capi­ta­lis­mo vas­co y el cata­lán; la dife­ren­cia del inde­pen­den­tis­mo polí­ti­co de sus pue­blos tra­ba­ja­do­res; la dife­ren­cia en sus nive­les de orga­ni­za­ción y lucha; y la dife­ren­cia abis­mal, por aho­ra, entre el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta vas­co y el cata­lán. Como resul­ta­do, la bur­gue­sía vas­ca y gran par­te de la peque­ña bur­gue­sía tie­nen más mie­do al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co que al impe­ria­lis­mo espa­ñol. El blo­que social bur­gués cata­lán tie­ne, por tan­to, más mar­gen de manio­bra, por aho­ra, y lo utiliza.
  4. La com­ple­ja y rica izquier­da vas­ca debe aten­der a muchos fren­tes en un con­tex­to de cri­sis nun­ca cono­ci­da antes. Habla­mos de rica y com­ple­ja izquier­da vas­ca por­que es nece­sa­rio rei­vin­di­car estas cua­li­da­des deci­si­vas. Será difí­cil encon­trar en el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, mal lla­ma­do Cen­tro o Nor­te, un movi­mien­to de izquier­da tan amplio y a la vez tan cohe­sio­na­do en lo esen­cial en este perío­do his­tó­ri­co. Al ser amplio, múl­ti­ple y diver­si­fi­ca­do en sus cam­pos de lucha, tam­bién lo son sus gra­dos de radi­ca­li­dad polí­ti­ca, social, cul­tu­ral, cla­sis­ta, etc., como no podía ser menos. Pero al tener una cohe­sión sus­tan­ti­va ele­men­tal que le enfren­ta irre­con­ci­lia­ble­men­te con el Esta­do bur­gués espa­ñol, en esta medi­da las diver­sas inten­si­da­des se vuel­ven secun­da­rias ante la uni­dad de obje­ti­vos his­tó­ri­cos que la cohesiona.
  5. La apre­cia­ble fuer­za elec­to­ral e ins­ti­tu­cio­nal de la izquier­da vas­ca es solo una par­te de su fuer­za real, de masas, cul­tu­ral, socio­eco­nó­mi­ca, moral, polí­ti­ca…, par­te impor­tan­te des­de lue­go pero solo eso, una por­ción supe­di­ta­da a la tota­li­dad. No se tra­ta solo de Amaiur en el Par­la­men­to espa­ñol, de EH Bil­du en las ins­ti­tu­cio­nes de Hegoal­de y de otras fuer­zas en las de Ipa­rral­de, tam­po­co se tra­ta úni­ca­men­te de Sor­tu, o del sin­di­ca­to LAB, o de los medios de pren­sa cri­ti­ca, o de los movi­mien­tos popu­la­res y socia­les, y un lar­go etcé­te­ra; no es úni­ca­men­te esto, aun sien­do impor­tan­te. Ade­más, y sobre todo, hay que tener en cuen­ta a las dece­nas de miles de per­so­nas explo­ta­das, el pue­blo tra­ba­ja­dor en sí mis­mo con sus múl­ti­ples arrai­gos con­cre­tos en la nación vas­ca en su con­jun­to, con sus media­cio­nes dia­rias y sus redes coti­dia­nas de todo tipo.
  6. El núcleo duro de esta poli­fa­cé­ti­ca izquier­da vas­ca es el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y anti­pa­triar­cal, eus­kal­dun e inter­na­cio­na­lis­ta, la his­tó­ri­ca­men­te cono­ci­da como izquier­da aber­tza­le. Pero no com­pren­de­ría­mos nada de su situa­ción pre­sen­te, de sus pers­pec­ti­vas, si antes no la hubié­ra­mos ubi­ca­do en su lugar correc­to, como fuer­za direc­triz en lo bási­co de esa amplia izquier­da más gene­ral. Por esto nece­si­ta­mos otro arti­cu­li­to para ter­mi­nar de explicarlo.

2. SOBRE LA SITUACION VASCA (2 de abril de 2014)

  1. En la actua­li­dad, la izquier­da inde­pen­den­tis­ta está sufrien­do la peor des­orien­ta­ción estra­té­gi­ca y tác­ti­ca de su his­to­ria y se encuen­tra al bor­de de una cri­sis inter­na de con­se­cuen­cias muy gra­ves por­que, en pri­mer lugar, care­ce de un pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio bási­co que uni­fi­que a toda la izquier­da en el actual con­tex­to de cri­sis gene­ra­li­za­da del capi­ta­lis­mo en su con­jun­to; en segun­do lugar, todo indi­ca que no se va a orga­ni­zar un deba­te colec­ti­vo inten­so y pro­fun­do para ela­bo­rar esa alter­na­ti­va más impres­cin­di­ble cada segun­do que pasa; en ter­cer lugar, mien­tras tan­to solo se ofre­ce ese «monu­men­to a la nada» que es el docu­men­to ofi­cial sobre la lla­ma­da «Vía Vas­ca» que es la vía a la inte­gra­ción en el sis­te­ma; y en cuar­to lugar, mien­tras tan­to sigue amplián­do­se la dis­tan­cia que sepa­ra a cre­cien­tes sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le de Sor­tu, o de su direc­ción. Has­ta aho­ra nun­ca en la his­to­ria del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta se había pro­du­ci­do tan­to distanciamiento.
  2. En situa­cio­nes simi­la­res a las pre­sen­tes la izquier­da vas­ca siem­pre dis­pu­so de dos o más docu­men­tos estra­té­gi­cos, teó­ri­cos y polí­ti­cos que pre­sen­ta­ban pers­pec­ti­vas dife­ren­tes. La mili­tan­cia y los amplios sec­to­res que la ayu­da­ban acce­dían así a una rique­za de deba­te deci­si­va para su correc­ta orien­ta­ción y su pra­xis. Muchas de esas dis­cu­sio­nes se rea­li­za­ron en la dura clan­des­ti­ni­dad fran­quis­ta, y las pos­te­rio­res, has­ta el pre­sen­te, en la muy vigi­la­da y recor­ta­da demo­cra­cia que pade­ce­mos. No sir­ven por tan­to las excu­sas al uso según las cua­les las ile­ga­li­za­cio­nes y deten­cio­nes, y el cer­co de la pren­sa, han impo­si­bi­li­ta­do la rea­li­za­ción de un deba­te colec­ti­vo. Por el con­tra­rio, lle­va­mos varios años en los que el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta está mos­tran­do una muy peli­gro­sa indi­fe­ren­cia teó­ri­ca si tene­mos en cuen­ta la excep­cio­nal gra­ve­dad de las cri­sis que nos azotan.
  3. Lo malo radi­ca en que seme­jan­te des­preo­cu­pa­ción estra­té­gi­ca y teó­ri­ca se simul­ta­nea con pasos prác­ti­cos de lar­go cala­do en modo alguno argu­men­ta­dos a la mili­tan­cia com­ple­ja y diver­sa. Por argu­men­tar enten­de­mos lo que se entien­de por argu­men­tar: dar razo­nes cohe­ren­tes, asen­ta­das en aná­li­sis rigu­ro­sos y abier­tos a la crí­ti­ca. Por ejem­plo, el docu­men­to que habla de la «Vía Vas­ca» care­ce de todo argu­men­to ya que sus pocas pági­nas están reple­tas de hue­ras vacie­da­des al gus­to de la pala­bre­ría peque­ño bur­gue­sa. Otro tan­to pode­mos decir, en lo bási­co, sobre el pro­gra­ma a lle­var a la Unión Euro­pea, pro­gra­ma que debe sus­ten­tar la cam­pa­ña elec­to­ral de EH Bil­du para la Unión Euro­pea. Si excep­tua­mos la muy poca infor­ma­ción que se ha pasa­do, la úni­ca opi­nión sis­te­ma­ti­za­da dis­po­ni­ble para la gene­ra­li­dad de la izquier­da aber­tza­le y para las bases más amplias de EH Bil­du es una entre­vis­ta al can­di­da­to oficial. 
    1. Lo peor radi­ca en que Eus­kal Herria se enfren­ta aho­ra a un futu­ro que exi­ge res­pues­tas dife­ren­tes a las acos­tum­bra­das en el pasa­do: por un lado, el defi­ni­ti­vo alto el fue­go de ETA ha espo­lea­do el triun­fa­lis­mo pre­po­ten­te de la bur­gue­sía mul­ti­pli­can­do sus exi­gen­cias de ren­di­ción incon­di­cio­nal; por otro lado, las diver­sas cri­sis que con­flu­yen en una total, sinér­gi­ca­men­te supe­rior a las pre­ce­den­tes, plan­tean inte­rro­gan­tes espe­cí­fi­cos que exi­gen deba­tes más pro­fun­dos; ade­más, dado que el ata­que bur­gués es con­tra todo el pue­blo tra­ba­ja­dor, las pre­gun­tas e inquie­tu­des popu­la­res con­cier­nen a la tota­li­dad de la exis­ten­cia social, lo que supo­ne un tre­men­do reto inte­lec­tual a la izquier­da vas­ca; por últi­mo, este pano­ra­ma se enra­re­ce y com­ple­ji­za por el hecho de que den­tro del inde­pen­den­tis­mo se habían gene­ra­do expec­ta­ti­vas sobre la recu­pe­ra­ción del tiem­po per­di­do en lo teó­ri­co-polí­ti­co, espe­ran­zas que se dilu­yen rápidamente.
    2. Los tiem­pos de cri­sis son tiem­pos de pre­gun­tas y deba­tes. No estar a la altu­ra de las nece­si­da­des psi­co­po­lí­ti­cas del pue­blo tra­ba­ja­dor, de sus preo­cu­pa­cio­nes por el futu­ro, que no solo por el pre­sen­te, esta inca­pa­ci­dad abre un abis­mo entre la izquier­da y sec­to­res de sus bases y del pue­blo más con­cien­cia­do. Esta es la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, y Eus­kal Herria no una excep­ción. El abis­mo es recor­ta­do en la medi­da de lo posi­ble por la ini­cia­ti­va de colec­ti­vos y gru­pos que orga­ni­zan sus pro­pias con­fe­ren­cias con asis­ten­cia supe­rior a lo espe­ra­do. Una auto­or­ga­ni­za­ción inte­lec­tual muy crea­ti­va pero que, a la vez, mues­tra tam­bién el dis­tan­cia­mien­to entre un sec­tor de la izquier­da vas­ca y las nece­si­da­des polí­ti­co-teó­ri­cas de otro sector.
    3. La des­afec­ción inte­lec­tual es mala siem­pre, pero es más dañi­na cuan­do se ha ini­cia­do una fase polí­ti­ca carac­te­ri­za­da por dos nive­les: agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses inter­na y de la opre­sión nacio­nal y ciclo elec­to­ral con tres con­sul­tas impor­tan­tes en muy poco tiem­po, lo que tien­de a exa­cer­bar las ten­sio­nes vis­tas. Pero hemos aca­ba­do el espa­cio dis­po­ni­ble para hoy así que tal vez en un futu­ro poda­mos seguir ana­li­zan­do la situa­ción vasca.

3.- SOBRE LA SITUACIÓN VASCA (14 de agos­to de 2014)

  1. Las elec­cio­nes euro­peas del pasa­do mes de mayo mos­tra­ron que la lla­ma­da «izquier­da sobe­ra­nis­ta» sufre una cre­cien­te ten­sión inter­na: por un lado, el refor­mis­mo de EH Bil­du y Amaiur, pese a la radi­ca­li­dad ver­bal de algu­nos de sus por­ta­vo­ces y a logros de la acción muni­ci­pal e ins­ti­tu­cio­nal, cho­ca con el empeo­ra­mien­to obje­ti­vo de la reali­dad; por otro lado, el cla­mo­ro­so silen­cio públi­co de Sor­tu en muchas cues­tio­nes y su inca­pa­ci­dad para lle­gar a ser y sig­ni­fi­car lo que fue y sig­ni­fi­có Herri Bata­su­na en con­di­cio­nes repre­si­vas cua­li­ta­ti­va­men­te más duras, cho­ca con las crí­ti­cas de mucha mili­tan­cia inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta com­ba­ti­va que, sin embar­go, valo­ra la impor­tan­cia de la uni­dad pese al mal tra­to que reci­be por par­te de la buro­cra­cia; por últi­mo, el men­sa­je refor­mis­ta de la coa­li­ción elec­to­ral en la que ha par­ti­ci­pa­do, EH Bil­du, agu­di­zó estos y otros pro­ble­mas, entre ellos el dis­tan­cia­mien­to cre­cien­te entre Sor­tu como pro­yec­to no con­su­ma­do y el males­tar de amplias bases inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas, que no «sobe­ra­nis­tas», feli­ces estos últi­mos por el cho­llo pro­pa­gan­dís­ti­co y polí­ti­co que han encon­tra­do tenien­do en cuen­ta su enana base mili­tan­te y popular.
  2. Vien­do esto, los resul­ta­dos de las elec­cio­nes euro­peas son lógi­cos: la «izquier­da sobe­ra­nis­ta» man­tu­vo el tipo pese a su men­sa­je refor­mis­ta gra­cias a la fide­li­dad del «voto crí­ti­co» interno de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y a que no se le fue más voto de esta izquier­da. El euro­peís­mo de EH Bil­du es muy preo­cu­pan­te por tres razo­nes fun­da­men­ta­les: por­que refle­jó una visión erró­nea del euro­im­pe­ria­lis­mo, lo que des­mo­vi­li­zó a mucha mili­tan­cia; por­que con­fir­mó su leja­nía de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se y de una estra­te­gia socia­lis­ta, lo que expli­ca en par­te, que no en todo, la fuer­za ini­cial del refor­mis­mo nacio­na­lis­ta espa­ñol de Pode­mos e IU al tocar pro­ble­mas socia­les aban­do­na­dos por la «izquier­da sobe­ra­nis­ta»; y por­que mues­tra lo dañino de la polí­ti­ca de Sor­tu de no dar a cono­cer públi­ca­men­te los resul­ta­dos del deba­te fun­da­cio­nal, ocul­tán­do­los al Pue­blo Vasco.
  3. La afir­ma­ción de que en las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les la «izquier­da sobe­ra­nis­ta» recu­pe­ra­rá e inclu­so amplia­rá su fuer­za ins­ti­tu­cio­nal ‑avan­ce desea­do por todos y todas– no anu­la las tres razo­nes vis­tas sino que pue­de agu­di­zar­las al tenor de la evo­lu­ción pos­te­rior. Si bien algu­nos comen­ta­rios de Sor­tu y de EH Bil­du fue­ron inclu­so lige­ra­men­te auto­crí­ti­cos con los resul­ta­dos, el men­sa­je gene­ral y la diná­mi­ca sub­si­guien­te fue­ron triun­fa­lis­tas y orien­ta­das hacia la crea­ción de algo pare­ci­do a un par­ti­do de masas elec­to­ra­lis­ta y paci­fis­ta. Ya ha sur­gi­do el siem­pre nece­sa­rio deba­te sobre las posi­bles iden­ti­da­des entre el men­che­vis­mo y la social­de­mo­cra­cia de la II Inter­na­cio­nal y el por aho­ra borro­so, ambi­guo e impre­ci­so «pro­yec­to orga­ni­za­ti­vo» de la «izquier­da sobe­ra­nis­ta». Lo cier­to es que la indi­fe­ren­cia de la direc­ción de Sor­tu por la for­ma­ción teó­ri­co-polí­ti­ca de su mili­tan­cia, y en espe­cial por la reade­cua­ción del socia­lis­mo y del mar­xis­mo inhe­ren­te a la iden­ti­dad his­tó­ri­ca del inde­pen­den­tis­mo des­de media­dos de la déca­da de 1960, esta deja­dez, está aumen­tan­do la dis­tan­cia entre las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas y la capa­ci­dad de res­pues­ta y de expli­ca­ción por par­te de Sortu.
  4. Entre los muchos ejem­plos dis­po­ni­bles vamos a poner solo cua­tro: uno, ante el posi­ble cie­rre de 111 loca­les de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, la ver­sión ofi­cial ha sido cier­ta pero muy super­fi­cial al cen­trar­se casi en exclu­si­va en la tesis del «botín de gue­rra» y del debi­li­ta­mien­to eco­nó­mi­co del movi­mien­to aber­tza­le, sin apor­tar una pers­pec­ti­va glo­bal, his­tó­ri­ca y revo­lu­cio­na­ria del pro­ce­so repre­si­vo en su con­jun­to. Dos, la ausen­cia total de un estu­dio rigu­ro­so de la com­po­si­ción cla­sis­ta vas­ca y de la exis­ten­cia o no de una supues­ta «bur­gue­sía nacio­nal vas­ca» con la que hay que aliar­se tác­ti­ca o estra­té­gi­ca­men­te. Tres, la ausen­cia total de un estu­dio de la inser­ción obje­ti­va y estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo vas­co en el mun­dial, euro­peo y fran­co-espa­ñol. Y cua­tro, la impor­tan­cia cua­li­ta­ti­va que tie­ne la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral impe­ria­lis­ta y sus rama­les en Eus­kal Herria, como armas de des­na­cio­na­li­za­ción y abur­gue­sa­mien­to que deben ser com­ba­ti­das dia­ria­men­te, en espe­cial duran­te la capi­ta­li­dad cul­tu­ral euro­pea de Donos­tia en 2016.
  5. Fren­te a esta situa­ción del refor­mis­mo sobe­ra­nis­ta y de par­te del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, los Esta­dos espa­ñol y fran­cés y sus fuer­zas cola­bo­ra­cio­nis­tas empe­zan­do por las media­nas bur­gue­sías regio­na­lis­tas y auto­no­mis­tas, dan for­ma en secre­to a varías alter­na­ti­vas socio­po­lí­ti­cas de «sali­da de la cri­sis» que tie­nen una uni­dad bási­ca que se plas­ma en cua­tro pun­tos ele­men­ta­les: for­ta­le­cer el impe­ria­lis­mo occi­den­tal lide­ra­do por Esta­dos Uni­dos; acep­tar la supre­ma­cía euro­ale­ma­na y mover­se siem­pre den­tro de sus cau­ces; refor­mar aspec­tos secun­da­rios de la uni­dad esta­tal fran­co-espa­ño­la den­tro de los dos pun­tos ante­rio­res; y derro­tar al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. El refor­mis­mo nacio­na­lis­ta fran­co-espa­ñol no cues­tio­na radi­cal­men­te esta uni­dad bási­ca, sino solo sus for­mas más duras e inad­mi­si­bles des­de eso que lla­man la «ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca». Las fuer­zas social­de­mó­cra­tas, euro­co­mu­nis­tas y demo­cris­tia­nas de la «izquier­da sobe­ra­nis­ta» avan­za en esta crí­ti­ca: la defen­sa de los «dere­chos nacio­na­les vascos».
  6. Aho­ra com­pren­de­mos que una par­te muy sig­ni­fi­ca­ti­va del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta his­tó­ri­co haya leí­do con ali­vio y espe­ran­za el anun­cio de ETA en su últi­mo Agi­ri de que esta­ba toman­do las medi­das ade­cua­das para inter­ve­nir como fuer­za polí­ti­ca acti­va en el deve­nir de Eus­kal Herria. Toda­vía es pron­to para valo­rar en su jus­to alcan­ce este comu­ni­ca­do, pero la reali­dad pal­pa­ble es que pode­mos encon­trar­nos ante una serie de apor­ta­cio­nes vita­les que ayu­den a dar cuer­po por fin a la estra­te­gia nacio­nal de cla­se, anti­pa­triar­cal, eus­kal­dun e inter­na­cio­na­lis­ta que nece­si­ta urgen­te­men­te el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Sabe­mos que la repre­sión hará lo impo­si­ble por des­truir este pro­yec­to impres­cin­di­ble, pero tam­bién sabe­mos que la repre­sión fracasará.

La eufo­ria con la que el capi­tal finan­cie­ro y la Unión Euro­pea han reci­bi­do su vic­to­ria en Esco­cia es tan­to más sig­ni­fi­ca­ti­va cuan­to que sabe­mos que la rei­vin­di­ca­ción sobe­ra­nis­ta esco­ce­sa no era radi­cal­men­te inde­pen­den­tis­ta, si por tal enten­de­mos el pro­ce­so de inde­pen­di­za­ción socia­lis­ta de la domi­na­ción capi­ta­lis­ta, es decir, que las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les y cul­tu­ra­les pasa­sen al manos del pue­blo tra­ba­ja­dor esco­cés, y que este pudie­ra crear un Esta­do obre­ro. Era ini­cial­men­te una rei­vin­di­ca­ción de mayor auto­go­bierno den­tro de las estruc­tu­ras exis­ten­tes, con la sal­ve­dad de que Ingla­te­rra for­zó el órda­go para poder apli­car sin cor­ta­pi­sas la peda­go­gía del mie­do según las tác­ti­cas de la mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca inser­ta en las doc­tri­nas de con­tra­in­sur­gen­cia. La gran expe­rien­cia his­tó­ri­ca de la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca, cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la cegue­ra mio­pe de la espa­ño­la, le ha per­mi­ti­do man­te­ner la sufi­cien­te san­gre fría como para no tener que pasar de la peda­go­gía del mie­do a su siguien­te fase en las doc­tri­nas de la con­tra­in­sur­gen­cia: el uso pre­ven­ti­vo del terror poten­cial apli­ca­ble si lle­ga­se el caso.

La dife­ren­cia entre las dos fases con­sis­te en que la pri­me­ra «expli­ca» públi­ca­men­te, en los deba­tes abier­tos de la cam­pa­ña, por medios de pren­sa «demo­crá­ti­ca», median­te infor­mes asép­ti­cos y fríos de la gran ban­ca y gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, etcé­te­ra, expli­ca los duros efec­tos nega­ti­vos sobre la cali­dad de vida, el empo­bre­ci­mien­to social y el ais­la­mien­to inter­na­cio­nal que sobre­ven­drán si el pue­blo vota por mayo­res liber­ta­des. La peda­go­gía del mie­do inte­gra el chan­ta­je colec­ti­vo y el egoís­mo indi­vi­dual al pro­me­ter al pue­blo que se le con­ce­de­rán mejo­ras y dere­chos si acep­ta seguir den­tro del mar­co legal esta­ble­ci­do, si limi­ta sus rei­vin­di­ca­cio­nes a lo posi­ble den­tro de unas con­ver­sa­cio­nes con el poder: el palo y la zanaho­ria. Los gru­pos socia­les con­for­mis­tas, alie­na­dos por la for­ma bur­gue­sa de vida aun con­si­de­rán­do­se a sí mis­mos como pro­gre­sis­tas con una visión polí­ti­ca basa­da en el mero posi­bi­lis­mo demo­cra­ti­cis­ta y lega­lis­ta, es decir la «mayo­ría silen­cio­sa», son espe­cial­men­te recep­ti­vos a la zanaho­ria que evi­ta el gol­pe del palo: que­rrían dos zanaho­rias o inclu­so angu­las con kokotxas, pero se con­ten­tan con la pro­me­sa de una zanahoria.

La segun­da fase advier­te que el Esta­do apli­ca­rá repre­sio­nes cada vez más duras has­ta lle­gar al terror si fue­ra nece­sa­rio. Un ejem­plo lo tene­mos en la esca­la­da de adver­ten­cias del PP con­tra el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya: des­de la prohi­bi­ción de la con­sul­ta has­ta la sus­pen­sión de la Auto­no­mía, pasan­do por el con­trol des­de Madrid de áreas deci­si­vas como edu­ca­ción, hacien­da, etc. Una de las cua­li­da­des del terror poten­cial pre­ven­ti­vo es que muchas de sus adver­ten­cias no tie­nen por qué salir de esta­men­tos ofi­cia­les del Esta­do sino que pro­vie­nen de pode­res para-esta­ta­les y extra-esta­ta­les como aso­cia­cio­nes de mili­ta­res u orga­ni­za­cio­nes de extre­ma dere­cha con lo que se mul­ti­pli­ca el efec­to para­li­zan­te del terror alea­to­rio pre­ven­ti­vo: «gru­pos incon­tro­la­dos» gol­pean­do a pla­cer a la pobla­ción men­tal­men­te para­li­za­da e inde­fen­sa. La adver­ten­cia del terror poten­cial apli­ca­ble pue­de ir de la ame­na­za difu­sa a la con­cre­ta, for­zan­do a la ima­gi­na­ción que se des­plo­me de la incer­ti­dum­bre al páni­co: el comu­ni­ca­do del Gene­ral Mola de verano de 1936 emi­ti­do por radio y lan­za­do por dece­nas de milla­res des­de avio­nes mili­ta­res, y reedi­ta­do y difun­di­do por los gol­pis­tas la noche del 23 de febre­ro de 1981.

Que nadie crea que la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca no esta­ría dis­pues­ta en caso extre­mo a pasar de la peda­go­gía del mie­do a la adver­ten­cia del terror poten­cial, y en caso deses­pe­ra­do a su apli­ca­ción. Como todos los demás capi­ta­lis­mos, el bri­tá­ni­co se ha cons­trui­do sobre masa­cres atro­ces inter­nas y exter­nas ¿o tene­mos que releer la esca­lo­frian­te des­crip­ción del «terri­ble terror inglés» hecha por un emi­nen­te his­to­ria­dor? ¿Tene­mos que olvi­dar sus bru­ta­li­da­des en Irlan­da, o las accio­nes invi­si­bles de sus ser­vi­cios secre­tos por medio mun­do? ¿O las repre­sio­nes poli­cia­les de la lucha de cla­ses en la segun­da mitad de los 80 y la impa­ra­ble mili­ta­ri­za­ción poli­cial actual? De hecho, el poder bri­tá­ni­co ha recu­rri­do a la peda­go­gía del mie­do con­tra el pue­blo esco­cés al com­pro­bar la inefi­cien­cia de los méto­dos pro­pa­gan­dís­ti­cos comu­nes para con­te­ner el ascen­so del voto inde­pen­den­tis­ta: es peli­gro­sa­men­te ilu­so, es sui­ci­da, creer que la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca res­pe­ta­rá la «demo­cra­cia» en una situa­ción crí­ti­ca en la que Esco­cia o el mis­mo pue­blo inglés, por no hablar de Irlan­da del Nor­te o Gales, estén al bor­de de aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Ha recu­rri­do a la peda­go­gía del mie­do para evi­tar una peque­ña cri­sis que no ame­na­za­ba al sis­te­ma impe­ria­lis­ta, ¿y en el futu­ro? Todo depen­de­rá de fac­to­res como el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas rea­li­za­das, el agra­va­mien­to de la cri­sis glo­bal bri­tá­ni­ca y mun­dial, la fuer­za del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta esco­cés, etc.

Cata­lun­ya empie­za a sufrir adver­ten­cias sua­ves por aho­ra de terror poten­cial, dosis que recuer­dan a muchas per­so­nas cómo se ini­ció el sis­te­ma repre­si­vo ascen­den­te apli­ca­do a fina­les de los 80 y comien­zos de los 90 con­tra Terra Lliu­re y el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. Pero enton­ces la bur­gue­sía cata­la­nis­ta y el refor­mis­mo esta­ta­lis­ta no sufrían el des­pres­ti­gio actual, ni tam­po­co el pue­blo pade­cía la dura cri­sis sis­té­mi­ca, por lo que la deca­pi­ta­ción de la lucha fue rela­ti­va­men­te fácil. Aho­ra mis­mo el PP no tie­ne tan­tos cola­bo­ra­cio­nis­tas como enton­ces para faci­li­tar­le la tarea repre­si­va. Habla­mos del gobierno del PP y no del Esta­do en sí mis­mo: este matiz es impor­tan­te por­que entra den­tro de lo pro­ba­ble que des­pués de no rea­li­zar­se la con­sul­ta el pró­xi­mo 9 de noviem­bre se ini­cie un pul­so de ofer­tas y con­tra­ofer­tas entre Madrid y Bar­ce­lo­na sobre todo si el Esta­do ha ela­bo­ra­do un plan entre el PP y el PSOE, diná­mi­ca que pue­de ir acom­pa­ña­da de repre­sio­nes con­tra el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y de ame­na­zas con­tra Cata­lun­ya. La mili­tan­cia inde­pen­den­tis­ta cata­la­na está más foguea­da y orga­ni­za­da que la esco­ce­sa, el Esta­do espa­ñol no tie­ne los recur­sos de con­sen­so e inte­gra­ción que toda­vía le que­dan al bri­tá­ni­co, ade­más de que la quie­bra eco­nó­mi­ca espa­ño­la no per­mi­te ape­nas con­ce­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas que mer­men las arcas del Esta­do, y el pano­ra­ma se com­ple­ji­za al encon­trar­nos en pleno calen­da­rio electoral.

En cuan­to a Hego Eus­kal Herria es ya un hecho reco­no­ci­do inclu­so has­ta por los defen­so­res de la «movi­li­za­ción ciu­da­da­na» que no ha cua­ja­do el pro­yec­to pre­sen­ta­do alre­de­dor de hace dos años, y que hay que des­blo­quear el impas­se median­te un «Fren­te Amplio» refor­mis­ta al esti­lo del uru­gua­yo, de Syri­za y de Die Lin­ke, con la par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da de la pren­sa, de la buro­cra­cia aca­dé­mi­ca, de la «éli­te polí­ti­ca», de la patro­nal y de los sin­di­ca­tos, etcé­te­ra: del len­gua­je del sobe­ra­nis­mo ha des­apa­re­ci­do inclu­so el vie­jo con­cep­to euro­co­mu­nis­ta de «fuer­zas del tra­ba­jo y de la cul­tu­ra» lo cual nos da una idea de su deri­va. Se bus­ca con­ven­cer a la media­na bur­gue­sía vas­con­ga­da, al PSOE y pro­ba­ble­men­te al refor­mis­mo esta­ta­lis­ta de Pode­mos para que apo­yen al «Fren­te Amplio» tal cual ha sido dise­ña­do sin deba­te serio alguno en las amplias bases mili­tan­tes. Mien­tras tan­to, la cri­sis gol­pea con inter­mi­na­ble fuer­za al pue­blo tra­ba­ja­dor, a las muje­res y a la juven­tud, a la ter­ce­ra edad lo que hace que se refuer­ce la ten­den­cia a la for­ma­ción en red o de mane­ra espe­cí­fi­ca de gru­pos y colec­ti­vos de izquier­da independentista.

Para con­cluir, una lec­ción que hay que extraer de las recien­tes luchas nacio­na­les es que cre­ce la impor­tan­cia de la orga­ni­za­ción de van­guar­dia tal cual empe­zó a tomar cuer­po en la segun­da mitad del siglo XIX a nivel inter­na­cio­nal y dio un sal­to deci­si­vo en el deba­te entre la for­ma orga­ni­za­ti­va amplia y amor­fa de la social­de­mo­cra­cia y el men­che­vis­mo, y el par­ti­do mar­xis­ta de cua­dros expe­ri­men­ta­dos y for­ma­dos que mili­tan en el inte­rior de los múl­ti­ples cam­pos de bata­lla del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo. La irrup­ción de Pode­mos como nue­va fuer­za esta­ta­lis­ta a cos­ta del PSOE y con el apo­yo entu­sias­ta de sec­to­res del refor­mis­mo duro des­ga­ja­dos de la izquier­da aber­tza­le hace mucho tiem­po, agu­di­za la nece­si­dad de un deba­te prác­ti­co sobre el sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo y el pro­gra­ma socia­lis­ta del independentismo.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 19 de sep­tiem­bre de 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *