¿Qué es la «Novo­ros­sia»?

JPEG - 23.3 KB
La ban­de­ra de la Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Nue­va Rusia (Novo­ros­sia)

La «Novo­ros­sia», cuya deno­mi­na­ción exac­ta sería «Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Novo­ros­sia» o más bien «Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Nue­va Rusia», aca­ba de hacer su entra­da entre los Esta­dos cons­ti­tui­dos demo­crá­ti­ca­men­te y, aun­que no ha reci­bi­do el reco­no­ci­mien­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, exis­te y fun­cio­na. Y la exis­ten­cia mis­ma de esta «Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Nue­va Rusia» ya cons­ti­tu­ye de por sí una peque­ña revo­lu­ción. Vea­mos por qué.

Cada uno de los tér­mi­nos y sím­bo­los con los que se iden­ti­fi­ca esta Nue­va Rusia han sido cui­da­do­sa­men­te selec­cio­na­dos y revis­ten un pro­fun­do significado.

La nue­va Rusia, o Novo­ros­sia, se defi­ne como rusa por su cul­tu­ra e idio­ma. Pero no recla­ma inte­grar­se a la Fede­ra­ción Rusa. La Fede­ra­ción Rusa es un Esta­do fede­ral mul­ti­ét­ni­co que se extien­de des­de el Mar Bál­ti­co has­ta el Océano Pací­fi­co y al que per­te­ne­cen un gran núme­ro de repú­bli­cas autó­no­mas y pue­blos que no son de cul­tu­ra rusa.

¿Cómo se defi­ne la per­te­nen­cia nacional?

Las fron­te­ras de los Esta­dos son fru­to de la His­to­ria y de sus con­flic­tos y no siem­pre tie­nen en cuen­ta las fron­te­ras cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cas. Los Esta­dos moder­nos se defi­nen por ele­men­tos que no son nece­sa­ria­men­te la etnia y la cul­tu­ra. Si bien la etnia es impre­ci­sa y sola­men­te pue­de des­cri­bir pue­blos ais­la­dos como gru­pos tri­ba­les, la cul­tu­ra defi­ne esen­cial­men­te una comu­ni­dad por su len­gua y sus refe­ren­cias his­tó­ri­cas. Por su par­te, el Esta­do moderno se defi­ne por un terri­to­rio limi­ta­do por fron­te­ras reco­no­ci­das mutua e inter­na­cio­nal­men­te. El pri­mer tra­ta­do de reco­no­ci­mien­to mutuo de fron­te­ras fue la céle­bre Paz de West­fa­lia, fir­ma­da en 1648 como resul­ta­do de la terri­ble gue­rra de 30 años que devas­tó Euro­pa. Cada Esta­do inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­dos apli­ca en su terri­to­rio una serie de leyes y un dere­cho espe­cí­fi­co. La defi­ni­ción del Esta­do moderno está vin­cu­la­da a la defi­ni­ción de nación. Hoy habla­mos de Esta­do-Nación, lo cual indi­ca que la per­te­nen­cia a una nación se defi­ne úni­ca­men­te a tra­vés de la legalidad.

La per­te­nen­cia a un espa­cio cul­tu­ral y lin­güís­ti­co y la per­te­nen­cia a un Esta­do Nación están hoy per­fec­ta­men­te deli­mi­ta­das. Nume­ro­sos Esta­dos inte­gran pobla­cio­nes con dife­ren­tes len­guas y cul­tu­ras. En Euro­pa, se hallan en ese caso paí­ses como Sui­za, Bél­gi­ca, Espa­ña, el Rei­no Uni­do y Fin­lan­dia. En Áfri­ca y en el Orien­te, los colo­ni­za­do­res mode­la­ron Esta­dos sin tener en cuen­ta las dife­ren­cias his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les entre las pobla­cio­nes pero estas acep­ta­ron las fron­te­ras lega­li­za­das, y todos se atie­nen a ellas, crean­do así nue­vas nacio­nes cal­ca­das sobre nue­vos Estados.

Pobla­cio­nes que se carac­te­ri­zan por una mis­ma cul­tu­ra y una mis­ma len­gua tam­bién pue­den con­for­mar Esta­dos dife­ren­tes, como la Repú­bli­ca Fran­ce­sa y la pro­vin­cia de Que­bec, per­te­ne­cien­te esta últi­ma al Esta­do fede­ral cana­dien­se. Los pue­blos angló­fo­nos de ori­gen euro­peo empa­ren­ta­dos con el anti­guo impe­rio bri­tá­ni­co hoy for­man varios Esta­dos dife­ren­tes, como Esta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia y Nue­va Zelan­da. Lo mis­mo suce­de en el mun­do his­pá­ni­co con Lati­noa­mé­ri­ca. Y Ale­ma­nia estu­vo divi­di­da duran­te años en dos Esta­dos diferentes.

Pero la exis­ten­cia de Esta­dos mutua­men­te reco­no­ci­dos por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no sig­ni­fi­ca que los pue­blos lle­guen a reco­no­cer­se nacio­nal­men­te en Esta­dos que los igno­ran en el plano cul­tu­ral y lin­güís­ti­co. Por ejem­plo, nume­ro­sos pue­blos colo­ni­za­dos por otros Esta­dos han lucha­do dura­men­te para tener la posi­bi­li­dad de for­mar un Esta­do autó­no­mo, como Arge­lia, que luchó por sepa­rar­se de Fran­cia. Duran­te la post­gue­rra, la Car­ta de la ONU defi­nió el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos que quie­ren con­ver­tir­se en Esta­dos inde­pen­dien­tes, gene­ral­men­te a tra­vés de un refe­rén­dum. Ese dere­cho de los pue­blos a dis­po­ner de sí mis­mos, pro­cla­ma­do y defen­di­do por Char­les De Gau­lle, es un impor­tan­te aspec­to del dere­cho inter­na­cio­nal. Ello impli­ca que nin­gún Esta­do-Nación reco­no­ci­do por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal tie­ne una com­po­si­ción defi­ni­ti­va sino que está cons­tan­te­men­te some­ti­do a la volun­tad de quie­nes for­man par­te de él.

Vol­vien­do a la Nue­va Rusia, esta­mos efec­ti­va­men­te ante un nue­vo Esta­do ruso. A pesar de ser cul­tu­ral­men­te ruso, se defi­ne legal­men­te como un Esta­do que no es la Fede­ra­ción Rusa. Por ejem­plo, si la pro­vin­cia cana­dien­se de Que­bec logra­se la inde­pen­den­cia for­man­do un nue­vo Esta­do fran­cés, habla­ría­mos enton­ces de «Nue­va Fran­cia».

¿Qué sig­ni­fi­ca «Repú­bli­ca Popu­lar»?

La Nue­va Rusia, o Novo­ros­sia, es un Esta­do fede­ral con­for­ma­do por Repú­bli­cas Popu­la­res. Por el momen­to, y tem­po­ral­men­te, no cuen­ta más que dos Repú­bli­cas: la Repú­bli­ca Popu­lar de Donetsk y la Repú­bli­ca Popu­lar de Lugansk, cuyos lími­tes siguen sien­do los de los anti­guos oblast ucra­nia­nos así deno­mi­na­dos. La Nue­va Rusia ten­drá por voca­ción reu­nir en el mar­co de una auto­de­ter­mi­na­ción los demás oblast de la ex Ucra­nia que deci­dan demo­crá­ti­ca­men­te –median­te refe­rén­dum– cons­ti­tuir­se en Repú­bli­cas Popu­la­res e incor­po­rar­se a la Unión de Repú­bli­cas de la Nue­va Rusia.

Recor­de­mos que la ex Ucra­nia fue des­de siem­pre una pro­vin­cia rusa. Es inclu­so el lugar don­de se fun­dó Rusia –la Rus. Esa ex Ucra­nia fue arbi­tra­ria­men­te deli­mi­ta­da por la URSS, sin que media­se nun­ca algún tipo de con­sul­ta con toda la diver­si­dad de pobla­cio­nes que vivían en esa región. Hoy en día, ya que esta­mos en tiem­pos de demo­cra­cia, el hecho de orga­ni­zar algún tipo de con­sul­ta para que los dife­ren­tes pue­blos que com­po­nen ese Esta­do arti­fi­cial y recien­te expre­sen su deseo resul­ta per­fec­ta­men­te ade­cua­do y con­for­me al dere­cho internacional.

Los fun­da­do­res de las Repú­bli­cas Popu­la­res de Donetsk y Lugansk insis­ten en el tér­mino «popu­lar». Esa defi­ni­ción corres­pon­de a la uti­li­za­da his­tó­ri­ca­men­te por Esta­dos que for­ma­ron par­te de la esfe­ra sovié­ti­ca des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Esta­dos que se defi­nían como cons­truc­to­res del socia­lis­mo. El socia­lis­mo, según su defi­ni­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta, se rige por la pro­pie­dad social de los medios de pro­duc­ción y de inter­cam­bio. Tam­bién según la mis­ma defi­ni­ción mar­xis­ta-leni­nis­ta, el socia­lis­mo y el comu­nis­mo son sis­te­mas com­ple­ta­men­te dife­ren­tes ya que en el comu­nis­mo, des­cri­to en el Mani­fies­to Comu­nis­ta de Marx y Engels en 1848, ya no exis­te la pro­pie­dad y, por lo tan­to, no exis­te la pro­pie­dad social, no exis­te el Esta­do, no exis­ten masas asa­la­ria­das. El uso del tér­mino «comu­nis­ta» para des­cri­bir aque­llos Esta­dos pro­vie­ne de la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se. De hecho, has­ta el día de hoy nin­gún Esta­do se ha pro­cla­ma­do comunista.

En la con­fe­ren­cia de pren­sa que ofre­ció vía Sky­pe el sába­do 6 de sep­tiem­bre, Pavel Guba­rev –uno de los ini­cia­do­res de la Repú­bli­ca Popu­lar de Donetsk y ex gober­na­dor «popu­lar», dejó en cla­ro que ha ter­mi­na­do el rei­no de los oli­gar­cas en Novo­ros­sia y que esta cum­pli­ría así uno de los prin­ci­pa­les recla­mos de Maidan.

¿Quié­nes son los lla­ma­dos oli­gar­cas que se ceban en Ucra­nia, Rusia y en otros de los paí­ses que aban­do­na­ron la vía del socia­lis­mo? Son en su mayo­ría ex «appa­rat­chiks» sur­gi­dos de la nomen­kla­tu­ra de los Esta­dos ante­rio­res, pero tam­bién hay entre ellos cri­mi­na­les mafio­sos que adqui­rie­ron las indus­trias esta­ta­les por la fuer­za e ile­gal­men­te hacién­do­se así inmen­sa­men­te ricos. Rusia ha fre­na­do un poco ese fenó­meno y los oli­gar­cas que habían pues­to en peli­gro el Esta­do ruso en tiem­pos de Boris Yel­tsin han sido pues­tos bajo con­trol por Vla­di­mir Putin, encar­ce­lan­do a algu­nos y some­tien­do a otros. En Ucra­nia, el fenó­meno de los lla­ma­dos oli­gar­cas resul­tó par­ti­cu­lar­men­te devas­ta­dor. Unos pocos indi­vi­duos acu­mu­la­ron for­tu­nas inmen­sas mien­tras que el pue­blo se empo­bre­cía. Ucra­nia se con­vir­tió el país de Euro­pa que tenía los sala­rios más bajos (inclu­so más bajos que en China).

El tér­mino «popu­lar» no sig­ni­fi­ca un regre­so a los tiem­pos de la URSS, don­de toda la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca se halla­ba en manos del Esta­do. Lo que sig­ni­fi­ca es que las gran­des indus­trias, como el sec­tor de la ener­gía, la indus­tria pesa­da y la impor­tan­te indus­tria del arma­men­to, esta­rán bajo con­trol del pue­blo en los nue­vos Esta­dos fede­ra­les. La Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Nue­va Rusia no tie­ne inten­cio­nes de con­ver­tir­se en una nue­va URSS, con­si­de­ra­da anti­de­mo­crá­ti­ca bajo el con­trol de un par­ti­do úni­co, pero sí reco­no­ce cier­tos aspec­tos posi­ti­vos de la URSS, país don­de todos y cada uno de los ciu­da­da­nos tenía dere­cho a la salud, a la vivien­da y al empleo.

La divi­sa y la ban­de­ra de Novorossia

Por cier­to, la divi­sa de la Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de la Nue­va Rusia es «Liber­tad y Tra­ba­jo», lo cual evi­den­cia la volun­tad de garan­ti­zar la liber­tad de cada ciu­da­dano y de favo­re­cer a los tra­ba­ja­do­res y no a los oligarcas.

Estos valo­res de Liber­tad y Tra­ba­jo están repre­sen­ta­dos en su ban­de­ra, don­de se com­bi­nan la ban­de­ra roja de los tra­ba­ja­do­res, la de la Comu­na de París, el mau­so­leo don­de repo­sa Lenin y la cruz de San Andrés. Este san­to es el patrón de Rusia por ser el fun­da­dor de la Igle­sia de Cons­tan­ti­no­pla, que dio ori­gen a la evan­ge­li­za­ción de esa nación, y está repre­sen­ta­do por una ban­de­ra blan­ca que por­ta una cruz azul –la lla­ma­da cruz de San Andrés, recuer­da el supli­cio del santo.

Aun­que no es obli­ga­to­rio, esa ban­de­ra tam­bién pue­de lle­var el escu­do de armas de la Novo­ros­sia. En él apa­re­ce el águi­la bicé­fa­la que sim­bo­li­za las anti­guas monar­quías esla­vas, pero coro­na­da por un ele­men­to de alba­ñi­le­ría de aspec­to indus­trial, lo cual indi­ca el carác­ter esla­vo y ruso de la Nue­va Rusia. En el cen­tro del escu­do figu­ra un cosa­co, para recor­dar que esta región es tam­bién el país de los cosa­cos. Bajo la garra izquier­da del águi­la pue­de ver­se un mar­ti­llo, que repre­sen­ta a los tra­ba­ja­do­res de la meta­lur­gia. Bajo la garra dere­cha pue­de ver­se un ancla ya que la Nue­va Rusia inclu­ye el puer­to marí­ti­mo de Mariu­pol, en el Mar de Azov, con acce­so al Mar Negro a tra­vés del estre­cho de Kerch. En su garra dere­cha, el águi­la bicé­fa­la encie­rra una espi­ga de tri­go, sím­bo­lo de la paz, y en la garra izquier­da un haz de fle­chas, sím­bo­lo de la gue­rra, sim­bo­li­zan­do así que la Nue­va Rusia aspi­ra a vivir en paz pero que sabrá defen­der­se, como ya lo ha demos­tra­do. Enci­ma de la coro­na figu­ra una ban­de­ro­la en la que pue­de leer­se la pala­bra «Novo­ros­sia» en carac­te­res cirí­li­cos. Bajo el águi­la apa­re­ce, en ruso, la divi­sa «Tra­ba­jo y Liber­tad».

El sin­cre­tis­mo de los valo­res de Novorossia

La ban­de­ra de la Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Nue­va Rusia con­tie­ne así un sin­cre­tis­mo en el que se expre­san cier­tos valores.

-El valor del tra­ba­jo, de los tra­ba­ja­do­res y de sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas pasa­das y pre­sen­tes que se plan­tean como obje­ti­vo libe­rar el mun­do del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, valor sim­bo­li­za­do por la ban­de­ra roja.

-Los valo­res tra­di­cio­na­les e his­tó­ri­cos, repre­sen­ta­dos por la cruz de San Andrés, defen­di­dos por el pue­blo ruso, que no pue­de vivir sin ellos.

-El valor de la his­to­ria, mar­ca­da por el cris­tia­nis­mo orto­do­xo pero tam­bién por el recuer­do de los encar­ni­za­dos com­ba­tes de la Gran Gue­rra Patria con­tra el nazis­mo y sus cola­bo­ra­do­res ucra­nia­nos enca­be­za­dos por Ste­pan Ban­de­ra. Esas luchas con­tra el fas­cis­mo ucra­niano y el nazis­mo ale­mán están repre­sen­ta­das por la cin­ta de San Jor­ge, sím­bo­lo del inmen­so sacri­fi­cio rea­li­za­do por el pue­blo ruso para sal­var la madre patria. Hoy por­tan la cin­ta de San Jor­ge los sol­da­dos de la Novo­ros­sia que luchan con­tra la jun­ta de Kiev, que lle­gó al poder aupa­da por Esta­dos Uni­dos como resul­ta­do de un gol­pe de Esta­do par­ti­cu­lar­men­te san­grien­to. Ese gol­pe de Esta­do uti­li­zó gru­pos y par­ti­dos neo­na­zis como Pravy Sek­torSvo­bo­da, el ex Par­ti­do Nacio­nal­so­cia­lis­ta ucra­niano. Esos par­ti­dos uti­li­zan osten­si­ble­men­te sím­bo­los nazis, expre­san abier­ta­men­te su anti­se­mi­tis­mo y, cali­fi­can­do a los rusos como unter­menshen (sub­hu­ma­nos), han mono­po­li­za­do el Esta­do, a pesar de sus pobres resul­ta­dos elec­to­ra­les. Sus mato­nes con­for­man el grue­so de los bata­llo­nes que luchan con­tra las fuer­zas arma­das de Novo­ros­sia, como el bata­llón Azov, que se iden­ti­fi­ca con el mis­mo emble­ma que la divi­sión SS Das Reich, tris­te­men­te céle­bre en Fran­cia [1].

JPEG - 45.2 KB
Miem­bros del bata­llón Azov, crea­do por el régi­men de Kiev, por­tan una ban­de­ra con el sím­bo­lo cono­ci­do en ale­mán como Wolf­san­gel (“gan­cho para lobos”), uti­li­za­do duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial como emble­ma de la divi­sión Das Reich per­te­ne­cien­te a las Waf­fen SS. Ese mis­mo sím­bo­lo iden­ti­fi­ca tam­bién a la orga­ni­za­ción ucra­nia­na de extre­ma dere­cha Pravy Sektor. 

Esos gru­pos se iden­ti­fi­can como nacio­na­lis­tas cuan­do en reali­dad actúan a favor de los intere­ses de Esta­dos Uni­dos, una poten­cia extran­je­ra que no bus­ca cier­ta­men­te lo mejor para Ucra­nia sino que tra­ta de impo­ner su pro­pio poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co en la región. En vez del cali­fi­ca­ti­vo de «nacio­na­lis­tas», con el que tan­to les gus­ta iden­ti­fi­car­se, les con­ven­dría mejor el de «cola­bo­ra­do­res con el enemi­go», que en reali­dad fue el papel que desem­pe­ñó su ído­lo Ste­pan Ban­de­ra [duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial] [2]. Estos neo­na­zis, vio­len­tos, ase­si­nos y racis­tas, gozan del res­pal­do públi­co de la éli­te mediá­ti­ca y polí­ti­ca de los paí­ses vasa­llos de la OTAN, los mis­mos que hace poco con­de­na­ban al humo­ris­ta fran­cés Dieu­don­né por un ges­to que inter­pre­ta­ban ridí­cu­la­men­te como un salu­do nazi invertido.

La resis­tan­cia ante el imperialismo

Lo que carac­te­ri­za al pue­blo de la Nue­va Rusia es pre­ci­sa­men­te su volun­tad de no inte­grar­se al sis­te­ma euro­atlán­ti­co. Some­ti­do a las órde­nes de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la OTAN y de la Unión Euro­pea, ese sis­te­ma ha demos­tra­do repe­ti­da­men­te su inefi­ca­cia así como su noci­vi­dad. Las nacio­nes que a él se some­ten hoy se hun­den en la deca­den­cia moral y económica.

En el plano his­tó­ri­co, es la pri­me­ra vez que un pue­blo euro­peo toma las armas para opo­ner­se a las fuer­zas que tra­tan de inte­grar­lo al sis­te­ma que Esta­dos Uni­dos impo­ne a otros pue­blos y en recha­zo tan­to al sis­te­ma eco­nó­mi­co esta­dou­ni­den­se como a sus valo­res morales.

Ese recha­zo cate­gó­ri­co es simi­lar al que pro­cla­man un núme­ro cre­cien­te de fran­ce­ses y de miem­bros de diver­sos pue­blos euro­peos que, ante el desas­tre eco­nó­mi­co y social, aspi­ran a recu­pe­rar el con­trol de su pro­pio porvenir.

En esa lucha de los pue­blos por recu­pe­rar su inde­pen­den­cia pier­den su sig­ni­fi­ca­ción las nocio­nes de dere­cha e izquier­da. Encon­tra­mos así fuer­zas polí­ti­cas que se iden­ti­fi­can como de dere­cha o de izquier­da pero que res­pal­dan exac­ta­men­te de la mis­ma mane­ra el sis­te­ma de depen­den­cia de Esta­dos Uni­dos impo­ne a tra­vés de la Unión Euro­pea y de la OTAN. Otras fuer­zas, eti­que­ta­das por los medios de pren­sa como «extre­mis­tas» de izquier­da o de dere­cha, mili­tan por el regre­so a la inde­pen­den­cia. Lo mis­mo suce­de con la sumi­sión al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que ha per­di­do su carác­ter indus­trial de anta­ño y aho­ra es úni­ca­men­te de carác­ter finan­cie­ro y glo­ba­lis­ta. Diver­sas fuer­zas polí­ti­cas, tan­to de izquier­da como de dere­cha, se opo­nen a ese sis­te­ma y son, por supues­to, demo­ni­za­das por los medios de pren­sa ofi­cia­lis­tas y por toda una pren­sa amplia­men­te sub­ven­cio­na­da por el Estado.

Si esos medios no ven con bue­nos ojos la Unión de Repú­bli­cas de Nue­va Rusia es por­que esta logra pre­ci­sa­men­te con­cre­tar la cone­xión entre la nece­sa­ria revo­lu­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, que tie­ne un evi­den­te carác­ter de revo­lu­ción anti­glo­ba­li­za­ción, y la volun­tad de los pue­blos que quie­ren recu­pe­rar sus espe­ci­fi­ci­da­des y sus tra­di­cio­nes yen­do así con­tra la corrien­te del sis­te­ma cul­tu­ral glo­ba­lis­ta que no tie­ne otra cosa que ofre­cer a cada ciu­da­dano que algo de hedo­nis­mo indi­vi­dual en lugar de los valo­res pro­ve­nien­tes del tra­ba­jo, del esfuer­zo y del sacrificio.

¿No será enton­ces esta Unión de Repú­bli­cas Popu­la­res de Nue­va Rusia un ejem­plo para los demás y el ini­cio de algo nue­vo que pue­de cam­biar el mundo?

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] El 10 día de junio de 1944, mien­tras se desa­rro­lla­ba la bata­lla de Nor­man­día, tro­pas espe­cia­li­za­das de la divi­sión Das Reich de las Waf­fen SS pene­tra­ron en la comu­na fran­ce­sa de Ora­dour-sur-Gla­ne, don­de masa­cra­ron un total de 642 per­so­nas. Des­pués del fusi­la­mien­to masi­vo de 190 hom­bres, 245 muje­res y 207 niños fue­ron ame­tra­lla­dos y que­ma­dos den­tro de la igle­sia del pue­blo. Nota de la Red Vol­tai­re.

[2] Aun­que últi­ma­men­te nume­ro­sos medios han opta­do por pre­sen­tar a Ste­pan Ban­de­ra (Stary Ugry­niv 1909-Munich 1959) como un líder nacio­na­lis­ta ucra­niano que luchó simul­tá­nea­men­te con­tra Ale­ma­nia y la URSS, lo cier­to es que duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial este per­so­na­je par­ti­ci­pó en la crea­ción de la Legión Ucra­nia­na, que luchó bajo el man­do de la Wehr­macht, duran­te la ocu­pa­ción de Ucra­nia por las tro­pas de Hitler.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.