La con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo, nucleo del mar­xis­mo-leni­nis­mo- Jon Mailua

La frag­men­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y una jerar­qui­za­ción en tér­mi­nos de con­di­cio­nes sala­ria­les y mate­ria­les de explo­ta­ción, han lle­va­do a muchos sec­to­res de la izquier­da, a cues­tio­nar el pro­pio con­cep­to de “cla­se tra­ba­ja­do­ra”, ya que, según estas posi­cio­nes, no refle­ja una reali­dad tan com­ple­ja y diver­sa, de pro­fe­sio­nes, con­di­cio­nes labo­ra­les y for­mas de vida. Este aná­li­sis, del carác­ter obso­le­to del con­cep­to de cla­se tra­ba­ja­do­ra, ‑para qué hablar de “cla­se pro­le­ta­ria”-, es refor­za­do de mane­ra recu­rren­te, por el argu­men­to rela­ti­vo a que la cla­se tra­ba­ja­do­ra, no tie­ne con­cien­cia de sí mis­ma, defi­nién­do­se más como “cla­se media”, “con­su­mi­do­res”, “ciu­da­da­nos” o últi­ma­men­te, “los de abajo”.

Inclu­so entre orga­ni­za­cio­nes pre­ten­di­da­men­te revo­lu­cio­na­rias, se cues­tio­na a la cla­se tra­ba­ja­do­ra como suje­to de la lucha de cla­ses, en tan­to que, en situa­cio­nes como las que actual­men­te sopor­ta­mos, de una bru­tal ofen­si­va del capi­tal, no res­pon­de como cla­se, no desa­rro­lla su “con­cien­cia de cla­se”, ni lucha con­tra el capi­tal, ni está dis­pues­ta a luchar por el socia­lis­mo. De esta mane­ra, se bus­can y se cons­tru­yen nue­vos suje­tos, supues­ta­men­te más dis­pues­tos a afron­tar la lucha con­tra las injus­ti­cias o más diná­mi­cos, como los nue­vos movi­mien­tos socia­les, tal y como hoy se afa­na por pre­sen­tar­se PODEMOS.

En reali­dad, lo que des­de estos movi­mien­tos se está afir­man­do, a veces de for­ma direc­ta, la mayo­ría de for­ma sola­pa­da, es que la con­tra­dic­ción exis­ten­te entre capi­tal y tra­ba­jo, no es ope­ra­ti­va, que es deter­mi­nis­ta o eco­no­mi­cis­ta, o dema­sia­do abs­trac­ta. El post­mo­der­nis­mo de cier­tas teo­rías pseu­do-mar­xis­tas o izquier­dis­tas, son pre­ci­sa­men­te el pro­duc­to de la vigen­cia de la con­tra­dic­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, y la mani­fes­ta­ción de la lucha de cla­ses en el ámbi­to de la teoría/​ideología.

La con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo, es anta­gó­ni­ca, irre­con­ci­lia­ble, por­que expre­sa la obje­ti­vi­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como pro­duc­to his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo. El capi­ta­lis­mo impli­ca gene­ra­ción de exce­den­te median­te la explo­ta­ción, por­que la for­ma plus­va­lía, como exce­den­te en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, es tra­ba­jo no paga­do, en el sen­ti­do de que el valor del tra­ba­jo rea­li­za­do en el pro­ce­so de pro­duc­ción, es supe­rior al del valor de la repro­duc­ción de dicho tra­ba­jo, en las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas y socia­les dadas. El capi­tal pro­du­ce tra­ba­jo asa­la­ria­do, por­que sin este tra­ba­jo asa­la­ria­do, no exis­ti­ría plusvalor.

La pro­duc­ción de plus­va­lor, impli­ca explo­ta­ción, y la explo­ta­ción impli­ca posi­cio­nes de domi­na­ción y subor­di­na­ción y, por lo tan­to, una rela­ción de coac­ción. El capi­ta­lis­mo, como modo de pro­duc­ción, se asien­ta sobre la obli­ga­ción de que el tra­ba­jo asa­la­ria­do deba rea­li­zar de mane­ra obli­ga­to­ria, estruc­tu­ra­da, en con­di­cio­nes mate­ria­les de explo­ta­ción más o menos bru­ta­les, un sobretrabajo.

La teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta de la explo­ta­ción, basa­da en las carac­te­rís­ti­cas coac­ti­vas de la pro­duc­ción de plus­va­lor, impli­ca una rup­tu­ra radi­cal y abso­lu­ta, con teo­rías en las que el capi­ta­lis­mo es ana­li­za­do como pro­duc­tor de “des­igual­da­des socia­les”, de situa­cio­nes injus­tas que pue­den ser corre­gi­das median­te trans­fe­ren­cias de valor en el ámbi­to de la cir­cu­la­ción, pro­duc­ción o en la repar­ti­ción del exce­den­te, por la acción de orga­ni­za­cio­nes refor­mis­tas, el poder nego­cia­dor de los sin­di­ca­tos, o la bue­na volun­tad de la cla­se capi­ta­lis­ta. Si no se entien­de esta con­cep­ción de la explo­ta­ción, no se enten­de­rá tam­po­co, la dife­ren­cia que los mar­xis­tas-leni­nis­tas esta­ble­cen entre el carác­ter posi­ti­vo de las refor­mas, de las mejo­ras en las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res y el por­qué del carác­ter revo­lu­cio­na­rio del mar­xis­mo-leni­nis­mo y su repu­dio al refor­mis­mo como prác­ti­ca política.

El carác­ter anta­gó­ni­co e irre­con­ci­lia­ble entre el capi­tal y el tra­ba­jo, no es mera fra­seo­lo­gía. Con­so­li­da des­de la carac­te­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo como mode­lo de explo­ta­ción, las posi­bi­li­da­des de resis­ten­cia fren­te al mis­mo, sea median­te la lucha abier­ta o recon­du­ci­da a una mesa de negociaciones.

El anta­go­nis­mo entre capi­tal y tra­ba­jo, deter­mi­nan las con­di­cio­nes de posi­bi­li­dad de una alter­na­ti­va socia­lis­ta, ya que asu­me la cen­tra­li­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como suje­to supe­ra­dor y ente­rra­dor del capi­ta­lis­mo. Y esto al mar­gen de que en deter­mi­na­dos con­tex­tos, en los que las corre­la­cio­nes de fuer­zas sean bene­fi­cio­sas para el capi­tal y sus ins­tru­men­tos de domi­na­ción, impli­quen un retro­ce­so de las posi­cio­nes socia­lis­tas y el desa­rro­llo o no de una con­cien­cia de cla­se revolucionaria.

La incom­pren­sión de la radi­ca­li­dad de la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo, sig­ni­fi­ca no enten­der la obje­ti­vi­dad, la mate­ria­li­dad de la lucha de cla­ses y con­du­ce a plan­tea­mien­tos refor­mis­tas, basa­dos en las injus­ti­cias del capi­ta­lis­mo y la correc­ción den­tro de sus már­ge­nes, basa­dos en una crí­ti­ca a la dis­tri­bu­ción des­igua­li­ta­ria de los medios de pro­duc­ción, o del valor del exce­den­te. De otra par­te, la nega­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como suje­to revo­lu­cio­na­rio, con­du­ce a la recons­truc­ción de suje­tos amor­fos, inter­cla­sis­tas o nacio­na­lis­tas, ale­ja­dos de cual­quier plan­tea­mien­to de supera­ción del capitalismo.

La mate­ria­li­dad de la con­tra­dic­ción capi­tal tra­ba­jo sur­gi­da de las entra­ñas de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, es repro­du­ci­da en el ámbi­to polí­ti­co y en el ideológico/​teórico, al mar­gen de si la cla­se tra­ba­ja­do­ra se orga­ni­za en par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios o no. Es el pro­pio esta­do capi­ta­lis­ta, con la acción de sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos y repre­si­vos, los que mues­tran la obje­ti­vi­dad de la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo, inclu­so negán­do­la, pero tam­bién afir­man­do las carac­te­rís­ti­cas demo­crá­ti­cas del sis­te­ma de explo­ta­ción y opresión.

La frag­men­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sus dife­ren­tes cate­go­rías, con­di­cio­nes y sala­rios, refle­jan, de una par­te, la lucha de cla­ses y las estra­te­gias del capi­tal para coop­tar a sec­to­res asa­la­ria­dos en un blo­que hege­mó­ni­co que ase­gu­re la esta­bi­li­dad del sis­te­ma, y de otra, refle­ja el poten­cial de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, moti­va­da por la cre­cien­te cua­li­fi­ca­ción, for­ma­ción y capa­ci­dad de ges­tión, para cons­truir la alter­na­ti­va socia­lis­ta. Capi­tal y tra­ba­jo son dos polos de acu­mu­la­ción polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, cau­sa y con­se­cuen­cia de la lucha de cla­ses. Las trans­for­ma­cio­nes obje­ti­va y empí­ri­ca­men­te obser­va­das en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, deben ser ana­li­za­das, asi­mi­la­das y asu­mi­das por los comu­nis­tas, para desa­rro­llar una estra­te­gia ade­cua­da de con­fron­ta­ción con­tra el capi­tal, acu­mu­lar fuer­zas e impul­sar un pro­gra­ma de tran­si­ción hacia el socia­lis­mo, y no caer en el post­mo­der­nis­mo de las izquier­das que pre­ten­den “supe­rar” la teo­ría y la pra­xis que repre­sen­ta el mar­xis­mo-leni­nis­mo al ser­vi­cio de la eman­ci­pa­ción de los oprimidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.