María del Mar, la heroí­na que defen­dió la patria y los dere­chos de las muje­res- Tri­bu­na Popular

La difí­cil his­to­ria del reco­no­ci­mien­to de las muje­res en igual­dad de con­di­cio­nes con los varo­nes tie­ne alre­de­dor de sie­te mile­nios. La cons­truc­ción de la cul­tu­ra patriar­cal se vale de cual­quier ele­men­to para inva­li­dar­nos. Afor­tu­na­da­men­te las muje­res hemos podi­do ir edi­fi­can­do, en ague­rri­da lucha, los hilos que van tejien­do una con­di­ción dife­ren­te a estas reali­da­des y res­tan­do peso a la tra­di­ción de los sis­te­mas opresores.

Una de las mag­ní­fi­cas teje­do­ras lle­va por nom­bre María del Mar Álva­rez; la que se con­vir­tió en engra­na­je vital del motor de la his­to­ria. Comu­nis­ta des­de la déca­da del 50, mili­tó en las filas de la glo­rio­sa Juven­tud Comu­nis­ta de Vene­zue­la (JCV) y for­mó par­te de la lucha con­tra la igno­mi­nia capi­ta­lis­ta y patriar­cal (per­do­nen la redundancia).
El 17 de mar­zo de 1951 dio vida, jun­to a otras bata­lla­do­ras incan­sa­bles, a la Unión de Mucha­chas Vene­zo­la­nas, orga­ni­za­ción con­for­ma­da por cien­tos de jóve­nes quie­nes deci­die­ron agru­par­se para com­ba­tir a tra­vés de Comi­tés la feroz tira­nía perez­ji­me­nis­ta. Estos Comi­tés hicie­ron vida en las zonas popu­la­res, cen­tros de estu­dio y puer­tas de fábri­cas, a tra­vés del tra­ba­jo lite­ra­rio, depor­ti­vo, cul­tu­ral, accio­nes beli­ge­ran­tes, eco­nó­mi­cas y visi­tas soli­da­rias a nues­tros pre­sos y sus familiares.

Ellas pro­cu­ra­ron y logra­ron unir fuer­zas para com­ba­tir la dic­ta­du­ra y mejo­rar las con­di­cio­nes de la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en lo públi­co y lo pri­va­do. Con ope­ra­cio­nes colec­ti­vas con­tun­den­tes orga­ni­za­ron fes­ti­va­les, fue­ron per­se­gui­das, encar­ce­la­das y tor­tu­ra­das muchas de ellas, como nues­tra que­ri­dí­si­ma Yolan­da Villa­pa­re­des. La Segu­ri­dad Nacio­nal sus­pen­dió muchas de las acti­vi­da­des, sufrien­do un duro revés en 1953; pero esto no impi­dió que algu­nos Comi­tés siguie­ran tra­ba­jan­do, aun en la clan­des­ti­ni­dad o el exi­lio, con per­ma­nen­tes alla­na­mien­tos y per­se­cu­ción, y muchas de las muje­res con­ti­nua­ron su lucha eman­ci­pa­do­ra por los dere­chos de las muje­res y por un país en mode­lo eco­nó­mi­co inclu­si­vis­ta. Impor­tan­te seña­lar que esta ali­nea­ción de jóve­nes fue fun­da­men­tal­men­te con­for­ma­da por par­ti­ci­pan­tes de la JCV.

Nues­tra María del Mar par­ti­ci­pó en la lucha por los DDHH en la Comi­sión por la Jus­ti­cia y la Ver­dad, pla­ta­for­ma que inves­ti­ga los crí­me­nes del pun­to­fi­jis­mo, régi­men que aca­bó con la vida de muchas y muchos diri­gen­tes nues­tros, como el cama­ra­da Alber­to Love­ra, quien fue­ra su esposo.

Cons­tru­yó en abono colec­ti­vo, herra­mien­tas jurí­di­cas que visi­bi­li­zan a las muje­res, entre ellas la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Mar­có un hito en las for­mas lega­les, actuan­do en las dis­tin­tas comi­sio­nes que refor­ma­ron el Códi­go Civil en la déca­da de los ochen­ta, ade­más fue nues­tra pri­me­ra Defen­so­ra Nacio­nal de los Dere­chos de las Muje­res. Ella per­fi­ló estra­te­gias que ayu­dan a sen­si­bi­li­zar y empo­de­rar a las muje­res: “El tra­ba­jo con las muje­res siem­pre lo vin­cu­la­mos a sus rei­vin­di­ca­cio­nes, para que inte­rio­ri­za­ran que exis­tía la dis­cri­mi­na­ción… En Vene­zue­la hoy en día exis­te una igual­dad jurí­di­ca de la mujer, esta­ble­ci­da en la Cons­ti­tu­ción, y exis­te una preo­cu­pa­ción de las muje­res por aspi­rar, pero no pode­mos decir que esas con­quis­tas jurí­di­cas que hoy tene­mos estén ple­na­men­te asi­mi­la­das por todas las mujeres.”

Sus manos tam­bién tren­za­ron un inva­lua­ble apor­te cuan­do escri­bió tes­ti­mo­nios en su libro “La his­to­ria de la lucha de la Mujer vene­zo­la­na”, sen­tía que era una deu­da con noso­tras y que debía entre­gar­nos su memo­ria impresa.

María del Mar, ni el empe­ño de la muer­te –que te lle­vó el pasa­do 17 de agos­to– obnu­bi­la­rá la tarea y el com­pro­mi­so que tene­mos con­ti­go y con las muje­res de la patria. Nos dejas­te el mapa, la rosa de los vien­tos y el astro­la­bio, aspi­ra­mos mere­cer el honor de tu pre­sen­cia en nues­tros pasos. Abra­zo soro­ral don­de quie­ra que te encuentres.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *