Con­fie­so que he vivi­do: Allen­de- Pablo Neruda

Repro­du­ci­mos un frag­men­to del libro del poe­ta Pablo Neru­da “Con­fie­so que he vivi­do”, en su capí­tu­lo “Patria dul­ce y dura” don­de habla de su gran ami­go y com­pa­ñe­ro Allen­de, don­de expo­ne con su magis­tral encan­to cómo lle­ga aquel patrio­ta al poder y por­qué se pro­du­ce el gol­pe y ase­si­na­to de Allen­de, qué sig­ni­fi­có su gobierno, cuál fue el lugar del pue­blo y cuál el lugar de la anti­pa­tria, encar­na­da en los sec­to­res reac­cio­na­rios y los mili­ta­res golpistas.

Estas líneas fue­ron escri­tas por Neru­da el 14 de sep­tiem­bre de 1973. Pocos días des­pués, el 23 de ese mis­mo mes, Neru­da falle­ce de cán­cer, según los diag­nós­ti­cos médi­cos. El diag­nós­ti­co popu­lar dice que murió de pena [o ase­si­na­do por una inyec­ción «equi­vo­ca­da»].

Con­fie­so que he vivi­do (frag­men­to), por Pablo Neruda

Neruda AllendeMi pue­blo ha sido el más trai­cio­na­do de este tiempo.

De los desier­tos del sali­tre, de las minas sub­ma­ri­nas del car­bón , de las altu­ras terri­bles don­de yace el cobre y lo extraen con tra­ba­jos inhu­ma­nos las manos de mi pue­blo, sur­gió un movi­mien­to libe­ra­dor de mag­ni­tud gran­dio­sa. Ese movi­mien­to lle­vó a la pre­si­den­cia de Chi­le a un hom­bre lla­ma­do Sal­va­dor Allen­de, para que rea­li­za­ra refor­mas y medi­das de jus­ti­cia inapla­za­bles, para que res­ca­ta­ra nues­tras rique­zas nacio­na­les de las garras extranjeras.

Don­de estu­vo, en los paí­ses más leja­nos, los pue­blos admi­ra­ron al pre­si­den­te Allen­de y elo­gia­ron el extra­or­di­na­rio plu­ra­lis­mo de nues­tro gobierno . Jamás en la his­to­ria de la sede de las Nacio­nes Uni­das, en Nue­va York, se escu­chó una ova­ción como la que le brin­da­ron al pre­si­den­te de Chi­le los dele­ga­dos de todo el mun­do. Aquí en Chi­le se esta­ba cons­tru­yen­do, entre inmen­sas difi­cul­ta­des, una socie­dad ver­da­de­ra­men­te jus­ta, ele­va­da sobre la base de nues­tra sobe­ra­nia, de nues­tro orgu­llo nacio­nal, del heroís­mo de los mejo­res habi­tan­tes de Chi­le. De nues­tro lado, del lado de la revo­lu­ción chi­le­na, esta­ban la Cons­ti­tu­ción y la ley, la demo­cra­cia y la esperanza.

Del otro lado no fal­ta­ba nada. Tenían arle­qui­nes y poli­chi­ne­las, paya­sos a gra­nel, terro­ris­tas de pis­to­la y cade­na, mon­jes fal­sos y mili­ta­res degra­da­dos. Unos u otros daban vuel­tas en el carru­sel del des­pe­cho. Iban toma­dos de la mano el fas­cis­ta Jar­pa con sus sobri­nos de Patria y Liber­tad, dis­pues­tos a rom­per­les la cabe­za y el alma a cuan­to exis­te, con tal de recu­pe­rar la gran hacien­da que ellos lla­ma­ban Chi­le. Jun­to con ellos, para ame­ni­zar la farán­du­la, dan­za­ba un gran ban­que­ro y bai­la­rín , algo man­cha­do de san­gre; era el cam­peón de rum­ba Gon­zá­lez Vide­la, que rum­bean­do entre­gó hace tiem­po su par­ti­do a los enemi­gos del pue­blo. Aho­ra era Frei quien ofre­cía su par­ti­do demó­cra­ta – cris­tiano a los mis­mos enemi­gos del pue­blo, y bai­la­ba ade­más con el ex coro­nel Viaux, de cuya fecho­ría fue cóm­pli­ce. Estos eran los prin­ci­pa­les artis­tas de la come­dia. Tenían pre­pa­ra­dos los vive­ros del aca­pa­ra­mien­to, los migue­li­tos, los garro­tes y las mis­mas balas que ayer hirie­ron de muer­te a nues­tro pue­blo en Iqui­que, en Ran­quil, en Sal­va­dor, en Puer­to Montt, en la Jose María Caro, en Fru­ti­llar, en Puen­te Alto y en tan­tos otros luga­res. Los ase­si­nos de Her­nán Mery bai­la­ban con natu­ra­li­dad san­tu­rro­na­men­te. Se sen­tían ofen­di­dos de que les repro­cha­ran esos peque­ños detalles.

Chi­le tie­ne una lar­ga his­to­ria civil con pocas revo­lu­cio­nes y muchos gobier­nos esta­bles, con­ser­va­do­res y medio­cres. Muchos pre­si­den­tes chi­cos y sólo dos pre­si­den­tes gran­des: Bal­ma­ce­da y Allen­de. Es curio­so que los dos pro­vi­nie­ran del mis­mo medio, de la bur­gue­sía adi­ne­ra­da, que aquí se hace lla­mar aris­to­cra­cia. Como hom­bres de prin­ci­pios, empe­ña­dos en engran­de­cer un país empe­que­ñe­ci­do por la medio­cre oli­gar­quía, los dos fue­ron con­du­ci­dos a la muer­te de la mis­ma mane­ra. Bal­ma­ce­da fue lle­va­do al sui­ci­dio por resis­tir­se a entre­gar la rique­za sali­tre­ra a las com­pa­ñías extranjeras.

Allen­de fue ase­si­na­do por haber nacio­na­li­za­do la otra rique­za del sub­sue­lo chi­leno, el cobre. En ambos casos la oli­gar­quía chi­le­na orga­ni­zó revo­lu­cio­nes san­grien­tas. En ambos casos los mili­ta­res hicie­ron jau­ría. Las com­pa­ñías ingle­sas en la oca­sión de Bal­ma­ce­da, las nor­te­ame­ri­ca­nas en la oca­sión de Allen­de, fomen­ta­ron y sufra­ga­ron estos movi­mien­tos militares.

En ambos casos las casas de los pre­si­den­tes fue­ron des­va­li­ja­das por órde­nes de nues­tros dis­tin­gui­dos aris­tó­cra­tas. Los salo­nes de Bal­ma­ce­da fue­ron des­trui­dos a hacha­zos. La casa de Allen­de, gra­cias al pro­gre­so del mun­do, fue bom­bar­dea­da des­de el aire por nues­tros heroi­cos avia­do­res. Sin embar­go, estos dos hom­bres fue­ron muy dife­ren­tes. Bal­ma­ce­da fue un ora­dor cau­ti­van­te. Tenía una com­ple­xión impe­rio­sa que lo acer­ca­ba más al man­do uni­per­so­nal. Esta­ba segu­ro de la ele­va­ción de sus pro­pó­si­tos. En todo ins­tan­te se vió rodea­do de enemi­gos. Su supe­rio­ri­dad sobre el medio en que vivía era tan gran­de, y tan gran­de su sole­dad, que con­clu­yó por recon­cen­trar­se en sí mis­mo. El pue­blo que debía ayu­dar­le no exis­tía como fuer­za, es decir, no esta­ba orga­ni­za­do. Aquel pre­si­den­te esta­ba con­de­na­do a con­du­cir­se como ilu­mi­na­do , como un soña­dor: un sue­ño de gran­de­za se que­dó en sue­ño. Des­pués de su ase­si­na­to, los rapa­ces mer­ca­de­res extran­je­ros y los par­la­men­ta­rios crio­llos entra­ron en pose­sión del sali­tre: para los extran­je­ros, la pro­pie­dad y las con­se­sio­nes ; para los crio­llos las coimas. Reci­bi­dos los trein­ta dine­ros todo vol­vió a su nor­ma­li­dad. La san­gre de unos cuan­tos miles de hom­bres del pue­blo se secó pron­to en los cam­pos de bata­lla. Los obre­ros más explo­ta­dos del mun­do, los de las regio­nes del nor­te de Chi­le, no cesa­ron de pro­du­cir inmen­sas can­ti­da­des de libras ester­li­nas para la City de Londres.

Allen­de nun­ca fue un gran ora­dor. Y como esta­dis­ta era un gober­nan­te que con­sul­ta­ba todas sus medi­das. Fue el anti­dic­ta­dor, el demó­cra­ta prin­ci­pis­ta has­ta en los meno­res deta­lles. Le tocó un país que ya no era el pue­blo biso­ño de Bal­ma­ce­da; encon­tró una cla­se obre­ra pode­ro­sa que sabía de qué se tra­ta­ba. Allen­de era diri­gen­te colec­ti­vo; un hom­bre que, sin salir de las cla­ses popu­la­res, era un pro­duc­to de la lucha de esas cla­ses con­tra el estan­ca­mien­to y la corrup­ción de sus explo­ta­do­res. Por tales cau­sas y razo­nes, la obra de que reali­zó en tan cor­to tiem­po es supe­rior a la de Bal­ma­ce­da; más aun, es la más impor­tan­te en la his­to­ria de Chi­le. Sólo la nacio­na­li­za­ción del cobre fue una empre­sa titá­ni­ca, y muchos obje­ti­vos más se cum­plie­ron bajo su gobierno de esen­cia colectiva.

Las obras y los hechos de Allen­de, de imbo­rra­ble valor nacio­nal, enfu­re­cie­ron a los enemi­gos de nues­tra libe­ra­ción. El sim­bo­lis­mo trá­gi­co de esta cri­sis se reve­la en el bom­bar­deo del Pala­cio de Gobierno; uno evo­ca la Blitz Krieg de la avia­ción nazi con­tra inde­fen­sas ciu­da­des extran­je­ras, espa­ño­las, ingle­sas, rusas; aho­ra suce­día el mis­mo cri­men en Chi­le; pilo­tos chi­le­nos ata­ca­ban en pica­da el pala­cio que duran­te siglos fue el cen­tro de la vida civil del país.

Escri­bo estas rápi­das líneas para mis memo­rias a sólo tres dias de los hechos inca­li­fi­ca­bles que lle­va­ron a la muer­te de mi gran com­pa­ñe­ro el pre­si­den­te Allen­de. Su ase­si­na­to se man­tu­vo en silen­cio; fue ente­rra­do secre­ta­men­te; sólo a su viu­da le fue per­mi­ti­do acom­pa­ñar aquel inmor­tal cada­ver. La ver­sión de los agre­so­res es que halla­ron su cuer­po iner­te, con mues­tras de visi­ble sui­ci­dio. La ver­sión que ha sido publi­ca­da en el extran­je­ro es dife­ren­te. A reglón segui­do del bom­bar­deo aéreo entra­ron en acción los tan­ques , muchos tan­ques, a luchar intré­pi­da­men­te con­tra un solo hom­bre: el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Chi­le, Sal­va­dor Allen­de, que los espe­ra­ba en su gabi­ne­te, sin más com­pa­ñía que su cora­zón , envuel­to en humo y llamas.

Tenían que apro­ve­char una oca­sión tan bella. Había que ame­tra­llar­lo por­que nun­ca renun­cia­ría a su car­go. Aquel cuer­po fue ente­rra­do secre­ta­men­te en un sitio cual­quie­ra. Aquel cadá­ver que mar­chó a la sepul­tu­ra acom­pa­ña­do por una sola mujer que lle­va­ba en sí mis­ma todo el dolor del mun­do, aque­lla glo­rio­sa figu­ra muer­ta iba acri­bi­lla­da y des­pe­da­za­da por las balas de las metra­lle­tas de los sol­da­dos de Chi­le, que otra vez habían trai­cio­na­do a Chile.

www​.noti​cias​pia​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *