Rei­vin­di­can­do la vía chi­le­na al socia­lis­mo- Mar­cos Roit­man Rosenmann

Como todos los años, des­de el 11 de sep­tiem­bre de 1973, día del gol­pe mili­tar que derro­có al gobierno de la Uni­dad Popu­lar, enca­be­za­do por Sal­va­dor Allen­de, se acu­mu­lan recuer­dos. Muchos teñi­dos por la nos­tal­gia, lo que pudo ser y no fue. La nacio­na­li­za­ción de los recur­sos estra­té­gi­cos, la pro­fun­di­za­ción de la refor­ma agra­ria, la auto­no­mía de los pue­blos ori­gi­na­rios, una nue­va Cons­ti­tu­ción, edu­ca­ción, sani­dad, y vivien­da para aca­bar con la des­igual­dad, pro­mo­ver la jus­ti­cia social y con­so­li­dar los dere­chos labo­ra­les y civiles.

En la memo­ria, segu­ra­men­te, dos dis­cur­sos pro­nun­cia­dos por Allen­de en momen­tos cla­ves, ambos impro­vi­sa­dos. El pri­me­ro, des­de el bal­cón de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de Chi­le, con moti­vo del triun­fo elec­to­ral, la noche del 4 de sep­tiem­bre de 1970, y el segun­do, emi­ti­do por radio Maga­lla­nes el 11 de sep­tiem­bre de 1973, con­si­de­ra­do su tes­ta­men­to polí­ti­co. En ambos, se ape­la a la res­pon­sa­bi­li­dad, a la con­cien­cia del pue­blo chi­leno, a sus tra­ba­ja­do­res, muje­res, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos e intelectuales.

El 4 de sep­tiem­bre, seña­la: Este triun­fo no tie­ne nada de per­so­nal, y que se lo debo a la uni­dad de los par­ti­dos popu­la­res, a las fuer­zas socia­les que han esta­do jun­to a noso­tros. Se lo debo al hom­bre anó­ni­mo y sacri­fi­ca­do de la patria, se lo debo a la humil­de mujer de nues­tra tie­rra. Le debo al triun­fo al pue­blo de Chi­le, que entra­rá con­mi­go a La Mone­da. La vic­to­ria alcan­za­da por uste­des tie­ne una hon­da sig­ni­fi­ca­ción nacio­nal. Des­de aquí decla­ro, solem­ne­men­te que res­pe­ta­ré los dere­chos de todos los chi­le­nos. Pero tam­bién decla­ro, y quie­ro que lo sepan defi­ni­ti­va­men­te, que al lle­gar a La Mone­da, y sien­do el pue­blo gobierno, cum­pli­re­mos el com­pro­mi­so que hemos con­traí­do, de con­ver­tir en reali­dad el pro­gra­ma de la Uni­dad Popu­lar. (…) Les digo que se vayan a sus casas con la ale­gría sana de la lim­pia vic­to­ria alcan­za­da. Esta noche cuan­do aca­ri­cien a sus hijos, cuan­do bus­quen el des­can­so, pien­sen en el maña­na duro que ten­dre­mos por delan­te, cuan­do ten­ga­mos que poner más pasión, más cari­ño, para hacer cada vez más gran­de a Chi­le, y cada vez más jus­ta la vida en nues­tra patria…

El 11 de sep­tiem­bre, el pue­blo chi­leno fue expul­sa­do de La Mone­da, per­se­gui­do, tor­tu­ra­do y ase­si­na­do. En dicha oca­sión, nue­va­men­te Allen­de ape­la a la con­cien­cia del pue­blo chi­leno, para apren­der de la his­to­ria, rei­vin­di­car dig­ni­dad y sen­ten­ciar: Colo­ca­do en un trán­si­to his­tó­ri­co, paga­ré con mi vida la leal­tad del pue­blo. Y les digo que ten­go la cer­te­za de que la semi­lla que entre­gá­ra­mos a la con­cien­cia dig­na de miles y miles de chi­le­nos no podrá ser sega­da defi­ni­ti­va­men­te. Tie­nen la fuer­za, podrán ava­sa­llar­nos, pero no se detie­nen los pro­ce­sos socia­les ni con el cri­men ni con la fuer­za. (…) El pue­blo debe defen­der­se, pero no sacri­fi­car­se. El pue­blo no debe dejar­se arra­sar ni acri­bi­llar, pero tam­po­co pue­de humi­llar­se (…) ten­go la cer­te­za de que mi sacri­fi­cio no será en vano; ten­go la cer­te­za de que, por lo menos, será una lec­ción moral que cas­ti­ga­rá la felo­nía, la cobar­día y la traición.

Los sue­ños por cons­truir un Chi­le nue­vo, sobe­rano, demo­crá­ti­co y socia­lis­ta se trun­ca­ron por una trai­ción coci­da a fue­go len­to a base de sabo­ta­je, mer­ca­do negro, des­abas­te­ci­mien­to, blo­queo y huel­gas patro­na­les, ati­za­do por EEUU, la CIA, el Pen­tá­gono y sus alia­dos. Se inau­gu­ró una lar­ga noche de fas­cis­mo crio­llo. Los mili­tan­tes de la Uni­dad Popu­lar, diri­gen­tes y res­pon­sa­bles polí­ti­cos, fue­ron til­da­dos de terro­ris­tas, sub­ver­si­vos, enemi­gos de la patria, trai­do­res. Per­se­gui­dos, per­die­ron la con­di­ción de seres huma­nos y pasa­ron a ser: perros, cana­lla comu­nis­ta, ali­ma­ñas mar­xis­tas leni­nis­tas. Se les negó el dere­cho a defen­der­se, el habeas cor­pus. El odio y la sed de ven­gan­za, impreg­nó a los hace­do­res del gol­pe. Civi­les de la Demo­cra­cia Cris­tia­na, Par­ti­do Nacio­nal y Patria y Liber­tad brin­da­ron con cham­pa­ña mien­tras la fuer­za aérea bom­bar­dea­ba La Mone­da. La dere­cha chi­le­na mos­tra­ba su des­afec­ción demo­crá­ti­ca, cobar­día polí­ti­ca, aver­sión a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y el pue­blo. En su vani­dad, nun­ca acep­ta­ron la derro­ta elec­to­ral de 1970.

La Uni­dad Popu­lar logró, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Chi­le, hacer con­fluir par­ti­dos de la izquier­da mar­xis­ta, con sec­to­res medios pro­gre­sis­tas, social­de­mó­cra­tas, inde­pen­dien­tes, radi­ca­les lai­cos y cris­tia­nos por el socia­lis­mo. Su pro­gra­ma fue apro­ba­do por una­ni­mi­dad con ante­rio­ri­dad al nom­bra­mien­to de Sal­va­dor Allen­de como can­di­da­to pre­si­den­cial. Se le cono­ce como las 40 medi­das del gobierno de la Uni­dad Popu­lar. Hoy la mayo­ría siguen vigentes.

Por su rele­van­cia, cito algu­nas de ellas. Supre­sión de los suel­dos fabu­lo­sos, aca­bar con los ges­to­res admi­nis­tra­ti­vos y tra­fi­can­tes polí­ti­cos; hones­ti­dad admi­nis­tra­ti­va; refor­ma fis­cal; jubi­la­cio­nes jus­tas a todos los mayo­res de 60 años; segu­ri­dad social para todos; pro­tec­ción a la infan­cia; crea­ción del minis­te­rio de la fami­lia; casa, luz y agua pota­ble para todos; com­ba­te al alcoho­lis­mo; alqui­le­res a pre­cios fijos; refor­ma agra­ria; asis­ten­cia médi­ca gra­tui­ta; reba­ja en el pre­cio de los medi­ca­men­tos; no más ata­du­ras al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal; pleno empleo; san­ción a los espe­cu­la­do­res; diso­lu­ción de los gru­pos repre­si­vos de las fuer­zas de cara­bi­ne­ros; fin de la jus­ti­cia de cla­se y crea­ción del ins­ti­tu­to nacio­nal del arte y la cultura.

Nin­gu­na de ellas ha sido pues­to en prác­ti­ca por los gobier­nos de la Con­cer­ta­ción y Nue­va Mayo­ría, diz­que here­de­ros de la Uni­dad Popu­lar. Por el con­tra­rio, Chi­le se ha tras­for­ma­do en uno de los paí­ses de mayor des­igual­dad. El lati­fun­dis­mo cam­pa a sus anchas, la edu­ca­ción se pri­va­ti­za, el ham­bre y la des­nu­tri­ción afec­tan a la pobla­ción infan­til, el FMI con­tro­la la eco­no­mía chi­le­na con sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de aus­te­ri­dad y ajus­te. La sani­dad se ha pri­va­ti­za­do, la hones­ti­dad admi­nis­tra­ti­va cede el paso a una corrup­ción ins­ti­tu­cio­nal de gran­des dimen­sio­nes. Empre­sa­rios y cla­se polí­ti­ca con­ver­gen en una baca­nal con­su­mis­ta, de lujo y osten­ta­ción. Una ver­da­de­ra plu­to­cra­cia. Como bien seña­la Pablo Gon­zá­lez Casa­no­va, la lar­ga noche del neo­li­be­ra­lis­mo no ha con­clui­do; Chi­le es buen ejem­plo. La vía chi­le­na al socia­lis­mo sigue sien­do una alter­na­ti­va, rei­vin­di­car­la es de justicia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *