Onze de setem­bre de 2014: Desobeïm! Pel refe­rèn­dum, per la inde­pen­dèn­cia i pels Paï­sos Catalans

Este 11 de Sep­tiem­bre la izquier­da inde­pen­den­tis­ta hace un lla­ma­mien­to a salir a la calle a exi­gir que se mate­ria­li­ce el refe­rén­dum de autodeterminación

MANIFIESTO

Este año hace 300 años de uno de los muchos epi­so­dios que nos han arre­ba­ta­do nues­tra liber­tad como pue­blo. La defen­sa heroi­ca de Bar­ce­lo­na por par­te de los sec­to­res popu­la­res, como la defen­sa de tan­tas villas y ciu­da­des de los Paï­sos Cata­lans, mar­ca nues­tro carác­ter de pue­blo rebel­de. Tam­bién recor­da­mos que este año hace 355 años que el nor­te de nues­tro terri­to­rio fue incor­po­ra­do a Fran­cia, que hace 307 que la Comu­ni­dad Valen­cia­na fue some­ti­do por la fuer­za de las armas y de la repre­sión más des­car­na­da y que hace 299 que el últi­mo bas­tión de los Paí­ses Cata­la­nes, Mallor­ca, caía en manos del cen­tra­lis­mo bor­bó­ni­co. Des­de enton­ces los Paí­ses Cata­la­nes no hemos deja­do de luchar. El pue­blo tra­ba­ja­dor cata­lán ha sido pro­ta­go­nis­ta de las luchas más avan­za­das de cada momen­to, y a día de hoy vuel­ve a estar en pri­me­ra fila de la barricada.

Nues­tra sumi­sión en Espa­ña y en Fran­cia se ha lle­va­do a cabo median­te la ocu­pa­ción mili­tar pero se ha per­pe­tua­do median­te la com­pra sis­te­má­ti­ca de las éli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Des­de hace déca­das hemos vis­to como quien decían ser nues­tros diri­gen­tes nos ha ido ven­dien­do a cam­bio de pac­tos: los pac­tos de la Mon­cloa, los pac­tos de los esta­tu­tos, los pac­tos de la LOAPA, los del Majes­tic, pro­ta­go­ni­za­do por los que hoy sabe­mos que se “esta­ban embol­san­do nues­tro dine­ro. Pac­tos hechos por unos pode­res auto­nó­mi­cos corrom­pi­dos y subor­di­na­dos al esta­do cen­tral. Pac­tos como los de la tran­si­ción, en que las éli­tes de los dife­ren­tes terri­to­rios tra­ba­ja­ron a fon­do para des­cuar­ti­zar el pro­yec­to de Paí­ses Cata­la­nes, has­ta prohi­bir­lo constitucionalmente.

Algu­nos de estos que han hecho del pac­to y del ser­vi­cio al poder eco­nó­mi­co su cul­tu­ra polí­ti­ca, aho­ra dicen que quie­ren enca­be­zar las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res. Pero lo que quie­ren en reali­dad es evi­tar per­der su poder. Las éli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de este país ni quie­ren ni pue­den mate­ria­li­zar la inde­pen­den­cia. Sólo la fuer­za orga­ni­za­da de las cla­ses popu­la­res será capaz de ganar esta bata­lla. Hay que des­ti­tuir estas éli­tes de la direc­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de los Paï­sos Catalans.

Nues­tra gen­te, el pue­blo tra­ba­ja­dor y las cla­ses popu­la­res, están sufrien­do dura­men­te los efec­tos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Las con­di­cio­nes de vida son cada vez más duras y la dife­ren­cia entre las cla­ses diri­gen­tes y la cla­se tra­ba­ja­do­ra es cada vez mayor. El des­man­te­la­mien­to de los dere­chos socia­les va a toda máqui­na gra­cias a la sin­to­nía de CiU, PP y PSOE. Asi­mis­mo, tam­bién sufri­mos los efec­tos de polí­ti­cas retró­gra­das en mate­ria de dere­chos lin­güís­ti­cos, de géne­ro, civi­les, etc Una vez más, nos man­te­ne­mos fir­mes y vol­ve­mos a expli­ci­tar que des­obe­de­cer ante leyes impues­tas con­tra noso­tros. Leyes como la del minis­tro Wert que nos nie­ga nues­tro dere­cho a la edu­ca­ción del y para el pue­blo cata­lán. Leyes como la de la refor­ma del abor­to que nos nie­ga el dere­cho al pro­pio cuerpo.

Nece­si­ta­mos cam­biar de régi­men. Nece­si­ta­mos una Repú­bli­ca de los Paï­sos Cata­lans. Pero tam­bién nece­si­ta­mos cam­biar de sis­te­ma. Nece­si­ta­mos la inde­pen­den­cia para cam­biar­lo todo. Que­re­mos inde­pen­den­cia, socia­lis­mo y femi­nis­mo para los Paí­ses Catalanes.

En este camino hacia la liber­tad tene­mos una cita impor­tan­te el pró­xi­mo 9 de noviem­bre. Y avi­sa­mos: el pue­blo cata­lán que no nece­si­ta per­mi­so para ser sobe­ra­nos. Avi­sa­mos, una vez más, que ya no acep­ta­re­mos otra pac­to y que el Prin­ci­pa­do vota­re­mos, pase lo que pase, el pró­xi­mo 9 de noviembre.

La des­obe­dien­cia es impres­cin­di­ble para poder lle­var a cabo cual­quier cam­bio social o polí­ti­co en pro­fun­di­dad. Por tan­to, habrá que ejer­cer la des­obe­dien­cia para ser libres.

Paï­sos Cata­lans, 11 de sep­tiem­bre de 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.