¿Que­re­mos y pode­mos sopor­tar la des­igual­dad exis­ten­te?- Edmun­do Faya­nas Escuer

Es sabi­do que la eco­no­mía de mer­ca­do nece­si­ta de una cier­ta des­igual­dad para fun­cio­nar. Esto quie­re decir que el pro­pio sis­te­ma capi­ta­lis­ta es el que gene­ra esta des­igual­dad. La cues­tión es ¿Cuán­ta des­igual­dad es tole­ra­ble por el sis­te­ma sin poner­lo en peligro?

Cuan­do el pre­si­den­te Geor­ge Bush junior pro­pu­so apro­bar un paque­te fis­cal de reba­ja de impues­tos para los ricos, valo­ra­da en 800.000 millo­nes de dóla­res, los prin­ci­pa­les for­tu­nas del país con Warren Buf­fet a la cabe­za, escri­bie­ron una car­ta al pre­si­den­te mos­tran­do su recha­zo a tal reba­ja fis­cal, con gran sor­pre­sa de la gran mayo­ría ¿Qué argu­men­ta­ción le daban a Bush?

Le expli­ca­ban, que ellos esta­ban sufi­cien­te­men­te bien con la situa­ción que tenían, don­de paga­ban muchos menos impues­tos que sus tra­ba­ja­do­res. Le expli­ca­ban que el capi­ta­lis­mo es como una balan­za, en un pla­ti­llo están los ricos, y en el otro los pobres. Para que fun­cio­ne el sis­te­ma debe haber un cier­to equi­li­brio y con la pro­pues­ta de Bush la balan­za se des­equi­li­bra­ría peli­gro­sa­men­te en el ámbi­to social.

Para los que estu­dia­mos y expli­ca­mos la his­to­ria des­de un pun­to de vis­ta social, nos damos cuen­ta que cuan­do se pro­du­cen situa­cio­nes de gran des­igual­dad, están en el ori­gen de las gran­des revuel­tas y revo­lu­cio­nes socia­les, que son impa­ra­bles, y que se han suce­di­do a lo lar­go de la his­to­ria. De ahí el recha­zo de los ricos nor­te­ame­ri­ca­nos a tal situa­ción, por­que saben que si se pro­du­cen revuel­tas, ellos son los pri­me­ros en sufrirlos.

El pre­si­den­te Bush no les hizo caso y Esta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do en un país terri­ble­men­te des­igual, como seña­la la esca­la Gini, el 20% de la pobla­ción vive bien, mien­tras que el 80% sufren gran­des caren­cias eco­nó­mi­cas y socia­les, que están las­tran­do su economía.

Bush al igual que el pen­sa­mien­to neo­li­be­ral impe­ran­te en Euro­pa y que en Espa­ña tie­ne a su mejor repre­sen­tan­te en el Par­ti­do Popu­lar, par­ten del siguien­te prin­ci­pio “para que la eco­no­mía crez­ca, ésta debe favo­re­cer a las capas socia­les más altas, por ello hay que bajar­les los impues­tos al mis­mo tiem­po que recor­tar las ayu­das a los pobres, con la idea de que estas no son eficientes”.

¿Es este prin­ci­pio neo­li­be­ral verdadero? 

NO , ya el nada el sos­pe­cho­so Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal ha afir­ma­do “que la gran des­igual­dad cons­ti­tu­ye un las­tre para el cre­ci­mien­to y de que la redis­tri­bu­ción pue­de ser bue­na para la economía”

Las últi­mas cri­sis eco­nó­mi­cas sufri­das bajo el domi­nio neo­li­be­ral, como las de 1991, 2001 y 2008, han ter­mi­na­do con una recu­pe­ra­ción sin empleo, que es lo que esta­mos vien­do actual­men­te en Espa­ña con la actual cri­sis. Ade­más otra con­se­cuen­cia de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les es que en Esta­dos Uni­dos en los últi­mos quin­ce años, el nivel de los nor­te­ame­ri­ca­nos ha caí­do un 8%.

¿Qué mode­lo social nos pro­po­nen los neo­li­be­ra­les para el futuro? 

Nos pro­po­nen por un lado, una cla­se media menos impor­tan­te que la actual, con una bue­na edu­ca­ción, con sala­rios altos res­pec­to a la media, pero infe­rio­res a los actua­les, y por el otro, el res­to de la pobla­ción con una edu­ca­ción de baja cali­dad, con sala­rios depri­mi­dos y con ines­ta­bi­li­dad labo­ral y de dere­chos socia­les a la baja, es decir nos quie­ren retro­traer a ini­cios del siglo XX, den­tro de una eco­no­mía con poco cre­ci­mien­to que en con­se­cuen­cia será insu­fi­cien­te para mejo­rar la cali­dad de vida.

Es decir, nos lle­van al mode­lo nor­te­ame­ri­cano, con un 20% de la pobla­ción en una situa­ción satis­fac­to­ria de cali­dad y el resto80% de las per­so­nas a vivir cada día de for­ma más pre­ca­ria, don­de ni siquie­ra tener tra­ba­jo nos ase­gu­re una vida digna.

Lo que nos pro­po­nen para Espa­ña es que la mayo­ría va a ganar menos. Con un nivel menor del que tenía­mos hace sola­men­te cin­co años. Con pre­ca­rie­dad labo­ral y sala­rios de mise­ria, meno­res ser­vi­cios públi­cos. Sani­dad , edu­ca­ción, depen­den­cia, pensiones…..

Esto ya está suce­dien­do. Nos ven­den que la recu­pe­ra­ción ya ha lle­ga­do y está para que­dar­se. Esta recu­pe­ra­ción si se con­fir­ma, de la cual duda­mos muchos eco­no­mis­tas, sólo la nota­rán el 20% de la pobla­ción, el res­to segui­re­mos de mal en peor. Éste es el dise­ño que hacen los deten­ta­do­res del poder neo­li­be­ral y lo que nos ofre­cen los par­ti­dos del poder PP, PSOE, CIU, UPN, como la úni­ca polí­ti­ca posi­ble y basan­do la mis­ma, en el mie­do a per­der lo poco que tene­mos. Eso sí, todas sus pro­pues­tas las envol­ve­rán en papel de oro para hacer­la aceptables.

¿Es posi­ble cam­biar esto? 

. Son posi­bles otras polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les que las que se están lle­van­do a cabo. En un pri­mer paso, habrá que apli­car polí­ti­cas de cor­te key­ne­siano, para la sali­da de la cri­sis. Polí­ti­cas que por cier­to, nos die­ron el mayor perío­do de desa­rro­llo del mun­do actual duran­te cua­ren­ta años. Estas medi­das deben ir acom­pa­ña­das y com­ple­men­ta­das por otras, como las pro­pues­tas por el eco­no­mis­ta aus­tria­co Chris­tian Fel­ber y “su eco­no­mía del bien común”. Todas ellas enmar­ca­das en la sos­te­ni­bi­li­dad eco­ló­gi­ca de la Tie­rra, como cues­tión ya urgen­te para nues­tra pro­pia super­vi­ven­cia. Pos­te­rior­men­te, a un pla­zo más lar­go de tiem­po, serían posi­bles otras polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, que des­in­cen­ti­ven la des­igual­dad en la bús­que­da de un mun­do más jus­to y solidario.

¿Cómo lograr este cambio? 

Debe­mos rom­per las cade­nas del mie­do que nos ate­na­zan y hacer como decía Rosa Luxem­bur­go “Quien no se mue­ve, no sien­te sus cade­nas”. Tomar con­cien­cia indi­vi­dual de que otro mun­do es posi­ble, don­de poda­mos ase­gu­rar a las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes un futu­ro ase­gu­ra­do y no las negras pers­pec­ti­vas de estos neo­li­be­ra­les solo obse­sio­na­dos por el mate­ria­lis­mo del dine­ro. Todo esto debe­mos unir­lo en un movi­mien­to social como fuen­te de trans­for­ma­ción don­de se reco­jan todas als apor­ta­cio­nes individuales.

Jun­tos pode­mos, por eso el cam­bio debe venir des­de aba­jo. No apo­ye­mos a los can­tos de sire­nas que nos van a pro­po­ner los par­ti­dos del poder, que no es otra cosa, que ador­nos para vol­ver a men­tir y enga­ñar­nos. Nues­tra fuer­za pasa por nues­tro com­pro­mi­so social colec­ti­vo e individual.

Nues­tro voto debe ser el refle­jo del cam­bio, así que ni un solo voto para estos par­ti­dos que sólo defien­den a las eli­tes finan­cie­ras y nos dise­ñan un mun­do de ham­bre y miseria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *