De cri­sis y esta­fas (o cómo más bien la esta­fa ace­cha en las puer­tas de sali­da)- Red Roja

Avan­za­mos este artícu­lo que hará las veces de edi­to­rial del siguien­te núme­ro de la revis­ta de Red Roja, la cual verá la luz en unos días.

Decía Lenin que para los cam­bios revo­lu­cio­na­rios no bas­ta con que los de aba­jo no aguan­ten más, sino que los de arri­ba ya no pue­dan domi­nar como has­ta enton­ces. Nos hemos atre­vi­do a aña­dir: “y cuan­do los de aba­jo se dan cuen­ta de esas debi­li­da­des”. Hablar de esta­fa –por más que muchos com­pa­ñe­ros lo hacen con bue­na inten­ción para “dopar” la indig­na­ción– da a enten­der que todo es pro­duc­to de una maqui­na­ción, brin­dan­do un domi­nio exa­ge­ra­do a quie­nes tene­mos que derri­bar; lo que no deja de ali­men­tar la fal­ta de con­fian­za en las pro­pias fuer­zas, en la lucha que real­men­te hay que afron­tar. Lo cier­to es que esta­mos ante una cri­sis sis­té­mi­ca e inter­na­cio­nal, sin paran­gón, de lar­go alcan­ce en el tiem­po pasa­do… y en su per­sis­ten­cia futu­ra. En el esta­do espa­ñol, ade­más, se refle­ja con espe­cial inci­den­cia en el ámbi­to polí­ti­co, inclui­do el cues­tio­na­mien­to a nivel de masas (más allá del cómo) del pro­pio poder. En este terreno las volun­ta­des y has­ta el fac­tor sor­pre­sa jue­gan un papel rela­ti­va­men­te mayor. Tam­bién las res­pon­sa­bi­li­da­des son supe­rio­res. Pues aquí  que tene­mos defi­ni­das las esta­fas polí­ti­cas sobre las que hay que aler­tar en la brie­ga por salir real­men­te de esta cri­sis real.

Al fin y al cabo era lógi­co que esta cri­sis glo­bal tuvie­ra una espe­cial inci­den­cia polí­ti­ca en nues­tro mar­co esta­tal. Pues tam­po­co hace tan­to tiem­po que se fra­guó la Esta­fa (con mayús­cu­la): la de la Tran­si­ción. Una esta­fa que se hizo para prin­ci­pal­men­te car­gar­se lo que ha sido el últi­mo ciclo de movi­li­za­ción polí­ti­ca de masas, en bús­que­da de una ver­da­de­ra rup­tu­ra demo­crá­ti­ca tras el ago­ta­mien­to del fran­quis­mo. Hemos escri­to sufi­cien­te­men­te sobre todo lo que actual­men­te se está ponien­do en sol­fa: la pro­pia monar­quía, el bipar­ti­di­si­mo, y ya tam­bién el “Café para todos” de las auto­no­mías, ese inven­to del sua­ris­mo para con­cul­car el anhe­lo his­tó­ri­co del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Den­tro del tin­gla­do que mon­ta­ron sur­gen fuer­tes disen­sio­nes y des­con­fian­zas inter­nas des­pués de déca­das de idi­lio. Nadie quie­re per­der los sillo­nes y las par­ce­las de poder mafio­sa­men­te gana­das. A algu­nos se las dio en heren­cia casi gené­ti­ca el Dic­ta­dor. Otros, más a la “izquier­da”, por rom­per­nos la ilu­sión de una ver­da­de­ra rup­tu­ra demo­crá­ti­ca, con­si­guie­ron pues­tos de alto nivel en con­se­jos de admi­nis­tra­ción y comi­sa­ria­dos euro­peos. Has­ta el “ala sin­di­cal”, por tan­to pac­tis­mo anti­obre­ro, obtu­vo su recom­pen­sa en otros menestERES.

Pues bien, es la cri­sis la que tam­bién hace que se publi­que lo que se repar­tie­ron en secre­to. De nue­vo –como en tiem­pos de los GAL cuan­do los que venían del fran­quis­mo que­rían tam­bién gober­nar la “demo­cra­cia post­fran­quis­ta”– sur­ge no la corrup­ción (indi­so­cia­ble a todos ellos), sino el arma de la acu­sa­ción de corrup­ción. Enton­ces lo hacían para ver quiéngober­na­ba Madrid. Aho­ra (caso Pujol) la sacan para ver has­ta dón­de gobier­na Madrid. Por supues­to que, de nue­vo, con el mejor Lenin, no vamos a lamen­tar que le saquen las ver­güen­zas al molt hono­ra­ble. Com­par­ti­mos con nues­tros com­pa­ñe­ros de cla­se en las nacio­nes sin esta­do del esta­do espa­ñol que los lími­tes de la degra­da­ción bur­gue­sa no cono­cen fron­te­ras. Como tam­po­co “los recor­tes”. Pero no vamos a reír­le la gra­cia a quie­nes cono­cían (y copro­ta­go­ni­za­ban) des­de hace trein­ta años estas prác­ti­cas nada hono­ra­bles. Segui­re­mos recla­man­do con efec­to retro­ac­ti­vo lo que negó la far­sa de la Trai­si­ción: el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y a la inde­pen­den­cia. Inclu­so sabe­mos que la per­sis­ten­cia en esa rei­vin­di­ca­ción obra a favor del obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de sacar a toda esta cater­va del poder. Por eso el 11 de sep­tiem­bre y el 6 de noviem­bre abans que res sabrem ser companys.

Cier­ta­men­te la cri­sis eco­nó­mi­ca ha ago­ta­do a una tran­si­ción que venía vicia­da des­de su ori­gen. Pero, pre­ci­sa­men­te, si que­re­mos neu­tra­li­zar inten­tos de reedi­tar esta­fas y far­sas, toca adver­tir que no habrá revo­lu­ción ver­da­de­ra en este país que se limi­te a supe­rar aque­lla tran­si­ción por ago­ta­mien­to y no por lo que de trai­ción de una izquier­da polí­ti­co-sin­di­cal bien “apol­tro­na­da” ha supues­to. En cual­quier caso, tan­ta es la con­vic­ción guber­na­men­tal del papel que en toda esta degra­da­ción ha juga­do una cri­sis eco­nó­mi­ca que ellos no con­tro­lan, que sue­ñan con que (nos crea­mos) que la cri­sis va que­dan­do atrás y ello ayu­de a “recen­trar” a una serie de sec­to­res socia­les “recor­ta­dos” en la espe­ran­za de que no pier­dan la con­fian­za en vol­ver al redil del “bien­es­tar y segu­ri­dad per­di­dos”. Y así es como des­de hace meses andan en una estra­te­gia comu­ni­ca­ti­va de hacer ver que no está lejos la sali­da del túnel.

Sin embar­go, has­ta los anun­cios de “sali­da de la cri­sis” dispu­tan titu­la­res con los de más “entra­das”… Tras Fran­cia, la cri­sis-boo­me­rang sobre­vue­la la mis­ma Ale­ma­nia, y se anun­cia una ter­ce­ra rece­sión. A la per­sis­ten­cia de los fac­to­res estric­ta­men­te macro-eco­nó­mi­cos que augu­ran que la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo no encuen­tra la sali­da, se le suma un fac­tor de pri­me­ra mag­ni­tud en la esce­na inter­na­cio­nal: la nece­si­dad impe­rio­sa de la pri­me­ra poten­cia impe­rial de des­es­ta­bi­li­zar la situa­ción mun­dial, inclu­so para no dejar que sus alia­dos de la Gue­rra Fría quie­ran ir por su cuen­ta y ries­go. Cada vez se reco­no­ce más que EEUU lle­va déca­das incen­dian­do aquí y allá –digá­mos­lo cla­ra­men­te ya– inclu­so con­tra las prio­ri­da­des de agen­da euro­ale­ma­nas, que no les van a la zaga en inten­cio­nes impe­ria­les pero si que van con retra­so en poder mate­ria­li­zar­las sin que se les dis­lo­que su peno­sa­men­te tra­ba­ja­do “euro-mode­lo expan­sio­nis­ta”. La nece­si­dad inter­na de EEUU para des­es­ta­bi­li­zar per­ma­nen­te­men­te se cons­ti­tu­ye así en fac­tor de pri­mer orden. Este país no bus­ca tan­to exten­der de for­ma clá­si­ca domi­nios eco­nó­mi­cos como man­te­ner­se arti­fi­cial­men­te como pri­mer domi­na­dor con toda la cuo­ta de para­si­tis­mo eco­nó­mi­co-finan­cie­ro que ello con­lle­va a expen­sas, como deci­mos, de sus pro­pios alia­dos. Y para eso sólo le que­da sal­pi­car de beli­cis­mo acti­vo todo lo que pue­da cocer­se a su espal­da en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Pues bien, si los capi­ta­lis­tas no con­tro­lan sus pro­pias cri­sis y esta­lli­dos estruc­tu­ra­les, ¿qué decir de la vali­dez de sus pre­vi­sio­nes cuan­do todo se mez­cla con una situa­ción geo­es­tra­té­gi­ca (lite­ral­men­te) explo­si­va y otra vez con la gue­rra a las puer­tas mis­mas de la Unión Euro­pea, en esta oca­sión, con un con­trin­can­te ruso deci­di­da­men­te más duro de pelar que lo fue, por ejem­plo, Serbia?

En este con­tex­to, y vol­vien­do al “rue­do nacio­nal”, cobran aún menos cre­di­bi­li­dad las pre­vi­sio­nes tipo Rajoy. En reali­dad, ni siquie­ra con­fía él mis­mo en que se le crea como nece­si­ta. De ahí que se pres­te rau­do a legis­lar para su par­ti­cu­lar par­ce­la mafio­sa polí­ti­ca. Así, ace­le­ra una ley elec­to­ral muni­ci­pal que pro­lon­gue el poder de los suyos –inclu­so asu­mien­do el daño cola­te­ral de que los nacio­na­lis­mos más enemi­gos sal­gan favo­re­ci­dos– dan­do por des­con­ta­do que por aque­llos lares tie­nen poco futu­ro “par­ti­dis­ta”. Cal­cu­lan que la “unión a la izquier­da”, dema­sia­do lle­na de con­tra­dic­cio­nes orga­ni­za­ti­vas inter­nas y de poses varias, no está para coa­li­cio­nes pre­vias a las elec­cio­nes. Y al fin y al cabo, los del PP, con su apues­ta de impo­si­ción dic­ta­to­rial en cues­tio­nes como “la cata­la­na”, no son pre­ci­sa­men­te los que más daños elec­to­ra­les rela­ti­vos van a reco­ger en ámbi­tos don­de, como deci­mos, dan por des­con­ta­da su con­di­ción de mino­ría. Resul­ta­do: para la peri­fe­ria per­di­da, impo­si­ción del “inte­rés de esta­do” por enci­ma de dere­chos y elec­cio­nes en el mejor espí­ri­tu de la tran­si­ción pac­ta­da; para el res­to, inge­nie­ría elec­to­ral para des­te­rrar sor­pre­sas que pudie­ran inclu­so depa­rar even­tua­les pre­sio­nes popu­la­res que se toma­sen en serio eso de que sí se pue­de cam­biar las cosas. Sea como fue­re, es impor­tan­te apren­der de la his­to­ria y en línea con lo que apun­tá­ba­mos al prin­ci­pio, no pen­sar que lo tie­nen todo pre­vis­to y calculado.

Ya en lo que se refie­re a la fase actual del ciclo popu­lar de movi­li­za­ción que ha traí­do la cri­sis, par­ti­mos de que esta fase está muy modu­la­da por la apues­ta polí­ti­ca elec­to­ral de una par­te impor­tan­te de la pro­tes­ta social, que se con­cre­ta en Pode­mos. Cuan­do habla­mos de par­te impor­tan­te, somos cons­cien­tes del peso polí­ti­co sobre­di­men­sio­na­do que cobran lo que hemos dado en lla­mar “sec­to­res inter­me­dios” ante la ausen­cia de un movi­mien­to obre­ro orga­ni­za­do y la inca­pa­ci­dad actual de la línea revo­lu­cio­na­ria por el socia­lis­mo de lide­rar la “movi­li­za­ción anti­cri­sis”. En este esce­na­rio hemos esta­ble­ci­do que la opti­mi­za­ción de nues­tra nece­sa­ria inter­ven­ción no pue­de hacer­se de for­ma inme­dia­tis­ta sin tener en cuen­ta las ulte­rio­res bata­llas polí­ti­cas que pre­vi­si­ble­men­te nos depa­ra­rán la gue­rra social en que el capi­ta­lis­mo nos mete y con­si­de­ran­do en todo momen­to, ade­más, el con­tex­to geo­es­tra­té­gi­co y la pro­pia expe­rien­cia his­tó­ri­ca. Es por ello que tam­bién tene­mos que aler­tar con­tra las fal­sas sali­das refor­mis­tas –aún más fal­sas si tene­mos en cuen­ta la natu­ra­le­za de la cri­sis y la ver­da­de­ra his­to­ria del “bien­es­tar per­di­do”– y con­tra esas mane­ras fal­sas de salir, como la elec­to­ra­lis­ta que exa­ge­ra la impor­tan­cia del voto. Y no lo hace­mos de for­ma ale­gre y lige­ra por puro puris­mo ideo­ló­gi­co. Tam­po­co lo hare­mos de for­ma esque­má­ti­ca y sec­ta­ria, ana­li­zan­do sólo a los acto­res en jue­go por la cali­dad y rigor de lo que dicen. Bien sabe­mos que la cri­sis estruc­tu­ral capi­ta­lis­ta nos lle­ga cuan­do aún el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio por el socia­lis­mo es tri­bu­ta­rio de su pro­pia cri­sis his­tó­ri­ca; lo que no podía dejar de afec­tar al pro­pio len­gua­je y jus­ti­fi­ca inclu­so que muchas per­so­nas de bue­na inten­ción sue­ñen con emu­lar (de for­ma mecá­ni­ca y for­za­da, eso sí) pro­ce­sos boli­va­ria­nos “ale­ja­dos de la orto­do­xia” que, al fin y al cabo, has­ta enfren­tan al yan­qui des­de “revo­lu­cio­nes ciu­da­da­nas y no de manual”. En cual­quier caso, nos impor­ta más saber que la reali­dad es más “orto­do­xa” de lo que pare­ce. Y que la cri­sis es tan pro­fun­da que cual­quier per­sis­ten­cia en exi­gir lo que antes se tenía, por nimio que parez­ca, es moti­vo de ines­ta­bi­li­dad; que el pro­pio refor­mis­mo pier­de así su base has­ta el pun­to de que se ve obli­ga­do a adop­tar alas radi­ca­les para rei­vin­di­car lo que has­ta ayer nues­tro ciu­da­dano-enemi­go de cla­se tenía a bien con­ce­der­le sin tan­to aspaviento.

Ante tan­tas cri­sis, extra­ñas y pro­pias, lo esen­cial es inter­ve­nir cla­ra­men­te des­de nues­tra inde­pen­den­cia de cla­se, pero tenien­do en cuen­ta que la cla­ra ausen­cia de nues­tra cla­se como suje­to autó­no­mo nos hace resal­tar la impor­tan­cia que hoy toma la pro­pia prác­ti­ca de la lucha como fuen­te de expe­rien­cia para unas masas que bus­can un tan­to des­or­de­na­da­men­te la sali­da. En este sen­ti­do, com­pro­ba­mos cre­cien­te­men­te cómo a par­tir de la asun­ción de la línea de demar­ca­ción del no pago de la deu­da ile­gí­ti­ma se abren camino la nece­si­dad impe­rio­sa de la sali­da de las ins­ti­tu­cio­nes euro­ale­ma­nas y has­ta la expro­pia­ción ban­ca­ria. Y, en pura lógi­ca, mucha gen­te vota con­ven­ci­da de que “no bas­ta­rá votar para botar­los”. Efec­ti­va­men­te, ante la per­sis­ten­cia de la cri­sis y de la movi­li­za­ción (en cual­quie­ra de sus aspec­tos) es de pre­ver una degra­da­ción del pro­pio sis­te­ma polí­ti­co y una fuer­te ten­den­cia a una fas­cis­ti­za­ción de hecho del mis­mo en un esce­na­rio de anta­go­ni­za­ción de las luchas y de agre­sión impe­ria­lis­ta. Máxi­me, cuan­do vivi­mos prác­ti­ca­men­te en el cen­tro del mis­mo sis­te­ma, con una cri­sis que es inter­na­cio­nal y unos esta­dos vie­jos que no duda­rán en actuar de for­ma “anti­cua­da y orto­do­xa”, de manual si se quie­re, sin res­pe­to de fron­te­ras ni lega­li­da­des. Y lo harán con mayor impu­ni­dad en la medi­da en que remar­quen que nues­tra resis­ten­cia de cla­se orga­ni­za­da sea menor; tan­to menor, cuan­to mayor sea nues­tra ilu­sión ciu­da­da­nis­ta, hija de una revo­lu­ción demo­crá­ti­co bur­gue­sa, esta sí, real­men­te anti­cua­da y deci­mo­nó­ni­ca que hace tiem­po que la bur­gue­sía res­pe­ta menos que nadie.

Acom­pa­ña­re­mos las expe­rien­cias de la gen­te sin escon­der nues­tras con­vic­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, que, des­de lue­go, no con­sis­ten en reci­tar fra­ses revo­lu­cio­na­rias, sino en “inter­sec­cio­nar” con la reali­dad tal como es, cla­ro, pero esta­ble­cien­do lemas y con­sig­nas que impul­sen y ele­ven las luchas de masas en su camino de toma y man­te­ni­mien­to revo­lu­cio­na­rios del poder. Ello impli­ca nece­sa­ria­men­te con­tri­buir en el pre­sen­te a un poder popu­lar con­cre­to que vaya esta­ble­cien­do soli­da­ri­da­des y “toman­do la solu­ción por su mano” ante los pro­ble­mas más acu­cian­tes de la gen­te. Pero para garan­ti­zar todo esto, la expe­rien­cia acu­mu­la­da (aje­na y pro­pia) de años de inter­ven­ción en las movi­li­za­cio­nes popu­la­res nos con­ven­ce aún más de que el aspec­to prin­ci­pal de nues­tro par­ti­cu­lar tra­ba­jo está en el plano del refor­za­mien­to de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria. Y en esas esta­mos, tal como hemos reafir­ma­do en nues­tras recien­tes Jor­na­das de For­ma­ción. Esto pasa, y no pode­mos dejar de con­cluir en ese sen­ti­do, por insis­tir en nues­tro lla­ma­mien­to a una con­fluen­cia revo­lu­cio­na­ria ‑inclu­so sin espe­rar a estar en una mis­ma orga­ni­za­ción- de aque­llos que tie­nen cla­ro que no sólo hay que inter­ve­nir hoy y maña­na tenien­do en cuen­ta la reali­dad pre­sen­te de la movi­li­za­ción en su diver­si­dad, sino que hay que hacer­lo con la garan­tía de poder inter­ve­nir pasa­do maña­na, en un futu­ro que está más escri­to de lo que pare­ce. Por cier­to, que sobre esto, las mayo­res evi­den­cias de que se tra­ta del camino correc­to no nos vie­nen “rela­ta­das” ni en ruso ni ale­mán, sino en el pro­pio cas­te­llano más recien­te. Todo hay que decir­lo: con un mar­ca­do acen­to lati­no­ame­ri­cano o boli­va­riano, tras estar com­pro­ban­do en car­ne pro­pia qué cla­ses de ciu­da­da­nos y pre­sio­nes enfren­tan las revo­lu­cio­nes cuan­do pelean por ser verdaderas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.