OTAN: 65 años inven­tan­do enemi­gos- Vicky Peláez

Nin­gún plan mili­tar, por bien pre­pa­ra­do que esté, tie­ne garan­ti­za­da su super­vi­ven­cia más allá del pri­mer encuen­tro con el enemi­go (Maris­cal de cam­po Hel­muth von Molt­ke, 1800 – 1891)

Para que sur­gie­ra un pac­to mili­tar como la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) hace 65 años, tenía que exis­tir alguno o varios enemi­gos de los paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal o los tenía que inventar.

Esta­dos Uni­dos, el mayor bene­fi­cia­do en tér­mi­nos finan­cie­ros, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y geo­es­tra­té­gi­cos duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, deci­dió esta­ble­cer su con­trol abso­lu­to en esta par­te de Europa.

La mano dere­cha de cada hege­mo­nía es la fuer­za mili­tar, por eso Washing­ton inven­tó la idea de la inse­gu­ri­dad de los euro­peos occi­den­ta­les debi­do a la exis­ten­cia de la Unión Sovié­ti­ca que, de acuer­do a los estra­te­gas del depar­ta­men­to de Esta­do, repre­sen­ta­ba un per­ma­nen­te peli­gro laten­te para la demo­cra­cia occi­den­tal debi­do a su ideo­lo­gía comunista.

Tras seis años de gue­rra, Euro­pa esta­ba devas­ta­da sufrien­do una seve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca y tam­bién la espi­ri­tual, como lo des­cri­bió De Gau­lle en sus memo­rias. Sólo Esta­dos Uni­dos tenía la capa­ci­dad de ayu­dar para recom­po­ner la eco­no­mía europea.

Washing­ton per­ci­bió el momen­to ade­cua­do para for­ta­le­cer su posi­ción en Euro­pa a tra­vés del Plan Marshall para la recons­truc­ción de los paí­ses euro­peos apor­tan­do 13 mil millo­nes de dóla­res entre 1948 y 1951 que se gas­ta­ron en mate­rias pri­mas, pro­duc­tos semi­ma­nu­fac­tu­ra­dos, comi­da, fer­ti­li­zan­tes, maqui­na­ria, vehícu­los y combustible.

Un año des­pués del ini­cio del Plan Marshall sur­gió la idea de un pac­to mili­tar lla­ma­do OTAN cuyo pro­pó­si­to ini­cial, según el pri­mer Secre­ta­rio Gene­ral de esta orga­ni­za­ción, Lord Ismay, era “man­te­ner a los rusos afue­ra, a los nor­te­ame­ri­ca­nos den­tro y a los ale­ma­nes abajo”.

Pos­te­rior­men­te el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano John F. Ken­nedy decla­ró: “Quie­ro cons­truir dos torres en la OTAN, una nor­te­ame­ri­ca­na y la otra euro­pea”. Al comien­zo no siem­pre hubo acuer­do entre los miem­bros de esta orga­ni­za­ción y en 1966 Fran­cia salió de la OTAN al con­si­de­rar su pre­si­den­te Char­les De Gau­lle que la “alian­za esta­ba domi­na­da inacep­ta­ble­men­te por los EEUU”.

Recién con Nico­las Sar­cozy Fran­cia reto­mó su mem­bre­sía en la OTAN. Duran­te los pri­me­ros 42 años de la exis­ten­cia de la Alian­za has­ta la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca en 1991 y el cam­po socia­lis­ta en 1989 exis­tió para el occi­den­te un enemi­go bien defi­ni­do: la URSS “comu­nis­ta” que, según la doc­tri­na de la OTAN ela­bo­ra­da en los Esta­dos Uni­dos, obli­ga­ba a la alian­za estar pre­pa­ra­da per­ma­nen­te­men­te para la gue­rra con­ven­cio­nal con­tra aquel enemigo.

En aque­llos 42 años la OTAN se con­vir­tió en un bra­zo arma­do del Pen­tá­gono sien­do su jefe prin­ci­pal no el Secre­ta­rio Gene­ral, que siem­pre había sido de ori­gen euro­peo sino el Supre­mo Coman­dan­te Alia­do nom­bra­do por el depar­ta­men­to de Defen­sa nor­te­ame­ri­cano y por supues­to tenía que ser un gene­ral de las Fuer­zas Arma­das esta­dou­ni­den­ses, man­te­nién­do­se esta tra­di­ción has­ta ahora.

Has­ta la des­apa­ri­ción del cam­po socia­lis­ta, la defi­ni­ción del enemi­go había sido una tarea sim­ple para los miem­bros de la Alian­za que se basa­ba en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos como la lucha con­tra el comu­nis­mo y su prin­ci­pal pilar: la URSS.

Los pro­ble­mas con la selec­ción del pró­xi­mo enemi­go sur­gie­ron des­pués que el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Bush padre decla­ró en 1990 que “un mun­do antes divi­di­do entre dos cam­pos arma­dos reco­no­ce que ya sólo exis­te una poten­cia per­ma­nen­te: los Esta­dos Uni­dos de América”.

La Gue­rra Fría había ter­mi­na­do pero Washing­ton no podía per­mi­tir­se el lujo de disol­ver la OTAN para no per­der su hege­mo­nía en Euro­pa. Para esto Nor­te­amé­ri­ca había crea­do el Con­cep­to Estra­té­gi­co de la Alian­za para 1991 – 1999, el pri­mer perío­do en el Siglo XX de la uni­po­la­ri­dad mun­dial, rede­fi­nien­do el papel de la OTAN, su estra­te­gia y táctica.

En la reu­nión de los jefes de Esta­do y de gobierno de la Alian­za en 1991 en Roma, el pre­si­den­te Bush hizo dos pro­pues­tas: pri­me­ro, dotar a la OTAN de capa­ci­dad de actuar fue­ra de la zona asig­na­da en el perío­do 1949 – 1990 modi­fi­can­do el Artícu­lo V de la Alian­za y segun­do, vin­cu­lar la defen­sa euro­pea a la de los EE.UU. En la mis­ma reu­nión el Secre­ta­rio Gene­ral de la orga­ni­za­ción, Willy Claes, afir­mó que “actual­men­te el inte­gris­mo musul­mán repre­sen­ta el mayor desa­fío para Euro­pa des­de la caí­da del enemi­go soviético”.

Es decir, el “nue­vo enemi­go” fue defi­ni­do. Ade­más se dis­cu­tie­ron otros peli­gros inmi­nen­tes rela­cio­na­dos con los futu­ros con­flic­tos en Cáu­ca­so; la dis­per­sión del arma­men­to nuclear en Rusia, Bie­lo­rru­sia, Ucra­nia y Kazajs­tán; los pron­tos con­flic­tos en los Bal­ca­nes; y el posi­ble sur­gi­mien­to del nacio­na­lis­mo expan­sio­nis­ta en las ex repú­bli­cas sovié­ti­cas. Así ter­mi­nó la incer­ti­dum­bre res­pec­to a la nece­si­dad de un “enemi­go” para la exis­ten­cia de la OTAN. Si no lo hay se lo inven­ta, una anti­gua tác­ti­ca de todos los imperios.

En este mis­mo perío­do se ini­ció la expan­sión de la OTAN hacia el este incor­po­ran­do en su seno ex repú­bli­cas socia­lis­tas. Los 12 miem­bros con que nació la orga­ni­za­ción en 1949 cre­cie­ron a 28 y el lide­raz­go de Washing­ton se con­vir­tió en algo sagra­do e indis­cu­ti­ble que otor­gó a la Alian­za el dere­cho de inter­ve­nir en cual­quier par­te del mundo.

Para esto fue ela­bo­ra­do el Segun­do Con­cep­to Estra­té­gi­co de la OTAN para 1999 – 2010. Sus resul­ta­dos eran la gue­rra en los Bal­ca­nes y la diso­lu­ción de la Repú­bli­ca Fede­ral de Yugos­la­via, la par­ti­ci­pa­ción de la Alian­za en la gue­rra con­tra Afga­nis­tán e Irak.

Pre­ci­sa­men­te en este tiem­po se deci­dió en 2009, apro­ve­chan­do el ambien­te de cier­to acer­ca­mien­to entre Esta­dos Uni­dos y Rusia, bau­ti­za­do como “Pere­za­grus­ca”, esta­ble­cer cier­ta coope­ra­ción de la OTAN con Rusia. En reali­dad fue un tan­teo de la posi­bi­li­dad de una sua­ve y bien camu­fla­da expan­sión del domi­nio nor­te­ame­ri­cano hacia este país.

De allí sur­gió en la reu­nión de Lis­boa de la Alian­za en 2010, a la que asis­tió el pre­si­den­te de Rusia, Dmi­tri Med­vé­dev, con­si­de­ra­do en Washing­ton como pro atlan­tis­ta, el “Con­se­jo de la OTAN – Rusia” pro­me­tien­do la segu­ri­dad y pros­pe­ri­dad para el pue­blo de aquel país. Sin embar­go, lo que Med­vé­dev y Oba­ma carac­te­ri­za­ron como un momen­to “his­tó­ri­co” en rela­cio­nes entre la OTAN y Rusia no duró mucho.

El prin­ci­pio de igual­dad que recla­ma­ba el pre­si­den­te Med­vé­dev en rela­cio­nes con la Alian­za nun­ca fue acep­ta­do por la mayo­ría de sus miem­bros y en espe­cial por Polo­nia y los paí­ses bál­ti­cos. Todo fue un jue­go de dis­trac­ción y de des­in­for­ma­ción. Mien­tras Barack Oba­ma habla­ba del acer­ca­mien­to con Rusia, la OTAN puso en mar­cha un plan secre­to para ins­ta­lar bases mili­ta­res en Polo­nia, Litua­nia, Esto­nia y Leto­nia y con­cre­ta­ba deta­lles de la ins­ta­la­ción de Sis­te­mas Anti­mi­si­les en estos paí­ses. Tam­bién esta­ba en su fase final la pre­pa­ra­ción de un gol­pe de Esta­do en Ucra­nia. Los futu­ros pro nazi miem­bros de Mai­dan ya esta­ban reci­bien­do la pre­pa­ra­ción mili­tar en Polo­nia y Lituania.

El Nue­vo Con­cep­to Estra­té­gi­co para los años 2010 – 2020 ela­bo­ra­do en Lis­boa for­ma­li­zó en reali­dad lo que uno de los famo­sos espe­cia­lis­tas en el Sis­te­ma Eco­nó­mi­co Mun­dial, Samir Amin, lla­mó el con­cep­to del “impe­ria­lis­mo colec­ti­vo” que se ve cla­ra­men­te en la gue­rra mediá­ti­ca, eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra con­tra Rusia que empren­dió la OTAN bajo el lide­raz­go de Washing­ton apro­ve­chan­do el gol­pe de Esta­do que ellos mis­mos pro­mo­vie­ron en Ucra­nia. La des­in­for­ma­ción hábil­men­te pro­pa­ga­da reem­pla­zó la ver­dad con­vir­tien­do a Rusia que no tenía nada que ver en “agre­sor” y a los nazis ucra­nia­nos en “víc­ti­mas”.

A la vez Polo­nia y los paí­ses bál­ti­cos siguien­do las ins­truc­cio­nes del depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano ini­cia­ron una cam­pa­ña his­té­ri­ca sobre una inmi­nen­te inva­sión rusa. Apro­ve­chan­do el momen­to, uno de sus cura­do­res del nor­te, el Direc­tor de Asun­tos Euro­peos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, Char­les Kup­chan, hizo una adver­ten­cia pre­ci­sa­men­te un día antes de la visi­ta de Oba­ma a Esto­nia que “Rusia no debe ni pen­sar meter­se en Esto­nia o en cual­quier otro miem­bro de la OTAN”. Tam­bién el jefe real de la OTAN, el gene­ral nor­te­ame­ri­cano Phi­lip Breed­lo­ve lan­zó una ame­na­za a Rusia orde­nan­do refor­zar la capa­ci­dad béli­ca de la Alian­za en “el aire, tie­rra y mar”.

Se espe­ra que en la cum­bre de esta sema­na de la OTAN que se cele­bra­rá en Car­diff, Rei­no Uni­do, se modi­fi­ca­rá el lla­ma­do Nue­vo Con­cep­to Estra­té­gi­co de la Alian­za ela­bo­ra­do para el perío­do 2010 – 2020 tenien­do en cuen­ta los acon­te­ci­mien­tos en Ucra­nia, Siria e Irak, dan­do el vis­to bueno a la crea­ción de bases mili­ta­res per­ma­nen­tes en Polo­nia y los paí­ses bál­ti­cos uti­li­zan­do el Acta de Pre­ven­ción de la Agre­sión Rusa (RAPA) ela­bo­ra­do por el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano y diri­gi­do hacia el rear­me de Euro­pa del Este. Tam­bién Washing­ton, que paga el 73 por cien­to del pre­su­pues­to de la OTAN, exi­gi­rá mayor apor­te de los miem­bros al man­te­ni­mien­to de la capa­ci­dad béli­ca de la Alian­za y poner en orden las fuer­zas arma­das de cada país que reci­ben menos de un por cien­to del pre­su­pues­to estatal.

Para dar­se cuen­ta de la situa­ción de las fuer­zas arma­das de los miem­bros de la OTAN que inven­ta­ron a Rusia como el “nue­vo enemi­go” habría que citar lo que la más impor­tan­te revis­ta ale­ma­na Der Spie­gel reve­ló sobre el esta­do de pre­pa­ra­ción de los mili­ta­res ale­ma­nes para una posi­ble con­fron­ta­ción. Dice la publi­ca­ción que de los 109 avio­nes Euro Figh­ters sola­men­te 8 son dis­po­ni­bles para el com­ba­te y de los 67 heli­cóp­te­ros CH-53 sólo sie­te pue­den volar. Esta es la situa­ción en la mayo­ría de los miem­bros de la Alianza.

La Apa­rien­cia y la Reali­dad están en com­ple­ta con­tra­dic­ción en la OTAN, igual como pasó en la “Gue­rra de las Gala­xias” difun­di­da hábil­men­te por el apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co del gobierno de Reagan en los años 1980 que hizo asus­tar a los diri­gen­tes sovié­ti­cos ini­cián­do­se la incer­ti­dum­bre. Aho­ra la OTAN está lan­zan­do una cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca pare­ci­da olvi­dán­do­se que la Rusia de aho­ra apren­dió de las expe­rien­cias del pasa­do y sabe per­fec­ta­men­te lo que sig­ni­fi­ca la fra­se escri­ta por el poe­ta ale­mán Frie­de­rich Freiher von Har­den­berg: ”Cuan­do veas un gigan­te, exa­mi­na antes la posi­ción del sol; no vaya a ser la som­bra de un pigmeo”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *