Opor­tu­ni­da­des y opor­tu­nis­mos- Fre­de­ric Tort

A menu­do se habla, sobre todo en el ámbi­to muni­ci­pal, de polí­ti­cas enca­mi­na­das a poten­ciar el teji­do aso­cia­ti­vo, enti­da­des, movi­mien­tos socia­les, etc. Cier­ta­men­te, al menos de entra­da, cual­quier ini­cia­ti­va polí­ti­ca enca­mi­na­da a refor­zar y dar apo­yo a las enti­da­des y movi­mien­tos socia­les loca­les es posi­ti­va. Sin embar­go hay que tener en cuen­ta tan­to el fon­do como la for­ma en que se plan­tean estas polí­ti­cas des­de las ins­ti­tu­cio­nes, sobre todo para no caer en la tram­pa del opor­tu­nis­mo polí­ti­co para que­dar bien y per­der las opor­tu­ni­da­des que un teji­do aso­cia­ti­vo vivo y acti­vo ofre­ce al con­jun­to de la ciudadanía.

Des­gra­cia­da­men­te, des­de las ins­ti­tu­cio­nes se tie­ne cier­ta ten­den­cia a con­ce­bir el teji­do aso­cia­ti­vo y los movi­mien­tos socia­les como un peli­gro por­que a menu­do cues­tio­nan y ponen en con­tra­dic­ción, con argu­men­tos bien sóli­dos, la pra­xis de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal clá­si­ca. El sis­te­ma actual se basa en un modo de hacer polí­ti­ca don­de prác­ti­ca­men­te todo ya está blin­da­do, y así evi­tar que en la prác­ti­ca casi nada pue­da cam­biar, más allá del jue­go de inter­cam­bio de sillas cada cua­tro años. Las ins­ti­tu­cio­nes olvi­dan y obvian que la pers­pec­ti­va de las pro­ble­má­ti­cas socia­les y las cues­tio­nes ciu­da­da­nas que se tie­ne des­de la ópti­ca de los movi­mien­tos socia­les o enti­da­des que tra­ba­jan a pie de calle es dife­ren­te ya menu­do mucho más obje­ti­va que la que se tie­ne des­de las salas de ple­nos o los des­pa­chos. La pre­sión que se ejer­ce des­de los movi­mien­tos socia­les es la que muchas veces con­vier­te el opor­tu­nis­mo de los que se apol­tro­nan en car­gos ins­ti­tu­cio­na­les en opor­tu­ni­da­des reales para la ciu­da­da­nía, como por ejem­plo las luchas que han para­do cen­te­na­res de desahu­cios y que han garan­ti­za­do los recur­sos bási­cos a ciu­da­da­nos y fami­lias en ries­go de exclu­sión social. Esta reali­dad es un aspec­to esen­cial que cual­quier pro­pues­ta polí­ti­ca plan­tea­da en cla­ve rup­tu­ris­ta con el actual mar­co debe­ría tener muy, muy pre­sen­te en todo momento.

Un aná­li­sis de la reali­dad hecha exclu­si­va­men­te des­de las ins­ti­tu­cio­nes lle­va muy a menu­do a una visión cerra­da y pre­con­ce­bi­da de la socie­dad. Este sis­te­ma auto­de­no­mi­na­do ” demo­cra­cia ‘, con­so­li­da­do y per­pe­tua­do deli­be­ra­da­men­te a lo lar­go de los años por la mane­ra de hacer polí­ti­ca de todos los que nos han ido gober­nan­do, des­di­bu­ja la reali­dad y difi­cul­ta enor­me­men­te la aper­tu­ra de miras nece­sa­ria para impul­sar polí­ti­cas socia­les poten­tes y valien­tes enca­mi­na­das hacia la igual­dad, la jus­ti­cia, la soli­da­ri­dad, y sobre todo des­ti­na­das al bien común. La per­pe­tua­ción de esta mane­ra cerra­da de hacer polí­ti­ca tam­bién muy liga­da a la pési­ma con­cep­ción de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que tie­nen los que nos han ido gober­nan­do duran­te años y años. En este sen­ti­do, y sólo a modo de ejem­plo, es bien sin­to­má­ti­co un caso como el de Bla­nes, don­de se ha tar­da­do más de trein­ta años (con gobier­nos de todos los colo­res) al plan­tear la nece­si­dad de la par­ti­ci­pa­ción acti­va de las enti­da­des y ciu­da­da­nos en los ple­nos municipales.

El fomen­to del teji­do aso­cia­ti­vo crí­ti­co y autó­no­mo, libre de tute­las ins­ti­tu­cio­na­les inne­ce­sa­rias, es una opor­tu­ni­dad, nun­ca un peli­gro. Si que­re­mos cam­biar la for­ma cadu­ca de hacer polí­ti­ca en nues­tros muni­ci­pios se han de con­ce­bir los movi­mien­tos socia­les como opor­tu­ni­da­des para supe­rar las enor­mes limi­ta­cio­nes de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y erra­di­car las pra­xis basa­das en el opor­tu­nis­mo de dis­cur­sos gran­di­lo­cuen­tes, sobre todo en épo­cas pre-elec­to­ra­les , que se lle­nan la boca de apo­yo al teji­do aso­cia­ti­vo y que, en el fon­do, no hacen más que per­pe­tuar el mode­lo actual garan­ti­zan­do que, en esen­cia, nada cambie.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.