Opor­tu­ni­da­des y opor­tu­nis­mos- Fre­de­ric Tort

A menu­do se habla, sobre todo en el ámbi­to muni­ci­pal, de polí­ti­cas enca­mi­na­das a poten­ciar el teji­do aso­cia­ti­vo, enti­da­des, movi­mien­tos socia­les, etc. Cier­ta­men­te, al menos de entra­da, cual­quier ini­cia­ti­va polí­ti­ca enca­mi­na­da a refor­zar y dar apo­yo a las enti­da­des y movi­mien­tos socia­les loca­les es posi­ti­va. Sin embar­go hay que tener en cuen­ta tan­to el fon­do como la for­ma en que se plan­tean estas polí­ti­cas des­de las ins­ti­tu­cio­nes, sobre todo para no caer en la tram­pa del opor­tu­nis­mo polí­ti­co para que­dar bien y per­der las opor­tu­ni­da­des que un teji­do aso­cia­ti­vo vivo y acti­vo ofre­ce al con­jun­to de la ciudadanía.

Des­gra­cia­da­men­te, des­de las ins­ti­tu­cio­nes se tie­ne cier­ta ten­den­cia a con­ce­bir el teji­do aso­cia­ti­vo y los movi­mien­tos socia­les como un peli­gro por­que a menu­do cues­tio­nan y ponen en con­tra­dic­ción, con argu­men­tos bien sóli­dos, la pra­xis de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal clá­si­ca. El sis­te­ma actual se basa en un modo de hacer polí­ti­ca don­de prác­ti­ca­men­te todo ya está blin­da­do, y así evi­tar que en la prác­ti­ca casi nada pue­da cam­biar, más allá del jue­go de inter­cam­bio de sillas cada cua­tro años. Las ins­ti­tu­cio­nes olvi­dan y obvian que la pers­pec­ti­va de las pro­ble­má­ti­cas socia­les y las cues­tio­nes ciu­da­da­nas que se tie­ne des­de la ópti­ca de los movi­mien­tos socia­les o enti­da­des que tra­ba­jan a pie de calle es dife­ren­te ya menu­do mucho más obje­ti­va que la que se tie­ne des­de las salas de ple­nos o los des­pa­chos. La pre­sión que se ejer­ce des­de los movi­mien­tos socia­les es la que muchas veces con­vier­te el opor­tu­nis­mo de los que se apol­tro­nan en car­gos ins­ti­tu­cio­na­les en opor­tu­ni­da­des reales para la ciu­da­da­nía, como por ejem­plo las luchas que han para­do cen­te­na­res de desahu­cios y que han garan­ti­za­do los recur­sos bási­cos a ciu­da­da­nos y fami­lias en ries­go de exclu­sión social. Esta reali­dad es un aspec­to esen­cial que cual­quier pro­pues­ta polí­ti­ca plan­tea­da en cla­ve rup­tu­ris­ta con el actual mar­co debe­ría tener muy, muy pre­sen­te en todo momento.

Un aná­li­sis de la reali­dad hecha exclu­si­va­men­te des­de las ins­ti­tu­cio­nes lle­va muy a menu­do a una visión cerra­da y pre­con­ce­bi­da de la socie­dad. Este sis­te­ma auto­de­no­mi­na­do ” demo­cra­cia ‘, con­so­li­da­do y per­pe­tua­do deli­be­ra­da­men­te a lo lar­go de los años por la mane­ra de hacer polí­ti­ca de todos los que nos han ido gober­nan­do, des­di­bu­ja la reali­dad y difi­cul­ta enor­me­men­te la aper­tu­ra de miras nece­sa­ria para impul­sar polí­ti­cas socia­les poten­tes y valien­tes enca­mi­na­das hacia la igual­dad, la jus­ti­cia, la soli­da­ri­dad, y sobre todo des­ti­na­das al bien común. La per­pe­tua­ción de esta mane­ra cerra­da de hacer polí­ti­ca tam­bién muy liga­da a la pési­ma con­cep­ción de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que tie­nen los que nos han ido gober­nan­do duran­te años y años. En este sen­ti­do, y sólo a modo de ejem­plo, es bien sin­to­má­ti­co un caso como el de Bla­nes, don­de se ha tar­da­do más de trein­ta años (con gobier­nos de todos los colo­res) al plan­tear la nece­si­dad de la par­ti­ci­pa­ción acti­va de las enti­da­des y ciu­da­da­nos en los ple­nos municipales.

El fomen­to del teji­do aso­cia­ti­vo crí­ti­co y autó­no­mo, libre de tute­las ins­ti­tu­cio­na­les inne­ce­sa­rias, es una opor­tu­ni­dad, nun­ca un peli­gro. Si que­re­mos cam­biar la for­ma cadu­ca de hacer polí­ti­ca en nues­tros muni­ci­pios se han de con­ce­bir los movi­mien­tos socia­les como opor­tu­ni­da­des para supe­rar las enor­mes limi­ta­cio­nes de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y erra­di­car las pra­xis basa­das en el opor­tu­nis­mo de dis­cur­sos gran­di­lo­cuen­tes, sobre todo en épo­cas pre-elec­to­ra­les , que se lle­nan la boca de apo­yo al teji­do aso­cia­ti­vo y que, en el fon­do, no hacen más que per­pe­tuar el mode­lo actual garan­ti­zan­do que, en esen­cia, nada cambie.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *