Tania la Guerrillera

“… Inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio no es eti­que­ta que corres­pon­da al aven­tu­re­ro, sedien­to de nue­vas expe­rien­cias. Nace de un pro­fun­do arrai­go, como el de Tania en el recuer­do de su Argen­ti­na natal, de un genuino recha­zo de la explo­ta­ción como el de Tania renun­cian­do al camino segu­ro que le brin­da­ba la RDA, al tra­ba­jo crea­dor en la Cuba revo­lu­cio­na­ria recién des­cu­bier­ta, al amor y la amis­tad pos­po­nien­do sus pro­yec­tos per­so­na­les por acu­dir allí don­de otros hom­bres nece­si­tan reden­ción”.Gra­zie­lla Pogo­lot­ti, 28 de octu­bre de 1999, Perió­di­co Granma
Hay­dée Tama­ra Bun­ke Bider cono­ci­da como Tania la Gue­rri­lle­ra fue una revo­lu­cio­na­ria argen­ti­na, miem­bro de la gue­rri­lla del Che en Boli­via. Nació en Bue­nos Aires, Argen­ti­na el 19 de noviem­bre de 1937, hija de padre ale­mán y madre pola­ca, ambos comu­nis­tas y judíos y tam­bién maes­tros. Tuvie­ron que refu­giar­se en Argen­ti­na en 1935 huyen­do de la per­se­cu­ción nazi. En Bue­nos Aires tra­ba­ja­ron como pro­fe­so­res. Los padres regre­sa­ron a Ale­ma­nia cuan­do Tania tenía solo 12 años, allí pudo cono­cer de los dolo­res y las muer­tes que dejó el fas­cis­mo en toda Euro­pa y sus con­vic­cio­nes la lle­va­ron a inte­grar­se a la Juven­tud Libre Ale­ma­na. Estu­dió en la Uni­ver­si­dad de Hum­boldt en la Facul­tad de Letras. Ganó varias meda­llas en tiro depor­ti­vo. Mili­tó des­de los 18 años en las filas del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia. Nun­ca olvi­dó Lati­noa­mé­ri­ca man­te­nien­do siem­pre rela­cio­nes con lati­no­ame­ri­ca­nos y can­tan­do con su acor­deón tan­gos y milon­gas. Reci­bió con ale­gría el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na. En 1960 cono­ció al Che cuan­do via­jó a Ale­ma­nia al fren­te de una dele­ga­ción comer­cial cuba­na don­de ella y su madre les sir­vie­ron de tra­duc­to­ras. Tama­ra deci­de vivir en Cuba y cola­bo­rar con la pri­me­ra revo­lu­ción latinoamericana.
En 1961 lle­ga a Cuba invi­ta­da por Ali­cia Alon­so y el Ballet Nacio­nal de Cuba. Seincor­po­ra a la Uni­ver­si­dad de La Haba­na y estu­dia perio­dis­mo; como habla­ba fran­cés, inglés, ale­mán, espa­ñol y un poco de ita­liano, tra­ba­ja en el Minis­te­rio de Edu­ca­ción, el Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos y en la direc­ción nacio­nal de la Fede­ra­ción de Muje­res Cubanas.
Se afi­lió a los Comi­tés de Defen­sa de la Revo­lu­ción (CDR), inte­gró las mili­cias y tam­bién cola­bo­ró en el tra­ba­jo volun­ta­rio en las fae­nas agrí­co­las En 1963 la cap­tan y comien­za un entre­na­mien­to ope­ra­ti­vo muy rigu­ro­so para el tra­ba­jo de inte­li­gen­cia que la obli­ga a cum­plir difí­ci­les misio­nes, vivir en la clan­des­ti­ni­dad, reco­pi­lar infor­ma­cio­nes y sopor­tar en silen­cio cual­quier pade­ci­mien­to inclu­so sin poder dis­fru­tar y com­par­tir las ale­grías revo­lu­cio­na­rias. Comien­za una nue­va vida, una nue­va mujer lla­ma­da Tania, la que más ade­lan­te estu­vie­ra en las sel­vas de Boli­via jun­to al Che Gue­va­ra. En 1964 el Che la reci­be en su ofi­ci­na del Minis­te­rio de Indus­trias para expli­car­le de su misión clan­des­ti­na en Boli­via. El plan con­sis­tía en pre­pa­rar una red urba­na de un movi­mien­to gue­rri­lle­ro que alcan­za­ra todo el con­ti­nen­te. Sería un tra­ba­jo de com­par­ti­men­ta­ción total, tra­ba­ja­ría sola. Con­ta­ría con sus pro­pias fuer­zas y por muy difí­cil que fue­ra su situa­ción no podía vin­cu­lar­se con nin­gu­na orga­ni­za­ción polí­ti­ca de izquier­da ni nadie podría cono­cer su ver­da­de­ra iden­ti­dad. Lue­go en ese mis­mo año par­te hacia Euro­pa para trans­for­mar su len­gua­je y acti­tu­des pro­pias de la socie­dad bur­gue­sa don­de debía des­en­vol­ver­se. Via­jó con docu­men­tos bajo dos per­so­na­li­da­des dis­tin­tas, Vit­to­ria Pan­ci­ni y Mar­ta Iriar­te. En agos­to de ese año lle­gó a Frank­fort en la Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia, allí adop­tó la per­so­na­li­dad de Lau­ra Gutié­rrez Bauer, argen­ti­na, con la que tra­ba­ja­ría clan­des­ti­na­men­te en Boli­via. En los pri­me­ros días de octu­bre de 1964, par­tió para Boli­via con­ver­ti­da en una etnó­lo­ga espe­cia­li­za­da en arqueo­lo­gía y antro­po­lo­gía. En la capi­tal boli­via­na esta­ble­ció estre­chas rela­cio­nes con artis­tas, inte­lec­tua­les, fun­cio­na­rios y per­so­na­li­da­des vin­cu­la­das al pre­si­den­te de Boli­via, en espe­cial con Gon­za­lo López Muñoz, jefe de la Direc­ción Nacio­nal de Infor­ma­cio­nes de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, ami­go per­so­nal de la más abso­lu­ta con­fian­za del Pre­si­den­te quien la acre­di­tó como agen­te sus­crip­tor del sema­na­rio IPI, una publi­ca­ción con­fi­den­cial que él diri­gía, exclu­si­va­men­te al alcan­ce de fun­cio­na­rios, polí­ti­cos y per­so­nas de alto nivel den­tro de la socie­dad boli­via­na. Este tra­ba­jo le per­mi­tió valio­sas rela­cio­nes y acce­so a las ofi­ci­nas del jefe de infor­ma­cio­nes. Tania enta­bló amis­tad con Julia Ele­na For­tún, a tra­vés de la cual tra­ba­jó en el comi­té de inves­ti­ga­ción, inte­gra­do por un nume­ro­so gru­po de espe­cia­lis­tas, que esta­ba ads­cri­to al Depar­ta­men­to de Fol­clor del Minis­te­rio de Edu­ca­ción. Estu­dió el arte fol­cló­ri­co con rigor cien­tí­fi­co. En 1965 había logra­do su radi­ca­ción defi­ni­ti­va y enta­blar rela­cio­nes con impor­tan­tes per­so­na­li­da­des guber­na­men­ta­les, altos jefes mili­ta­res, como el gene­ral Ovan­do, diplo­má­ti­cos acre­di­ta­dos en La Paz, artis­tas, inves­ti­ga­do­res, perio­dis­tas, diri­gen­tes polí­ti­cos reac­cio­na­rios y oli­gar­cas. Tania comen­zó a impar­tir cla­ses par­ti­cu­la­res de ale­mán a los hijos de la oli­gar­quía local, lo que le per­mi­tió visi­tar sus casas y rela­cio­nar­se con sus fami­lia­res. Así con­tra­jo matri­mo­nio con Mario Mar­tí­nez, hijo de un impor­tan­te inge­nie­ro de minas. De esa for­ma obtu­vo la ciu­da­da­nía y el pasa­por­te boli­viano. En enero de 1966 arri­bó a la ciu­dad de La Paz. Un repre­sen­tan­te de una impor­tan­te y famo­sa fir­ma de belle­za que res­pon­día al seu­dó­ni­mo de Mercy con­tac­tó con Tania para entre­gar­le los nue­vos códi­gos de las comu­ni­ca­cio­nes secre­tas. En abril de 1966 Tania salió de Boli­via y sos­tu­vo varias entre­vis­tas clan­des­ti­nas en Méxi­co con Juan Carre­te­ro (Ariel), su nue­vo enla­ce. Le comu­ni­có que le había sido con­ce­di­da la mili­tan­cia del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba y que en La Paz con­tac­ta­ría con un com­pa­ñe­ro y que debía poner­se bajo sus órde­nes. Tania era ya un engra­na­je indis­pen­sa­ble en el desa­rro­llo del tra­ba­jo urbano de la gue­rri­lla. El Che creía que no debía par­ti­ci­par en las accio­nes, sino que, por sus cone­xio­nes en las altas esfe­ras guber­na­men­ta­les, debía dedi­car­se a la infor­ma­ción y man­te­ner­la como reser­va. El 10 de julio de 1966 Tania ini­ció los pre­pa­ra­ti­vos para la lle­ga­da de los gue­rri­lle­ros: alqui­ló casas de segu­ri­dad que pudie­ran ser­vir de alma­ce­nes y pre­pa­ró reci­pien­tes para el envío de men­sa­jes cifra­dos. En diciem­bre de 1966 con­du­ce al trai­dor Mario Mon­je, Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­doComu­nis­ta de Boli­via, al cam­pa­men­to gue­rri­lle­ro, don­de los espe­ra­ba el Che. El Che habló pri­me­ro con ella y le dio la orden de via­jar a Argen­ti­na para entre­vis­tar­se con Mau­ri­cio y Joza­mi y citar­los en el cam­pa­men­to gue­rri­lle­ro. El Che tra­ta­ba de empe­zar a tejer la red gue­rri­lle­ra en Argen­ti­na, reanu­dan­do la gue­rri­lla de Sal­ta y le había orde­na­do no regre­sar a Cami­ri por­que corría el ries­go de ser localizada.
En mar­zo Tania regre­sa con­du­cien­do en su todo terreno al fran­cés Régis Debray y al argen­tino Ciro Bus­tos a la Casa de Cala­mi­na en Ñan­cahua­zú. Su ter­cer via­je a la base gue­rri­lle­ra fue el últi­mo. El Che no esta­ba. Los deser­to­res infor­man al ejér­ci­to boli­viano, a sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y a los ofi­cia­les de la CIA, de la pre­sen­cia de Tania en el cam­pa­men­to gue­rri­lle­ro y de que ésta había via­ja­do en un todo terreno has­ta Cami­ri. Allí el vehícu­lo fue loca­li­za­do con su docu­men­ta­ción. El Che orde­na sepa­rar las dos colum­nas. Al man­do de Joa­quín, la reta­guar­dia gue­rri­lle­ra sale hacia Río Gran­de. En un terreno tan abrup­to, la adap­ta­ción de Tania al medio geo­grá­fi­co fue asom­bro­sa­men­te rápi­da. Había momen­tos en que había que des­col­gar­se por sogas, gatear, prác­ti­ca­men­te ara­ñan­do sobre las rocas. Cami­na­ba a pesar de las terri­bles lla­gas que tenía en los pies. Las comu­ni­ca­cio­nes entre ambas colum­nas eran pési­mas. A fina­les de agos­to, la reta­guar­dia lle­ga a la casa del trai­dor Hono­ra­to Rojas, un cam­pe­sino de la región. Los gue­rri­lle­ros dur­mie­ron en la casa y, al des­pun­tar el alba, se reti­ra­ron, pre­vio acuer­do de que al día siguien­te Rojas los guia­ría por un ata­jo hacia el Vado de Yeso. Los guió un tre­cho y les indi­có el Vado. Los gue­rri­lle­ros siguie­ron andan­do y el cam­pe­sino se des­pi­dió dán­do­les la mano. Los sol­da­dos espe­ra­ban aga­za­pa­dos en ambas már­ge­nes del río, pres­tos a pre­sio­nar el dedo en el gati­llo. Tania fue la penúl­ti­ma en sumer­gir­se en la rápi­da corrien­te del Río Gran­de. El agua casi le lle­ga­ba has­ta la cade­ra cuan­do se escu­cha­ron las pri­me­ras ráfa­gas. Inten­tó aga­rrar su fusil pero una bala le atra­ve­só el pul­món. La corrien­te la arras­tró ten­dién­do­la lue­go sobre un reman­so. Los sol­da­dos no encon­tra­ron su cadá­ver has­ta sie­te días des­pués. Murió en com­ba­te el 31 de agos­to de 1967. Aún no había cum­pli­do 30 años. Cada 31 de agos­to, per­so­nas des­co­no­ci­das lle­nan de flo­res aquel lugar don­de se encon­tró su cuer­po. La gue­rri­lle­ra Tania, la flor sil­ves­tre de Río Gran­de, con­ver­ti­da ya en leyen­da, revi­ve el gri­to de liber­tad que reco­rre Amé­ri­ca Lati­na. Sus res­tos fue­ron iden­ti­fi­ca­dos y tras­la­da­dos a Cuba en 1998 y repo­san en el Mau­so­leo en San­ta Cla­ra, jun­to a los del Che y demás gue­rri­lle­ros. ¡Lati­noa­mé­ri­ca se levan­ta ante la gue­rri­lle­ra Tania!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.