Entre­vis­ta a Gil­da Luon­go, escri­to­ra, crí­ti­ca e inves­ti­ga­do­ra femi­nis­ta. Inte­gran­te de la Coor­di­na­do­ra Femi­nis­tas en Lucha

¿Por qué es nece­sa­rio el abor­to libre segu­ro y gra­tui­to en Chile ?

Nom­brar la lucha por el abor­to como libre, segu­ro y gra­tui­to impli­ca otor­gar­le espe­ci­fi­ci­dad a la deman­da de las muje­res femi­nis­tas. Este modo de nom­brar, ‑adjetivar‑, impli­ca una radi­ca­li­dad no menor en nues­tra socie­dad con­ser­va­do­ra y andro­cén­tri­ca. La tira­nía de la mater­ni­dad es una de las cade­nas con las cua­les las muje­res hemos teni­do que lidiar en la cons­truc­ción de nues­tras sub­je­ti­vi­da­des, es por esta razón que las pala­bras que sin­gu­la­ri­zan nues­tras luchas resul­tan tan per­ti­nen­tes. Por lo tan­to, abor­to libre sig­ni­fi­ca que las muje­res, y los hom­bres, pue­dan deci­dir lle­var a cabo esta prác­ti­ca cul­tu­ral sin pre­sio­nes, man­da­tos ni cen­su­ras mora­les, reli­gio­sas o pena­les. Esto con­lle­va remo­ver los sig­nos gené­ri­ca­men­te mar­ca­dos res­pec­to de la repro­duc­ción encar­na­da, tirá­ni­ca­men­te, como defi­ni­ción de “la mujer = madre”. Impli­ca, por ende, que las muje­res deci­da­mos res­pec­to de la con­ti­nui­dad o inte­rrup­ción de un emba­ra­zo no impor­tan­do las con­di­cio­nes en que este haya ocu­rri­do, por­que nues­tro cuer­po ha sido, es y será nues­tro pri­mer terri­to­rio de ciu­da­da­nía. Dados los man­da­tos y cor­sé de géne­ro sexua­les esta cons­truc­ción con­lle­va el deve­nir de sub­je­ti­vi­da­des feme­ni­nas en ten­sión inevi­ta­ble y, en con­se­cuen­cia, el posi­cio­na­mien­tio polí­ti­co se hace impos­ter­ga­ble. Abor­to segu­ro , sig­ni­fi­ca que dicha prác­ti­ca pue­da lle­var­se a cabo en con­di­cio­nes dig­nas en tér­mi­nos de salud físi­ca y psi­co­ló­gi­ca. Esto quie­re decir que nin­gu­na mujer corra ries­go de muer­te o de infer­ti­li­dad al enfren­tar­se a esta deci­sión; asi­mis­mo, impli­ca que sea posi­ble vivir dicha expe­rien­cia sin que gene­re enjui­cia­mien­tos való­ri­cos ni mora­les de nin­gu­na espe­cie hacia quie­nes la lle­ven a cabo, por lo tan­to la cul­pa ‑de rai­gam­bre cató­li­ca- que­da­ría abso­lu­ta­men­te fue­ra de lugar. Abor­to gra­tui­to impli­ca con­ce­bir la posi­bi­li­dad de que todas las muje­res, de cual­quier estra­to social, de cual­quier ori­gen cul­tu­ral, étni­co, racial, sexual, eta­rio, en cual­quier cir­cuns­tan­cia, pue­dan tener acce­so a dicha inter­ven­ción sin que nece­si­ten pagar dine­ro por ella. Sabe­mos de sobra que la expe­rien­cia abor­ti­va mar­ca los cuer­pos de las muje­res mar­gi­na­les y pobres, quie­nes no dis­po­nen de dine­ro para lle­var­los a cabo en clí­ni­cas pri­va­das. “Sólo las muje­res pobres mue­ren por abor­to en Chi­le”, reza uno de los lemas de nues­tra lucha. Esta vio­len­cia de cla­se se tra­ma con la vio­len­cia de géne­ro, y otras sin­gu­la­ri­da­des que pue­dan estar tallan­do según las espe­ci­fi­ci­da­des y con­tex­tos de las muje­res en nues­tras anchas diferencias. 

En segun­do lugar, si opi­nas que la bio­po­lí­ti­ca, como méto­do de ges­tión de con­trol del poder polí­ti­co sobre los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos socia­les, pesa en las res­tric­cio­nes sobre el abor­to en Chile.

Res­pues­ta: Por supues­to que la cues­tión de la bio­po­lí­ti­ca pue­de ser un foco para revi­sar y ana­li­zar lo que ocu­rre con el abor­to en nues­tras socie­da­des. Si con­si­de­ra­mos que la bio­po­lí­ti­ca está tra­ma­da con la noción de bio­po­der, Fou­cault median­te, no cabe duda de que en las cues­tio­nes rela­ti­vas a la noción de “vida” huma­na se tren­zan hege­mo­nías polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y ecle­siás­ti­cas. Así se ha lle­ga­do a defi­nir a las muje­res como las repro­duc­to­ras de la vida huma­na por “natu­ra­le­za”. Defi­ni­ción cómo­da para jus­ti­fi­car las más abe­rran­tes deci­sio­nes que tie­nen que ver con las nocio­nes de desa­rro­llo y pro­gre­so en estos con­tex­tos gola­bli­za­dos. Por ello hemos sido clau­su­ra­das en nues­tra con­di­ción de suje­tos que deci­den y optan de modo libre para per­pe­tuar o no la vida huma­na. La mayor defen­sa que hace la cla­se polí­ti­ca-eco­nó­mi­ca con­ser­va­do­ra en Chi­le, en con­tex­tos de dispu­ta por el abor­to, es la defen­sa de la vida, como si ella fue­ra sólo terreno divino, into­ca­do por las expe­rien­cias socia­les, cul­tu­ra­les, sin­gu­la­ri­za­das en el mun­do. En ello hay un cla­ro plan­tea­mien­to ideo­ló­gi­co que no es ino­cen­te en modo alguno dado que se sus­ten­ta en el con­trol de los cuer­pos de las muje­res para poder sol­ven­tar pro­yec­tos de mun­do humano patriar­cal, la mayor de las veces, depre­da­dor-explo­ta­dor de lo humano en su impul­so ter­so-capi­ta­lis­ta devo­ra­dor. Somos noso­tras las que expe­ri­men­ta­mos los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos que impli­can la mater­ni­dad o la no mater­ni­dad, por lo tan­to nues­tra pala­bra, sobre todo la pala­bra femi­nis­ta, ame­ri­ta ser con­si­de­ra­da dado que hemos hecho una labor crí­ti­ca y ana­lí­ti­ca que abre las sos­pe­chas res­pec­to de lo que se esta­ble­ce como “natu­ra­le­za” de modo con­ve­nien­te para los pode­res de turno y sus hege­mo­nías. Por esta razón es posi­ble y desea­ble dar la lucha femi­nis­ta para trans­for­mar y alte­rar estas vio­len­cias sim­bó­li­cas. Las muje­res expe­ri­men­ta­mos la incar­di­na­ción de estas dispu­tas por el abor­to. Para noso­tras este hecho no sólo com­pro­me­te la vida orgá­ni­ca, los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos sino tam­bién las expe­rien­cias intrap­sí­qui­cas, par­te fun­da­men­tal de la salud inte­gral de las muje­res. ¿Cuán­tas muje­res, madres, han que­da­do emba­ra­za­das en cir­cuns­tan­cias de vio­len­cia sexual y de géne­ro? ¿Cuán­tas muje­res, madres, lle­gan a ser­lo sin haber expe­ri­men­ta­do orgas­mo o pla­cer sexual? ¿Cuán­tas muje­res no desean en modo alguno expe­ri­men­tar la car­ga de la pro­duc­ción afec­ti­vo-sexual, como deno­mi­na­mos las femi­nis­tas a la expe­rien­cia mater­nal- y son vio­len­ta­das por mani­fes­tar esta opción? ¿Cuán­tas muje­res no se sien­ten pre­pa­ra­das para expe­ri­men­tar la com­ple­ji­dad físi­ca y psí­qui­ca que con­lle­va el víncu­lo mater­nal? ¿Cuán­tas muje­res desean una vida sexual pla­cen­te­ra sin la nece­si­dad de pen­sar en la mater­ni­dad como con­se­cuen­cia de estas expe­rien­cias? ¿Cuán­tas muje­res recha­zan el man­da­to patriar­cal reli­gio­so y con­ser­va­dor del sis­te­ma sexo-géne­ro que idealiza/​santifica la expe­rien­cia de la mater­ni­dad con­vir­tién­do­la en una tram­pa y en una fic­ción para las muje­res de car­ne y hueso?

Por últi­mo, me gus­ta­ría saber si opi­nas que el tema de la des­pe­na­li­za­ción debe­ría enfo­car­se como un pro­ble­ma social de cla­ses, ya que real­men­te para las muje­res con posi­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas no supo­ne un incon­ve­nien­te real el hecho de que sea legal o no.

Las femi­nis­tas radi­ca­les en Chi­le hemos enfa­ti­za­do con fuer­za el cru­ce de la dife­ren­cia de cla­se con la dife­ren­cia sexual para todas nues­tras luchas, deman­das y revuel­tas: edu­ca­ción, tra­ba­jo, disi­den­cia sexual, dife­ren­cia gene­ra­cio­nal, entre otras. La femi­ni­za­ción de la pobre­za en diver­sos ámbi­tos es una de nues­tras pla­ta­for­mas de lucha. Sería una cegue­ra no con­si­de­rar que la des­pe­na­li­za­ción del abor­to ven­dría a ser un avan­ce con­si­de­ra­ble y con­cre­to para las muje­res de estra­tos socio-eco­nó­mi­cos pre­ca­ri­za­dos. Sin lugar a dudas el abor­to es un pro­ble­ma de dife­ren­cia sexual y de dife­ren­cia de cla­se social. La des­pe­na­li­za­ción favo­re­ce­ría, ade­más, que las muje­res dejá­ra­mos de ser víc­ti­mas de vio­len­cia en los ámbi­tos de la salud. Son incon­ta­bles las expe­rien­cias de muje­res que son mal­tra­ta­das cuan­do lle­gan a los ser­vi­cios de salud con sín­to­mas de haber­se rea­li­za­do abor­to. Pare­cie­ra que en nues­tra socie­dad cla­sis­ta y ocul­ta­men­te racis­ta, los cam­bios cul­tu­ra­les y socia­les fue­ran de una mag­ni­tud enor­me: tan­to pre­jui­cio y con­ser­va­du­ris­mo social. Por eso es que las femi­nis­tas no ceja­re­mos en nues­tras luchas de diver­sa índo­le y esta­re­mos aten­tas y aler­tas para res­pon­der con nues­tros movi­mien­tos a las coyun­tu­ras sobre el abor­to hoy en Chi­le, álgi­do y urgen­te ámbi­to para nues­tras liber­ta­des y sobe­ra­nías. ¡Abor­to libre, segu­ro y gratuito!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.