Entre­vis­ta a Gil­da Luon­go, escri­to­ra, crí­ti­ca e inves­ti­ga­do­ra femi­nis­ta. Inte­gran­te de la Coor­di­na­do­ra Femi­nis­tas en Lucha

¿Por qué es nece­sa­rio el abor­to libre segu­ro y gra­tui­to en Chile ?

Nom­brar la lucha por el abor­to como libre, segu­ro y gra­tui­to impli­ca otor­gar­le espe­ci­fi­ci­dad a la deman­da de las muje­res femi­nis­tas. Este modo de nom­brar, ‑adjetivar‑, impli­ca una radi­ca­li­dad no menor en nues­tra socie­dad con­ser­va­do­ra y andro­cén­tri­ca. La tira­nía de la mater­ni­dad es una de las cade­nas con las cua­les las muje­res hemos teni­do que lidiar en la cons­truc­ción de nues­tras sub­je­ti­vi­da­des, es por esta razón que las pala­bras que sin­gu­la­ri­zan nues­tras luchas resul­tan tan per­ti­nen­tes. Por lo tan­to, abor­to libre sig­ni­fi­ca que las muje­res, y los hom­bres, pue­dan deci­dir lle­var a cabo esta prác­ti­ca cul­tu­ral sin pre­sio­nes, man­da­tos ni cen­su­ras mora­les, reli­gio­sas o pena­les. Esto con­lle­va remo­ver los sig­nos gené­ri­ca­men­te mar­ca­dos res­pec­to de la repro­duc­ción encar­na­da, tirá­ni­ca­men­te, como defi­ni­ción de “la mujer = madre”. Impli­ca, por ende, que las muje­res deci­da­mos res­pec­to de la con­ti­nui­dad o inte­rrup­ción de un emba­ra­zo no impor­tan­do las con­di­cio­nes en que este haya ocu­rri­do, por­que nues­tro cuer­po ha sido, es y será nues­tro pri­mer terri­to­rio de ciu­da­da­nía. Dados los man­da­tos y cor­sé de géne­ro sexua­les esta cons­truc­ción con­lle­va el deve­nir de sub­je­ti­vi­da­des feme­ni­nas en ten­sión inevi­ta­ble y, en con­se­cuen­cia, el posi­cio­na­mien­tio polí­ti­co se hace impos­ter­ga­ble. Abor­to segu­ro , sig­ni­fi­ca que dicha prác­ti­ca pue­da lle­var­se a cabo en con­di­cio­nes dig­nas en tér­mi­nos de salud físi­ca y psi­co­ló­gi­ca. Esto quie­re decir que nin­gu­na mujer corra ries­go de muer­te o de infer­ti­li­dad al enfren­tar­se a esta deci­sión; asi­mis­mo, impli­ca que sea posi­ble vivir dicha expe­rien­cia sin que gene­re enjui­cia­mien­tos való­ri­cos ni mora­les de nin­gu­na espe­cie hacia quie­nes la lle­ven a cabo, por lo tan­to la cul­pa ‑de rai­gam­bre cató­li­ca- que­da­ría abso­lu­ta­men­te fue­ra de lugar. Abor­to gra­tui­to impli­ca con­ce­bir la posi­bi­li­dad de que todas las muje­res, de cual­quier estra­to social, de cual­quier ori­gen cul­tu­ral, étni­co, racial, sexual, eta­rio, en cual­quier cir­cuns­tan­cia, pue­dan tener acce­so a dicha inter­ven­ción sin que nece­si­ten pagar dine­ro por ella. Sabe­mos de sobra que la expe­rien­cia abor­ti­va mar­ca los cuer­pos de las muje­res mar­gi­na­les y pobres, quie­nes no dis­po­nen de dine­ro para lle­var­los a cabo en clí­ni­cas pri­va­das. “Sólo las muje­res pobres mue­ren por abor­to en Chi­le”, reza uno de los lemas de nues­tra lucha. Esta vio­len­cia de cla­se se tra­ma con la vio­len­cia de géne­ro, y otras sin­gu­la­ri­da­des que pue­dan estar tallan­do según las espe­ci­fi­ci­da­des y con­tex­tos de las muje­res en nues­tras anchas diferencias. 

En segun­do lugar, si opi­nas que la bio­po­lí­ti­ca, como méto­do de ges­tión de con­trol del poder polí­ti­co sobre los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos socia­les, pesa en las res­tric­cio­nes sobre el abor­to en Chile.

Res­pues­ta: Por supues­to que la cues­tión de la bio­po­lí­ti­ca pue­de ser un foco para revi­sar y ana­li­zar lo que ocu­rre con el abor­to en nues­tras socie­da­des. Si con­si­de­ra­mos que la bio­po­lí­ti­ca está tra­ma­da con la noción de bio­po­der, Fou­cault median­te, no cabe duda de que en las cues­tio­nes rela­ti­vas a la noción de “vida” huma­na se tren­zan hege­mo­nías polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y ecle­siás­ti­cas. Así se ha lle­ga­do a defi­nir a las muje­res como las repro­duc­to­ras de la vida huma­na por “natu­ra­le­za”. Defi­ni­ción cómo­da para jus­ti­fi­car las más abe­rran­tes deci­sio­nes que tie­nen que ver con las nocio­nes de desa­rro­llo y pro­gre­so en estos con­tex­tos gola­bli­za­dos. Por ello hemos sido clau­su­ra­das en nues­tra con­di­ción de suje­tos que deci­den y optan de modo libre para per­pe­tuar o no la vida huma­na. La mayor defen­sa que hace la cla­se polí­ti­ca-eco­nó­mi­ca con­ser­va­do­ra en Chi­le, en con­tex­tos de dispu­ta por el abor­to, es la defen­sa de la vida, como si ella fue­ra sólo terreno divino, into­ca­do por las expe­rien­cias socia­les, cul­tu­ra­les, sin­gu­la­ri­za­das en el mun­do. En ello hay un cla­ro plan­tea­mien­to ideo­ló­gi­co que no es ino­cen­te en modo alguno dado que se sus­ten­ta en el con­trol de los cuer­pos de las muje­res para poder sol­ven­tar pro­yec­tos de mun­do humano patriar­cal, la mayor de las veces, depre­da­dor-explo­ta­dor de lo humano en su impul­so ter­so-capi­ta­lis­ta devo­ra­dor. Somos noso­tras las que expe­ri­men­ta­mos los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos que impli­can la mater­ni­dad o la no mater­ni­dad, por lo tan­to nues­tra pala­bra, sobre todo la pala­bra femi­nis­ta, ame­ri­ta ser con­si­de­ra­da dado que hemos hecho una labor crí­ti­ca y ana­lí­ti­ca que abre las sos­pe­chas res­pec­to de lo que se esta­ble­ce como “natu­ra­le­za” de modo con­ve­nien­te para los pode­res de turno y sus hege­mo­nías. Por esta razón es posi­ble y desea­ble dar la lucha femi­nis­ta para trans­for­mar y alte­rar estas vio­len­cias sim­bó­li­cas. Las muje­res expe­ri­men­ta­mos la incar­di­na­ción de estas dispu­tas por el abor­to. Para noso­tras este hecho no sólo com­pro­me­te la vida orgá­ni­ca, los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos sino tam­bién las expe­rien­cias intrap­sí­qui­cas, par­te fun­da­men­tal de la salud inte­gral de las muje­res. ¿Cuán­tas muje­res, madres, han que­da­do emba­ra­za­das en cir­cuns­tan­cias de vio­len­cia sexual y de géne­ro? ¿Cuán­tas muje­res, madres, lle­gan a ser­lo sin haber expe­ri­men­ta­do orgas­mo o pla­cer sexual? ¿Cuán­tas muje­res no desean en modo alguno expe­ri­men­tar la car­ga de la pro­duc­ción afec­ti­vo-sexual, como deno­mi­na­mos las femi­nis­tas a la expe­rien­cia mater­nal- y son vio­len­ta­das por mani­fes­tar esta opción? ¿Cuán­tas muje­res no se sien­ten pre­pa­ra­das para expe­ri­men­tar la com­ple­ji­dad físi­ca y psí­qui­ca que con­lle­va el víncu­lo mater­nal? ¿Cuán­tas muje­res desean una vida sexual pla­cen­te­ra sin la nece­si­dad de pen­sar en la mater­ni­dad como con­se­cuen­cia de estas expe­rien­cias? ¿Cuán­tas muje­res recha­zan el man­da­to patriar­cal reli­gio­so y con­ser­va­dor del sis­te­ma sexo-géne­ro que idealiza/​santifica la expe­rien­cia de la mater­ni­dad con­vir­tién­do­la en una tram­pa y en una fic­ción para las muje­res de car­ne y hueso?

Por últi­mo, me gus­ta­ría saber si opi­nas que el tema de la des­pe­na­li­za­ción debe­ría enfo­car­se como un pro­ble­ma social de cla­ses, ya que real­men­te para las muje­res con posi­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas no supo­ne un incon­ve­nien­te real el hecho de que sea legal o no.

Las femi­nis­tas radi­ca­les en Chi­le hemos enfa­ti­za­do con fuer­za el cru­ce de la dife­ren­cia de cla­se con la dife­ren­cia sexual para todas nues­tras luchas, deman­das y revuel­tas: edu­ca­ción, tra­ba­jo, disi­den­cia sexual, dife­ren­cia gene­ra­cio­nal, entre otras. La femi­ni­za­ción de la pobre­za en diver­sos ámbi­tos es una de nues­tras pla­ta­for­mas de lucha. Sería una cegue­ra no con­si­de­rar que la des­pe­na­li­za­ción del abor­to ven­dría a ser un avan­ce con­si­de­ra­ble y con­cre­to para las muje­res de estra­tos socio-eco­nó­mi­cos pre­ca­ri­za­dos. Sin lugar a dudas el abor­to es un pro­ble­ma de dife­ren­cia sexual y de dife­ren­cia de cla­se social. La des­pe­na­li­za­ción favo­re­ce­ría, ade­más, que las muje­res dejá­ra­mos de ser víc­ti­mas de vio­len­cia en los ámbi­tos de la salud. Son incon­ta­bles las expe­rien­cias de muje­res que son mal­tra­ta­das cuan­do lle­gan a los ser­vi­cios de salud con sín­to­mas de haber­se rea­li­za­do abor­to. Pare­cie­ra que en nues­tra socie­dad cla­sis­ta y ocul­ta­men­te racis­ta, los cam­bios cul­tu­ra­les y socia­les fue­ran de una mag­ni­tud enor­me: tan­to pre­jui­cio y con­ser­va­du­ris­mo social. Por eso es que las femi­nis­tas no ceja­re­mos en nues­tras luchas de diver­sa índo­le y esta­re­mos aten­tas y aler­tas para res­pon­der con nues­tros movi­mien­tos a las coyun­tu­ras sobre el abor­to hoy en Chi­le, álgi­do y urgen­te ámbi­to para nues­tras liber­ta­des y sobe­ra­nías. ¡Abor­to libre, segu­ro y gratuito!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *