¡Apo­yo total a la resis­ten­cia palestina!

Israel con­ti­núa su ope­ra­ción mili­tar, mejor decir el geno­ci­dio, con­tra la Fran­ja de Gaza, según el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu: «El ejér­ci­to segui­rá con esa tarea has­ta que no se haya ter­mi­na­do el tra­ba­jo». ¿De qué tra­ba­jo hablan? Ofi­cial­men­te de la des­truc­ción de los túne­les por los que Hamas entra en terri­to­rio israe­lí, pero no hemos de per­der de vis­ta las decla­ra­cio­nes de impor­tan­tes per­so­na­li­da­des israe­líes que dicen abier­ta­men­te que lo que quie­ren es aca­bar físi­ca­men­te con el pue­blo palestino.

El minis­tro de Eco­no­mía ha escri­to en su pági­na de Face­book que hay que ase­si­nar a las madres de los que él lla­ma «terro­ris­tas» pales­ti­nos para que no pue­dan dar a luz a más «peque­ñas ser­pien­tes». Tie­nen que morir, hay que demo­ler sus casas… Las madres de los «terro­ris­tas» deben desaparecer.

El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bar Ilan (Tel-Aviv) cree que las her­ma­nas y madres de los «terro­ris­tas» pales­ti­nos deben ser vio­la­das. Dice que es la úni­ca mane­ra de disua­dir a los «terro­ris­tas» de actuar, si saben que sus madres y her­ma­nas al ser cap­tu­ra­das serán vio­la­das. La uni­ve­ri­dad defen­dió esos comentarios.

El por­ta­voz del Par­la­men­to israe­lí dijo que el ejér­ci­to tie­ne que matar a los pales­ti­nos de Gaza de mane­ra indis­cri­mi­na­da y tie­ne que con­se­guir al pre­cio que sea que se vayan.

El Pri­mer Minis­tro dijo que Sinaí no está lejos de Gaza, que lo que tie­nen que hacer los habi­tan­tes de la Fran­ja es ir a Sinaí. Aña­dió que Israel ayu­da­rá gene­ro­sa­men­te a los que quie­ran irse.

Las «comu­ni­dad inter­na­cio­nal» hace ver que bus­ca un fin a esta masa­cre, la que empe­zó el 8 de julio. Y si lo con­si­gue se que­da­rá tan con­ten­ta, sin ver o sin que­rer ver lo que pasa en Pales­ti­na cuan­do Israel se «por­ta bien». Sin cas­ti­gar a Israel, con las medi­das nece­sa­rias, para que pon­ga fin al blo­queo (impues­to des­de 2006), a la terri­ble repre­sión, a la ocu­pa­ción del terri­to­rio de Pales­ti­na. Cuan­do no hay «ope­ra­ción mili­tar» son ase­si­na­dos cada sema­na una media de dos niños.

Hamas, en nom­bre de la resis­ten­cia pales­ti­na, dijo, para que pue­da haber una tre­gua las con­di­cio­nes son:

- Fin de la agre­sión con­tra el pue­blo palestino.
– Poner fin al blo­queo de Gaza.
– Abrir el pues­to fron­te­ri­zo de Rafah con Egipto.
– Liber­tad de movi­mien­tos para los habi­tan­tes de Gaza en la fron­te­ra con Israel.
– Supre­sión de la «zona tam­pón» prohi­bi­da a los habi­tan­tes de Gaza.
– Auto­ri­za­ción de pes­car hata las 12 millas mari­nas en las cos­tas de Gaza.
– Libe­ra­ción de prisioneros.

El Secre­ta­rio Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Libe­ra­ción Pales­ti­na (OLP) hacía suyas estas exigencias.

Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos (es decir todas las poten­cias occi­den­ta­les y algu­nos paí­ses ára­bes) plan­tean la nece­si­dad de nego­cia­cio­nes entre dos enti­da­des cuyas con­tra­dic­cio­nes son irre­so­lu­bles. Israel siem­pre ha que­ri­do apro­piar­se de Pales­ti­na y la úni­ca vía que tie­ne para hacer­lo es a tra­vés del terror y de la vio­len­cia, y eso es lo que ha esta­do hacien­do des­de que la ONU dio pie a la ocu­pa­ción de Pales­ti­na hace 66 años.

Israel y la ONU son las res­pon­sa­bles direc­tas de la situa­ción de Gaza y Cis­jor­da­nia, no los cohe­tes ni los misi­les que la resis­ten­cia pales­ti­na pue­da dis­pa­rar hacia Israel. Esta vio­len­cia es una vio­len­cia de defen­sa ante la ocu­pa­ción total y abso­lu­ta de Pales­ti­na, ante el silen­cio cul­pa­ble de esa «comu­ni­dad inter­na­cio­nal». La resis­ten­cia lo que hace es luchar por la super­vi­ven­cia de su pue­blo, por el dere­cho de su pue­blo a exis­tir y a ser un pue­blo libre.

Esta «comu­ni­dad inter­na­cio­nal» que des­pués de un mes de geno­ci­dio deci­de en la Asam­blea Gene­ral de la ONU que el miér­co­les 6 de agos­to hará una «reu­nión infor­mal» de sus 193 miem­bros para exa­mi­nar la situa­ción en la Fran­ja de Gaza. ¡Cómo no se les cae­rá la cara de ver­güen­za! ¡Des­pués de un mes de bom­bar­deos masi­vos a obje­ti­vos mayo­ri­ta­ria­men­te civi­les, de los más de 1.800 ase­si­na­tos de habi­tan­tes de Gaza, de más de 9.000 heri­dos, se van a reu­nir infor­mal­men­te para estu­diar la situa­ción en Gaza! Eso es como decir cla­ra­men­te a Israel, con­ti­nuar ase­si­nan­do que noso­tros ni vemos ni oímos nada.

Israel, a par­te de ir apro­pián­do­se, de todo el terri­to­rio pales­tino, uti­li­za las gue­rras con­tra Gaza para avan­zar en su domi­nio tec­no­ló­gi­co res­pec­to a la pro­duc­ción mili­tar. En Israel la indus­tria del arma­men­to repre­sen­ta un total de 7,5 mil millo­nes de euros de las expor­ta­cio­nes. En 2013 alcan­za­ron el 3% de las expor­ta­cio­nes de armas en el mun­do. El domi­nio tec­no­ló­gi­co mili­tar está direc­ta­men­te liga­do «a los efec­tos deri­va­dos de las gue­rras lle­va­das a cabo y a la expe­rien­cia acu­mu­la­da». Cada «ope­ra­ción» con­tra Gaza desem­bo­ca en un esfuer­zo de la indus­tria de arma­men­to que jue­ga un papel emi­nen­te en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo israelí».

Según Char­les-André Udry: «Gue­rra y acu­mu­la­ción de capi­tal se unen para impul­sar, con regu­la­ri­dad, un con­jun­to de ini­cia­ti­vas que van des­de la gue­rra de baja inten­si­dad liga­da a la ocu­pa­ción, de la “vigi­lan­cia” regio­nal y de las inter­ven­cio­nes pun­tua­les (por ejem­plo en Siria), has­ta las gue­rras de agre­sión con­tra Gaza».

Una con­se­cuen­cia es que Israel en el cur­so de los cin­co últi­mos años ha expor­ta­do mate­rial de segu­ri­dad hacia Pakis­tán y cua­tro paí­ses ára­bes: Egip­to, Arge­lia, los Emi­ra­tos ára­bes uni­dos y Marruecos.

Esto es una de las expli­ca­cio­nes, hay muchas otras, de por qué la soli­da­ri­dad con Gaza es cada vez menor entre los paí­ses ára­bes, que no pasan de algu­nas decla­ra­cio­nes y que no son capa­ces ni de lle­var a cabo el boi­cot a Israel, una medi­da polí­ti­co-eco­nó­mi­ca que debe­mos extender .

Pero el pue­blo pales­tino no está dis­pues­to a dejar­se masa­crar, el ejér­ci­to israe­lí cuan­do entra en Gaza se encuen­tra ante una resis­ten­cia bien entre­na­da. La res­pues­ta a la vio­len­cia del ejér­ci­to ocu­pan­te solo pue­de ser la lucha arma­da del pue­blo opri­mi­do. Nues­tra soli­da­ri­dad a esta lucha debe ser total.

Boltxe kolek­ti­boa
7 de agos­to de 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.