Gaza: la bar­ba­rie infi­ni­ta- Ati­lio Boron

franja de gaza 12¿Qué está suce­dien­do en Gaza? El gobierno de Israel, un esta­do que some­te a un injus­to, cruel e inhu­mano blo­queo a un dimi­nu­to terri­to­rio pales­tino a ori­llas del Medi­te­rrá­neo, deci­dió apli­car un escar­mien­to ejem­plar por el ase­si­na­to de tres jóve­nes colo­nos judíos pre­sun­ta­men­te per­pe­tra­do por Hamas.

Sin prue­bas míni­ma­men­te con­vin­cen­tes y en medio de una sos­pe­cho­sa ope­ra­ción poli­cial, Jeru­sa­lén acu­só a esa orga­ni­za­ción de lo ocu­rri­do con el pro­pó­si­to –como lo reco­no­cie­ra días atrás un apo­lo­gis­ta de Israel den­tro de EE.UU., Zbig­niew Brze­zins­ki– de “agi­tar a la opi­nión públi­ca en Israel para que jus­ti­fi­que su ata­que a Gaza”. Y eso fue lo que ocu­rrió: niños, ancia­nos, muje­res y hom­bres caen bajo el fue­go de su metra­lla. Para Netan­yahu y su gavi­lla en Gaza todos son terro­ris­tas, más allá de sus apa­rien­cias. Uno de los jerar­cas de la dic­ta­du­ra geno­ci­da en la Argen­ti­na, Ibé­ri­co Saint Jean, dijo que “pri­me­ro vamos a matar a todos los sub­ver­si­vos, des­pués a sus cola­bo­ra­do­res; des­pués a los indi­fe­ren­tes y por últi­mo a los tími­dos”. El gobierno israe­lí invir­tió esa secuen­cia y comen­zó por la pobla­ción civil, gen­te cuyo úni­co cri­men era vivir en Gaza, y come­tió un deli­to al apli­car una pena­li­dad colec­ti­va para un cri­men per­pe­tra­do por algu­nos indi­vi­duos. Des­pués de este bru­tal y alec­cio­na­dor escar­mien­to inva­die­ron Gaza para ani­qui­lar a los terro­ris­tas y sus cola­bo­ra­do­res. Israel sabe que el rudi­men­ta­rio y esca­so arma­men­to de Hamas ape­nas podía oca­sio­nar­le daños de algu­na sig­ni­fi­ca­ción. Sus ame­na­zas de des­truir al Esta­do de Israel son bra­vu­co­na­das que no se corres­pon­den ni remo­ta­men­te con su poder efec­ti­vo de fue­go. Pero son muy úti­les en la gue­rra psi­co­ló­gi­ca: sir­ven para ate­rro­ri­zar a la pobla­ción israe­lí y así obte­ner su con­sen­ti­mien­to para el geno­ci­dio y la ocu­pa­ción de los terri­to­rios pales­ti­nos. Y tam­bién para que Esta­dos Uni­dos y los paí­ses euro­peos apor­ten todo tipo de arma­men­tos y ampa­ren polí­ti­ca­men­te al régi­men. Jus­ta­men­te en estos días Israel soli­ci­tó a Wa-shing­ton la entre­ga de 225 millo­nes de dóla­res adi­cio­na­les para finan­ciar la pro­duc­ción de com­po­nen­tes de su escu­do anti­mi­si­les, cono­ci­do como “Cúpu­la de Hie­rro”. El secre­ta­rio de Defen­sa de EE.UU. remi­tió un men­sa­je al Sena­do y a la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes urgien­do la rápi­da apro­ba­ción de la peti­ción israe­lí. Si fue­se apro­ba­da la ayu­da de EE.UU. para estos pro­pó­si­tos ascen­de­ría, sólo en 2014, a 500 millo­nes de dóla­res. La ayu­da mili­tar, de cual­quier fuen­te, que reci­be Hamas es cero. La des­pro­por­ción de fuer­zas es tan fla­gran­te que hablar de una “gue­rra” es una bro­ma maca­bra. Lo dijo Mar­co Aure­lio Gar­cía, ase­sor espe­cial de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff: “Lo que esta­mos vien­do en Medio Orien­te, por el amor de Dios, es un geno­ci­dio, es una masacre”.

Y es así por­que Gaza no tie­ne ejér­ci­to, no se le ha per­mi­ti­do que lo ten­ga. Israel tie­ne uno de los mejo­res del mun­do, per­tre­cha­do con la más sofis­ti­ca­da tec­no­lo­gía béli­ca que le pro­por­cio­nan Washing­ton y las vie­jas poten­cias colo­nia­les euro­peas. Gaza tam­po­co tie­ne una avia­ción para vigi­lar su espa­cio aéreo o una flo­ta que cus­to­die su mar y sus pla­yas. Los dro­nes y heli­cóp­te­ros israe­líes sobre­vue­lan Gaza sin temor y dis­pa­ran sus misi­les sin preo­cu­par­se por el fue­go enemi­go, por­que no hay fue­go enemi­go. Las nue­vas tec­no­lo­gías béli­cas le han per­mi­ti­do “per­fec­cio­nar” lo que hizo Hitler en Guer­ni­ca. En su furia ase­si­na han bom­bar­dea­do casas, escue­las, hos­pi­ta­les, recin­tos de la ONU. Sus pode­ro­sos alia­dos (cóm­pli­ces de sus crí­me­nes) con­va­li­dan cual­quier atro­ci­dad. Ya lo hicie­ron antes, y no sólo con Israel, y lo harán cuan­tas veces sea nece­sa­rio. Su mala con­cien­cia jue­ga a favor de este plan geno­ci­da: calla­ron des­ver­gon­za­da­men­te duran­te la Shoá per­pe­tra­da por Hitler ante la vis­ta y pacien­cia de todo el mun­do, des­de el papa Pío XII has­ta Fran­klin D. Roo­se­velt y Wins­ton Chur­chill. Calla­rán tam­bién ante el geno­ci­dio que metó­di­ca y perió­di­ca­men­te se está con­su­man­do en Gaza, por­que matar pales­ti­nos a man­sal­va es eso: un geno­ci­dio. El Esta­tu­to de Roma de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal esta­ble­ció en 1998 que “se enten­de­rá por ‘geno­ci­dio’ cual­quie­ra de los actos men­cio­na­dos a con­ti­nua­ción, per­pe­tra­dos con la inten­ción de des­truir total o par­cial­men­te a un gru­po nacio­nal, étni­co, racial o reli­gio­so como tal: a) matan­za de miem­bros del gru­po; b) lesión gra­ve a la inte­gri­dad físi­ca o men­tal de los miem­bros del gru­po; c) some­ti­mien­to inten­cio­nal del gru­po a con­di­cio­nes de exis­ten­cia que hayan de aca­rrear su des­truc­ción físi­ca, total o par­cial”. El gobierno israe­lí incu­rre en los tres com­po­nen­tes de la defi­ni­ción. El pro­ble­ma para el Esta­do de Israel, al menos en su actual con­for­ma­ción, es que rara vez el geno­ci­dio ha sido un camino hacia la vic­to­ria. Hitler ase­si­nó a seis millo­nes de judíos en los hor­nos cre­ma­to­rios y ter­mi­nó aplas­ta­do por sus enemi­gos. ¿Por qué pen­sar que este geno­ci­dio ten­drá un resul­ta­do dife­ren­te? Es tal vez por eso que en la entre­vis­ta ya men­cio­na­da Brze­zins­ki afir­mó que con sus polí­ti­cas Netan­yahu “está ais­lan­do a Israel y ponien­do en peli­gro su futu­ro en el lar­go plazo”.

Afor­tu­na­da­men­te, den­tro de Israel hay sec­to­res que reprue­ban con durí­si­mos tér­mi­nos la con­duc­ta segui­da en Gaza: un gru­po deno­mi­na­do “Judíos con­tra el geno­ci­dio”, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Israel jun­to con el Fren­te Demo­crá­ti­co por la Paz y la (Hadash) han con­de­na­do los crí­me­nes per­pe­tra­dos en Gaza y plan­tean, ade­más, la legi­ti­mi­dad de la resis­ten­cia de cual­quier terri­to­rio ocu­pa­do. Pero hay otros que pre­di­can la ani­qui­la­ción de los pales­ti­nos, como Aye­let Sha­ked, la dipu­tada que ins­tó a las fuer­zas de ocu­pa­ción a matar a las madres pales­ti­nas por­que engen­dran ser­pien­tes terro­ris­tas. Y des­de el gobierno israe­lí se tra­ba­ja para fomen­tar la des­hu­ma­ni­za­ción del “otro” ára­be. Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y las escue­las ense­ñan a los niños israe­líes a odiar a sus inde­sea­bles veci­nos, degra­da­dos a la con­di­ción de una raza des­pre­cia­ble. Para invo­lu­crar­los en el esfuer­zo béli­co se los invi­ta a que escri­ban men­sa­jes de muer­te en los misi­les que lan­zan sus fuer­zas arma­das. Otros niños serán los que cae­rán muer­tos por esos pro­yec­ti­les amo­ro­sa­men­te dedi­ca­dos por sus con­tra­par­tes israelíes.

Este com­por­ta­mien­to es un escu­pi­ta­jo a la gran tra­di­ción huma­nis­ta del pue­blo judío, que arran­ca con los pro­fe­tas bíbli­cos, sigue con Moi­sés, Abraham, Jesu­cris­to y pasa por Avi­ce­na, Mai­mó­ni­des, Baruch Spi­no­za, Sig­mund Freud, Albert Eins­tein, Mar­tin Buber has­ta lle­gar a Erich Fromm, Clau­de Lévi-Strauss, Han­nah Arendt y Noam Chomsky. O con extra­or­di­na­rios judíos que enri­que­cie­ron el acer­vo cul­tu­ral de la Argen­ti­na como León Rozitch­ner, Juan Gel­man, Alber­to Szpun­berg y Daniel Baren­boim, entre tan­tos otros que sería muy lar­go nom­brar aquí. La trai­ción a los gran­des idea­les que el judaís­mo apor­tó a la huma­ni­dad no será gra­tui­ta. Con su cri­mi­nal cobar­día, con sus deli­tos de lesa huma­ni­dad, con sus prác­ti­cas pro­pias del “terro­ris­mo de Esta­do”, con la vio­la­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal (des­aca­tan­do la reso­lu­ción Nº 242, de noviem­bre de 1967, del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, que por una­ni­mi­dad exi­ge que Israel se reti­re de los terri­to­rios ocu­pa­dos duran­te la Gue­rra de los Seis Días de 1967), las auto­ri­da­des israe­líes están infli­gien­do un durí­si­mo gol­pe a la sus­ten­ta­bi­li­dad a lar­go pla­zo del esta­do de Israel. Su ais­la­mien­to en la Asam­blea Gene­ral de la ONU es paté­ti­co, ejem­pli­fi­ca­do por su sis­te­má­ti­co y soli­ta­rio acom­pa­ña­mien­to a los Esta­dos Uni­dos en las vota­cio­nes sobre el blo­queo impues­to a Cuba. Inclu­so sus más incon­di­cio­na­les ami­gos, como Mario Var­gas Llo­sa, no aho­rran crí­ti­cas: des­pués de visi­tar Gaza en 2005 dijo en el dia­rio espa­ñol El País: “Nadie me lo ha con­ta­do, no soy víc­ti­ma de nin­gún pre­jui­cio con­tra Israel, un país que siem­pre defen­dí … lo he vis­to con mis pro­pios ojos. Y me he sen­ti­do asquea­do y suble­va­do por la mise­ria atroz, indes­crip­ti­ble, en que lan­gui­de­cen, sin tra­ba­jo, sin futu­ro, sin espa­cio vital, en las cue­vas estre­chas e inmun­das de los cam­pos de refu­gia­dos o en esas ciu­da­des ates­ta­das y cubier­tas por las basu­ras, don­de se pasean las ratas a la vis­ta y pacien­cia de los tran­seún­tes, esas fami­lias pales­ti­nas con­de­na­das sólo a vege­tar, a espe­rar que la muer­te ven­ga a poner fin a esa exis­ten­cia sin espe­ran­za, de abso­lu­ta inhu­ma­ni­dad, que es la suya. Son esos pobres infe­li­ces, niños y vie­jos y jóve­nes, pri­va­dos ya de todo lo que hace huma­na la vida, con­de­na­dos a una ago­nía tan injus­ta y tan lar­val como la de los judíos en los gue­tos de la Euro­pa nazi, los que aho­ra están sien­do masa­cra­dos por los cazas y los tan­ques de Israel, sin que ello sir­va para acer­car un milí­me­tro la ansia­da paz”.

Pare­ce poco pro­ba­ble que la infer­nal maqui­na­ria béli­ca israe­lí pue­da hacer un alto y refle­xio­nar sobre el sig­ni­fi­ca­do de esta trai­ción a los idea­les del huma­nis­mo judío. Un enfer­mi­zo racis­mo se ha apo­de­ra­do de los círcu­los domi­nan­tes en la socie­dad israe­lí que le inhi­be reac­cio­nar ante las mons­truo­si­da­des per­pe­tra­das en con­tra de los pales­ti­nos en Gaza o ante la cons­truc­ción de un igno­mi­nio­so muro en Cis­jor­da­nia, o ante la per­pe­tua­ción y pro­fun­di­za­ción de las polí­ti­cas de usur­pa­ción y des­po­jo colo­nial. Los horro­res pade­ci­dos bajo el nazis­mo pare­ce­rían ser sufi­cien­tes para jus­ti­fi­car lo que es a todas luces injus­ti­fi­ca­ble e imper­do­na­ble. ¿Será así? Pero, en caso afir­ma­ti­vo, la cues­tión es: ¿por cuán­to tiem­po? Pre­gun­ta per­ti­nen­te si se recuer­da el dic­tum de John Quincy Adams, sex­to pre­si­den­te de EE.UU. cuan­do dijo que “Esta­dos Uni­dos no tie­ne amis­ta­des per­ma­nen­tes, sino intere­ses per­ma­nen­tes”, una fra­se repe­ti­da has­ta el can­san­cio por otro cri­mi­nal de gue­rra, Henry Kis­sin­ger. Sería bueno que las auto­ri­da­des israe­líes, que dan por des­con­ta­do un apo­yo inde­fi­ni­do de Wa-shing­ton a sus polí­ti­cas, medi­ta­ran sobre este asunto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *