Gaza: la bar­ba­rie infi­ni­ta- Ati­lio Boron

franja de gaza 12¿Qué está suce­dien­do en Gaza? El gobierno de Israel, un esta­do que some­te a un injus­to, cruel e inhu­mano blo­queo a un dimi­nu­to terri­to­rio pales­tino a ori­llas del Medi­te­rrá­neo, deci­dió apli­car un escar­mien­to ejem­plar por el ase­si­na­to de tres jóve­nes colo­nos judíos pre­sun­ta­men­te per­pe­tra­do por Hamas.

Sin prue­bas míni­ma­men­te con­vin­cen­tes y en medio de una sos­pe­cho­sa ope­ra­ción poli­cial, Jeru­sa­lén acu­só a esa orga­ni­za­ción de lo ocu­rri­do con el pro­pó­si­to –como lo reco­no­cie­ra días atrás un apo­lo­gis­ta de Israel den­tro de EE.UU., Zbig­niew Brze­zins­ki– de “agi­tar a la opi­nión públi­ca en Israel para que jus­ti­fi­que su ata­que a Gaza”. Y eso fue lo que ocu­rrió: niños, ancia­nos, muje­res y hom­bres caen bajo el fue­go de su metra­lla. Para Netan­yahu y su gavi­lla en Gaza todos son terro­ris­tas, más allá de sus apa­rien­cias. Uno de los jerar­cas de la dic­ta­du­ra geno­ci­da en la Argen­ti­na, Ibé­ri­co Saint Jean, dijo que “pri­me­ro vamos a matar a todos los sub­ver­si­vos, des­pués a sus cola­bo­ra­do­res; des­pués a los indi­fe­ren­tes y por últi­mo a los tími­dos”. El gobierno israe­lí invir­tió esa secuen­cia y comen­zó por la pobla­ción civil, gen­te cuyo úni­co cri­men era vivir en Gaza, y come­tió un deli­to al apli­car una pena­li­dad colec­ti­va para un cri­men per­pe­tra­do por algu­nos indi­vi­duos. Des­pués de este bru­tal y alec­cio­na­dor escar­mien­to inva­die­ron Gaza para ani­qui­lar a los terro­ris­tas y sus cola­bo­ra­do­res. Israel sabe que el rudi­men­ta­rio y esca­so arma­men­to de Hamas ape­nas podía oca­sio­nar­le daños de algu­na sig­ni­fi­ca­ción. Sus ame­na­zas de des­truir al Esta­do de Israel son bra­vu­co­na­das que no se corres­pon­den ni remo­ta­men­te con su poder efec­ti­vo de fue­go. Pero son muy úti­les en la gue­rra psi­co­ló­gi­ca: sir­ven para ate­rro­ri­zar a la pobla­ción israe­lí y así obte­ner su con­sen­ti­mien­to para el geno­ci­dio y la ocu­pa­ción de los terri­to­rios pales­ti­nos. Y tam­bién para que Esta­dos Uni­dos y los paí­ses euro­peos apor­ten todo tipo de arma­men­tos y ampa­ren polí­ti­ca­men­te al régi­men. Jus­ta­men­te en estos días Israel soli­ci­tó a Wa-shing­ton la entre­ga de 225 millo­nes de dóla­res adi­cio­na­les para finan­ciar la pro­duc­ción de com­po­nen­tes de su escu­do anti­mi­si­les, cono­ci­do como “Cúpu­la de Hie­rro”. El secre­ta­rio de Defen­sa de EE.UU. remi­tió un men­sa­je al Sena­do y a la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes urgien­do la rápi­da apro­ba­ción de la peti­ción israe­lí. Si fue­se apro­ba­da la ayu­da de EE.UU. para estos pro­pó­si­tos ascen­de­ría, sólo en 2014, a 500 millo­nes de dóla­res. La ayu­da mili­tar, de cual­quier fuen­te, que reci­be Hamas es cero. La des­pro­por­ción de fuer­zas es tan fla­gran­te que hablar de una “gue­rra” es una bro­ma maca­bra. Lo dijo Mar­co Aure­lio Gar­cía, ase­sor espe­cial de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff: “Lo que esta­mos vien­do en Medio Orien­te, por el amor de Dios, es un geno­ci­dio, es una masacre”.

Y es así por­que Gaza no tie­ne ejér­ci­to, no se le ha per­mi­ti­do que lo ten­ga. Israel tie­ne uno de los mejo­res del mun­do, per­tre­cha­do con la más sofis­ti­ca­da tec­no­lo­gía béli­ca que le pro­por­cio­nan Washing­ton y las vie­jas poten­cias colo­nia­les euro­peas. Gaza tam­po­co tie­ne una avia­ción para vigi­lar su espa­cio aéreo o una flo­ta que cus­to­die su mar y sus pla­yas. Los dro­nes y heli­cóp­te­ros israe­líes sobre­vue­lan Gaza sin temor y dis­pa­ran sus misi­les sin preo­cu­par­se por el fue­go enemi­go, por­que no hay fue­go enemi­go. Las nue­vas tec­no­lo­gías béli­cas le han per­mi­ti­do “per­fec­cio­nar” lo que hizo Hitler en Guer­ni­ca. En su furia ase­si­na han bom­bar­dea­do casas, escue­las, hos­pi­ta­les, recin­tos de la ONU. Sus pode­ro­sos alia­dos (cóm­pli­ces de sus crí­me­nes) con­va­li­dan cual­quier atro­ci­dad. Ya lo hicie­ron antes, y no sólo con Israel, y lo harán cuan­tas veces sea nece­sa­rio. Su mala con­cien­cia jue­ga a favor de este plan geno­ci­da: calla­ron des­ver­gon­za­da­men­te duran­te la Shoá per­pe­tra­da por Hitler ante la vis­ta y pacien­cia de todo el mun­do, des­de el papa Pío XII has­ta Fran­klin D. Roo­se­velt y Wins­ton Chur­chill. Calla­rán tam­bién ante el geno­ci­dio que metó­di­ca y perió­di­ca­men­te se está con­su­man­do en Gaza, por­que matar pales­ti­nos a man­sal­va es eso: un geno­ci­dio. El Esta­tu­to de Roma de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal esta­ble­ció en 1998 que “se enten­de­rá por ‘geno­ci­dio’ cual­quie­ra de los actos men­cio­na­dos a con­ti­nua­ción, per­pe­tra­dos con la inten­ción de des­truir total o par­cial­men­te a un gru­po nacio­nal, étni­co, racial o reli­gio­so como tal: a) matan­za de miem­bros del gru­po; b) lesión gra­ve a la inte­gri­dad físi­ca o men­tal de los miem­bros del gru­po; c) some­ti­mien­to inten­cio­nal del gru­po a con­di­cio­nes de exis­ten­cia que hayan de aca­rrear su des­truc­ción físi­ca, total o par­cial”. El gobierno israe­lí incu­rre en los tres com­po­nen­tes de la defi­ni­ción. El pro­ble­ma para el Esta­do de Israel, al menos en su actual con­for­ma­ción, es que rara vez el geno­ci­dio ha sido un camino hacia la vic­to­ria. Hitler ase­si­nó a seis millo­nes de judíos en los hor­nos cre­ma­to­rios y ter­mi­nó aplas­ta­do por sus enemi­gos. ¿Por qué pen­sar que este geno­ci­dio ten­drá un resul­ta­do dife­ren­te? Es tal vez por eso que en la entre­vis­ta ya men­cio­na­da Brze­zins­ki afir­mó que con sus polí­ti­cas Netan­yahu “está ais­lan­do a Israel y ponien­do en peli­gro su futu­ro en el lar­go plazo”.

Afor­tu­na­da­men­te, den­tro de Israel hay sec­to­res que reprue­ban con durí­si­mos tér­mi­nos la con­duc­ta segui­da en Gaza: un gru­po deno­mi­na­do “Judíos con­tra el geno­ci­dio”, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Israel jun­to con el Fren­te Demo­crá­ti­co por la Paz y la (Hadash) han con­de­na­do los crí­me­nes per­pe­tra­dos en Gaza y plan­tean, ade­más, la legi­ti­mi­dad de la resis­ten­cia de cual­quier terri­to­rio ocu­pa­do. Pero hay otros que pre­di­can la ani­qui­la­ción de los pales­ti­nos, como Aye­let Sha­ked, la dipu­tada que ins­tó a las fuer­zas de ocu­pa­ción a matar a las madres pales­ti­nas por­que engen­dran ser­pien­tes terro­ris­tas. Y des­de el gobierno israe­lí se tra­ba­ja para fomen­tar la des­hu­ma­ni­za­ción del “otro” ára­be. Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y las escue­las ense­ñan a los niños israe­líes a odiar a sus inde­sea­bles veci­nos, degra­da­dos a la con­di­ción de una raza des­pre­cia­ble. Para invo­lu­crar­los en el esfuer­zo béli­co se los invi­ta a que escri­ban men­sa­jes de muer­te en los misi­les que lan­zan sus fuer­zas arma­das. Otros niños serán los que cae­rán muer­tos por esos pro­yec­ti­les amo­ro­sa­men­te dedi­ca­dos por sus con­tra­par­tes israelíes.

Este com­por­ta­mien­to es un escu­pi­ta­jo a la gran tra­di­ción huma­nis­ta del pue­blo judío, que arran­ca con los pro­fe­tas bíbli­cos, sigue con Moi­sés, Abraham, Jesu­cris­to y pasa por Avi­ce­na, Mai­mó­ni­des, Baruch Spi­no­za, Sig­mund Freud, Albert Eins­tein, Mar­tin Buber has­ta lle­gar a Erich Fromm, Clau­de Lévi-Strauss, Han­nah Arendt y Noam Chomsky. O con extra­or­di­na­rios judíos que enri­que­cie­ron el acer­vo cul­tu­ral de la Argen­ti­na como León Rozitch­ner, Juan Gel­man, Alber­to Szpun­berg y Daniel Baren­boim, entre tan­tos otros que sería muy lar­go nom­brar aquí. La trai­ción a los gran­des idea­les que el judaís­mo apor­tó a la huma­ni­dad no será gra­tui­ta. Con su cri­mi­nal cobar­día, con sus deli­tos de lesa huma­ni­dad, con sus prác­ti­cas pro­pias del “terro­ris­mo de Esta­do”, con la vio­la­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal (des­aca­tan­do la reso­lu­ción Nº 242, de noviem­bre de 1967, del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, que por una­ni­mi­dad exi­ge que Israel se reti­re de los terri­to­rios ocu­pa­dos duran­te la Gue­rra de los Seis Días de 1967), las auto­ri­da­des israe­líes están infli­gien­do un durí­si­mo gol­pe a la sus­ten­ta­bi­li­dad a lar­go pla­zo del esta­do de Israel. Su ais­la­mien­to en la Asam­blea Gene­ral de la ONU es paté­ti­co, ejem­pli­fi­ca­do por su sis­te­má­ti­co y soli­ta­rio acom­pa­ña­mien­to a los Esta­dos Uni­dos en las vota­cio­nes sobre el blo­queo impues­to a Cuba. Inclu­so sus más incon­di­cio­na­les ami­gos, como Mario Var­gas Llo­sa, no aho­rran crí­ti­cas: des­pués de visi­tar Gaza en 2005 dijo en el dia­rio espa­ñol El País: “Nadie me lo ha con­ta­do, no soy víc­ti­ma de nin­gún pre­jui­cio con­tra Israel, un país que siem­pre defen­dí … lo he vis­to con mis pro­pios ojos. Y me he sen­ti­do asquea­do y suble­va­do por la mise­ria atroz, indes­crip­ti­ble, en que lan­gui­de­cen, sin tra­ba­jo, sin futu­ro, sin espa­cio vital, en las cue­vas estre­chas e inmun­das de los cam­pos de refu­gia­dos o en esas ciu­da­des ates­ta­das y cubier­tas por las basu­ras, don­de se pasean las ratas a la vis­ta y pacien­cia de los tran­seún­tes, esas fami­lias pales­ti­nas con­de­na­das sólo a vege­tar, a espe­rar que la muer­te ven­ga a poner fin a esa exis­ten­cia sin espe­ran­za, de abso­lu­ta inhu­ma­ni­dad, que es la suya. Son esos pobres infe­li­ces, niños y vie­jos y jóve­nes, pri­va­dos ya de todo lo que hace huma­na la vida, con­de­na­dos a una ago­nía tan injus­ta y tan lar­val como la de los judíos en los gue­tos de la Euro­pa nazi, los que aho­ra están sien­do masa­cra­dos por los cazas y los tan­ques de Israel, sin que ello sir­va para acer­car un milí­me­tro la ansia­da paz”.

Pare­ce poco pro­ba­ble que la infer­nal maqui­na­ria béli­ca israe­lí pue­da hacer un alto y refle­xio­nar sobre el sig­ni­fi­ca­do de esta trai­ción a los idea­les del huma­nis­mo judío. Un enfer­mi­zo racis­mo se ha apo­de­ra­do de los círcu­los domi­nan­tes en la socie­dad israe­lí que le inhi­be reac­cio­nar ante las mons­truo­si­da­des per­pe­tra­das en con­tra de los pales­ti­nos en Gaza o ante la cons­truc­ción de un igno­mi­nio­so muro en Cis­jor­da­nia, o ante la per­pe­tua­ción y pro­fun­di­za­ción de las polí­ti­cas de usur­pa­ción y des­po­jo colo­nial. Los horro­res pade­ci­dos bajo el nazis­mo pare­ce­rían ser sufi­cien­tes para jus­ti­fi­car lo que es a todas luces injus­ti­fi­ca­ble e imper­do­na­ble. ¿Será así? Pero, en caso afir­ma­ti­vo, la cues­tión es: ¿por cuán­to tiem­po? Pre­gun­ta per­ti­nen­te si se recuer­da el dic­tum de John Quincy Adams, sex­to pre­si­den­te de EE.UU. cuan­do dijo que “Esta­dos Uni­dos no tie­ne amis­ta­des per­ma­nen­tes, sino intere­ses per­ma­nen­tes”, una fra­se repe­ti­da has­ta el can­san­cio por otro cri­mi­nal de gue­rra, Henry Kis­sin­ger. Sería bueno que las auto­ri­da­des israe­líes, que dan por des­con­ta­do un apo­yo inde­fi­ni­do de Wa-shing­ton a sus polí­ti­cas, medi­ta­ran sobre este asunto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.