El talo­na­rio de Sota es alar­ga­do- Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

El Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co es un par­ti­do de com­po­si­ción hete­ro­gé­nea, de intere­ses mez­cla­dos y a veces frus­tra­dos, de cla­ses medias con­tro­la­das por cla­ses altas. De hom­bres y muje­res que creen lo que son, pero no siem­pre son lo que creen. El PNV, el par­ti­do a secas para los cono­ci­dos, el par­ti­do por anto­no­ma­sia des­de que salió del sepul­cro en 1977 (antes lo era el PC), fue fun­da­do hace cien­to vein­te años. Y pre­su­me de ello, con razón, aun­que no pue­da pre­su­mir tam­bién de haber alcan­za­do el prin­ci­pal obje­ti­vo de la fun­da­ción: obte­ner la inde­pen­den­cia de los terri­to­rios vas­cos del nor­te y el sur. O al menos la rein­te­gra­ción foral o la sepa­ra­ción polí­ti­ca efec­ti­va de Fran­cia y España.

El par­ti­do siem­pre ha teni­do un apre­cia­ble arras­tre socio­ló­gi­co y se ha iden­ti­fi­ca­do con bue­na par­te de las emo­cio­nes, pasio­nes y razo­nes del pue­blo vas­co. Al menos en los aspec­tos for­ma­les. Hoy, y gra­cias a eso, tie­ne tam­bién un indis­cu­ti­ble poder auto­nó­mi­co (no con­fun­dir con autó­no­mo) que, no por ser dele­ga­do, obe­dien­te y sumi­so con el Esta­do, es menos poder. Este poder se resu­me colo­quial­men­te en las trans­fe­ren­cias emble­má­ti­cas: palo y zanaho­ria (porra e impues­tos) de la Poli­cía y las hacien­das forales.

Pero el prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne el par­ti­do, des­de hace tiem­po, es un asun­to de iden­ti­dad. El PNV de hoy no se pare­ce dema­sia­do al del nacio­na­lis­mo que fun­da­ron los her­ma­nos Ara­na, en 1894, ni al patrio­tis­mo inde­pen­den­tis­ta y social de la refun­da­ción Gallas­te­gi (1921). Y es que, des­de que en 1898 entra­ron por la puer­ta de atrás los pode­ro­sos y sigi­lo­sos miem­bros de la frac­ción fue­ris­ta, (los eus­ka­le­rria­cos) agru­pa­dos alre­de­dor del nom­bre y el talo­na­rio del mul­ti­mi­llo­na­rio Sota, los intere­ses feni­cios han abdu­ci­do a la mili­tan­cia, con­vir­tién­do­la en una cal­de­ra inter­cla­sis­ta reple­ta de ten­sio­nes. Cada cier­to tiem­po, esta cal­de­ra explo­ta pro­vo­can­do giros, esci­sio­nes, rup­tu­ras, enfa­dos, des­en­ga­ños y nue­vas fundaciones.

Des­de que murió Sabino Ara­na (1903), apar­ta­ron a Kon­da­ño (1906) y expul­sa­ron a Luis Ara­na (1915), pue­den con­tar­se al menos las siguien­tes des­ave­nen­cias en la fami­lia nacio­na­lis­ta: Comu­nión Nacio­na­lis­ta (1916), Abe­rri-PNV (1921), ANV (1930), Jagi-Jagi (1934), Luis Ara­na, otra vez (1936), ETA (1958), EGI (1972), EA (1982), Ini­cia­ti­va Ciu­da­da­na (años 90)…etc. Una deter­mi­na­da his­to­ria del PNV no es mas que la de sus divi­sio­nes, ado­ba­das con otros tan­tos inten­tos falli­dos de rege­ne­rar el nacio­na­lis­mo, con­so­li­dar un fren­te nacio­nal y aglu­ti­nar en torno a unos pun­tos míni­mos, dife­ren­tes intere­ses sociales.

Larra­za­bal: una cena indigesta

La tra­ge­dia polí­ti­ca de los segui­do­res del PNV es que no son nacio­na­lis­tas. Son sotis­tas y no lo saben. Sus diri­gen­tes rea­li­zan en la prác­ti­ca polí­ti­ca el idea­rio del millo­na­rio Sota y, al mis­mo tiem­po, hacen creer a sus mili­tan­tes, votan­tes y sim­pa­ti­zan­tes que siguen a Ara­na, del que nun­ca hablan. O sea, que son nacio­na­lis­tas, pero sin exa­ge­rar: moder­nos, sin tan­ta reli­gión, sin tan­ta polí­ti­ca, sin tan­ta independencia.

El PNV ha ritua­li­za­do el cul­to a Ara­na con varias esta­tuas, algu­nas calles con su nom­bre, una fun­da­ción para des­gra­var impues­tos y con­cien­cias, varios pre­mios ama­ña­dos, un pseu­do cen­te­na­rio, un home­na­je fune­ra­rio anual en Sukarrieta…Y poco más. Nin­gu­na lec­tu­ra, nin­gún deba­te, nin­gún semi­na­rio, nin­gu­na cáte­dra en las uni­ver­si­da­des que con­tro­la el par­ti­do, nin­gu­na pregunta…Quién era Ara­na?.. Qué era?.. Hubie­ra acon­se­ja­do ayu­dar a Espa­ña, en una gue­rra civil?…Y en una tran­si­ción?… Hubie­ra dado la mano, y algo mas, al rey de Espa­ña?… Apro­ba­ría el Estatuto?…Se hubie­ra nega­do, como Agui­rre, a pro­cla­mar la inde­pen­den­cia vas­ca en 1936?… Hubie­ra sido un labo­rio­so par­la­men­ta­rio espa­ñol, tipo Ana­sa­gas­ti, para estar don­de “se cue­ce cual­quier cosa que intere­sa a los vascos”.

A Sota, en cam­bio, en el PNV, le cono­cen o reco­no­cen toda­vía menos. No saben ni su nom­bre com­ple­to. O lo saben de otras cosas. Les aver­güen­za su capi­ta­lis­mo exce­si­vo, su ambi­ción, sus manio­bras polí­ti­cas y finan­cie­ras, en la oscu­ri­dad. Lo escon­den mas toda­vía, que al fun­da­dor. Sota tam­po­co exis­te en el batzo­ki. Ni siquie­ra tie­ne una foto pro­to­co­la­ria, en las pare­des, como Sabino.

Y sin embar­go, su espí­ri­tu se pasea cómo­do por la con­ta­bi­li­dad inter­na del par­ti­do, sin que nadie lo advier­ta. Ni sepa muy bien de dón­de pro­ce­de. Su fan­tas­ma mero­dea gozo­so entre trans­fe­ren­cias auto­nó­mi­cas y deba­tes pre­su­pues­ta­rios, en los Con­cier­tos Eco­nó­mi­cos y la nego­cia­ción del Cupo. Entre amis­ta­des reales y car­ti­tas con el gobierno. En los par­la­men­tos de Espa­ña. En ese “depen­der, pero pagan­do lo menos posi­ble”, que guía el GPS de Aju­ria Enea y que tan­to odia­ba Arana.

Es una his­to­ria nun­ca escri­ta, pero la con­tra­po­si­ción de estas dos per­so­na­li­da­des del nacio­na­lis­mo sería cla­ve para enten­der toda la His­to­ria del PNV sus pro­ble­mas, ambi­güe­da­des e inclu­so su com­por­ta­mien­to cola­bo­ra­cio­nis­ta actual. Los dos fue­ron coe­tá­neos: Ara­na (1865−1903) y Sota (1857−1936), coin­ci­den en los años cla­ves del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y polí­ti­co de Eus­ka­di. Sus pre­sen­cias se unen y se sepa­ran, en el mis­mo pun­to de ini­cio del nacio­na­lis­mo. Ara­na publi­có “Biz­ka­ya por su inde­pen­den­cia” en 1893. Sota se intere­só por el autor y con­vo­có una cena-polí­ti­ca en el case­río Larra­za­bal, para cono­cer a los her­ma­nos Ara­na, y saber qué que­rían en reali­dad. Y sobre todo qué podía sacar de ellos.

Los Ara­na, en su inge­nui­dad polí­ti­ca, creían que la invi­ta­ción era un home­na­je a Sabino por el libro. Pero en reali­dad, la invi­ta­ción era un cas­ting polí­ti­co, orga­ni­za­do por Sota. El navie­ro y mine­ro, lue­go ban­que­ro, mar­qués, sir del Impe­rio Bri­tá­ni­co, ami­go de reyes y fue­ris­ta con­ven­ci­do, tra­ta­ba de abrir­se camino social y polí­ti­co, a coda­zos con la oli­gar­quía de Negu­ri, que domi­na­ban el espa­ño­lis­ta Chá­va­rri y su piña monár­qui­ca. Enton­ces Sota gus­ta­ba rodear­se de jóve­nes fue­ris­tas, con ideas pro­me­te­do­ras. Y cre­yó haber encon­tra­do, en Ara­na, un pro­yec­to “fres­co” y mane­ja­ble, para dar cuer­po polí­ti­co-social a sus intere­ses económicos.

Pero aque­lla noche, Sabino lee su Mani­fies­to de ideas e inten­cio­nes inde­pen­den­tis­tas (el Mani­fies­to de Larra­za­bal) y el ban­que­ro se que­da per­ple­jo. Aque­llo iba en serio y sobre­pa­sa­ba peli­gro­sa­men­te sus expec­ta­ti­vas, de per­ma­ne­cer cómo­do en Espa­ña. Sota que ya tenía minas y terre­nos, en Can­ta­bría, que aca­ba­ba de com­prar otro coto en Alme­ría, mas una con­ce­sión de ferro­ca­rril, que empe­za­ba a ama­sar una for­tu­na navie­ra, pro­yec­ta­ba sus pro­pios Ban­cos y pen­sa­ba en Espa­ña como un mer­ca­do pro­pi­cio para sus nego­cios, no iba a renun­ciar a todo por la inde­pen­den­cia vas­ca. Se revol­vió incó­mo­do en su silla cuan­do Ara­na dijo con la solem­ni­dad y vehe­men­cia que le carac­te­ri­za­ban, que esta­ba dis­pues­to a morir y sacri­fi­car­lo todo, inclu­so su “hacien­da”, por la liber­tad vasca.

La reu­nión no resul­tó como espe­ra­ba nin­gu­na de las par­tes. Sota y los suyos, paga­ron la cena, pero se mar­cha­ron casi sin des­pe­dir­se, con­ven­ci­dos de que no podían con­tar con los exal­ta­dos her­ma­nos. No, por el momen­to. Estos se que­da­ron solos, poco menos que aban­do­na­dos a su suer­te. Solo les acom­pa­ñó una fra­se de apo­yo del pin­tor Guiard, que dijo a los her­ma­nos, antes de salir: “Voso­tros tenéis razón y todos esos son unos insustanciales“.

Un yan­qui del norte

Ara­na era joven, idea­lis­ta, román­ti­co, impe­tuo­so, sin doblez y dis­pues­to a dar lo que tenía, inclu­so la vida, por sus ideas. Un tem­pe­ra­men­to con­tra­co­rrien­te, en aquel Bil­bao de Ban­cos y nego­cios, que pen­sa­ba en espa­ñol y cal­cu­la­ba en divi­den­dos. Sota era algo mayor, mani­pu­la­dor, un hom­bre de nego­cios, hábil y ambi­cio­so. Un “yan­qui del nor­te”, como lla­ma­ba Alzo­la a los mag­na­tes viz­caí­nos de su tiem­po. Sota tenía ideas fue­ris­tas. Pocas, pero muy serias. Cuen­tan que lle­gó a decir, cuan­do la com­pra de votos era legal y se anun­cia­ba en pren­sa: “Si es nece­sa­rio dar un bar­co por un voto…se da“. Era una bou­ta­de, una bilbaínada…Y por tan­to no era cier­ta. Pero tam­bién era un sín­to­ma de la enfer­me­dad de un país don­de todo tenía un pre­cio, en metá­li­co. Este hom­bre nece­si­ta­ba un par­ti­do para dar cuer­po polí­ti­co a sus expec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas. Y el talo­na­rio no iba a ser un impe­di­men­to para ello.

En 1898, cuan­do el PNV, fun­da­do cua­tro años antes, atra­ve­sa­ba una coyun­tu­ra adver­sa y su esca­so cen­te­nar de afi­lia­dos esta­ban sien­do aco­sa­dos por la furi­bun­da exal­ta­ción espa­ño­lis­ta, por la gue­rra de Cuba, los her­ma­nos Ara­na cedie­ron a la pre­sión feni­cia. Per­mi­tie­ron la entra­da de Sota y la ayu­da pro­pa­gan­dís­ti­ca de sus perió­di­cos. Se equi­vo­ca­ron, sin duda, pero los actua­les mili­tan­tes no lo saben. Y Sota se que­da­ría para siempre.

En los años siguien­tes, Ara­na esta­ba en la cár­cel y moría pre­ma­tu­ra­men­te. Sota, con el camino des­pe­ja­do, seguía nave­gan­do en su yate (con iku­rri­ña, eso si) y se con­ver­tía en el mul­ti­mi­llo­na­rio e influ­yen­te mar­qués de Llano y caba­lle­ro del impe­rio bri­tá­ni­co, gra­cias entre otras cosas a sus nego­cios duran­te la gran gue­rra del 14. Mane­ja­ba el par­ti­do entre los bas­ti­do­res polí­ti­cos que tejían sus empre­sas y sus hom­bres se colo­ca­ban en los car­gos polí­ti­cos y sin­di­ca­les cla­ves. Uno de sus hijos lle­gó a ser pre­si­den­te de la Dipu­tación de Biz­kaia y los emplea­dos sotis­tas empe­za­ron a mar­car la vida del par­ti­do, dán­do­le el carác­ter que hoy tie­ne. Los mas cono­ci­dos sotis­tas del PNV, de antes y de aho­ra que siguen en sus pues­tos y en la his­to­ria. ni siquie­ran lo han sabi­do: Elei­zal­de, Kiz­kitza, Agui­rre, Lei­zao­la, Lan­da­bu­ru, Aju­ria­gue­rra, Iru­jo, Arza­lluz, Ardan­za, Iba­rretxe, Ana­sa­gas­ti, Este­ban, Imaz, Urku­llu, Erkoreka….Y un lar­go etcé­te­ra que no cesa, y se extien­de a los blo­ge­ros mas con­ser­va­do­res y activos.

Los mili­tan­tes les cono­cen, les oyen, les aplauden…Pero tam­po­co saben bien lo que dicen y lo que son. Los sotis­tas del par­ti­do han desa­rro­lla­do, des­de prin­ci­pio del siglo pasa­do, un len­gua­je polí­ti­co y social, tan enga­ño­so y aco­mo­da­do a las pers­pec­ti­vas de lo posi­ble, que ni el mis­mo Sabino hubie­ra podi­do reco­no­cer­lo como suyo. Y es que, en reali­dad, tie­ne muy poco que ver con él y mucho mas, en cam­bio, con el injus­ta­men­te olvi­da­do don Ramón, sus empre­sas, nego­cios y empleados.

Los mili­tan­tes del par­ti­do saben hoy que Sabino Ara­na es una calle de Bil­bao. Y que la gran casa de Albia, don­de se reúnen los jefes, se lla­ma Sabin Etxea…Le cono­cen de vis­ta, por las fotos del batzo­ki… Les da cier­to res­pe­to. Pero poco mas. De Sota, ni eso. Y así da gus­to. Con una mili­tan­cia como esta se pue­de lle­gar a cual­quier par­te… De Espa­ña, claro.

No deja de ser un sar­cas­mo. Un hom­bre como Sabino Ara­na, que tuvo una idea y se entre­gò a ella. Fun­dó un par­ti­do, escri­bió miles de pági­nas, pro­mo­viò aso­cia­cio­nes, recu­pe­ró el eus­ke­ra y dedi­có su vida, y dicen que su dine­ro, a defen­der la inde­pen­den­cia vas­ca, ha deja­do un recuer­do ritual, fosi­li­za­do en calles y esta­tuas. Y ape­nas útil, para lo que se proponía.

Otro hom­bre, Ramón de la Sota, que sólo pre­ten­día afian­zar y acre­cen­tar su rique­za, actuó en la som­bra para entor­pe­cer las pre­ten­sio­nes de aquél. Tam­bién finan­ció perió­di­cos y revis­tas, ama­ri­lleó sin­di­ca­tos y ama­só su for­tu­na gra­cias a Espa­ña, sus leyes y su mer­ca­do. Y no tuvo que escri­bir mas que las cifras alar­ga­das de su talo­na­rio, para dejar, en cam­bio, toda una filo­so­fía polí­ti­ca y social. que toda­vía es cuer­po y alma del par­ti­do vas­co de la auto­no­mía, el cupo y las trans­fe­ren­cias. Un PNV que no reco­no­ce­ría su fun­da­dor y del que corre­ría a dar­se de baja, si pudiera.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.