«His­to­ria de una des­obe­dien­cia: Abor­to y Femi­nis­mo», de Mabel Belluc­ci- Gabrie­la Mitidieri

¿Cómo se hace para con­tar una his­to­ria de una lucha, de una des­obe­dien­cia colec­ti­va? ¿Cómo ras­trear orí­ge­nes, dar cuen­ta de prác­ti­cas, cuan­do quie­nes lle­va­ron ade­lan­te esas luchas lo hicie­ron movi­das por una urgen­cia polí­ti­ca de recla­mo de auto­no­mía de sus cuer­pos, de sus vidas, sin poner­se a pen­sar en la tras­cen­den­cia de sus estra­te­gias? El libro de Mabel Belluc­ci “His­to­ria de una des­obe­dien­cia: Abor­to y Femi­nis­mo”, es, en tal sen­ti­do, un mapa de ruta, un rela­to poli­fó­ni­co, des-aca­de­mi­za­do, que nos guía por dis­tin­tos tiem­pos, luga­res geo­grá­fi­cos, espa­cios de mili­tan­cia, tra­yec­to­rias de vida. Repre­sen­ta una inda­ga­ción en pri­me­ra per­so­na, pero en pri­me­ra per­so­na del plu­ral: la genea­lo­gía de la con­tien­da por el abor­to que lle­va­ron ade­lan­te femi­nis­tas de dis­tin­tas pro­ce­den­cias – entre las cua­les se cuen­ta tam­bién ella- y las alian­zas poten­tes con otros colec­ti­vos des­obe­dien­tes que dina­mi­za­ron esa pug­na en dife­ren­tes con­tex­tos y coyunturas.

Un pri­mer ele­men­to intere­san­te que encon­tra­mos en este tex­to es que a lo lar­go de sus 600 pági­nas, la pro­pia lucha rese­ña­da repre­sen­ta una suer­te de pris­ma a tra­vés del cual pode­mos obser­var una diver­si­dad de prác­ti­cas femi­nis­tas: los gru­pos de estu­dios, de refle­xión, la pues­ta en cir­cu­la­ción de escri­tos y obras, los modos que adop­ta la mis­ma dispu­ta, en las calles, en la aca­de­mia, en el par­la­men­to, en la pren­sa, las tra­yec­to­rias mara­vi­llo­sas de vida de per­so­na­jes emble­má­ti­cos, cla­ve para pen­sar el deve­nir de la con­quis­ta por el abor­to volun­ta­rio (Nés­tor Per­longher, María Ele­na Oddo­ne, Tunu­na Mer­ca­do, Nora Ciap­po­ni, Moi­ra Soto, Dora Cole­desky, Alfre­do Bra­vo, Martha Rosen­berg, entre otras y otros pro­ta­go­nis­tas), los momen­tos de encuen­tros y des­en­cuen­tros entre femi­nis­mos, izquier­das y comu­ni­dad LGTB.
Si bien pode­mos pos­tu­lar que siem­pre hay algo de arbi­tra­rio en la for­mu­la­ción de genea­lo­gías, la pro­pues­ta de la auto­ra da cuen­ta de una volun­tad inter­na­cio­na­lis­ta, de diá­lo­gos flui­dos, de la impor­tan­cia de poner de relie­ve prác­ti­cas sub­te­rrá­neas y pen­sa­mien­tos dis­rup­ti­vos e ins­pi­ra­do­res que nos ante­ce­den. Los ocho apar­ta­dos en los que se divi­de el libro son puer­tas de entra­da des­de dis­tin­tos ángu­los hacia la temá­ti­ca. En el pri­me­ro nos encon­tra­mos con las expe­rien­cias de colec­ti­vas femi­nis­tas de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia e Ita­lia en el mar­co de los explo­si­vos años ’60, mien­tras que en el segun­do nues­tro reco­rri­do nos guía de vuel­ta hacia tie­rras loca­les en don­de nos con­ver­ti­mos en tes­tigxs des­lum­bradxs de las acti­vi­da­des tena­ces de muje­res que eran a un tiem­po via­je­ras, tra­duc­to­ras, edi­to­ras, impren­te­ras, en una incan­sa­ble labor de cir­cu­la­ción de los clá­si­cos del femi­nis­mo que se acu­ña­ban en el Norte.

Al avan­zar un poco más lle­ga­mos a los años ’70 y a la efer­ves­cen­cia polí­ti­ca que atra­ve­sa­ba todos los ámbi­tos de Bue­nos Aires. Allí esta ensa­yis­ta se per­mi­te abor­dar el modo en que las cues­tio­nes de géne­ro, los dere­chos de las muje­res a su pro­pio cuer­po y a deci­dir acer­ca de la mater­ni­dad, per­mea­ron (o no) a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res y a par­ti­dos de izquier­da revo­lu­cio­na­ria, con hon­ro­sas excep­cio­nes. Tam­bién logra situar sobre la pales­tra a aque­llas ini­cia­ti­vas que pasa­ron des­aper­ci­bi­das pero que deja­ron hue­llas intré­pi­das en el camino como la que cons­ti­tu­yó el “Gru­po de Polí­ti­ca Sexual”, de la mano de Nés­tor Per­longher, Osval­do Bai­go­rria, María Ele­na Oddo­ne, Sara Torres, Hil­da Rais, Mar­ta Migue­lez, Mar­tín Sagre­ra Cap­de­vi­la, entre otros lúci­dos activistas.

El cuar­to apar­ta­do apun­ta a un aná­li­sis de aque­llas prác­ti­cas que, entre las penum­bras de la dic­ta­du­ra mili­tar, mate­ria­li­za­ron dis­tin­tas muje­res con la mira pues­ta en con­ti­nuar acti­van­do de la mane­ra en que se pudie­ra. Des­de gru­pos de con­cien­cia­ción y estu­dio en Bue­nos Aires (lo que la auto­ra recu­pe­ra con la noción de “insi­lio” o “el exi­lio interno”), has­ta expe­rien­cias de inter­cam­bio y for­ta­le­ci­mien­to en el exi­lio. Los siguien­tes nos trans­por­tan al regre­so de la demo­cra­cia, al abor­to volun­ta­rio como tema de agen­da polí­ti­ca y a la cons­ti­tu­ción del movi­mien­to de muje­res en nues­tro país. La recons­truc­ción por­me­no­ri­za­da de la tra­yec­to­ria y desem­pe­ño de la Comi­sión por el Dere­cho al Abor­to y de una de sus figu­ras des­ta­ca­das, Dora Cole­desky, es un apor­te valio­so que rea­li­za la auto­ra como tes­ti­go-par­ti­ci­pan­te de este proceso.

En lo que sigue, ras­trea las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas que des­de enton­ces has­ta el pre­sen­te, se encar­ga­ron de cris­ta­li­zar la con­quis­ta por el dere­cho a deci­dir sobe­ra­na­men­te sobre los cuer­pos. Estra­te­gias, alian­zas, des­plie­gues de polí­ti­ca en las calles, en las casas, en las camas y en nume­ro­sos y con­cu­rri­dí­si­mos Encuen­tros Nacio­na­les de Muje­res, pue­blan las últi­mas pági­nas de dicha obra. El deve­nir poten­te de la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to legal, Segu­ro y Gra­tui­to cons­ti­tu­ye un ejem­plo sus­tan­ti­vo de estas explo­ra­cio­nes rizo­má­ti­cas, como así tam­bién las nove­da­des que sig­ni­fi­can el uso de miso­pros­tol y la prác­ti­ca poli­ti­co-afec­ti­va del movi­mien­to soco­rris­ta. El últi­mo apar­ta­do “Tes­ti­mo­nios Inelu­di­bles”, con­den­sa las pala­bras de la psi­co­ana­lis­ta Martha Rosen­berg, de la inves­ti­ga­do­ra Ale­jan­dra Ciri­za, de la perio­dis­ta Dahia­na Bel­fio­ri y del Colec­ti­vo Varo­nes Anti­pa­triar­ca­les. Todxs ellxs acti­vis­tas que apor­tan tan­to sus mira­das par­ti­cu­la­res como sus expe­rien­cias mili­tan­tes y aca­dé­mi­cas para dar un cie­rre viven­cial al reco­rri­do pro­pues­to por His­to­ria de una des­obe­dien­cia. Abor­to y feminismo.

Una nota apar­te mere­ce el apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo que la auto­ra lle­vó ade­lan­te en tér­mi­nos de pues­ta en valor de docu­men­tos his­tó­ri­cos. Para quie­nes inten­ta­mos hacer his­to­ria de las muje­res o sobre dife­ren­tes suje­tos subal­ter­nos invi­si­bi­li­za­dos por la “Gran His­to­ria”, sabe­mos que la docu­men­ta­ción con la que tra­ba­ja­mos muchas veces pue­de ser frag­men­ta­ria, dis­per­sa, poco sis­te­ma­ti­za­da. En este caso, cuan­do cons­ta­ta­mos que la mate­ria pri­ma de la que se valió para com­po­ner este ensa­yo his­tó­ri­co fue des­de los tes­ti­mo­nios ora­les de com­pa­ñe­ras de lucha, has­ta revis­tas efí­me­ras, pan­fle­tos, folle­tos, soli­ci­ta­das gara­ba­tea­das en reunio­nes, per­ci­bi­mos que hubo ahí un tra­ba­jo inten­so de reco­pi­la­ción, revi­sión, cata­lo­ga­ción de archi­vos per­so­na­les que, sin duda, ser­vi­rá para que futurxs inves­ti­ga­dorxs del mis­mo modo pue­dan hacer sus pro­pias inda­ga­cio­nes sobre la lar­ga his­to­ria de esta ansia­da demanda.

Por últi­mo, cons­ti­tu­ye tam­bién una inves­ti­ga­ción que invi­ta a recu­pe­rar esos apren­di­za­jes for­ma­ti­vos que han sido tan carac­te­rís­ti­cos del femi­nis­mo en el que se fra­guó la pro­pia auto­ra: los gru­pos de estu­dio, refle­xión e inter­ven­ción calle­je­ra, des­obe­dien­cias y obje­cio­nes sexua­les y de géne­ro que incre­pan y des­mon­tan un orden opre­si­vo. La auto­ra nos habla de cuer­pos que inten­tan sacu­dir­se de un con­trol bio­po­lí­ti­co y que son enten­di­dos como cam­po de bata­lla. Bata­llas con­tra la obli­ga­to­rie­dad de una mater­ni­dad no desea­da, la apues­ta por la cons­truc­ción de un deseo dife­ren­te, un des­obe­de­cer a la hete­ro­se­xua­li­dad como régi­men polí­ti­co. Desis­tir, decir basta.

Así, los nue­vos femi­nis­mos ‑queer, anti­rra­cis­tas, trans- encon­tra­rán sin duda en estas pági­nas, un insu­mo valio­so para inda­gar en el pasa­do de esta dispu­ta con­tra el hete­ro­ca­pi­ta­lis­mo. Para cru­zar la con­tien­da en las calles, con la lec­tu­ra sobre la his­to­ria de nues­tro movi­mien­to, recu­pe­rar genea­lo­gías en las que sen­tir­nos inter­pe­ladxs. Abra­zar un femi­nis­mo, anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­rra­cis­ta que gene­re inco­mo­di­da­des. Cues­tio­nar des­de los már­ge­nes a los cen­tros de poder y a los dis­cur­sos hege­mó­ni­cos hete­ro­nor­ma­ti­vos, blan­cos y occi­den­ta­les. Y así, for­ta­le­cer­nos con las estra­te­gias polí­ti­cas de acti­vis­tas his­tó­ri­cas que hicie­ron camino al andar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.