Es la gue­rra que tú decla­ras, San­tos, es la gue­rra- Allen­de La Paz

Si no fue­ra por­que los muer­tos son hijos de nues­tro pue­blo, nos reiría­mos a man­dí­bu­la batien­te. El señor San­tos, Juan­Pa como le lla­man aho­ra, está super empu­tao por­que diz­que las FARC-EP siguen con sus pla­nes mili­ta­res –estan­do con­ver­san­do en La Habana‑, así como San­tos y los mili­ta­ro­tes y mili­ta­ri­tos siguen con sus pla­nes geno­ci­das con­tra el pue­blo colombiano.

Los pla­nes mili­ta­res de las FARC-EP con­tem­pla­ban que en algún momen­to iban a ata­car la base del régi­men bur­gués, es decir, la eco­no­mía. Será que las FARC pien­san que es éste el momen­to correc­to? No lo sabe­mos, lo que si intuí­mos es que es correc­to el plan­tea­mien­to por­que los dos alta­vo­ces del régi­men –el pre­si­den­te Juan­Pa y el minis­tri­to-ven­trí­lo­cuo de los mili­ta­res, el tal Pin­zón- están en his­te­ria super­la­ti­va y has­ta sien­ten los espa­mos de sus úte­ros, así no ten­gan úte­ros, cree­mos nosotros.

La capa­ci­dad de las FARC-EP va más allá de lo que pre­su­pues­tan la inte­li­gen­cia mili­tar y la can­ti­dad de pela­fus­ta­nes que viven de la gue­rra y hoy están dan­do cla­ra mues­tra de ello. En el sabo­teo de par­te de la eco­no­mía –y su con­se­cuen­cia en los habi­tan­tes, par­te cola­te­ral e inde­sea­ble, pero enten­di­ble- se sien­te que las FARC-EP tie­nen toda­vía –a pesar de las estri­den­cias del “fin del fin” del ante­rior y éste gobierno- una capa­ci­dad de des­es­ta­bi­li­zar el país y su corrom­pi­da nar­co-demo­cra­cia, que hoy siguen dan­do mues­tras de su deci­di­do apo­yo al sena­dor que repre­sen­ta el nar­co-para­mi­li­ta­ris­mo en Colom­bia, Uribhitler y le per­do­nan todo has­ta su corrup­ción, pero que siga “luchan­do” con­tra la izquier­da y el pueblo.

Fari­sai­ca­men­te Juan­Pa San­tos sale a “con­de­nar los ata­ques que afec­tan la pobla­ción civil”, mien­tras su deu­da con los sec­to­res popu­la­res es impo­si­ble de pagar. Sino que lo digan las Madres de Soa­cha que vie­ron salir vivos a sus hijos y se los regre­sa­ron ase­si­na­dos en lo que los colom­bia­nos cono­ce­mos como los “fal­sos posi­ti­vos” –o eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, según la nor­ma­ti­va internacional‑, prác­ti­ca que alcan­zó su clí­max duran­te la ges­tión de Juan­Pa San­tos como Min­De­fen­sa y la de Uribhitler como pre­si­den­te. Sino que lo digan los huér­fa­nos, madres, espo­sas, padres, de las víc­ti­mas del Terro­ris­mo de Esta­do que vio­la­ba –y sigue vio­lan­do- los dere­chos huma­nos de los colom­bia­nos pobres median­te los deli­tos de Masa­cres, Des­apa­ri­cio­nes, Tor­tu­ras y Des­pla­za­mien­to for­zo­so, con­ti­nuan­do con la prác­ti­ca los terra­te­nien­tes-gana­de­ros de des­po­jar de sus tie­rras a las víctimas.

Esos crí­me­nes –cifras ofi­cia­les- son más de 966.000 víc­ti­mas mor­ta­les y más de 5,7 millo­nes de des­pla­za­dos for­zo­sos. Víc­ti­mas de las cua­les el Esta­do y su gobierno es res­pon­sa­ble en un 80% de las Masa­cres, de un 83,2% de las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, de un 97,7% de las des­apa­ri­cio­nes, y del 100% de las des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas. No ven­gas aho­ra Juan­Pa San­tos a tra­tar de escon­der tus crí­me­nes tras pala­bras men­ti­ro­sas, farisaicas.

Ni qué decir de la deu­da social impa­ga­ble. Los dam­ni­fi­ca­dos del Invierno –más de 5 millo­nes- aún siguen espe­ran­do los dine­ros para su recu­pe­ra­ción, mien­tras esos dine­ros fue­ron a parar a los bol­si­llos de alcal­des, gob­wer­na­do­res y poli­ti­que­ros de la talla de Rober­ti­co Ger­lein E y de los here­de­ros de Name Tehe­rán, así como de los cono­ci­dos nar­cos Char. Hoy 18.000 niños en La Gua­ji­ra pade­cen sed y des­nu­tri­ción de diver­so gra­do, sin que el gobierno ni el esta­do mue­van un dedo para ayu­dar a ven­cer esa cala­mi­to­sa situa­ción, en tan­to los gober­na­do­res, los alcal­des, los nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res se roba­ban –y roban- el era­rio públi­co. Hoy vemos a Juan­Pa his­té­ri­co tam­bién por­que como al pue­blo “esco­gi­do” le caye­ron las “7 pla­gas”, a su gobierno le están cayen­do todas las pla­gas deja­das por sus ante­ce­so­res y la cose­cha pro­pia de pla­gas por él cul­ti­va­das. Y el col­mo del fari­seís­mo lo mues­tra cuan­do tra­ta de cul­par a los dam­ni­fi­ca­dos por la fal­ta de pre­vi­sión y la inep­ti­tud pro­pia y de sus funcionarios.

San­tos sigue sin enten­der que esta­mos en gue­rra. Una gue­rra decre­ta­da por todos los que le ante­ce­die­ron en el soleo pre­si­den­cial y que –qui­zá- él tra­tó de alcan­zar un Acuer­do con la Insur­ge­ni­ca, pero con la ópti­ca mez­qui­na del “aquí no ha pasa­do nada” y seguir con las mis­mas cau­sas que gene­ra­ron el con­flic­to interno y gober­na­do por los mis­mos con las mis­mas. Ya lo hemos dicho en varios de nues­tros artícu­los. El pue­blo colom­biano le dió la potes­tad a las FARC-EP de con­ver­sar para alcan­zar un Acuer­do que ata­que las cau­sas del con­flic­to y moder­ni­ce la vida colom­bia­na des­de la base, la eco­no­mía, y sus super­es­truc­tu­ras polí­ti­ca, judi­cial, mili­tar, etc.

El pue­blo –y des­de lue­go las FARC menos- no le tie­ne mie­do a unos años más de gue­rra, siem­pre y cuan­do se impon­ga la nece­si­dad de cons­truir un Nue­vo País, una Nue­va Colom­bia, en Paz con Jus­ti­cia Social, demo­cra­cia, liber­tad, inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacio­nal. Mas si el pre­si­den­te San­tos quie­re parar la gue­rra debe lle­gar a un Acuer­do de Cese de Fue­gos Bila­te­ral. Y punto.

.….….….

Aden­do: ¿Será ese Israel el país que admi­ra el pre­si­den­te San­tos? Ese país está prac­ti­can­do un geno­ci­dio simi­lar al que prac­ti­ca­ron con algu­nos de ellos, no con todos los judíos. Será ese el país con el que sue­ña como mode­lo para cons­truir otra Colom­bia? Dios nos libre de tan­to terror. Si ya no aguan­ta­mos más Terro­ris­mo de Esta­do, qué tal Colom­bia con­ver­ti­da en el Israel de Sura­mé­ri­ca! Por sus hechos los cono­ce­réis… Y San­tos peló el cobre con­de­nan­do la par­te pales­ti­na y jus­ti­fi­can­do el geno­ci­dio. Por lo tan­to su pen­sa­mien­to tam­bién es geno­ci­da, y eso es un gran pro­ble­ma en un gobernante!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *