Por fin se podrá dar uso a los con­do­nes- Borro­ka Garaia

BtVDY54CAAA4NZE

Autor: Borro­ka garaia da!

Así es. Toca a su final el tiem­po de todos esos con­do­nes que con toda la ilu­sión se reco­gen de txoz­nas o loca­les y ter­mi­nan siem­pre en un rin­cón de casa amon­to­na­dos en una mon­ta­ña de cima inson­da­ble para aca­bar sien­do irre­me­dia­ble­men­te víc­ti­mas de la fecha de cadu­ci­dad. El ayun­ta­mien­to de Lau­dio nos ha dado la res­pues­ta a esta incóg­ni­ta his­tó­ri­ca; Unos con­do­nes que inclu­so dan muchas más ganas de no hacer uso de ellos para lo que teó­ri­ca­men­te sir­ven sino para hacer una estu­pen­da colec­ción de nues­tros per­so­na­jes de cómic y man­ga favoritos.

Detour­ne­ment es un con­cep­to que sur­gió den­tro del movi­mien­to situa­cio­nis­ta que habla­ba sobre la posi­bi­li­dad polí­ti­ca y artís­ti­ca de a par­tir de un obje­to o con­cep­to sur­gi­do del sis­te­ma, dis­tor­sio­nar su uso o sig­ni­fi­ca­do para gene­rar un efec­to crí­ti­co. Obvia­men­te no estoy hablan­do de con­do­nes aquí, sino de la ter­gi­ver­sa­ción en posi­ti­vo de los ele­men­tos coti­dia­nos del sistema.

Si echa­mos un vis­ta­zo a nues­tro alre­de­dor ¿Cuál sería el ele­men­to más coti­diano, sur­gi­do del sis­te­ma y la ocu­pa­ción, que pre­ci­sa­men­te está dise­ña­do con unas líneas a no sobre­pa­sar y de esa for­ma ir inte­gran­do a las capas popu­la­res?. Pues efec­ti­va­men­te, las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las. Que no olvi­de­mos, lo son des­de los ayun­ta­mien­tos has­ta los par­la­men­tos auto­nó­mi­cos lle­gan­do has­ta el congreso.

Es evi­den­te la con­tra­dic­ción que supo­ne par­ti­ci­par en estruc­tu­ras de las que un inde­pen­den­tis­ta desea salir. Esa con­tra­dic­ción pue­de ser asu­mi­ble solo si esas ins­ti­tu­cio­nes son usa­das para lo que no sir­ven, es decir, para pro­du­cir un efec­to crí­ti­co, la rup­tu­ra y pre­ci­sa­men­te aban­do­nar el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ñol, sus estruc­tu­ras y sus legis­la­cio­nes para abrir paso a la sobe­ra­nía de Eus­kal Herria.

Es ese el mayor reto que tie­ne el inde­pen­den­tis­mo vas­co en rela­ción a las ins­ti­tu­cio­nes y el bare­mo más impor­tan­te a ana­li­zar a la hora de echar cuen­tas. Si están sir­vien­do las ins­ti­tu­cio­nes para lo que teó­ri­ca­men­te no sir­ven. Y por lo tan­to sien­do posi­ti­vas en el pro­ce­so de liberación.

Para los que ade­más de ser inde­pen­den­tis­tas bus­ca­mos un cam­bio social, tres cuar­tos de lo mis­mo. Decía recien­te­men­te Patxi Zaba­le­ta que la repre­sen­ta­ción de la socie­dad está en los par­ti­dos y vie­ne de los votos, sin que que­pan tute­las. Sin embar­go en las demo­cra­cias bur­gue­sas como las que vivi­mos al nor­te y sur de nues­tra tro­cea­da patria es la socie­dad la que está tute­la­da por la cla­se polí­ti­ca y el pro­pio sis­te­ma, una socie­dad que no cuen­ta con meca­nis­mos de deci­sión y demo­cra­cia direc­ta . Dele­gan­do a la fuer­za el poder que le corres­pon­de a ella mis­ma. Por lo tan­to, otro de los retos vol­ve­ría a ser el no hacer uso de las ins­ti­tu­cio­nes para lo que están dise­ña­das sino para que el pue­blo se empo­de­re sin intermediarios.

Es evi­den­te que algo falla a la hora de impri­mir un carác­ter trans­for­ma­dor radi­cal a la lucha ins­ti­tu­cio­nal que trai­ga pasos direc­tos y mejo­ras sus­tan­cia­les a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y en el ámbi­to nacio­nal de cara a nues­tra sobe­ra­nía. Mas tenien­do en cuen­ta que la izquier­da sobe­ra­nis­ta cuen­ta con una bas­ta red de ges­tión de ayun­ta­mien­tos en todos los herrial­des. Sien­do ade­más la pri­me­ra fuer­za a esca­la nacio­nal en núme­ro de con­ce­ja­les. No es que fal­te ni mucho menos sin­di­ca­lis­mo y movi­mien­to popu­lar en Eus­kal Herria. Al contrario.

La res­pon­sa­bi­li­dad sería conjunta.

Es decir, exis­ten los con­di­men­tos reque­ri­dos para coci­nar algo muy dife­ren­te a todo lo vis­to has­ta aho­ra. Tene­mos expe­rien­cias don­de apren­der des­de Mari­na­le­da o has­ta inclu­so de comu­ni­da­des zapa­tis­tas. Tene­mos una bas­ta tra­yec­to­ria de movi­mien­to popu­lar en nues­tro país que ya debe­ría dar­nos para muchas con­clu­sio­nes. Has­ta los cie­gos ya ven que la ges­tión ins­ti­tu­cio­nal es mejor que la del PNV, pero no naci­mos para ges­tio­nar sino para cons­truir algo nuevo.

Toca ele­gir entre el camino de los con­do­nes de Lau­dio o el de los que se amon­to­nan en un rin­cón de casa. Arriesgar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.