Israel: la cam­pa­ña del mie­do y la nega­ción de la historia

Mapa 1

En el mar­co de la inva­sión y bom­bar­deos sis­te­má­ti­cos a la Fran­ja de Gaza, las Fuer­zas de Defen­sa de Israel (FDI) publi­ca­ron una serie de polé­mi­cos mapas mos­tran­do el alcan­ce que ten­drían los misi­les de Hamás si actua­ran en otras par­tes del mun­do. La des­con­tex­tua­li­za­ción del con­flic­to y la omi­sión de la historia.

Hacien­do caso omi­so a cual­quier aná­li­sis social e his­tó­ri­co serio, las FDI difun­die­ron mapas com­pa­ra­ti­vos don­de ubi­can la Fran­ja de Gaza en dis­tin­tas par­tes del mun­do y mues­tran el radio de acción de los misi­les que la orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar Hamás sue­le dis­pa­rar con­tra Israel ante las cons­tan­tes agre­sio­nes del Esta­do ocupante.

Esta cam­pa­ña de mie­do y terror bus­ca jus­ti­fi­car la inva­sión y masa­cre indis­cri­mi­na­da de civi­les que el gobierno israe­lí vie­ne per­pe­tran­do en esa peque­ña fran­ja cos­te­ra de 350 kiló­me­tros cua­dra­dos hace ya dos sema­nas. El obje­ti­vo es que en dis­tin­tas par­tes del mun­do se pue­da “ima­gi­nar” el peli­gro que sig­ni­fi­ca­ría tener un terri­to­rio como Gaza tan cerca.

Aho­ra bien, lo que las FDI deci­den igno­rar deli­be­ra­da­men­te con esta cam­pa­ña son las cau­sas que lle­van a los pales­ti­nos que viven en la Fran­ja a resis­tir y defen­der­se del blo­queo y la ocu­pa­ción ile­gi­ti­ma e ile­gal del Esta­do de Israel.

¿Por qué la Fran­ja de Gaza está en Medio Orien­te y no en otro lugar del mundo?

Este peque­ño terri­to­rio se cons­ti­tu­ye como tal en 1948. Lue­go de la gue­rra entre Israel y los paí­ses ára­bes que se opo­nían a la reso­lu­ción de la ONU que creó dicho Estado.

Como resul­ta­do de ese enfren­ta­mien­to en el cual el nacien­te país salió vic­to­rio­so, Israel ocu­pó un terri­to­rio mucho mayor al 54% de la “Pales­ti­na his­tó­ri­ca” que le otor­gó ori­gi­nal­men­te Nacio­nes Uni­das. Solo que­da­ron bajo con­trol de Jor­da­nia la actual Cis­jor­da­nia y Egip­to ocu­pó la Fran­ja de Gaza.

Duran­te los años siguien­tes los pales­ti­nos que habi­ta­ron estos terri­to­rios care­cie­ron, en su mayo­ría, de dere­chos. Con mati­ces esta situa­ción se man­tu­vo has­ta 1967 año en que se pro­du­ce la Gue­rra de los Seis Días don­de, en un muy bre­ve lap­so de tiem­po Israel ocu­pa los terri­to­rios pales­ti­nos, ade­más de con­quis­tar la penín­su­la del Sinaí a Egip­to (lue­go devuel­ta) y los Altos del Golán a Siria.

Des­de aquel año has­ta la actua­li­dad, los pales­ti­nos han vivi­do bajo la ocu­pa­ción mili­tar de Israel que, ade­más, ha avan­za­do aun más sobre los terri­to­rios. Los lími­tes que uno obser­va que tie­ne Israel en los mapas, en reali­dad son fic­ti­cios. Este Esta­do es el úni­co en el mun­do que no ha decla­ra­do cuá­les son sus fron­te­ras ofi­cia­les, mos­tran­do que la ocu­pa­ción, ane­xión y amplia­ción de terri­to­rios no es deci­sión de tal o cual gobierno.

Duran­te los acuer­dos de Oslo de 1993 que tenían el obje­ti­vo de avan­zar en la con­for­ma­ción de dos Esta­dos, Israel cedió a la recién con­for­ma­da Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na el con­trol de la Fran­ja de Gaza y el 40% de Cis­jor­da­nia. Pero se que­dó bajo su con­trol las prin­ci­pa­les rutas, las fuen­tes de agua, las fron­te­ras y la sali­da al mar.

Según un estu­dio del Ban­co Mun­dial del año 2013 el Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) de Pales­ti­na cre­ce­ría en más de un ter­cio sin la ocu­pa­ción y con el con­trol sobe­rano de su terri­to­rio y fron­te­ras. Esto equi­va­le a 3400 millo­nes de dóla­res anuales.

A este aho­go eco­nó­mi­co se le pue­de agre­gar el dato que, des­de la Segun­da Inti­fa­da del año 2000 don­de los pales­ti­nos se alza­ron con­tra la ocu­pa­ción y antes de la recien­te incur­sión mili­tar en Gaza, 1.523 niños pales­ti­nos han sido ase­si­na­dos por las fuer­zas arma­das de Israel. La cuen­ta rápi­da da un pro­me­dio de un niño ase­si­na­do cada tres días.

“Pero Hamás es terrorista”

La res­pues­ta que ha sos­te­ni­do sis­te­má­ti­ca­men­te el sio­nis­mo (corrien­te ideo­ló­gi­ca hege­mó­ni­ca en Israel) es que todas sus accio­nes mili­ta­res son para defen­der­se de una orga­ni­za­ción terro­ris­ta como Hamás. Que no pue­den per­mi­tir que su pue­blo sufra los ata­ques con misi­les que se lan­zan des­de la Fran­ja de Gaza. Nada se dice de los pade­ci­mien­tos de los pales­ti­nos enu­me­ra­dos bre­ve­men­te más arriba.

Aho­ra bien, esta res­pues­ta supo­ne una dema­go­gia y un deli­be­ra­do ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción. Por empe­zar, la ocu­pa­ción israe­lí y ase­si­na­tos de pales­ti­nos no comen­zó con Hamás (orga­ni­za­ción fun­da­da en 1987) sino mucho antes. La excu­sa enton­ces era com­ba­tir a la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (OLP) una orga­ni­za­ción lai­ca que apun­ta­ba a cons­truir un Esta­do democrático.

Por otra par­te, en una inver­sión asom­bro­sa de los tér­mi­nos que pocos medios de comu­ni­ca­ción se atre­ven a cues­tio­nar, cul­pan a Hamás por resis­tir a una ocu­pa­ción y blo­queo ile­gal. Ubi­can de esta for­ma la cau­sa del con­flic­to en la resis­ten­cia pales­ti­na y no en la polí­ti­ca colo­nial israelí.

Cabe recor­dar que las Nacio­nes Uni­das emi­tió en 1967 la reso­lu­ción 242 que obli­ga a Israel a reti­rar­se com­ple­ta­men­te de Gaza y Cis­jor­da­nia, algo que evi­den­te­men­te no ha cumplido.

Final­men­te, el argu­men­to del terro­ris­mo tie­ne un asi­de­ro en la reali­dad. Efec­ti­va­men­te Hamás uti­li­za el terro­ris­mo como méto­do de acción polí­ti­ca. Lo que curio­sa­men­te no se dice (aun­que se ve a sim­ple vis­ta) es que tam­bién lo lle­va a cabo Israel y a una esca­la mucho mayor.

En estos días los habi­tan­tes de Gaza se levan­tan cada maña­na y se van a dor­mir cada noche sin saber si un misil cae­rá sobre su casa, la de algún fami­liar o ami­go. A esto se sumó que aho­ra pue­den salir a la calle y ser masa­cra­dos por un ejér­ci­to de ocu­pa­ción que ha inva­di­do sus barrios.

Por todas estas razo­nes es que la Fran­ja de Gaza no pue­de estar en nin­gún otro lugar del mun­do. Por más que le pese a los agen­tes de pro­pa­gan­da de las FDI y quie­ran incul­car el terror para jus­ti­fi­car sus masa­cres. La cau­sa prin­ci­pal de este con­flic­to es la polí­ti­ca colo­nia­lis­ta y expan­sio­nis­ta de Israel. Has­ta que esta no aca­be no habrá paz, ni para pales­ti­nos ni israelíes.

Mapa 5 Mapa 1 Mapa 2 Mapa 3 Mapa 4

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.