Vue­lo MH17, las 10 pre­gun­tas de Mos­cú a Kiev

Mien­tras la pren­sa occi­den­tal rebo­sa de hipó­te­sis, acu­sa­cio­nes y elu­cu­bra­cio­nes sobre la tra­ge­dia del vue­lo MH17, resul­ta intere­san­te com­pro­bar que nin­guno de los gran­des medios de la pren­sa atlan­tis­ta ha creí­do nece­sa­rio infor­mar a su públi­co sobre las 10 pre­gun­tas que el vice­mi­nis­tro ruso de Defen­sa, Ana­to­li Anto­nov, ha diri­gi­do a las auto­ri­da­des ucra­nia­nas sobre cier­tos aspec­tos del trá­gi­co incidente.

En decla­ra­cio­nes al canal ruso de tele­vi­sión Rusia Today [1], trans­mi­ti­das el 18 de julio de 2014, el vice­mi­nis­tro ruso de Defen­sa se pre­gun­tó qué fue lo que con­du­jo a cier­tos paí­ses occi­den­ta­les, «menos de 24 horas» des­pués de los hechos, a la con­clu­sión de que Rusia pudie­se estar impli­ca­da en el inci­den­te del avión de pasa­je­ros de la Malay­sia Air­li­nes, que cos­tó la vida a cer­ca de 300 pasa­je­ros el 17 de junio.

Des­pués de obser­var que nadie ha pre­sen­ta­do prue­bas con­cre­tas que con­fir­men esas ale­ga­cio­nes, el vice­mi­nis­tro ruso de Defen­sa esti­mó que estas últi­mas son resul­ta­do «de una gue­rra mediá­ti­ca con­tra la Fede­ra­ción Rusa y sus fuer­zas arma­das».

El vice­mi­nis­tro Ana­to­li Anto­nov for­mu­ló en su entre­vis­ta 10 pre­gun­tas «sim­ples» diri­gi­das a Kiev y sobre las cua­les los medios de pren­sa atlan­tis­tas guar­dan el más abso­lu­to silencio:

1- Inme­dia­ta­men­te des­pués de la tra­ge­dia, las auto­ri­da­des ucra­nia­nas atri­bu­ye­ron natu­ral­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad a las auto­de­fen­sas [de los fede­ra­lis­tas]. ¿En qué se basan esas acusaciones?

2- ¿Pue­de Kiev pro­por­cio­nar deta­lles sobre el uso de sus ram­pas de misi­les Buk [un sis­te­ma de defen­sa anti­aé­rea que se com­po­ne de misi­les tie­rra-aire depen­dien­tes de un com­ple­jo módu­lo de radar que per­mi­te seguir varios blan­cos aéreos simul­tá­nea­men­te] en la zona de hos­ti­li­da­des? Y –ele­men­to esen­cial– ¿por qué des­ple­gó esos sis­te­mas [de defen­sa anti­aé­rea] si los insur­gen­tes no dis­po­nen de aviones?

3- ¿Por qué las auto­ri­da­des ucra­nia­nas no hacen nada por for­mar una comi­sión internacional?

4- ¿Acep­ta­rían las fuer­zas arma­das ucra­nia­nas que inves­ti­ga­do­res inter­na­cio­na­les hagan un inven­ta­rio de sus misi­les aire-aire y tie­rra-aire, inclu­yen­do los que han sido utilizados?

5- ¿Ten­drá acce­so la comi­sión inter­na­cio­nal a los datos sobre los movi­mien­tos de los avio­nes de gue­rra ucra­nia­nos corres­pon­dien­tes al día de la tragedia?

6- ¿Por qué los con­tro­la­do­res aéreos ucra­nia­nos auto­ri­za­ron el avión a apar­tar­se de la ruta regu­lar que se uti­li­za hacia el nor­te y a acer­car­se a la lla­ma­da «zona de la ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta»?

7- ¿Por qué el espa­cio aéreo sobre la zona de gue­rra no fue cerra­do a los vue­los civi­les a pesar de que esa zona ni siquie­ra esta­ba ente­ra­men­te cubier­ta por los rada­res de los sis­te­mas de navigacion?

8- ¿Qué pue­de decir ofi­cial­men­te Kiev sobre los comen­ta­rios publi­ca­dos en las redes socia­les por un pre­sun­to con­tro­la­dor aéreo espa­ñol que tra­ba­ja en Ucra­nia sobre la pre­sen­cia de 2 avio­nes ucra­nia­nos que supues­ta­men­te vola­ron jun­to al Boeing 777 sobre el terri­to­rio de Ucrania?

9- ¿Por qué el Ser­vi­cio de Segu­ri­dad de Ucra­nia [SBU] comen­zó a tra­ba­jar con las gra­ba­cio­nes de las comu­ni­ca­cio­nes entre los con­tro­la­do­res aéreos ucra­nia­nos y la tri­pu­la­ción del Boeing y con los sis­te­mas de alma­ce­na­mien­to de datos de los rada­res ucra­nia­nos sin espe­rar por los inves­ti­ga­do­res internacionales?

10- ¿Qué lec­cio­nes apren­dió Ucra­nia del inci­den­te simi­lar ocu­rri­do en 2001, cuan­do un avión ruso [tam­bién de pasa­je­ros] Tu-154 se estre­lló en el Mar Negro? En aquel enton­ces, las auto­ri­da­des ucra­nia­nas nega­ron cual­quier impli­ca­ción por par­te de las fuer­zas arma­das de Ucra­nia has­ta que una evi­den­cia irre­fu­ta­ble demos­tró ofi­cial­men­te que Kiev fue el culpable.

Antes de las decla­ra­cio­nes del vice­mi­nis­tro, el minis­te­rio ruso de Defen­sa había reve­la­do que 27 sis­te­mas de defen­sa anti­aé­rea Buk M1 per­te­ne­cien­tes al ejér­ci­to ucra­niano esta­ban des­ple­ga­dos en la región antes del incidente.

El minis­te­rio ruso de Defen­sa había anun­cia­do tam­bién que el iti­ne­ra­rio del avión de pasa­je­ros y el lugar don­de caye­ron los res­tos se encuen­tran den­tro del radio de acción de 2 bate­rías anti­aé­reas ucra­nia­nas de lar­go alcan­ce y de 3 sis­te­mas de misi­les tie­rra-aire Buk M1, tam­bién ucra­nia­nos, y que ins­ta­la­cio­nes rusas habían regis­tra­do el fun­cio­na­mien­to de un radar ucra­niano anti­aé­reo el mis­mo día de la catástrofe.

Sin embar­go, nin­gu­na de esas infor­ma­cio­nes divul­ga­das ofi­cial­men­te por Rusia han sido men­cio­na­das en la pren­sa atlan­tis­ta. Esa pren­sa tam­po­co pare­ce haber juz­ga­do intere­san­tes las decla­ra­cio­nes del fis­cal gene­ral de Ucra­nia, Vitaly Yario­ma, quien reve­ló horas des­pués de la catás­tro­fe aérea que los mili­ta­res ucra­nia­nos habían comu­ni­ca­do al pre­si­den­te Poro­chen­ko que los rebel­des fede­ra­lis­tas nun­ca lle­ga­ron a apo­de­rar­se de sis­te­mas ucra­nia­nos de misi­les antiaéreos.

Mien­tras tan­to, el estruen­do mediá­ti­co alre­de­dor de la catás­tro­fe del vue­lo MH17 y la cons­tan­te difu­sión de las imá­ge­nes del lugar de la tra­ge­dia por la tele­vi­sión y la pren­sa domi­nan­tes per­mi­ten des­viar la aten­ción del hecho que Kiev pro­si­gue su ofen­si­va con­tra las ciu­da­des de Lugansk y Donetsk, don­de nume­ro­sos civi­les ya han encon­tra­do la muer­te bajo el fue­go de la arti­lle­ría ucraniana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.