Gaza: el gas en la miri­lla- Man­lio Dinucci

Para encon­trar una de las cau­sas del ata­que israe­lí con­tra Gaza hay que pro­fun­di­zar, por­que esa cau­sa se halla exac­ta­men­te a 600 metros por deba­jo del nivel del mar y a 30 kiló­me­tros de la cos­ta de la fran­ja de Gaza. Allí, en las aguas terri­to­ria­les pales­ti­nas, se encuen­tra un impor­tan­te yaci­mien­to de gas natu­ral, el lla­ma­do Gaza Mari­ne, esti­ma­do en 30 000 millo­nes de metros cúbi­cos y de un valor de varios miles de millo­nes de dóla­res. Según un mapa ela­bo­ra­do por la agen­cia guber­na­men­tal esta­dou­ni­den­se U.S. Geo­lo­gi­cal Sur­vey tam­bién exis­ten otros yaci­mien­tos de gas y de petró­leo en tie­rra fir­me, en Gaza y en Cisjordania.

En 1999, median­te un acuer­do fir­ma­do por Yaser Ara­fat, la Auto­ri­dad Pales­ti­na con­fía la explo­ta­ción de Gaza Mari­ne a un con­sor­cio con­for­ma­do por Bri­tish Group y la com­pa­ñía pri­va­da pales­ti­na Con­so­li­da­ted Con­trac­tors, que dis­po­nen res­pec­ti­va­men­te del 60 y el 30% de las accio­nes. El 10% res­tan­te corres­pon­de­ría al Fon­do de Inver­sio­nes de la Auto­ri­dad Pales­ti­na. Se per­fo­ran 2 pozos, Gaza Mari­ne 1 y Gaza Mari­ne 2. Pero nun­ca lle­gan a ini­ciar la pro­duc­ción por­que Israel, que quie­re todo el gas a pre­cios ínfi­mos, los bloquea.

A tra­vés del ex pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair, envia­do del «Cuar­te­to para el Medio Orien­te», se pre­pa­ra un acuer­do con Israel, que pri­va a los pales­ti­nos de las tres cuar­tas par­tes de los futu­ros ingre­sos del gas y pone la par­te que les toca en una cuen­ta inter­na­cio­nal bajo con­trol de Washing­ton y Londres.

Pero, inme­dia­ta­men­te des­pués de ganar las elec­cio­nes de 2006, el Hamas recha­za ese acuer­do, cali­fi­cán­do­lo de robo, y exi­ge su rene­go­cia­ción. En 2007, el actual minis­tro israe­lí de Defen­sa Moshe Ya’alon decla­ra que «el gas no podrá extraer­se sin una ope­ra­ción mili­tar que pon­ga fin al con­trol del Hamas en Gaza».

En 2008, Israel des­ata con­tra Gaza la ope­ra­ción «Plo­mo Fun­di­do». En sep­tiem­bre de 2012, la Auto­ri­dad Pales­ti­na anun­cia que, a pesar de la opo­si­ción del Hamas, ha reanu­da­do las nego­cia­cio­nes con Israel sobre la cues­tión del gas. Dos meses des­pués, la admi­sión de Pales­ti­na en la ONU como «Esta­do obser­va­dor no miem­bro» for­ta­le­ce la posi­ción de la Auto­ri­dad Pales­ti­na en las nego­cia­cio­nes. Pero Gaza Mari­ne sigue blo­quea­do, lo cual impi­de que los pales­ti­nos pue­dan explo­tar la rique­za natu­ral exis­ten­te en su territorio.

La Auto­ri­dad Pales­ti­na se lan­zó enton­ces por otro camino. El 23 de enero de 2014, duran­te el encuen­tro del pre­si­den­te pales­tino Abbas con el pre­si­den­te ruso Putin, se dis­cu­tió la posi­bi­li­dad de con­fiar a la com­pa­ñía rusa Gaz­prom la explo­ta­ción del yaci­mien­to de gas de las aguas de Gaza. Así lo anun­cia la agen­cia Itar-Tass, sub­ra­yan­do que Rusia y Pales­ti­na tie­nen inten­cio­nes de for­ta­le­cer la coope­ra­ción bila­te­ral en el sec­tor ener­gé­ti­co. En ese mar­co, ade­más de la explo­ta­ción del yaci­mien­to marí­ti­mo de gas, se pre­vé tam­bién la de un yaci­mien­to de petró­leo en los alre­de­do­res de la ciu­dad pales­ti­na de Rama­llah, en Cis­jor­da­nia. Y la com­pa­ñía rusa Tech­no­pro­mex­port está dis­pues­ta a par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de una ter­mo­eléc­tri­ca de una poten­cia de 200 MW en la mis­ma zona.

La for­ma­ción de un nue­vo gobierno pales­tino de uni­dad nacio­nal, el 2 de junio de 2014, acre­cien­ta las posi­bi­li­da­des de con­cre­tar el acuer­do entre Pales­ti­na y Rusia.

Diez días des­pués, el 12 de junio, se anun­cia el secues­tro de los 3 jóve­nes israe­líes, encon­tra­dos muer­tos el 30 de junio, pro­por­cio­nan­do así el “casus belli” que da ini­cio a la ope­ra­ción «Mar­gen pro­tec­tor» con­tra la fran­ja de Gaza. Ope­ra­ción que for­ma par­te de la estra­te­gia de Tel Aviv, que bus­ca apro­piar­se de las reser­vas ener­gé­ti­cas de toda la cuen­ca del Levan­te, inclu­yen­do las de Pales­ti­na, las del Líbano y las de Siria.

Y tam­bién enca­ja en la estra­te­gia de Washing­ton que, con su apo­yo a Israel, tra­ta de garan­ti­zar­se el con­trol de todo el Medio Orien­te impi­dien­do que Rusia vuel­va a ganar influen­cia en la región.

Esta­mos ante una mez­cla explo­si­va, cuyas víc­ti­mas son –otra vez– los palestinos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *