La dua­li­dad de pode­res- Lenin

El pro­ble­ma del Poder del Esta­do es el fun­da­men­tal en toda revo­lu­ción. Sin com­pren­der­lo cla­ra­men­te no pue­de ni pen­sar­se en par­ti­ci­par de modo cons­cien­te en la revo­lu­ción y mucho menos en dirigirla.

Una par­ti­cu­la­ri­dad nota­ble en gra­do sumo de nues­tra revo­lu­ción con­sis­te en que ha engen­dra­do una dua­li­dad de pode­res. Es nece­sa­rio, ante todo, expli­car­se este hecho, pues sin ello será impo­si­ble seguir ade­lan­te. Es menes­ter saber com­ple­tar y corre­gir las vie­jas “fór­mu­las”, por ejem­plo, las del bol­che­vis­mo, acer­ta­das en gene­ral, como se ha demos­tra­do, pero cuya rea­li­za­ción con­cre­ta ha resul­ta­do ser dife­ren­te. Nadie pen­sa­ba ni podía pen­sar antes en la dua­li­dad de poderes.

¿En qué con­sis­te la dua­li­dad de pode­res? En que jun­to al Gobierno Pro­vi­sio­nal, jun­to al gobierno de la bur­gue­sía, se ha for­ma­dootro gobierno, débil aún, embrio­na­rio, pero exis­ten­te sin duda algu­na y en vías de desa­rro­llo: los Soviets de dipu­tados obre­ros y soldados.

¿Cuál es la com­po­si­ción de cla­se de este otro gobierno? El pro­le­ta­ria­do y los cam­pe­si­nos (con uni­for­me de sol­da­do). ¿Cuál es el carác­ter polí­ti­co de este gobierno? Es una dic­ta­du­ra revo­lu­cio­na­ria, es decir, un Poder que se apo­ya direc­ta­men­te en la con­quis­ta revo­lu­cio­na­ria, en la ini­cia­ti­va direc­ta de las masas popu­la­res des­de aba­jo, y no en la ley pro­mul­ga­da por el Poder cen­tra­li­za­do del Esta­do. Es un Poder com­ple­ta­men­te dife­ren­te del de la repú­bli­ca par­la­men­ta­ria demo­crá­ti­co-bur­gue­sa del tipo gene­ral que impe­ra has­ta aho­ra en los paí­ses avan­za­dos de Euro­pa y Amé­ri­ca. Esta cir­cuns­tan­cia se olvi­da con fre­cuen­cia, no se medi­ta sobre ella, a pesar de que en ella resi­de toda la esen­cia del pro­ble­ma. Este Poder es un Poder del mis­mo tipo que la Comu­na de París de 1871. Los ras­gos fun­da­men­ta­les de este tipo de Poder son: 1). La fuen­te del Poder no está en una ley, pre­via­men­te dis­cu­ti­da y apro­ba­da por el Par­la­men­to, sino en la ini­cia­ti­va direc­ta de las masas popu­la­res des­de aba­jo y en cada lugar, en la “toma” direc­ta del Poder, para emplear un tér­mino en boga. 2). Sus­ti­tu­ción de la poli­cía y del ejér­ci­to, como ins­ti­tu­cio­nes apar­ta­das del pue­blo y con­tra­pues­tas a él, por el arma­men­to direc­to de todo el pue­blo; con este Poder guar­dan el orden públi­co los mis­mos obre­ros y cam­pe­si­nos arma­dos, el mis­mo pue­blo en armas. 3). Los fun­cio­na­rios y la buro­cra­cia son sus­ti­tui­dos tam­bién por el Poder direc­to del pue­blo o, al menos, some­ti­dos a un con­trol espe­cial, se trans­for­man en sim­ples man­da­ta­rios, no sólo ele­gi­bles, sino remo­vi­bles en todo momen­to, en cuan­to el pue­blo lo exi­ja; se trans­for­man de cas­ta pri­vi­le­gia­da, con una ele­va­da retri­bu­ción, con una retri­bu­ción bur­gue­sa de sus “pues­ti­tos”, en obre­ros de una “rama” espe­cial, cuya remu­ne­ra­ción no exce­da al sala­rio corrien­te de un obre­ro calificado.

En esto, y sólo en esto, radi­ca la esen­cia de la Comu­na de París como tipo espe­cial de Esta­do. Y esta esen­cia es la que han olvi­da­do y des­fi­gu­ra­do los seño­res Ple­já­nov (los cho­vi­nis­tas mani­fies­tos, que han trai­cio­na­do al mar­xis­mo), Kautsky (los “cen­tris­tas”, es decir, los que vaci­lan entre el cho­vi­nis­mo y el mar­xis­mo) y, en gene­ral, todos los social­de­mó­cra­tas, social­re­vo­lu­cio­na­rios, etc., que domi­nan hoy día.

Salen del paso con fra­ses, se refu­gian en el silen­cio, escu­rren el bul­to, se feli­ci­tan mutua­men­te una y mil veces por la revo­lu­ción y no quie­ren refle­xio­nar en lo que son los Soviets de dipu­tados obre­ros y sol­da­dos. No quie­ren ver la ver­dad mani­fies­ta de que en la medi­da en que esos Soviets exis­ten, en la medi­da en que son un Poder, exis­te en Rusia un Esta­do del tipo de la Comu­na de París.

Sub­ra­yo “en la medi­da”, pues sólo se tra­ta de un Poder en esta­do embrio­na­rio. De un Poder que, pac­tan­do direc­ta­men­te con el Gobierno Pro­vi­sio­nal bur­gués y hacien­do una serie de con­ce­sio­nes de hecho, ha cedi­do y cede sus posi­cio­nes a la burguesía.

¿Por qué? ¿Qui­zá por­que Chjeíd­ze, Tse­re­te­li, Ste­klov y Cía. come­ten un “error”? ¡Ton­te­rías! Así pue­de pen­sar un filis­teo, pero no un mar­xis­ta. La cau­sa está en el insu­fi­cien­te gra­do de con­cien­cia y en la insu­fi­cien­te orga­ni­za­ción de los pro­le­ta­rios y de los cam­pe­si­nos. El “error” de los jefes men­cio­na­dos resi­de en su posi­ción peque­ño­bur­gue­sa, en que embo­tan la con­cien­cia de los obre­ros en vez de abrir­les los ojos, en que les incul­can ilu­sio­nes peque­ño­bur­gue­sas en vez de des­truír­se­las, en que refuer­zan la influen­cia de la bur­gue­sía sobre las masas en vez de eman­ci­par a éstas de esa influencia.

Lo dicho debie­ra bas­tar para com­pren­der por qué tam­bién nues­tros cama­ra­das come­ten tan­tos erro­res al for­mu­lar “sim­ple­men­te” esta pre­gun­ta: ¿se debe derri­bar inme­dia­ta­men­te al Gobierno Provisional?

Res­pon­do: 1) se le debe derri­bar, pues es un gobierno oli­gár­qui­co, un gobierno bur­gués, y no del pue­blo; un gobierno que no pue­de dar ni paz, ni pan, ni ple­na liber­tad; 2) no se le pue­de derri­bar inme­dia­ta­men­te, pues se sos­tie­ne gra­cias a un pac­to direc­to e indi­rec­to, for­mal y efec­ti­vo, con los Soviets de dipu­tados obre­ros y, sobre todo, con el prin­ci­pal de ellos, el Soviet de Petro­gra­do; 3) en gene­ral, no se le pue­de “derri­bar” por la vía habi­tual, pues se asien­ta en el “apo­yo” que pres­ta a la bur­gue­sía el segun­do gobierno, el Soviet de dipu­tados obre­ros, y éste es el úni­co gobierno revo­lu­cio­na­rio posi­ble, que expre­sa direc­ta­men­te la con­cien­cia y la volun­tad de la mayo­ría de los obre­ros y cam­pe­si­nos. La huma­ni­dad no ha crea­do has­ta hoy, ni noso­tros cono­ce­mos, un tipo de gobierno supe­rior ni mejor que los Soviets de dipu­tados obre­ros, bra­ce­ros, cam­pe­si­nos y soldados.

Para con­ver­tir­se en Poder, los obre­ros cons­cien­tes tie­nen que ganar­se a la mayo­ría: mien­tras no exis­ta vio­len­cia con­tra las masas, no habrá otro camino para lle­gar al Poder. No somos blanquistas24, no somos par­ti­da­rios de la toma del Poder por una minoría.

Somos mar­xis­tas, par­ti­da­rios de la lucha pro­le­ta­ria de cla­se con­tra la embria­guez peque­ño­bur­gue­sa, con­tra el defen­sis­mo cho­vi­nis­ta, con­tra las fra­ses hue­ras, con­tra la depen­den­cia res­pec­to de la burguesía.

Cree­mos un par­ti­do comu­nis­ta pro­le­ta­rio; los mejo­res mili­tan­tes del bol­che­vis­mo han crea­do ya los ele­men­tos de ese par­ti­do; uná­mo­nos estre­cha­men­te en la labor pro­le­ta­ria de cla­se y vere­mos cómo vie­nen a noso­tros, en masas cada vez mayo­res, los pro­le­ta­rios y los cam­pe­si­nos pobres. Por­que la vida se encar­ga­rá de des­truir cada día las ilu­sio­nes peque­ño­bur­gue­sas de los “social­de­mó­cra­tas”, de los Chjeíd­ze, de los Tse­re­te­li, de los Ste­klov, etc., de los “social­re­vo­lu­cio­na­rios”, de los peque­ños bur­gue­ses toda­vía más “puros”, etc., etc.

La bur­gue­sía defien­de el Poder úni­co de la burguesía.

Los obre­ros cons­cien­tes defien­den el Poder úni­co de los Soviets de dipu­tados obre­ros, bra­ce­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos, el Poder úni­co que es nece­sa­rio pre­pa­rar escla­re­cien­do la con­cien­cia pro­le­ta­ria, eman­ci­pan­do al pro­le­ta­ria­do de la influen­cia de la bur­gue­sía, y no por medio de aventuras.

La peque­ña bur­gue­sía ‑los “social­de­mó­cra­tas”, los social­re­vo­lu­cio­na­rios, etc., etc.- vaci­la, entor­pe­cien­do este escla­re­ci­mien­to, esta emancipación.

Tal es la ver­da­de­ra corre­la­ción de las fuer­zas de cla­se, que deter­mi­na nues­tras tareas.

V. I. Lenin. Obras Com­ple­tas, 5a ed. en ruso, t. 31, págs. 145 – 148.
Prav­da, núm. 28, 9 de abril de 1917.

Fir­ma­do: N. Lenin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *