Memo­ria anti­fas­cis­ta- Ando­ni Baserrigorri

Han pasa­do más de 70 años y visi­tar el cam­po de refu­gia­dos de Gurs, sigue estre­me­cien­do. Cono­cer los luga­res don­de tan­tos comu­nis­tas, aber­tza­les, anarquistas…antifascistas mal­vi­vie­ron tras la vic­to­ria del fas­cis­mo espa­ñol y muchos de ellos y ellas murie­ron en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas hace her­vir la san­gre de ira. La his­to­ria es impla­ca­ble y due­le saber que las per­so­nas bien naci­das, las que lucha­ron por un mun­do mejor, sin explo­ta­ción, de igual­dad y liber­tad aca­ba­ron de aque­lla mane­ra sus días mien­tras que los mal naci­dos, los que nega­ban la liber­tad a las per­so­nas y los pue­blos y los que apos­ta­ban por con­ti­nuar con la era de la explo­ta­ción vivian a cuer­po de rey y domi­na­ban y gober­na­ban Eus­kal Herria y gran par­te de Euro­pa y del mundo.

Las per­so­nas que repo­san en los cam­pos de Gurs jamás vaci­la­ron un momen­to en su deter­mi­na­ción de com­ba­te con­tra el fas­cis­mo. Lucha­ron con­tra el gol­pe fran­quis­ta y des­pués con­tra el nazis­mo ale­mán. En nin­gún momen­to se les escu­chó lamen­tar­se por la terri­ble suer­te que corrían en los infa­mes barra­co­nes de Gurs y asu­mían eso como el pre­cio ele­va­dí­si­mo que paga­ban por la liber­tad y la dignidad.

De la mis­ma mane­ra el Che Gue­va­ra y su gue­rri­lle­ra­da luchó has­ta el últi­mo momen­to en las sie­rras de Boli­via, heri­das, ham­brien­tas pero con la idea de la revo­lu­ción en la men­te. Enten­dían la lucha, no como la per­te­nen­cia a un modis­mo de batu­ca­da sino como la entre­ga al tra­ba­jo, el estu­dio y el fusil, como bien indi­ca el escu­do de las Juven­tu­des Comu­nis­tas Cubanas.

Y tan­tos ejem­plos más…el ardor de los san­di­nis­tas y los sal­va­do­re­ños, la indo­ma­ble deter­mi­na­ción de tan­tas gue­rri­llas a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta, el espí­ri­tu de lucha de la Colom­bia insurgente…tantos y tan­tos anti­fas­cis­tas ase­si­na­dos como Car­los Palo­mino y otros casos simi­la­res en el esta­do fran­cés e Italia.

El anti­fas­cis­mo nun­ca pue­de ni debe ser una esté­ti­ca ni una mane­ra de ves­tir o una deter­mi­na­da músi­ca. El anti­fas­cis­mo es ante todo com­pro­mi­so y lucha, deter­mi­na­ción para hacer fren­te a quie­nes lle­van siglos amar­gán­do­nos la vida, a quie­nes nos nie­gan todos los dere­chos que como cla­se, per­so­nas y nación nos corres­pon­den. El anti­fas­cis­mo es inter­na­cio­na­lis­mo y amor hacia otros pue­blos que luchan en leja­nas o cer­ca­nas tie­rras pero por los valo­res antes cita­dos. El anti­fas­cis­mo no es una for­ma de vida, es ante todo con­sa­grar tu vida de la mane­ra que creas con­ve­nien­te o pue­das a la lucha que lle­va ade­lan­te la huma­ni­dad cons­cien­te por un mun­do sen­ci­lla­men­te mejor, sin opri­mi­dos ni opre­so­res, de hom­bres, muje­res y pue­blos libres.

Todo esto que decía­mos vie­ne a cola­ción por­que en pleno siglo XXI, en el año 2014 es terri­ble poder com­pro­bar que el fas­cis­mo no sólo se ha repues­to de su derro­ta his­tó­ri­ca tras la II gue­rra mun­dial sino que sigue muy vivo y en ofen­si­va. Y fren­te a este hecho incues­tio­na­ble, las fuer­zas que le hacían fren­te hace 70 años no son las mis­mas tan­to en lo cua­li­ta­ti­vo como en lo cuan­ti­ta­ti­vo. La con­cien­cia anti­fas­cis­ta no esta en sus mejo­res momen­tos precisamente.

Y es que tras las terri­bles imá­ge­nes que nos lle­gan, vía redes socia­les en su mayo­ría del este de Ucra­nia la reac­ción de los par­ti­dos y colec­ti­vos de izquier­da siguen sien­do míni­mos. Y en el caso ucra­niano caben pocos deba­tes acer­ca del carác­ter nazi del gobierno de Kiev.

Bom­bar­dean pobla­ción civil, nie­gan la auto­de­ter­mi­na­ción al pue­blo de Novo­ros, ase­si­nan civi­les con armas prohi­bi­das ¿Qué más datos nece­si­ta­mos para denun­ciar estos hechos y salir a la calle?

Que la izquier­da ota­ni­ca de San­tia­go Alba Rico y sus maria­chis y segui­do­res hayan ase­gu­ra­do, una vez más, que se tra­ta­ba de un levan­ta­mien­to popu­lar no era de extra­ñar, que hayan aplau­di­do con las ore­jas el ascen­so al poder de una jun­ta de gobierno neo­na­zi, tam­po­co es nove­do­so, pero que el res­to de la izquier­da padez­ca esta pasi­vi­dad si que es del todo desesperante.

¿Nece­si­ta­re­mos fotos de cam­pos de con­cen­tra­ción para los civi­les de Novo­ros para con­cien­ciar­nos? .Con un baga­je de soli­da­ri­dad mini­mo hacia Libia o Siria la izquier­da revo­lu­cio­na­ria no está en dis­po­si­cion de sacar pecho en cuan­to a anti­fas­cis­mo se refi­re. Y que­de cla­ro que si las agre­sio­nes hitle­ria­nas a los pue­blos euro­peos de la déca­da de los 40 del siglo pasa­do era fas­cis­mo, tam­bién los ata­ques y agre­sio­nes impe­ria­lis­tas a Irak, Libia, Siria o Ucra­nia son ata­ques fas­cis­tas y quien jus­ti­fi­ca y aplau­de esas agre­sio­nes es cóm­pli­ce del fas­cis­mo por mucho que se diga de izquier­da o mili­te en este o aquel colec­ti­vo social.

Las con­di­cio­nes de vida de las gen­tes de Libia hoy día son un mis­te­rio por­que nin­gu­na infor­ma­ción faci­li­tan los gran­des medios de comu­ni­ca­ción del poder bur­gués. Sean medios de comu­ni­ca­ción abier­ta­men­te fas­cis­tas, de dere­chas o de seu­do izquier­da. Pero mucho nos teme­mos que se ase­me­jan a las pena­li­da­des por las que tuvie­ron que pasar los lucha­do­res y lucha­do­ras anti­fas­cis­tas de la épo­ca del nazis­mo. En aque­llos años había con­cien­cia y lucha… ¿Qué hay hoy día? ¿Qué va que­dan­do de aquel espí­ri­tu antifascista?

De la mis­ma mane­ra que los nazis ase­si­na­ban pobla­ción civil allí don­de iban, lo hace el gobierno fas­cis­ta ucra­niano. Si Lidi­ce (1) fue arra­sa­da por el ejér­ci­to hitle­riano y pasa­dos por las armas sus mora­do­res, algo pare­ci­do hace el sio­nis­mo en Pales­ti­na. El fas­cis­mo es siem­pre el mis­mo y sus for­mas idén­ti­cas. Lo que ha cam­bia­do es el antifascismo.

O cam­bia­mos y “nos pone­mos las pilas” y empe­za­mos por hacer a un lado a esa izquier­da ota­ni­ca y guay de batu­ca­da y recu­pe­ra­mos los valo­res y acti­tu­des de las gen­tes de aque­llos años, muchos de los cua­les repo­san en los cam­pos de Gurs, o den­tro de poco vol­ve­re­mos a ver cam­pos de refu­gia­dos, pobla­cio­nes civi­les exter­mi­na­das y el fas­cis­mo triun­fan­te en la bur­gue­sa y aco­mo­da­da Euro­pa. Y será con la com­pla­cen­cia de la Unión Euro­pea cada vez mas a la dere­cha y usan­do sin disi­mu­los tan­to a nazis como faná­ti­cos reli­gio­sas islamistas.

Ese día ten­dre­mos que espa­bi­lar sí o sí y no inven­ta­re­mos nada nue­vo. Nos toca­rá actuar y luchar como lucha­ron esas muje­res y hom­bres cuyo mejor home­na­je no es una pla­ca sino recu­pe­rar sus valores

(1) – Lídi­ce era un pue­blo de Che­cos­lo­va­quia, recor­da­do por haber sido com­ple­ta­men­te des­trui­do y sus habi­tan­tes ase­si­na­dos, a ins­tan­cias de Adolf Hitler , por el ejér­ci­to nazi de ocu­pa­ción duran­te la gue­rra en repre­sa­lia por la eje­cu­ción por la resis­ten­cia del jerar­ca nazi Heydrich.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.