Yiha­dis­mo e indus­tria petrolera

Red Vol­tai­re

Según la pren­sa atlan­tis­ta, el Emi­ra­to Islá­mi­co en Irak y el Levan­te (EIIL) que aca­ba de inva­dir el nor­te y el oes­te de Irak es un gru­po de yiha­dis­tas ins­pi­ra­dos por su fe que luchan con el Corán en una mano y el kalach­ni­kov en la otra. Para quie­nes han sido víc­ti­mas de sus crí­me­nes, sobre todo en Siria, el EIIL es un ejér­ci­to pri­va­do de mer­ce­na­rios pro­ve­nien­tes del mun­do ente­ro, diri­gi­do por ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses, fran­ce­ses y sau­di­tas, que está divi­dien­do la región para que las poten­cias colo­nia­les pue­dan controlarla.

La manio­bra mediá­ti­ca es evi­den­te. Se des­cri­be a los miem­bros del EIIL como sim­ples cre­yen­tes arma­dos para evi­tar así que el públi­co lle­gue a ima­gi­nar­se los oscu­ros intere­ses mate­ria­les que moti­van su ofen­si­va. Si se admi­tie­se que en reali­dad son delin­cuen­tes que invo­can la reli­gión para hacer creer que Alá ben­di­ce los crí­me­nes que ellos come­ten, la opi­nión públi­ca se pon­dría en guardia.

Mien­tras vier­te una lágri­ma de coco­dri­lo por los miles de víc­ti­mas ira­quíes de esta ofen­si­va, la pren­sa atlan­tis­ta expre­sa preo­cu­pa­ción por las con­se­cuen­cias que ten­drá el nue­vo con­flic­to para los pre­cios del petró­leo. En pocos días, el pre­cio del barril se ele­vó a 115 dóla­res, simi­lar al de sep­tiem­bre de 2013. Los mer­ca­dos mos­tra­ron inquie­tud duran­te los com­ba­tes por la refi­ne­ría de Bai­ji, cer­ca de Tikrit. La reali­dad es que la pro­duc­ción de esa refi­ne­ría está des­ti­na­da sola­men­te al con­su­mo local, que podría ver­se rápi­da­men­te ante una situa­ción de esca­sez de com­bus­ti­ble y de elec­tri­ci­dad. Así que el alza del pre­cio del petró­leo no pue­de impu­tar­se a la inte­rrup­ción de la pro­duc­ción ira­quí sino al des­or­den que la inva­sión ha pro­vo­ca­do en las entre­gas, pero no debe pro­lon­gar­se ya que los mer­ca­dos dis­po­nen de excedentes.

JPEG - 30.7 KB
En marrón, el terri­to­rio inva­di­do por el EIIL (mapa del dia­rio As-Safir)

Ara­bia Sau­di­ta anun­ció que aumen­ta­ría con­si­de­ra­ble­men­te su pro­duc­ción para com­pen­sar la caí­da de la ofer­ta que se ha regis­tra­do como resul­ta­do de la prohi­bi­ción de la comer­cia­li­za­ción por el EIIL. Pero los espe­cia­lis­tas expre­san escep­ti­cis­mo ante ese anun­cio y sub­ra­yan que Ara­bia Sau­di­ta nun­ca ha pro­du­ci­do mucho más de 10 millo­nes de barri­les diarios.

La pren­sa atlan­tis­ta, que dice no hallar­se bajo la influen­cia de la OTAN, expli­ca en tono doc­to­ral que el EIIL se ha hecho rico de la noche a la maña­na gra­cias a la con­quis­ta de los pozos de petró­leo. Eso mis­mo suce­dió en Siria, sin que esa mis­ma pren­sa se toma­ra el tra­ba­jo de anun­ciar­lo. Lo que hizo en aquel momen­to fue esfor­zar­se por pre­sen­tar los com­ba­tes entre el Fren­te al-Nus­ra y el EIIL como una riva­li­dad exa­cer­ba­da por el «régi­men sirio», cuan­do en reali­dad los dos gru­pos yiha­dis­tas esta­ban dis­pu­tán­do­se el con­trol de los pozos de petróleo.

¿Cómo pue­den los terro­ris­tas ven­der petró­leo en un mer­ca­do tan con­tro­la­do por Washington?

Sin embar­go, exis­te una pre­gun­ta a la que los medios de pren­sa atlan­tis­ta y los de las monar­quías del Gol­fo toda­vía no han dado res­pues­ta: ¿Cómo pue­den los terro­ris­tas ven­der petró­leo en un mer­ca­do inter­na­cio­nal tan estre­cha­men­te vigi­la­do por Washing­ton? En mar­zo de 2014 los sepa­ra­tis­tas libios de Ben­ga­zi no logra­ron ven­der el petró­leo que había caí­do en su poder. La mari­na de gue­rra de Esta­dos Uni­dos inter­cep­tó el tan­que­roMor­ning Glory y lo obli­gó a regre­sar a Libia [1].

O sea, si el Fren­te al-Nus­ra y el EIIL logran ven­der petró­leo en el mer­ca­do inter­na­cio­nal es por­que Washing­ton lo per­mi­te y por­que tie­nen con­tac­tos con com­pa­ñías petro­le­ras reco­no­ci­das internacionalmente.

Pre­ci­sa­men­te, el con­gre­so mun­dial anual de las com­pa­ñías petro­le­ras tuvo lugar del 15 al 19 de junio en Mos­cú. Todo el mun­do creía que allí se habla­ría de Ucra­nia pero se habló de Irak y de Siria. Así pudi­mos ente­rar­nos de que el petró­leo roba­do en Siria por el Fren­te al-Nus­ra es ven­di­do por Exxon­Mo­bil (la com­pa­ñía de los Roc­ke­fe­ller que rei­na en Qatar) mien­tras que el petró­leo roba­do por el EIIL se comer­cia­li­za a tra­vés de Aram­co (com­pa­ñía de Esta­dos Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta). Es intere­san­te recor­dar que duran­te la gue­rra con­tra Libia la OTAN auto­ri­zó a Qatar (o sea, a Exxon­Mo­bil) a ven­der el petró­leo de los «terri­to­rios libe­ra­dos» por… al-Qaeda.

Por lo tan­to, pode­mos ver los actua­les com­ba­tes –al igual que todos los sacu­die­ron el Medio Orien­te a lo lar­go del siglo XX– como una gue­rra entre com­pa­ñías petro­le­ras [2]. El hecho que el EIIL esté finan­cia­do por Aram­co expli­ca por qué Ara­bia Sau­di­ta dice poder com­pen­sar la caí­da de la pro­duc­ción petro­le­ra de Irak: Riad no hará más que poner la eti­que­ta sau­di­ta a los barri­les de petró­leo ira­quí roba­do por el EIIL.

JPEG - 26.2 KB

El avan­ce del EIIL en Irak pone bajo el con­trol de ese gru­po los dos prin­ci­pa­les oleo­duc­tos: uno que lle­ga a la región siria de Banias y abas­te­ce Siria mien­tras que el otro trans­por­ta el cru­do hacia el puer­to tur­co de Ceyhan. El EIIL ya cerró el pri­mer oleo­duc­to, incre­men­ta­do así los cor­tes de elec­tri­ci­dad en Siria. Pero el segun­do, extra­ña­men­te, sigue fun­cio­nan­do, lo cual quie­re decir que el EIIL per­mi­te que siga funcionando.

¿Por qué? Por­que se tra­ta del oleo­duc­to que el gobierno prois­rae­lí del Kur­dis­tán ira­quí uti­li­za para expor­tar el petró­leo que aca­ba de robar­se en Kir­kuk. Esto corro­bo­ra lo que ya expli­qué la sema­na pasa­da [3]: la ofen­si­va del EIIL esta­ba coor­di­na­da con la del Kur­dis­tán para divi­dir Irak en 3 Esta­dos más peque­ños, con­for­me a lo pre­vis­to en el mapa del «Medio Orien­te amplia­do» ya tra­za­do en 2001 por el esta­do mayor esta­dou­ni­den­se, mapa y des­mem­bra­mien­to de Irak que el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos no logró impo­ner en 2003, a pesar de lo cual fue­ron apro­ba­dos en 2007 por el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos por ini­cia­ti­va del sena­dor Joe Biden [4].

El Kur­dis­tán comen­zó a expor­tar el petró­leo de Kir­kuk a tra­vés del oleo­duc­to con­tro­la­do por el EIIL. En pocos días car­gó en Ceyhan 2 tan­que­ros fle­ta­dos por la Pal­ma­li Ship­ping & Agency JSC, com­pa­ñía per­te­ne­cien­te al millo­na­rio tur­co-azer­bai­yano Muba­riz Gur­ba­no­glu. Pero, a raíz de una nota en la que el gobierno de al-Mali­ki –a quien Washing­ton no ha podi­do derro­car aún– denun­cia ese robo del petró­leo ira­quí, nin­gu­na de las com­pa­ñías que sue­len tra­ba­jar con el Kur­dis­tán (Che­vron, Hess y la fran­ce­sa Total) se ha atre­vi­do a com­prar ese petró­leo. Al no encon­trar com­pra­dor, el Kur­dis­tán anun­ció estar dis­pues­to a bajar el pre­cio a 57,5 dóla­res el barril, mien­tras pro­si­gue con su trá­fi­co de petró­leo roba­do. Otros 2 tan­que­ros ya están sien­do car­ga­dos, tam­bién con la anuen­cia del EIIL. El hecho mis­mo de que se man­ten­ga el trá­fi­co, a pesar de la ausen­cia de com­pra­do­res, demues­tra que el Kur­dis­tán y el EIIL están con­ven­ci­dos de que van a con­cre­tar la ven­ta. Por con­si­guien­te, el trá­fi­co dis­po­ne del res­pal­do de los mis­mos Esta­dos: Israel y Ara­bia Saudita.

La posi­ble divi­sión de Irak en 3 terri­to­rios ten­drá obli­ga­das reper­cu­sio­nes en el mer­ca­do inter­na­cio­nal del petró­leo. Ante el avan­ce del EIIL, todas las com­pa­ñías petro­le­ras redu­je­ron su per­so­nal en Irak. Pero unas lo han redu­ci­do más que otras, como es el caso de BP, de Royal Dutch Shell (que cuen­ta entre sus emplea­dos al jeque Moaz al-Kha­tib, el geó­lo­go ex pre­si­den­te de la Coa­li­ción Nacio­nal Siria), de Tur­ki­ye Petro­lle­ri Ano­nim Orta­kli­gi (TPAO) y de las com­pa­ñías chi­nas (Petro­Chi­na, Sino­pec y CNOOC).

Así que los per­de­do­res son los bri­tá­ni­cos, los tur­cos y, sobre todo, los chi­nos. Estos últi­mos ya se habían con­ver­ti­do en los pri­me­ros clien­tes de Irak, muy por delan­te de todos los demás. Los gana­do­res son Esta­dos Uni­dos, Israel y Ara­bia Saudita.

Con­clu­sión: Todo esto no tie­ne abso­lu­ta­men­te nada que ver con una lucha por el «ver­da­de­ro islam».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.