Des­ar­man­do a unos… y arman­do a otros

El desar­me es uno de los temas pre­di­lec­tos de las gran­des… pero sólo para apli­car­lo a los demás. Por ejem­plo, Siria tuvo que renun­ciar a su arse­nal quí­mi­co pero Esta­dos Uni­dos aca­ba de anun­ciar su pro­yec­to de armar a los mer­ce­na­rios que luchan con­tra el Esta­do sirio.

JPEG - 21.3 KB

Un car­ga­men­to de armas quí­mi­cas sirias está por ser tras­la­da­do, en [el muni­ci­pio ita­liano de] Giaia Tau­ro [1] (Cala­bria) del bar­co danés Ark Futu­ra al navío esta­dou­ni­den­se USS Cape Ray. Se tra­ta del últi­mo envío y Siria ter­mi­na así su desar­me quí­mi­co, bajo con­trol de la Orga­ni­za­ción para la Prohi­bi­ción de Armas Quí­mi­cas (OPAQ).

Damas­co cum­ple así el com­pro­mi­so que había con­traí­do en el mar­co del acuer­do alcan­za­do gra­cias a la media­ción de Mos­cú, que a su vez obtu­vo de Washing­ton la pro­me­sa de no ata­car Siria.

Según la minis­tra ita­lia­na de Rela­cio­nes Exte­rio­res Fede­ri­ca Moghe­ri­ni, la entre­ga y pos­te­rior des­truc­ción de las armas quí­mi­cas sirias «podría abrir esce­na­rios ulte­rio­res de desar­me y no pro­li­fe­ra­ción en la región». Lo que no dice la minis­tra [ita­lia­na] es que, mien­tras Siria ha renun­cia­do a sus armas quí­mi­cas, Israel se ha dota­do de un arse­nal quí­mi­co sofis­ti­ca­do, cuya exis­ten­cia se man­tie­ne en secre­to por­que Israel fir­mó pero nun­ca rati­fi­có el tra­ta­do de no proliferación.

Moghe­ri­ni sos­la­ya, en pri­mer lugar, de qué mane­ra “con­tri­bu­ye” Esta­dos Uni­dos al «desar­me» en la región.

En el pre­ci­so momen­to en que Damas­co ter­mi­na su desar­me quí­mi­co, demos­tran­do así su pre­fe­ren­cia por la nego­cia­ción, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma [pre­mio Nobel de la Paz. NdlR.] soli­ci­ta al Con­gre­so 500 millo­nes de dóla­res para entre­nar y armar «miem­bros con­tro­la­dos de la opo­si­ción siria» –pro­ba­ble­men­te de la mayo­ría de com­ba­tien­tes no sirios reclu­ta­dos en paí­ses como Libia, Afga­nis­tán, Bos­nia y Che­che­nia y pos­te­rior­men­te infil­tra­dos en Siria. Entre esos indi­vi­duos se encuen­tran nume­ro­sos miem­bros del Emi­ra­to Islá­mi­co en Irak y el Levan­te (EIIL) entre­na­dos por ins­truc­to­res [tam­bién esta­dou­ni­den­ses] en una base secre­ta en Jordania.

Aún cuan­do Damas­co aca­ba de com­ple­tar su desar­me quí­mi­co y a pesar de que siguen acu­mu­lán­do­se nue­vas prue­bas de que fue­ron los «rebel­des» quie­nes recu­rrie­ron al uso de armas quí­mi­cas en Siria, Washing­ton sigue arman­do y entre­nan­do a esos «rebel­des» para que derro­quen el gobierno sirio.

Y resul­ta emble­má­ti­ca la decla­ra­ción de la Cum­bre del G7, que no es más que el refle­jo de la polí­ti­ca de Washing­ton. Sin men­cio­nar ni una pala­bra sobre el desar­me quí­mi­co de Siria, el G7 «con­de­na la bru­ta­li­dad del régi­men de Assad, quien desa­rro­lla un con­flic­to en el que han muer­to más de 160 000 per­so­nas y deja­do a otros 9,3 millo­nes nece­si­ta­dos de asis­ten­cia huma­ni­ta­ria». Cali­fi­can­do de far­sa la elec­ción pre­si­den­cial rea­li­za­da en Siria el 3 de junio de 2014, el G7 afir­ma que «no hay futu­ro para Assad en Siria». En cam­bio, elo­gia «el com­pro­mi­so de la Coa­li­ción Nacio­nal y del Ejér­ci­to Sirio Libre por la defen­sa del dere­cho inter­na­cio­nal» mien­tras que «deplo­ra» el hecho que Rusia y Chi­na hayan impe­di­do en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU la adop­ción de una reso­lu­ción des­ti­na­da a poner a los gober­nan­tes Sirios a la dis­po­si­ción de la Cor­te Penal Internacional.

Están por lo tan­to muy cla­ros los obje­ti­vos de Washing­ton: derro­car el gobierno de Damas­co, res­pal­da­do prin­ci­pal­men­te por Mos­cú, y al mis­mo tiem­po depo­ner –inclu­so a tra­vés de la ofen­si­va del EIIL, que corres­pon­de per­fec­ta­men­te a la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se– el gobierno de Bag­dad, que se había dis­tan­cia­do de Esta­dos Uni­dos acer­cán­do­se en cam­bio a Chi­na y Rusia. O, como alter­na­ti­va, «bal­ca­ni­zar» Irak favo­re­cien­do su divi­sión en 3 partes.

Con ese obje­ti­vo Washing­ton envía a Irak, ade­más de dro­nes arma­dos que ope­ran des­de Kuwait, 300 con­se­je­ros mili­ta­res cuya misión con­sis­ti­rá en crear 2 «cen­tros de ope­ra­cio­nes con­jun­tas», uno en Bag­dad y el otro en Kurdistán.

Para diri­gir esas ope­ra­cio­nes y otras, defi­ni­das ofi­cial­men­te como «con­tra­te­rro­ris­mo», la Casa Blan­ca está soli­ci­tan­do fon­dos adi­cio­na­les al Con­gre­so: 4 000 millo­nes de dóla­res para el Pen­tá­gono –sobre todo para sus Fuer­zas Espe­cia­les – , 1 000 millo­nes para el Depar­ta­men­to de Esta­do y 500 millo­nes para «situa­cio­nes impre­vis­tas». Aun­que la ver­dad es que son fácil­men­te previsibles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.