Harri eta herri (al rey Feli­pe VI)- Mai­té Campillo

Macha­do, Cas­te­lao, Ares­ti y Espriu… ¿poe­tas de Feli­pe VI?

No se per­dió el tren de la his­to­ria por mio­pes, si no por­que el arse­nal mor­tí­fe­ro estu­vo y está en sus manos, las mis­mas de siem­pre, las manos que estran­gu­lan eco­nó­mi­ca­men­te y matan per­si­guien­do sue­ños e idea­les, por eso es que esta­mos man­cos para ope­rar con la valen­tía que carac­te­ri­za a los revo­lu­cio­na­rios; vie­ron los insul­tos, el cali­bre de las humi­lla­cio­nes y el odio con el que siguen lan­zan­do piña­zos con­tra el ciu­da­dano común, la saña nazi­fas­cis­ta con­tra la his­tó­ri­ca ban­de­ra de la repú­bli­ca? Qué abri­ga­di­to con­ser­van al dic­ta­dor san­gui­na­rio en su tum­ba, cla­ro, que un sím­bo­lo que no ensal­za monar­cas sino anti­fas­cis­mo antim­pe­ria­lis­ta, hay que com­ba­tir­lo, cla­ro, cla­ro! Me ape­te­ce acer­car a esta nota a Quin­tín Cabre­ra, jugar con res­pe­to y cari­ño con sus pro­pias pala­bras en honor a la jus­ti­cia que enar­bo­ló jun­to a su gui­ta­rra refres­can­do estas tie­rras del odio que vie­nen some­ti­das; sí, usted mane­ja mi suer­te chu­pan­do impor­tan­do más allá de las fron­te­ras que en otros tiem­pos cer­ca­ron repu­bli­ca­nos, socia­lis­tas, comu­nis­tas, anar­quis­tas; hacien­do hoy “de su pue­blo”, alfom­bras para mejor dar paso al Pen­tá­gono alji­be de matan­zas en el mun­do, eje de la OTAN y des­fi­les que vene­ran lo beli­co­so expan­dien­do la mise­ria; polí­ti­ca de alian­zas entre cri­mi­na­les, a un ges­to suyo bro­tan ban­que­tes estam­pan­do sobre nues­tros emble­má­ti­cos gri­tos fuer­tes hacia la liber­tad que ondean su ban­de­ra, a miles de mer­ce­na­rios insa­cia­bles de terror humano que nos hacen aho­gar­lo por la fuer­za, en cam­bio, esa mis­ma gen­te a usted le hace venia cuan­do gri­ta más fuer­te. Qué medi­das más dife­ren­tes… qué medi­das tan diferentes. 
Dijo Ángel L. Prie­to de Pau­la (cate­drá­ti­co de lite­ra­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te), a pro­pó­si­to del dis­cur­so del Bor­bón <que los escri­to­res del nue­vo Rey no sean exac­ta­men­te escri­to­res obvios, como pare­ce reque­rir­lo un dis­cur­so de la Coro­na y sobre­en­ten­der­lo Juan de Mai­re­na; pero están, en su pre­sen­ta­ción con­jun­ta, car­ga­dos de sen­ti­do> Quien los ha cita­do no pre­ten­de des­po­jar­los del sig­ni­fi­ca­do que tuvo su pro­tes­ta, su deso­la­ción, su furia o su melan­co­lía; pero sí quie­re, o eso he enten­di­do yo, incor­po­rar­los a “una Espa­ña”, que no pue­de renun­ciar a ellos, dada su mise­ria cul­tu­ral his­tó­ri­ca, su prac­ti­ca san­grien­ta con­tra los pue­blos y su derro­che insos­te­ni­ble. ¿Des­pis­ta­di­llo qui­zá el cate­drá­ti­co lite­ra­rio?… Aba­ni­co en manos del poder, la lite­ra­tu­ra, mate­ria que rebo­sa y des­do­bla des­bro­zan­do his­to­ria, inves­ti­ga­ción, denun­cia, nove­la, poe­sía, can­to que se abre al arte y cien­cia; pala­bra can­ta­da, con­ta­da, escri­ta, que el poder y sus secua­ces uti­li­zan en su reco­rri­do como ins­tru­men­to para la his­to­ria a tra­vés del cie­rre de doblo­nes que impul­sa como expan­sión su meca­nis­mo de mal­da­des, la men­ti­ra a for­ma de cien­cia. ¿Pre­ten­de aca­so cola­bo­rar en ella el men­ta­do cate­drá­ti­co de literatura? 
Ten­go a bien decir­le para su acla­ra­to­ria, que los suso­di­chos escri­to­res están arrai­ga­dos no lo dude, en sus res­pec­ti­vos pue­blos y, por ser ellos, pue­blo, es que yo escri­bo y can­to para ensal­zar su arte lite­ra­rio en la medi­da de mis posi­bi­li­da­des. Y, ni yo, ni los más que yo, ni ellos mis­mos, ni las madres que los parió esta­rían dis­pues­tos a incor­po­rar­se “a esa Espa­ña”, que jamás podrá flo­re­cer en este esta­do de sitio monár­qui­co reple­to de chu­po­nes y pará­si­tos que nos roban, nos roban… como diría Car­los Cano. La denun­cia, sí. La mur­ga de los curre­lan­tes, los insu­mi­sos, los tiraos pa“lante, los que dicen a la cara a los gachós “tra­jeaos”, una y mil veces, déca­da tras déca­das que nos roban, nos roban… Sitia­dos por un ejer­ci­to sin depu­rar a las órde­nes de un impe­rio impues­to con bases mili­ta­res por Fran­co el san­gui­na­rio, y una OTAN, gra­cias a la Ale­ma­nia pos­na­zi, su pro­te­gi­do GALPSOE, y la into­ca­ble CIA, ceban­do eco­no­mía para ricos, lamecu­los y come­mier­das que los eter­ni­zan en la his­to­ria; polí­ti­ca de maz­mo­rras infec­ta, tan­ques y misi­les. San­gre, san­gre gene­ro­sa cubre los cam­pos de Orien­te; arra­san la eco­no­mía de Asia, Áfri­ca, Amé­ri­ca, y eter­ni­zan “una Espa­ña, esa Espa­ña suya”, en cla­nes, mafias en fami­lia sobra las que des­ta­ca la pro­pia real como la más corrup­ta devo­ra­da por la codi­cia; tor­tu­ras a pun­ta de pis­to­la, bol­sas de asfi­xia y agua has­ta reven­tar pul­mo­nes y tran­car tu vida, nues­tra vida. Esta es su Espa­ña, para qué ir más lejos. Ideo­lo­gía que des­ho­ja, arrin­co­na per­cu­tien­do hacia el abis­mo de la nada arras­tra­da por el hur­to de la ava­ri­cia; reli­gión a mol­de que ben­di­ce lo más podri­do de su majes­tad, cons­ti­tu­ción res­pal­da­da por ban­que­ros, fas­cis­mo inter­na­cio­nal que acti­va y agi­li­za matan­zas cul­tu­ra­les y huma­nas; apo­ya­da como si de pue­blo se tra­ta­ra, por polí­ti­cos y sin­di­ca­lis­tas degra­da­dos, corrup­tos, podri­dos jun­to a bor­bo­nes, caras ambas de la mone­da lison­je­ra del fran­quis­mo, que par­ten en por­cio­nes para mejor debi­li­tar y humi­llar a las capas insu­mi­sas, des­te­rran­do de dere­chos y cul­tu­ra pro­pia a los pue­blos sobre los que ha cabal­ga­do como impe­rio destructor.
Los poe­tas, escri­to­res, dibujantes… 
Que Feli­pe de Bor­bón citó con la mis­ma inten­ción de siem­pre ¿aca­so cree que los hue­vo­nes coju­dos somos noso­tros?, “incor­po­rar­los a la Espa­ña del Movi­mien­to Nacio­nal”, casi nada! Nada más y menos que una repre­sen­ta­ción de la flor y nata anti­mo­nar­qui­ca por anti­fas­cis­ta y anti­feu­dal: el anda­luz Anto­nio Macha­do; el vas­co Gabriel Ares­ti; el cata­lán Sal­va­dor Espriu; el Gale­go, Cas­te­lao… que des­de el cemen­te­rio de la Cha­ca­ri­ta (Argen­ti­na), cuan­do lo esta­ban ente­rran­do oyó a la Direc­ción Gene­ral de Pren­sa “del Gobierno de Espa­ña, de esta mis­ma Espa­ña suya”, des­pa­char ins­truc­cio­nes a los medios, acer­ca de como ama­ne­rar la noti­cia de la siguien­te mane­ra: Habien­do falle­ci­do en Bue­nos Aires el polí­ti­co repu­bli­cano y sepa­ra­tis­ta galle­go, Alfon­so Rodrí­guez Cas­te­lao, se advier­te lo siguien­te <La noti­cia de su muer­te se dará en pági­nas inte­rio­res y a una colum­na. Caso de inser­tar foto­gra­fía, esta no debe­rá ser de nin­gún acto polí­ti­co. Se elo­gia­rán úni­ca­men­te del falle­ci­do sus carac­te­rís­ti­cas de humo­ris­ta, lite­ra­to y cari­ca­tu­ris­ta. Se podrá des­ta­car su per­so­na­li­dad polí­ti­ca, siem­pre y cuan­do se men­cio­ne que aque­lla fue erra­da y que se espe­ra de la mise­ri­cor­dia de Dios el per­dón de sus peca­dos. De su acti­vi­dad lite­ra­ria y artís­ti­ca no se hará men­ción algu­na del libro “Sem­pre en Gali­za”, ni de los álbu­mes de dibu­jos de la gue­rra civil. Cual­quier omi­sión de estas ins­truc­cio­nes dará lugar al corres­pon­dien­te expediente>
Lo que sí yo creo señor cate­drá­ti­co, es que el dis­cur­so de Feli­pe (el VI), se lo ha escri­to el insig­ne “crí­ti­co lite­ra­rio”, Alfon­so Gue­rra, que es muy dado a esto de los poe­tas repu­bli­ca­nos para des­po­jar­los de iden­ti­dad, arre­ba­tar­les su dig­ni­dad y borrar su valen­tía; ya lo inten­tó con Gar­cía Lor­ca y Miguel Her­nán­dez, y, es que siem­pre se pre­sen­tó un tan­to maquia­ve­lo e hipo­con­dría­co en el arte de mani­pu­lar… Y, des­pués del dis­cur­si­to lle­gó el paseo por la Gran Vía, rodea­do de millo­nes de masas como pudo ver y com­pro­bar el pla­ne­ta ente­ro, has­ta el pro­pio cate­drá­ti­co. Can­sa­do del besa­ma­nos babo­so en el Pala­cio de Orien­te y de tan­tos miles de víto­res, en un arre­ba­to a lo Bor­bón, mon­tó en su caba­llo blan­co (rega­lo de Botin), jun­to a su dama de blan­co satén, y salió de estam­pi­da para no tener que con­tem­plar los vacíos de públi­co ante las cáma­ras. Se diri­gió hacia la Casa de Cam­po, a refu­giar­se en el “nido del amor”, caba­ña here­da­ra de su bisa­bue­lo Alfon­so XIII, gra­cias a los impues­tos obli­ga­dos de los que se han ser­vi­do en ban­de­ja ancha en toda su his­to­ria los monar­cas alle­ga­dos a “esa Espa­ña” de caci­ques, por no poder aso­mar a nin­gún otro lado de la reali­dad, por­que el des­pre­cio his­tó­ri­co se pal­pa y ve en cáma­ras difí­cil de ocul­tar­se. Y, aun­que a su mujer la hayan res­ca­ta­do de las “arcas”, don­de guar­dan lea­les a la coro­na del cam­po ple­be­yo; se sigue pudrien­do su san­gre de mugre gan­gre­na­da en degra­da­ción, vido­rra, espe­cu­la­ción y gue­rras, cri­sis y des­fal­cos. Ahí no mas pues, en la caba­ñi­ta, aco­mo­dó codos para des­cu­brir poe­tas, ¡qué malas las uni­ver­si­da­des que for­man a la coro­na! Empe­zó con Macha­do, qui­zá el que más le sona­ba; abrió el libro y se puso a leer en voz alta, para ensa­yar el discurso:
Hay una tie­rra, a la que acu­dió soli­da­ria la Legión Cón­dor Ale­ma­na a bom­bar­dear­la jun­to a la Avia­ción Legio­na­ria Ita­lia­na, hay una tie­rra… dura tie­rra de Alvar­gon­zá­lez, aún san­grien­ta, basa­da en las colum­nas de la muer­te del Gene­ral Yagüe sobre Pla­zas de toros de Bada­joz. Mer­ce­na­rios ejér­ci­tos dis­fra­za­dos a dife­ren­tes tra­jes entre yugos y fle­chas. Los Jun­kers de Hitler. Las fuer­zas vivas y el quin­to dete­ni­do. Un Millón de muer­tos… Otra vez es la noche. La muer­te del niño heri­do. Es el mar­ti­llo en las sie­nes bien ven­da­das… Invi­si­ble avión mos­car­do­nea. Hay en la pobre alco­ba olor de esplie­go. La madre: ¿Duer­mes?, oh flor de san­gre mía ¡Oh, fría, fría, fría!… Una infi­ni­dad de títu­los, ale­go­rías y metá­fo­ras denun­cian su Movi­mien­to Nacio­nal, su incul­tu­ra, y la igno­ran­cia como gobier­nan mien­tras espe­ran un equi­po “sal­va­dor más puro”, para pro­se­guir la degra­da­ción. Sí, el seño­ri­tis­mo des­pre­cia la dig­ni­dad, el pue­blo que es pue­blo la cono­ce y se reafir­ma, en ella tie­ne su cimien­to más fir­me la éti­ca popu­lar… “Nadie es más que nadie” reza un ada­gio ¡Expre­sión per­fec­ta de modes­tia y de orgu­llo! (…) “Por­que, por mucho que val­ga un hom­bre, nun­ca ten­drá valor más alto que el valor de ser hom­bre” ‑entién­da­se gen­te, hoy, así se entien­de (…) “El inglés ha esta­do en Nor­te­amé­ri­ca, para visi­tar a Roo­se­velt, y aho­ra vie­ne a Mos­cú, para con­ver­sar con Sta­lin. No es, pues, Wells, hom­bre que se chu­pe el dedo, y como buen inglés, aun­que algo ame­ri­ca­ni­za­do, no es hom­bre que gus­te de per­der su tiem­po. Lo reci­be Sta­lin con fran­ca cor­dia­li­dad, sin arru­ma­cos, sin pre­jui­cios tam­po­co ni reser­vas men­ta­les, mas como un hom­bre que está nece­sa­ria­men­te algo de vuel­ta. Por­que Wells, anglo­sa­jón, es esen­cial­men­te anti­rre­vo­lu­cio­na­rio; le asus­ta todo tras­torno polí­ti­co y social. Sta­lin no es un faná­ti­co de la Revo­lu­ción, pero care­ce del pre­jui­cio anti­rre­vo­lu­cio­na­rio. Hay en Sta­lin una cla­ri­dad de ideas y una vir­tud sua­so­ria que no alcan­za nun­ca su inter­lo­cu­tor. Al inglés no le aban­do­na toda­vía el mie­do a la aven­tu­ra; el esla­vo tie­ne la tran­qui­la segu­ri­dad de quien posee una expe­rien­cia. Ambos dicen estar de acuer­do en que el mun­do capi­ta­lis­ta se des­mo­ro­na. –Allá ellos– aña­di­ría Mai­re­na. Pero, acep­ta­da la tesis ¿cómo no admi­tir la impla­ca­ble lógi­ca revo­lu­cio­na­ria de Sta­lin? De aque­llo que se des­mo­ro­na hay que espe­rar­lo todo menos una trans­for­ma­ción; por­que si fue­ra capaz de trans­for­mar­se, cla­ro está que de nin­gún modo se des­mo­ro­na­ría. Sus­ti­tuir, cons­truir y ayu­dar a caer: tal es lo esen­cial­men­te revo­lu­cio­na­rio para Sta­lin. La his­to­ria de todas las revo­lu­cio­nes le da la razón amplia­men­te. Quie­ro decir que Sta­lin ha vis­to la his­to­ria con sus pro­pios ojos y no es fácil que se le enga­ñe. A Wells se la han con­ta­do, y no pre­ci­sa­men­te los que la han hecho.” 
Dama de blan­co satén alarmada: 
¡Pero fue­ron los bol­che­vi­ques los que mata­ron a toda la fami­lia real rusa! 
Rey en el nido del amor: 
¡Los comu­nis­tas, fue­ron los comunistas!
Y, cómo te atreves…
No se, yo… lo que me dicen hago, si yo no…
Anda, anda, pasa al siguien­te que citas­te en “tu” dis­cur­si­to, venga…
¡A Cas­te­lao, creo que este era galle­go como el Generalísimo!
Me sue­na ¡Pa mi que éste tam­bién era rojo Feli­pe, y masón!
No se, la ver­dad que, vamos a ver, a mi lo que me dicen, yo…
Los cata­la­nes, los galle­gos y los vas­cos serían anti-espa­ño­les si qui­sie­ran impo­ner su modo de hablar a la gen­te de Cas­ti­lla; pero son patrio­tas cuan­do aman su len­gua y no se avie­nen a cam­biar­la por otra. Noso­tros com­pren­de­mos que a un galle­go, a un vas­co o a un cata­lán que no quie­ra ser espa­ñol se le lla­me sepa­ra­tis­ta; pero yo pre­gun­to cómo debe lla­már­se­le a un galle­go que no quie­ra ser galle­go, a un vas­co que no quie­ra ser vas­co, a un cata­lán que no quie­ra ser cata­lán. Estoy segu­ro de que en Cas­ti­lla, a estos com­pa­trio­tas les lla­man «bue­nos espa­ño­les», «mode­lo de patrio­tas», cuan­do en reali­dad son trai­do­res a sí mis­mos y a la tie­rra que les dio el ser ¡Estos sí que son separatistas!.” 
Dama de blan­co en jarras: 
Deja, deja de leer… ¡Ya decía yo que me sona­ba ese Cas­te­lao, cla­ro, el de los car­te­les famo­sos, sepa­ra­tis­ta Feli­pe, repu­bli­cano! Menu­do ele­men­to, vamos, que te lucis­te como rey, qué nivel!!
Rey inquie­to en el nido del amor:
¡Yo no sabía, a mi lo que me dan! Esta­mos ten­ta­dos a la bue­na suer­te, ya sabes, y, para que nada cam­bie, a veces…
¡Anda, pasa al tercero!
Este es vas­co, ¡de Bilbao!
¡Era, Feli­pe, era… qué no apren­des por mucho que una se esfuerce!
Irrum­pe en la armo­nía una de las meninas:
¡Papiiiiii, por­que no cuen­tas una his­to­ria del abue­lo, cuan­do se cayó de aquél ele­fan­te… ¡que no ‑dice la otra, que era una moto! Ah, y, cuan­do se hacía invi­si­ble atra­ve­sa­ba cris­ta­les, salía direc­to a esquiar sobre nie­ve, ver­dad papi?
Madre de las meninas: 
No inte­rrum­pir a vues­tro padre, esta noche os con­ta­re­mos más his­to­rias y aven­tu­ras del abue­lo, vale?
Rey a la luz de una vela: 
Bueno, pase­mos al vas­co, ¡al de Bil­bao!, haber si este…
En, 1962, Ares­ti ganó el pre­mio Ori­xe por la obra que más reper­cu­sión social tuvo: Harri eta herri. Tal como dijo lue­go el his­to­ria­dor de la lite­ra­tu­ra vas­ca Ibon Sara­so­la <esta fue la pri­me­ra obra que fue cono­ci­da por una par­te impor­tan­te de los nue­vos lec­to­res en eus­ke­ra> Se ha toma­do el libro como ejem­plo de poe­sía social, por el influ­jo que en ella tie­nen Cela­ya y Ote­ro. Y, en 1965, vol­vió a ganar el pre­mio Ori­xe, por Eus­kal Harria, que fue publi­ca­da en 1967 (Edit. Kri­se­lu). Entre, 1966 y 1967, varios gru­pos lle­va­ron a esce­na las pie­zas tea­tra­les escri­tas por Ares­ti, y algu­na otra de Ber­tolt Brecht tra­du­ci­da por el pro­pio Gabriel. En 1968, se prohí­ben todas las repre­sen­ta­cio­nes, debi­do al esta­do de excep­ción tras el aten­ta­do por par­te de ETA, al comi­sa­rio tor­tu­ra­dor Meli­tón Man­za­nas, que resul­tó muer­to. En aque­lla épo­ca Ares­ti escri­bió mucho sobre la lucha de cla­ses, la inmi­gra­ción en Bil­bao y la eus­kal­du­ni­za­ción de los emi­gran­tes. En 1968, el Gobierno espa­ñol creó el Pre­mio Nacio­nal de Lite­ra­tu­ra José María Ipa­rra­gui­rre. Lo ganó Gabriel Ares­ti, por su Harri eta herri. La can­ción vas­ca esta­ba en ple­na ebu­lli­ción y muchos uti­li­za­ron letras de Gabriel: Lour­des Irion­do, Mai­te Idi­rin, Mikel Laboa, Xabier Lete y Osko­rri, entre otros. En los comien­zos de la déca­da de los 70 comen­zó su acti­vi­dad edi­to­rial, pri­me­ro en la casa Kri­sei­lu y lue­go en Lur. Des­de Lur, fue un guía para la nue­va gene­ra­ción; pero rom­pe con la edi­to­rial por cen­su­rar­le la pas­to­ral, Kani­ko eta Beltxi­ti­na. En esa edi­to­rial publi­có varias de sus tra­duc­cio­nes: Hama­lau ale­gia, de Tomas Mea­be; Lau gar­tze­lak, de Nazim Hik­met; Xix­ti­ma zorion­tsu bat, de Ber­tol Brecht; y Nos, de Cas­te­lao. En 1971, nace el gru­po de músi­ca popu­lar, Osko­rri, cuyos miem­bros tenían fama de comu­nis­tas, con varias letras de Gabriel Ares­ti. En 1973, ya muy enfer­mo se tras­la­da a vivir al pue­blo cos­te­ro de Ea. Rápi­da­men­te se pro­pa­gó su fama de comunista.
Nire aita­ren etxea

Defen­de­ré la casa de mi padre
Con­tra los lobos, con­tra la sequía, con­tra la usura
Con­tra la jus­ti­cia, defen­de­ré la casa de mi padre.
Per­de­ré los gana­dos, los huer­tos, los pinares
Per­de­ré los intere­ses, las ren­tas, los dividendos
Pero defen­de­ré la casa de mi padre.
Me qui­ta­rán las armas 

Y con las manos defen­de­ré la casa de mi padre.
Me cor­ta­rán las manos
Y con los bra­zos defen­de­ré la casa de mi padre.
Me deja­rán sin bra­zos, sin hom­bros y sin pechos
Y con el alma defen­de­ré la casa de mi padre.
Me mori­ré, se per­de­rá mi alma, se per­de­rá mi prole
Pero la casa de mi padre segui­rá en pie. 

Rey hun­di­do en el nido del amor: 
Pues este pare­ce que tam­bién era rojo, y, ¡sepa­ra­tis­ta!, ¿no?
Dama obser­van­do a caba­lli­to blanco:

¿Crees, lo crees…?, ¡bor­bón más que bor­bón-dos sici­lias, vaya ejem­plo para tus hijas, anda, ter­mi­na tu cla­se de lite­ra­tu­ra con el cata­lá ese… ! 
¡¡Je, je, je… hemos acer­ta­do, este si que no es rojo-separatista!! 
Sal­va­dor Espriu, uno de los cua­tro pri­me­ros miem­bros fun­da­do­res de la Aso­cia­ción de Escri­to­res en Len­gua Cata­lá… reno­vó jun­to con Josep Pla y Josep Maria de Saga­rra, la pro­sa cata­la­na. Su pro­duc­ción lite­ra­ria es exten­sa, en la que des­ta­can tres obras esen­cia­les: El cemen­ti­ri de Sine­ra, Pri­me­ra his­tò­ria d’Esther y La pell de brau (La piel de toro), pro­ba­ble­men­te su obra más cono­ci­da, en la que desa­rro­lla la visión de la pro­ble­má­ti­ca his­tó­ri­ca, moral y social del Esta­do Espa­ñol. Su poe­sía de pos­gue­rra des­ta­có por lo her­mé­ti­co y sim­bó­li­co, en que resal­ta un esta­do de áni­mo domi­na­do por la tris­te­za del mun­do que le rodea­ba, por el recuer­do toda­vía pre­sen­te de la muer­te y de la devas­ta­ción oca­sio­na­dos por el gol­pe ideo­ló­gi­co apo­ya­do por los ejér­ci­tos fas­cis­tas de Euro­pa con­tra la repú­bli­ca. Sal­va­dor Espriu, reci­bió en 1971, el Pre­mio Mon­taig­ne. Fue can­di­da­to al Pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra en 1971 y en 1983. Pre­mio de Honor de las Letras Cata­la­nas en 1972. En 1980, reci­bió la Meda­lla de Oro de la Gene­ra­li­dad de Cata­lu­ña y en 1982, la Meda­lla de Oro de la Ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Doc­tor hono­ris cau­sa por la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y por la Uni­ver­si­dad de Tolo­sa de Lan­gue­doc. En 1982, recha­za la con­ce­sión de la Cruz de Alfon­so X el Sabio.
Quan la llum puja­da des del fons del mar
a lle­vant come­nça just a tremolar,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Quan per la mun­tan­ya que tan­ca el ponent
el fal­có s’en­duia la cla­ror del cel,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Men­tre blei­xa l’ai­re malalt de la nit
i boques de fos­ca fres­sen als camins,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Quan la plu­ja por­ta l’o­lor de la pols
de les fulles aspres del llun­yans alocs,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Quan el vent es par­la en la solitud
dels meus morts que riuen d’es­tar sem­pre junts,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Men­tre m’en­ve­llei­xo en el llarg esforç
de pas­sar la rella damunt els records,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Quan l’es­tiu ajaça per tot l’adormit
camp l’am­ple silen­ci que este­nen els grills,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Men­tre com­pre­nien savis dits de cec
com l’hi­vern des­pu­lla la son dels sarments,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Quan la des­bo­ca­da força dels cavalls
de l’ai­guat de sob­te bai­xa pels rials,
he mirat aques­ta terra, he mirat aques­ta terra.
Dama mon­ta­da en su caba­lli­to blanco: 
Y, digo yo, Feli­pe Juan Pablo Alfon­so de Todos los San­tos de Bor­bón y Gre­cia, podías haber ele­gi­do para tu tumul­tuo­sa coro­na­ción… pues eso, que el rey, podía haber pues­to como ejem­plo a los fie­les hijos de dios, espa­ño­la­zos devo­tos como José María de Pemán, o al bra­vu­cón Cami­lo José Cela, o a Pela­yo, que era de mi tie­rra, digo yo! Anda, vamos a pala­cio a lavar­nos las manos con lejía… ¡Dios, cuán­tos virus nos habrán incu­ba­do tus súb­di­tos lamecu­los! Bueno, mejor, dales el puñal ese que te rega­ló el empe­ra­dor romano , y que se lo cla­ven, pero fue­ra de pala­cio que toda­vía es muy niña la futu­ra reina!
Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.