Uno no pue­de ver más allá de una elec­ción que no entien­de- Borro­ka Garaia

A la hora de pen­sar, ana­li­zar o prin­ci­pal­men­te lle­gar a con­clu­sio­nes el mayor enemi­go no es la igno­ran­cia. La igno­ran­cia se que­da­ría en segun­da posi­ción y bas­tan­te detrás de la pri­me­ra pla­za que la ocu­pa­ría­mos noso­tros y noso­tras mis­mas, ya que la igno­ran­cia, rela­ti­va­men­te fácil y direc­ta­men­te se pue­de com­ba­tir con cono­ci­mien­to. No tan­to a noso­tros y noso­tras mismas.
La inmen­sa mayo­ría de los y las que estáis leyen­do ésto sois aber­tza­les, inde­pen­den­tis­tas, tam­bién de izquier­da, en qui­zás dife­ren­tes varia­bles, vamos a dejar­lo en socia­lis­tas. ¿Cómo lle­gas­teis has­ta ahí?. ¿Si es que os acor­dáis, fue aca­so un pro­ce­so de inte­rio­ri­za­ción de argu­men­tos que os hizo pasar de no ser­lo a serlo?
Para­dó­ji­ca­men­te la mayor par­te de los ejes ideo­ló­gi­cos base habrán sido acep­ta­dos ante­rior­men­te a real­men­te inte­rio­ri­zar­los. Es decir, cuan­do se ini­cia el pro­ce­so de ideo­lo­gi­za­ción gene­ral­men­te toma­mos una opción y pos­te­rior­men­te la ali­men­ta­mos. ¿Por qué toma­mos dife­ren­tes opcio­nes?. No es un pro­ce­so lineal y pue­den exis­tir múl­ti­ples fac­to­res; des­de el entorno fami­liar, el círcu­lo de amis­ta­des, un impul­so emo­cio­nal crea­do por algún deto­nan­te, una for­ma de adap­tar­te a tu medio cer­cano o por el con­tra­rio a veces por ale­jar­te de él. El caso es que ini­cial­men­te la toma de con­cien­cia nacio­nal o social es un pro­ce­so difu­so que al igual que el pro­ce­so de ideo­lo­gi­za­ción sue­le sur­gir a muy tem­pra­na edad cuan­do las herra­mien­tas que con­ta­mos para impul­sar tales pen­sa­mien­tos y razo­na­mien­tos no están aún muy desa­rro­lla­das, sien­do qui­zás el com­po­nen­te emo­cio­nal uno de los fac­to­res más importantes.

El pen­sa­mien­to emo­cio­nal for­ma par­te indis­cu­ti­ble de todo ser humano, lo que ocu­rre es que si no se apren­de a regu­lar­lo, este pen­sa­mien­to se impo­ne al pen­sa­mien­to crí­ti­co impo­si­bi­li­tan­do la madu­ra­ción ideo­ló­gi­ca en sen­ti­do dia­léc­ti­co y la pro­pia inde­pen­den­cia de cri­te­rio. Ya que nos hace depen­dien­tes. Depen­dien­tes inclu­so has­ta de nues­tros pro­pios auto-enga­ños que los toma­mos por ver­da­de­ros. Un ejem­plo muy grá­fi­co de ello es cuan­do nues­tra opi­nión no está basa­da en datos y argu­men­tos sino que acep­ta­mos una opi­nión y pos­tu­ra, y pos­te­rior­men­te bus­ca­mos esos datos y argu­men­tos que la corro­bo­ren des­car­tan­do y recha­zan­do has­ta con brus­que­dad las más trans­pa­ren­tes evi­den­cias. Es ese momen­to cuan­do nues­tras “con­vic­cio­nes”, ilu­sio­nes, y emo­cio­nes están en lucha per­ma­nen­te con la ver­dad, o lo que es lo mis­mo, el pre­jui­cio se ade­lan­ta al jui­cio como la pala­bra mis­ma indica.
Es fácil dejar­se lle­var por el pre­jui­cio, ya que no hacer­lo es muy can­sa­do y supon­dría ante cual­quier situa­ción a ana­li­zar, pri­me­ro ana­li­zar­te a tí mis­mo y que sen­ti­mien­tos inte­rio­res se gene­ran ante ella ‚que com­ple­jos salen, que intere­ses salen o inclu­so que ame­na­zas. Libe­rar­te de todas ellas para que se habrá paso el pen­sa­mien­to crí­ti­co pue­de con­se­guir que has­ta tu mis­mo seas pues­to en cues­tión por ti mis­mo. El pen­sa­mien­to crí­ti­co, si ver­da­de­ra­men­te lo es, lo pri­me­ro de todo es una ame­na­za con­tra ti mis­mo y tus emociones.
Una de las ame­na­zas mas serias que exis­ten en un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio es el peli­gro de defun­ción del pen­sa­mien­to crí­ti­co aho­ga­do en la jus­ti­fi­ca­ción a pos­te­rio­ri. Tan­to en el sen­ti­do del impul­so dog­má­ti­co como en la reac­ción extre­ma inversa.
Si duran­te años, en vez de que­mar docu­men­tos des­pués de leer­los, se hubie­ran que­ma­do antes, posi­ble­men­te no sur­gi­rían esas tesi­tu­ras. Situa­ció­nes difí­ci­les pero no impo­si­bles de rever­tir a tra­vés de la sub­ver­sión per­so­nal y colec­ti­va, que al fin y al cabo tam­bién es nece­sa­ria para man­dar al cara­jo la opre­sión nacio­nal y social. Debe­rías haber dado fue­go al moni­tor antes de leer este tex­to, e inclu­so así poder leerlo. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.