El camino hacia la amnis­tía- Borro­ka Garaia

Hace dos años el esta­do espa­ñol a tra­vés de su minis­tro de inte­rior hizo públi­ca su ofer­ta de chan­ta­je para un pro­ce­so de “rein­ser­ción” de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Una reade­cua­ción del chan­ta­je his­tó­ri­co al que están some­ti­dos los pre­sos en un inten­to de reac­ti­var la “vía Nan­cla­res” que tan pocos resul­ta­dos le había dado.
En un pri­me­ra fase, los pre­sos polí­ti­cos ten­drían que “mos­trar su volun­tad de dejar atrás el terro­ris­mo de for­ma cla­ra, solem­ne y públi­ca”, renun­ciar a ETA en un docu­men­to por escri­to rom­pien­do de for­ma “cla­ra y sóli­da con la orga­ni­za­ción a la que per­te­ne­cían” y par­ti­ci­par en “aulas diri­gi­das a su edu­ca­ción en valo­res y for­ma­ción labo­ral”. Todo ello sin nece­si­dad de “pedir perdón”.
Una vez cum­pli­da esa pri­me­ra fase de aco­ger­se al pro­gra­ma, podría abrir­se una posi­bi­li­dad “no auto­má­ti­ca” de ser tras­la­da­dos a cár­ce­les “pró­xi­mas a su domi­ci­lio” si cada pre­so cum­ple con cier­tos requi­si­tos aña­di­dos; “Peti­ción de per­dón”, “cola­bo­ra­ción con la jus­ti­cia” y “com­pro­mi­so de satis­fa­cer la res­pon­sa­bi­li­dad civil”. Tras el cum­pli­mien­to de la segun­da fase ade­más “podrían acce­der a un gra­do peni­ten­cia­rio más flexible”.
Este pro­gra­ma de “rein­ser­ción” reci­bió el apo­yo de PP, PSOE y PNV. El par­ti­do jel­tza­le valo­ró posi­ti­va­men­te y pres­tó apo­yo al pro­gra­ma en espe­ra de que se acom­pa­ñe con más medi­das para “apun­ta­lar el fin de ETA y con­so­li­dar la paz” mien­tras pedía a la izquier­da aber­tza­le “hacer peda­go­gía con los pre­sos de con­cep­tos como las sali­das individuales “.
En los últi­mos tiem­pos ade­más des­de el minis­te­rio de inte­rior se ha aña­di­do cons­tan­te­men­te el men­sa­je de que “Mien­tras ETA no se disuel­va no va a variar la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria ni la dis­per­sión de los presos”.

Pare­ce bas­tan­te evi­den­te al con­tra­rio del dis­cur­so repe­ti­do has­ta la exte­nua­ción de que el esta­do “nece­si­ta a ETA”, que la quie­re cuan­to antes y de mane­ra prio­ri­ta­ria fue­ra de cir­cu­la­ción, aun no sien­do ya una orga­ni­za­ción que prac­ti­que la lucha arma­da. Y que sus pro­pues­tas de “rein­ser­ción” están basa­das en hacer que el pue­blo opri­mi­do por el esta­do pida a ETA su diso­lu­ción y que renie­gue de su his­to­ria para así supues­ta­men­te ter­mi­nar con gra­ves vul­ne­ra­cio­nes de los dere­chos de los pre­sos. Y digo supues­ta­men­te por­que has­ta el día de hoy el esta­do no ha cum­pli­do nun­ca nin­gu­na de sus pro­me­sas de cara al MLNV.
La polí­ti­ca de los esta­dos espa­ñol y fran­cés en mate­ria car­ce­la­ria está ínti­ma­men­te liga­da al pro­ce­so de opre­sión del pue­blo vas­co, siem­pre ha sido y lo sigue sien­do, una arma más a modo de chan­ta­je para con­di­cio­nar e inci­dir polí­ti­ca­men­te. Des­de esa pers­pec­ti­va, nun­ca por volun­tad pro­pia los esta­dos darán mar­cha atrás a sus polí­ti­cas vul­ne­ra­do­ras de dere­chos si no se crean unas con­di­cio­nes de pre­sión nece­sa­rias que así lo logren. Pen­sar lo con­tra­rio hace entrar en el círcu­lo de peti­cio­nes infi­ni­tas que no tie­nen nin­gún otro des­tino que la ani­qui­la­ción y sumi­sión de Eus­kal Herria.
De la mis­ma for­ma que los pre­sos polí­ti­cos y refu­gia­dos son una expre­sión níti­da de la exis­ten­cia de un con­flic­to polí­ti­co sin resol­ver, solo la eli­mi­na­ción del con­flic­to polí­ti­co de mane­ra inte­gral hacien­do que Eus­kal Herria ejer­za la demo­cra­cia con mayús­cu­las en abso­lu­ta liber­tad a tra­vés de la auto­de­ter­mi­na­ción y hacien­do des­apa­re­cer la exis­ten­cia de todo pre­so median­te una amnis­tía son la garan­tía de que ese con­flic­to des­apa­rez­ca. Pues no exis­te nin­gu­na gue­rra ter­mi­na­da don­de se sigan amon­to­nan­do pri­sio­ne­ros de gue­rra. Esa es la razón y la “lucha incan­sa­ble” del esta­do por ocul­tar e inten­tar arre­ba­tar el carác­ter polí­ti­co de todo pre­so encar­ce­la­do en rela­ción a la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social vasca.
No habrá sali­da posi­ti­va del con­flic­to sin amnis­tía. Si no hay amnis­tía no hay solu­ción al con­flic­to polí­ti­co y entre otras cosas las cár­ce­les segui­rán lle­nán­do­se. Si se cree que la amnis­tía no es posi­ble ni via­ble, algo que la gue­rra psi­co­ló­gi­ca del esta­do pre­ten­de inyec­tar fal­sa­men­te, tam­po­co lo será una solu­ción al conflicto.
En el camino hacia la amnis­tía, que en reali­dad es la fina­li­za­ción del con­flic­to, todo avan­ce en la mejo­ra de con­di­cio­nes en las cár­ce­les des­de un pun­to de vis­ta huma­ni­ta­rio es posi­ti­vo. Que sec­to­res dife­ren­tes inclu­so enfren­ta­dos pue­dan aunar pre­sión para que se den esas mejo­ras tam­bién lo es. Eso en nin­gún caso sig­ni­fi­ca que la rei­vin­di­ca­ción de amnis­tía de los pre­sos deba des­apa­re­cer sino que debe estruc­tu­rar­se y hacer­se visi­ble, así como una amplia gama de nece­si­da­des anti repre­si­vas que un movi­mien­to huma­ni­ta­rio no pue­de cubrir por­que su posi­ble filo­so­fía se lo impide.
Por eso será posi­ti­vo cual­quier gru­po que sur­ja y se desa­rro­lle en defen­sa de la amnis­tía, aun­que no siga a raja­ta­bla los dic­ta­dos polí­ti­cos de nin­gún par­ti­do, siem­pre y cuan­do pre­ci­sa­men­te se dedi­que a tra­ba­jar por la amnis­tía, así como será posi­ti­vo toda ini­cia­ti­va en defen­sa de los dere­chos de los pre­sos siem­pre y cuan­do sea para eso mis­mo. Y no en un caso o en otro como mane­ras de pre­sión polí­ti­ca par­ti­dis­ta o de nor­ma­li­za­ción de vías de reinserción-presión.
Y para ser mas grá­fi­co, en mi opi­nión no es de reci­bo hacer una mani­fes­ta­ción pro-amnis­tía como la con­vo­ca­da tras la movi­li­za­ción de Enero y que sea apro­ve­cha­da por algu­nos para rea­li­zar pin­ta­das con­tra Sor­tu, se com­par­tan o no sus pos­tu­la­dos, así como tam­po­co es de reci­bo pre­sio­nar a los pre­sos polí­ti­cos para que acep­ten un camino que vaya en con­tra de su dig­ni­dad y carác­ter polí­ti­co. Posi­ble­men­te por ello, la pre­sen­cia de Azka­rra­ga el otro día ha levan­ta­do polé­mi­ca por­que este polí­ti­co, mas allá de sus pasa­das res­pon­sa­bi­li­da­des en el gobierno de Gas­teiz, se ha des­ta­ca­do en muchos momen­tos de la his­to­ria recien­te vas­ca en la pro­mo­ción de vías de rein­ser­ción-pre­sión pos­te­rior­men­te pues­tas en prác­ti­ca por el esta­do. Y sal­ta la memo­ria his­tó­ri­ca popular.
Es el momen­to de pisar el ace­le­ra­dor para derri­bar el muro de la dis­per­sión y medi­das de infi­ni­ta cruel­dad y lle­va­mos bue­na carre­ri­lla para dar el gol­pe final. Ese gol­pe posi­ble­men­te nece­si­ta­rá ele­var la pre­sión has­ta el lími­te reque­ri­do. Eus­kal Herria debe ser un her­vi­de­ro en ese sen­ti­do y empe­zar a poner en prác­ti­ca medi­das de pre­sión y des­obe­dien­cia efec­ti­vas que hagan des­de ya inasu­mi­ble el cos­te polí­ti­co de man­te­ner ese cri­men a los res­pon­sa­bles y cola­bo­ra­do­res de esa prác­ti­ca repre­si­va. No está en manos de los pre­sos, sino prin­ci­pal­men­te lo está de Eus­kal Herria. No hay otro camino. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.