Sare y su por­ta­voz tor­tu­ra­dor- Ande­ka Jurado

Así de cla­ro y con­tun­den­te. Sin inten­tar ser polí­ti­ca­men­te correc­to ni agra­dar a los oídos de nin­gún txos­te­ne­ro. Sare ha comen­za­do su tra­yec­to­ria de la peor mane­ra posi­ble. Aque­llos que exi­gen a otros movi­mien­tos de defen­sa de [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected] que den la cara pue­den estar con­ten­tos: los “suyos” sí que dan la cara, la peor cara, la de uno de sus por­ta­vo­ces, ex Con­se­je­ro de Jus­ti­cia del Gobierno de la CAV duran­te ocho años.
Por eso hoy mi inten­ción no es otra que la de denun­ciar públi­ca­men­te, una vez más, a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de las tor­tu­ras que pade­ci­mos y en este caso tam­bién a los que les dan cobi­jo y les impul­san a la por­ta­vo­cía de lo que sus pro­mo­to­res dicen será una herra­mien­ta en defen­sa de los dere­chos de [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected]
No encuen­tro el modo de expli­car lo que he sen­ti­do al ver a Jose­ba Azka­rra­ga hablar sobre los dere­chos de [email protected] [email protected] polí[email protected], pero tal vez la for­ma más acer­ta­da sería deci­ros que he sen­ti­do asco. Un asco inmen­so. Asco repar­ti­do a par­tes igua­les hacia el ex Con­se­je­ro de Jus­ti­cia y hacia los diri­gen­tes de la Izquier­da Aber­tza­le “ofi­cial”. Sí, seño­res de Sor­tu, lo vues­tro no tie­ne nom­bre. Mien­to, sí lo tie­ne pero me lo reser­vo para el final. Habéis supe­ra­do de lar­go todas esas “líneas rojas” de las que tan­to os gus­ta hablar a la hora de des­ca­li­fi­car a cual­quie­ra que se nie­gue a seguir vues­tros can­tos de sire­na, a vues­tra fe a lo que ven­ga de “arri­ba”, a cual­quie­ra que pon­ga en duda vues­tra estra­te­gia polí­ti­ca. Esas “líneas rojas” que hemos sobre­pa­sa­do los mili­tan­tes del MLNV que hemos deci­di­do no seguir con­fian­do en voso­tros los mili­tan­tes “cua­li­fi­ca­dos”, polí­ti­cos de altu­ra, siem­pre de altu­ra, nun­ca de barrio. Polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les que lle­váis años en la bre­cha, sí, en la bre­cha de estar toda la puta vida como libe­ra­dos políticos.
Fal­ta de memo­ria tie­nen algu­nos, inclu­so alguno que escri­be libros sobre los cipa­yos, per­dón, ertzai­nas, a los que se les estre­cha la mano. Fal­ta de memo­ria, fal­ta de tac­to o sim­ple­men­te ser un cara­du­ra de baja moral para poner a hablar de dere­chos huma­nos y de dere­chos de [email protected] [email protected] a quien duran­te ocho años fue­ra Con­se­je­ro de Jus­ti­cia del Gobierno de la CAV.
Mien­tras este tipa­rra­co con pin­ta de cura que pare­ce no haber roto un pla­to en su vida fue Con­se­je­ro de Jus­ti­cia, unas 200 per­so­nas denun­cia­mos tor­tu­ras a manos de los cipa­yos. Entre esas per­so­nas me encuen­tro yo, Ande­ka Jurado.
Fui dete­ni­do el 8 de Octu­bre del 2002, con 20 años recién cum­pli­dos, y pasé los peo­res cua­tro días de mi vida a manos de esos mer­ce­na­rios tor­tu­ra­do­res. Para aque­llos de memo­ria frá­gil, aquí os dejo un frag­men­to del rela­to que escri­bí nada más ser encar­ce­la­do en Soto Del Real:
“Tam­bién me gol­peo con la mano abier­ta y con el puño en la espal­da y en la cabe­za. Me insul­ta­ba, me ame­na­za­ba con matar­me, me decía que iba a tra­gar agua y que me iba a meter la pata de la silla por el culo. Me obli­ga­ba a estar con­tra una esqui­na, con las rodi­llas fle­xio­na­das y el tor­so hacia aba­jo. Me caí, ya no podía más, las pier­nas me tem­bla­ban mucho y me dolía muchí­si­mo la espal­da y el cue­llo. (…) Cada vez esta­ba más can­sa­do, no sabía cuán­to tiem­po lle­va­ba allí, al menos dos días en los que no me habían deja­do dor­mir casi nada y sen­tar­me, solo cuan­do me traían comi­da. Mi cuer­po no acep­ta­ba la comi­da, por lo que el tiem­po de estar sen­ta­do era muy cor­to. Me dolían las pier­nas, la espal­da y el cue­llo. Comen­zó otro inte­rro­ga­to­rio. Pasé casi todo el tiem­po de cucli­llas. Me decían que mi madre esta­ba en el hos­pi­tal, que la iba a matar del dis­gus­to, que si no me impor­ta­ba, que hubie­se sido mejor que hubie­se abor­ta­do, que era un hijo de puta y un galli­to… Les dije que me aco­gía a mi dere­cho a no decla­rar, ellos se rían, me insul­ta­ban y me decían que no tenía nin­gún dere­cho, que esta­ba solo y que nadie sabía lo que pasa­ba allí den­tro. Deci­dí no con­tes­tar­les, pero aque­llo les enfa­da­ba mucho y me gol­pea­ban en la cabe­za y en la cara. (…) Vino otro y me comu­ni­có que habían dete­ni­do a mi novia. No me lo creía, pero no esta­ba segu­ro, y no podía per­mi­tir que le hicie­sen pasar el mis­mo infierno que a mí. Enton­ces les dije que fir­ma­ría lo que ellos dije­ran con tal de que no la hicie­ran nada y la deja­sen libre.”
Esto es un peque­ño extrac­to de lo que viví en esos días en los que fui cons­tan­te­men­te veja­do, humi­lla­do, gol­pea­do, forzado…
Mien­tras está­ba­mos inco­mu­ni­ca­dos Javier Bal­za daba rue­das de pren­sa para jus­ti­fi­car nues­tras deten­cio­nes lan­zan­do acu­sa­cio­nes con­cre­tas en nues­tra con­tra y pasán­do­se por el forro nues­tra pre­sun­ción de inocencia.
¿Aca­so Jose­ba Azka­rra­ga como Con­se­je­ro de Jus­ti­cia no tenía nada que decir? ¿Noso­tros no mere­cía­mos que ins­ta­se al Arar­te­ko a que inves­ti­ga­se las tor­tu­ras que se pro­du­cían en Arkau­te como ante­rior­men­te había ins­ta­do a que inves­ti­ga­se la denun­cia de tor­tu­ras de Iratxe Sor­za­bal mien­tras per­ma­ne­cía inco­mu­ni­ca­da a manos de la Guar­dia Civil en Intxaurrondo?
Al pare­cer no. Nues­tros dere­chos huma­nos no valían una mier­da y ade­más no es que se que­da­se calla­do sino que, como mues­tra la pági­na web de Eus­ko Alkar­ta­su­na con fecha de 20 de Noviem­bre de 2002, dijo lo siguien­te: “Jose­ba Azka­rra­ga afir­mó ayer en Donos­tia que el Gobierno Vas­co nun­ca per­mi­ti­rá la comi­sión de malos tra­tos a dete­ni­dos y mos­tro su ple­na con­fian­za en que la Ertzain­tza tam­po­co se va a emplear en com­por­ta­mien­tos que coli­sio­nen con el más pleno res­pe­to a los dere­chos huma­nos. ‘El Con­se­je­ro Bal­za nun­ca lo per­mi­ti­ría’, afir­mó, expre­san­do su apo­yo a su com­pa­ñe­ro en el eje­cu­ti­vo vasco”
Segui­mos tiran­do de heme­ro­te­ca y encon­tra­mos otras mani­fes­ta­cio­nes del por­ta­voz de Sare. Esta vez una car­ta que publi­can dis­tin­tos medios en Octu­bre del 2013. El títu­lo del mis­mo es: “Lasa y Zaba­la, 30 años des­pués”. En un buen artícu­lo pero con una hipo­cre­sía dig­na de la cla­se polí­ti­ca escri­be lo que vie­ne a con­ti­nua­ción: “No ha habi­do más impu­ni­dad que con aque­llas per­so­nas en el poder. Muchas veces la memo­ria es frá­gil, pero no me resis­to a recor­dar que entre los que posi­bi­li­ta­ron el terro­ris­mo de Esta­do esta­ban algu­nos de los que hoy exi­gen a otros sue­los éti­cos. Para­do­jas de la vida.
Así es, para­do­jas de la vida. Quien fue­ra Con­se­je­ro de Jus­ti­cia mien­tras 200 per­so­nas denun­cia­ron haber sido tor­tu­ra­das a manos de sus cipa­yos es aho­ra el por­ta­voz de los que van a defen­der los dere­chos de [email protected] [email protected], muchos de los cua­les siguen cum­plien­do con­de­nas basa­das en esas tor­tu­ras a las que fue­ron some­ti­dos y hoy con­ti­núan sufrien­do las con­se­cuen­cias de dichas con­de­nas. Sin ir más lejos, el mis­mo fin de sema­na que Azka­rra­ga habla­ba en Donos­tia sobre Sare, ami­gos de Iker Lima sufrían un acci­den­te al ir a visi­tar­le a la cár­cel de Cáceres.
La tor­tu­ra siem­pre ha teni­do res­pon­sa­bles polí­ti­cos y en nues­tro caso, como ya denun­cié en su día, los res­pon­sa­bles de nues­tras tor­tu­ras y de las con­se­cuen­cias que las mis­mas nos han aca­rrea­do y nos siguen aca­rrean­do son Javier Bal­za (ex Con­se­je­ro de Inte­rior), Jose­ba Azka­rra­ga (ex Con­se­je­ro de Jus­ti­cia y por­ta­voz de Sare), Juan José Iba­rretxe (ex Lehen­da­ka­ri de la CAV) y Xabier Arza­lluz (ex pre­si­den­te del PNV), así como los par­ti­dos polí­ti­cos que sus­ten­ta­ron el gobierno tri­par­ti­to PNV-EA-EB. Por comen­tar, Matu­te era par­te de ese Gobierno.
Esos que se han lle­na­do la boca duran­te años dicien­do lo que la Izquier­da Aber­tza­le tenía que hacer, los demó­cra­tas de toda la vida, los que exi­gían arre­pen­ti­mien­tos, per­do­nes, auto­crí­ti­cas, repa­ra­ción, ver­dad, jus­ti­cia y bla, bla ‚bla. Esos que aho­ra son vues­tros com­pa­ñe­ros de via­je son los que están por enci­ma del bien y del mal, los que se com­por­tan como si no hubie­ran teni­do nada que ver en el sufri­mien­to de este pue­blo y los que al pare­cer nun­ca ren­di­rán cuen­tas ante nadie. Si hubie­ra jus­ti­cia Azka­rra­ga debe­ría ser juz­ga­do, como poco, por pre­va­ri­ca­ción y por cola­bo­ra­ción con la tor­tu­ra. Como eso no va a ocu­rrir, al menos, Jose­ba Azka­rra­ga, ten el valor de admi­tir que en este pue­blo, duran­te déca­das, los mili­tan­tes polí­ti­cos han sido tor­tu­ra­dos en depen­den­cias poli­cia­les de la Ertzain­tza por órde­nes polí­ti­cas. Tam­bién bajo ese “pro­to­co­lo” del que te jac­ta­bas. Y tú, por­ta­voz de Sare, como poco has sido cómplice.
Y a voso­tros, diri­gen­tes de Sor­tu, os juz­ga­ra el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co como ya lo hicie­ra con Eus­ka­di­ko Ezkerra.
Ande­ka Jurado

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *