Sare y su por­ta­voz tor­tu­ra­dor- Ande­ka Jurado

Así de cla­ro y con­tun­den­te. Sin inten­tar ser polí­ti­ca­men­te correc­to ni agra­dar a los oídos de nin­gún txos­te­ne­ro. Sare ha comen­za­do su tra­yec­to­ria de la peor mane­ra posi­ble. Aque­llos que exi­gen a otros movi­mien­tos de defen­sa de [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected] que den la cara pue­den estar con­ten­tos: los “suyos” sí que dan la cara, la peor cara, la de uno de sus por­ta­vo­ces, ex Con­se­je­ro de Jus­ti­cia del Gobierno de la CAV duran­te ocho años.
Por eso hoy mi inten­ción no es otra que la de denun­ciar públi­ca­men­te, una vez más, a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de las tor­tu­ras que pade­ci­mos y en este caso tam­bién a los que les dan cobi­jo y les impul­san a la por­ta­vo­cía de lo que sus pro­mo­to­res dicen será una herra­mien­ta en defen­sa de los dere­chos de [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected]
No encuen­tro el modo de expli­car lo que he sen­ti­do al ver a Jose­ba Azka­rra­ga hablar sobre los dere­chos de [email protected] [email protected] polí[email protected], pero tal vez la for­ma más acer­ta­da sería deci­ros que he sen­ti­do asco. Un asco inmen­so. Asco repar­ti­do a par­tes igua­les hacia el ex Con­se­je­ro de Jus­ti­cia y hacia los diri­gen­tes de la Izquier­da Aber­tza­le “ofi­cial”. Sí, seño­res de Sor­tu, lo vues­tro no tie­ne nom­bre. Mien­to, sí lo tie­ne pero me lo reser­vo para el final. Habéis supe­ra­do de lar­go todas esas “líneas rojas” de las que tan­to os gus­ta hablar a la hora de des­ca­li­fi­car a cual­quie­ra que se nie­gue a seguir vues­tros can­tos de sire­na, a vues­tra fe a lo que ven­ga de “arri­ba”, a cual­quie­ra que pon­ga en duda vues­tra estra­te­gia polí­ti­ca. Esas “líneas rojas” que hemos sobre­pa­sa­do los mili­tan­tes del MLNV que hemos deci­di­do no seguir con­fian­do en voso­tros los mili­tan­tes “cua­li­fi­ca­dos”, polí­ti­cos de altu­ra, siem­pre de altu­ra, nun­ca de barrio. Polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les que lle­váis años en la bre­cha, sí, en la bre­cha de estar toda la puta vida como libe­ra­dos políticos.
Fal­ta de memo­ria tie­nen algu­nos, inclu­so alguno que escri­be libros sobre los cipa­yos, per­dón, ertzai­nas, a los que se les estre­cha la mano. Fal­ta de memo­ria, fal­ta de tac­to o sim­ple­men­te ser un cara­du­ra de baja moral para poner a hablar de dere­chos huma­nos y de dere­chos de [email protected] [email protected] a quien duran­te ocho años fue­ra Con­se­je­ro de Jus­ti­cia del Gobierno de la CAV.
Mien­tras este tipa­rra­co con pin­ta de cura que pare­ce no haber roto un pla­to en su vida fue Con­se­je­ro de Jus­ti­cia, unas 200 per­so­nas denun­cia­mos tor­tu­ras a manos de los cipa­yos. Entre esas per­so­nas me encuen­tro yo, Ande­ka Jurado.
Fui dete­ni­do el 8 de Octu­bre del 2002, con 20 años recién cum­pli­dos, y pasé los peo­res cua­tro días de mi vida a manos de esos mer­ce­na­rios tor­tu­ra­do­res. Para aque­llos de memo­ria frá­gil, aquí os dejo un frag­men­to del rela­to que escri­bí nada más ser encar­ce­la­do en Soto Del Real:
“Tam­bién me gol­peo con la mano abier­ta y con el puño en la espal­da y en la cabe­za. Me insul­ta­ba, me ame­na­za­ba con matar­me, me decía que iba a tra­gar agua y que me iba a meter la pata de la silla por el culo. Me obli­ga­ba a estar con­tra una esqui­na, con las rodi­llas fle­xio­na­das y el tor­so hacia aba­jo. Me caí, ya no podía más, las pier­nas me tem­bla­ban mucho y me dolía muchí­si­mo la espal­da y el cue­llo. (…) Cada vez esta­ba más can­sa­do, no sabía cuán­to tiem­po lle­va­ba allí, al menos dos días en los que no me habían deja­do dor­mir casi nada y sen­tar­me, solo cuan­do me traían comi­da. Mi cuer­po no acep­ta­ba la comi­da, por lo que el tiem­po de estar sen­ta­do era muy cor­to. Me dolían las pier­nas, la espal­da y el cue­llo. Comen­zó otro inte­rro­ga­to­rio. Pasé casi todo el tiem­po de cucli­llas. Me decían que mi madre esta­ba en el hos­pi­tal, que la iba a matar del dis­gus­to, que si no me impor­ta­ba, que hubie­se sido mejor que hubie­se abor­ta­do, que era un hijo de puta y un galli­to… Les dije que me aco­gía a mi dere­cho a no decla­rar, ellos se rían, me insul­ta­ban y me decían que no tenía nin­gún dere­cho, que esta­ba solo y que nadie sabía lo que pasa­ba allí den­tro. Deci­dí no con­tes­tar­les, pero aque­llo les enfa­da­ba mucho y me gol­pea­ban en la cabe­za y en la cara. (…) Vino otro y me comu­ni­có que habían dete­ni­do a mi novia. No me lo creía, pero no esta­ba segu­ro, y no podía per­mi­tir que le hicie­sen pasar el mis­mo infierno que a mí. Enton­ces les dije que fir­ma­ría lo que ellos dije­ran con tal de que no la hicie­ran nada y la deja­sen libre.”
Esto es un peque­ño extrac­to de lo que viví en esos días en los que fui cons­tan­te­men­te veja­do, humi­lla­do, gol­pea­do, forzado…
Mien­tras está­ba­mos inco­mu­ni­ca­dos Javier Bal­za daba rue­das de pren­sa para jus­ti­fi­car nues­tras deten­cio­nes lan­zan­do acu­sa­cio­nes con­cre­tas en nues­tra con­tra y pasán­do­se por el forro nues­tra pre­sun­ción de inocencia.
¿Aca­so Jose­ba Azka­rra­ga como Con­se­je­ro de Jus­ti­cia no tenía nada que decir? ¿Noso­tros no mere­cía­mos que ins­ta­se al Arar­te­ko a que inves­ti­ga­se las tor­tu­ras que se pro­du­cían en Arkau­te como ante­rior­men­te había ins­ta­do a que inves­ti­ga­se la denun­cia de tor­tu­ras de Iratxe Sor­za­bal mien­tras per­ma­ne­cía inco­mu­ni­ca­da a manos de la Guar­dia Civil en Intxaurrondo?
Al pare­cer no. Nues­tros dere­chos huma­nos no valían una mier­da y ade­más no es que se que­da­se calla­do sino que, como mues­tra la pági­na web de Eus­ko Alkar­ta­su­na con fecha de 20 de Noviem­bre de 2002, dijo lo siguien­te: “Jose­ba Azka­rra­ga afir­mó ayer en Donos­tia que el Gobierno Vas­co nun­ca per­mi­ti­rá la comi­sión de malos tra­tos a dete­ni­dos y mos­tro su ple­na con­fian­za en que la Ertzain­tza tam­po­co se va a emplear en com­por­ta­mien­tos que coli­sio­nen con el más pleno res­pe­to a los dere­chos huma­nos. ‘El Con­se­je­ro Bal­za nun­ca lo per­mi­ti­ría’, afir­mó, expre­san­do su apo­yo a su com­pa­ñe­ro en el eje­cu­ti­vo vasco”
Segui­mos tiran­do de heme­ro­te­ca y encon­tra­mos otras mani­fes­ta­cio­nes del por­ta­voz de Sare. Esta vez una car­ta que publi­can dis­tin­tos medios en Octu­bre del 2013. El títu­lo del mis­mo es: “Lasa y Zaba­la, 30 años des­pués”. En un buen artícu­lo pero con una hipo­cre­sía dig­na de la cla­se polí­ti­ca escri­be lo que vie­ne a con­ti­nua­ción: “No ha habi­do más impu­ni­dad que con aque­llas per­so­nas en el poder. Muchas veces la memo­ria es frá­gil, pero no me resis­to a recor­dar que entre los que posi­bi­li­ta­ron el terro­ris­mo de Esta­do esta­ban algu­nos de los que hoy exi­gen a otros sue­los éti­cos. Para­do­jas de la vida.
Así es, para­do­jas de la vida. Quien fue­ra Con­se­je­ro de Jus­ti­cia mien­tras 200 per­so­nas denun­cia­ron haber sido tor­tu­ra­das a manos de sus cipa­yos es aho­ra el por­ta­voz de los que van a defen­der los dere­chos de [email protected] [email protected], muchos de los cua­les siguen cum­plien­do con­de­nas basa­das en esas tor­tu­ras a las que fue­ron some­ti­dos y hoy con­ti­núan sufrien­do las con­se­cuen­cias de dichas con­de­nas. Sin ir más lejos, el mis­mo fin de sema­na que Azka­rra­ga habla­ba en Donos­tia sobre Sare, ami­gos de Iker Lima sufrían un acci­den­te al ir a visi­tar­le a la cár­cel de Cáceres.
La tor­tu­ra siem­pre ha teni­do res­pon­sa­bles polí­ti­cos y en nues­tro caso, como ya denun­cié en su día, los res­pon­sa­bles de nues­tras tor­tu­ras y de las con­se­cuen­cias que las mis­mas nos han aca­rrea­do y nos siguen aca­rrean­do son Javier Bal­za (ex Con­se­je­ro de Inte­rior), Jose­ba Azka­rra­ga (ex Con­se­je­ro de Jus­ti­cia y por­ta­voz de Sare), Juan José Iba­rretxe (ex Lehen­da­ka­ri de la CAV) y Xabier Arza­lluz (ex pre­si­den­te del PNV), así como los par­ti­dos polí­ti­cos que sus­ten­ta­ron el gobierno tri­par­ti­to PNV-EA-EB. Por comen­tar, Matu­te era par­te de ese Gobierno.
Esos que se han lle­na­do la boca duran­te años dicien­do lo que la Izquier­da Aber­tza­le tenía que hacer, los demó­cra­tas de toda la vida, los que exi­gían arre­pen­ti­mien­tos, per­do­nes, auto­crí­ti­cas, repa­ra­ción, ver­dad, jus­ti­cia y bla, bla ‚bla. Esos que aho­ra son vues­tros com­pa­ñe­ros de via­je son los que están por enci­ma del bien y del mal, los que se com­por­tan como si no hubie­ran teni­do nada que ver en el sufri­mien­to de este pue­blo y los que al pare­cer nun­ca ren­di­rán cuen­tas ante nadie. Si hubie­ra jus­ti­cia Azka­rra­ga debe­ría ser juz­ga­do, como poco, por pre­va­ri­ca­ción y por cola­bo­ra­ción con la tor­tu­ra. Como eso no va a ocu­rrir, al menos, Jose­ba Azka­rra­ga, ten el valor de admi­tir que en este pue­blo, duran­te déca­das, los mili­tan­tes polí­ti­cos han sido tor­tu­ra­dos en depen­den­cias poli­cia­les de la Ertzain­tza por órde­nes polí­ti­cas. Tam­bién bajo ese “pro­to­co­lo” del que te jac­ta­bas. Y tú, por­ta­voz de Sare, como poco has sido cómplice.
Y a voso­tros, diri­gen­tes de Sor­tu, os juz­ga­ra el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co como ya lo hicie­ra con Eus­ka­di­ko Ezkerra.
Ande­ka Jurado

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.