Aran­tza Díaz, pre­sa polí­ti­ca del PCE®, gra­ve­men­te enferma

La pre­sa polí­ti­ca del PCE® Aran­tza Díaz, pri­sio­ne­ra en la cár­cel de Ville­na, detec­tó hace un tiem­po man­chas de san­gre en las heces. Tras la rea­li­za­ción de una colo­nos­co­pia, la médi­ca le ha infor­ma­do que tie­ne loca­li­za­do un tumor en el colon, pero que fal­ta­ría de rea­li­zar­le algu­na otra prue­ba. De eso infor­ma Aran­tza por telé­fono el jue­ves día 29 de mayo. El vier­nes 30 a la tar­de, tie­ne que acu­dir a la enfer­me­ría de pri­sión por fuer­tes moles­tias. Es lle­va­da al Hos­pi­tal Gene­ral de Ali­can­te, don­de ha que­da­do ingre­sa­da. Pare­ce ser que estos días le van a rea­li­zar las prue­bas en fal­ta y tras ello, operarla.
Al hos­pi­tal van a acu­dir para inte­re­sar­se y tener más datos de todo esta enfer­me­dad de Aran­tza su abo­ga­do y los padres de su com­pa­ñe­ro David Gara­boa, tam­bién pre­so polí­ti­co comu­nis­ta en Ville­na. La médi­ca infor­mó de la noti­cia a David. Por lo que le ha dicho: «si el tumor solo está en el colón, loca­li­za­do don­de lo tie­ne aho­ra, se resol­ve­ría con una ope­ra­ción. Pero hay que espe­rar los resultados».
Segui­re­mos informando.
Aran­tza Díaz Villar es veci­na de Vito­ria-Gas­teiz, tie­ne 43 años de edad y lle­va 8 años en pri­sión. Fue bru­tal­men­te tor­tu­ra­da en su deten­ción, y aún no ha reci­bi­do res­pues­ta de la denun­cia judi­cial que inter­pu­so por ello. Le que­dan 3 años por cum­plir de la con­de­na far­sa que la impu­sie­ron por ser mili­tan­te comunista.
Ade­más tie­ne que pagar una mul­ta de más de 5.000 euros. Se da el caso par­ti­cu­lar de que si no se abo­na la mul­ta se la van a expro­piar a su madre, así que el gru­po de apo­yo de su ciu­dad está reca­ban­do fon­dos para eli­mi­nar esta nue­va tra­ba, esta vez eco­nó­mi­ca, que se le impu­so en condena.
La polí­ti­ca de dis­per­sión peni­ten­cia­ria oca­sio­na que por ejem­plo Aran­tza se encuen­tre a 1.400 kiló­me­tros de via­je de su entorno, y que los via­jes para las visi­tas sean una ver­da­de­ra san­gría eco­nó­mi­ca, ade­más de los ries­gos de acci­den­tes en carre­te­ra y la obli­ga­to­rie­dad de via­jes menos fre­cuen­tes, pues se nece­si­tan al menos dos días para una visi­ta de 40 minu­tos y para ejem­plo de «poner las cosas difí­ci­les», son los vier­nes a las 10.00 de la maña­na o los domin­gos a las 18.00 horas.
Ima­gi­na­ros ade­más la angus­tia que la fami­lia, amigxs o soli­da­rixs viven en estas situa­cio­nes, sin nin­gún tipo de posi­bi­li­dad de infor­ma­ción direc­ta sobre este nue­vo caso de enfer­me­dad en otrx presx polí­ticx. Últi­ma actualización:
A la pre­sa polí­ti­ca del PCE® Aran­tza Díaz, se le infor­mó a fina­les de mayo que tenía loca­li­za­do un tumor en el colon. De eso infor­mó Aran­tza el 29 de mayo. El 30, tras acu­dir a la enfer­me­ría de pri­sión por fuer­tes moles­tias, es ingre­sa­da en el Hos­pi­tal Gene­ral de Alicante.
Pri­me­ro los fuer­tes dolo­res con que ingre­só, y la han ido rea­li­zan­do las prue­bas en fal­ta. El pasa­do 9 de junio fue ope­ra­da para extir­par el tumor.
El 13 de junio es dada de alta de la hos­pi­ta­li­za­ción y lle­va­da de nue­vo a la cárcel.
Sin lla­ma­das, al hos­pi­tal sólo han podi­do asis­tir su abo­ga­do y la madre de su com­pa­ñe­ro David Gara­boa, tam­bién pre­so polí­ti­co comu­nis­ta en Ville­na, al que con­du­je­ron a la visi­ta con Aran­tza duran­te 20 minu­tos, en los cua­les estu­vo esposado.
Su núcleo social, a 1.400 kiló­me­tros de via­je, tam­bién ha paga­do la polí­ti­ca de dis­per­sión con­tra los pre­sos polí­ti­cos, y por tan­to, el mayor ais­la­mien­to, y más en casos de enfer­me­dad del presx políticx.
Sólo el sába­do 14 de junio pudo lla­mar por fin Aran­tza des­de Ville­na, una vez ingre­sa­da de nue­vo en prisión.
Está a espe­ra de los resultados.
Lxs que­remxs libres! Los que­re­mos sanxs!
Presxs Polí­ticxs enfermxs liber­tad inmediata! 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.