Washing­ton reac­ti­va su pro­yec­to de divi­sión de Irak

JPEG - 27.4 KB
El «Medio Orien­te amplia­do» (Grea­ter Midd­le East), según el esta­do mayor de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos. Mapa publi­ca­do en 2006 por el coro­nel esta­dou­ni­den­se Ralph Peters.

Des­de el año 2001, el esta­do mayor de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos ha veni­do tra­tan­do de divi­dir el «Medio Orien­te amplia­do» en una mul­ti­tud de peque­ños Esta­dos étni­ca­men­te homo­gé­neos. El mapa del Medio Orien­te redi­se­ña­do por Washing­ton se publi­có en julio de 2006 [1]. Y según ese mapa Irak debía divi­dir­se en 3 par­tes: un Esta­do sun­ni­ta, un Esta­do chii­ta y un Esta­do kurdo.

El fra­ca­so de Israel ante el Hez­bo­llah liba­nés, en el verano de 2006 [2], y el de Fran­cia y el Rei­no Uni­do ante el Esta­do sirio, en 2011 – 2014, podían hacer pen­sar que aquel plan había que­da­do en el olvi­do. Pero no ha sido así. El esta­do mayor de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos está tra­tan­do de reac­ti­var­lo a tra­vés de los con­dot­tie­ri de hoy: los yihadistas.

Esa es la pers­pec­ti­va que per­mi­te ana­li­zar correc­ta­men­te los acon­te­ci­mien­tos de la sema­na pasa­da en Irak. A la hora de expli­car­los, la pren­sa inter­na­cio­nal insis­te en la ofen­si­va del Emi­ra­to Islá­mi­co en Irak y el Levan­te (EIIL, tam­bién cono­ci­do en ára­be como Daesh), ofen­si­va que en reali­dad sólo es par­te de una ope­ra­ción mucho más amplia.

Ofen­si­va coor­di­na­da del EIIL y los kurdos

En sólo una sema­na, el EIIL ha con­quis­ta­do lo que podría con­ver­tir­se en un emi­ra­to sun­ni­ta mien­tras que los kur­dos con­quis­ta­ban lo que debe­ría pasar a ser un Esta­do kur­do independiente.

El ejér­ci­to ira­quí, entre­na­do y arma­do por Washing­ton, sim­ple­men­te dejó en manos del EIIL toda la región de Nini­ve. Pero tam­bién aban­do­nó la región de Kir­kuk, que rápi­da­men­te cayó bajo el con­trol de los persh­mer­gas del Kur­dis­tán ira­quí. La estruc­tu­ra mis­ma de la cade­na de man­do ira­quí faci­li­tó el derrum­be de sus fuer­zas: los ofi­cia­les supe­rio­res esta­ban obli­ga­dos a obte­ner la anuen­cia de la ofi­ci­na del pri­mer minis­tro antes de rea­li­zar cual­quier movi­mien­to de tro­pas, con­di­ción que les impe­día dar prue­ba de ini­cia­ti­va a la vez que los lle­vó a aco­mo­dar­se como reye­zue­los en las zonas bajo su man­do. En tales con­di­cio­nes, resul­ta­ba extre­ma­da­men­te fácil para el Pen­tá­gono com­prar a cier­tos ofi­cia­les para que se encar­ga­ran de inci­tar a sus sol­da­dos a desertar.

Tam­bién deser­ta­ron los par­la­men­ta­rios al ser con­vo­ca­dos por el pri­mer minis­tro, impi­dien­do así que el par­la­men­to vota­ra la pro­cla­ma­ción del esta­do de urgen­cia… por fal­ta de quo­rum, lo cual dejó al gobierno sin posi­bi­li­da­des de res­pon­der rápi­da­men­te ante la gra­ve situación.

Ya sin otra opción para sal­var la uni­dad del país, el pri­mer minis­tro al-Mali­ki recu­rrió a todos sus posi­bles alia­dos. Se diri­gió, en pri­mer lugar, al pue­blo ira­quí en gene­ral y, en par­ti­cu­lar, a la mili­cia chii­ta de su rival Moq­ta­da al-Sadr (el Ejér­ci­to del Mah­di), así como a los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción ira­níes (el gene­ral Qas­sem Sulei­ma­ni, coman­dan­te en jefe de la fuer­za al-Qods, se encuen­tra en Bag­dad en este momen­to). Y final­men­te recu­rrió a Esta­dos Uni­dos pidién­do­le que ini­cie bom­bar­deos aéreos con­tra las fuer­zas del EIIL.

La pren­sa occi­den­tal está seña­lan­do, no sin algo de razón, que la mane­ra de gober­nar del pri­mer minis­tro al-Mali­ki ha sido a menu­do lesi­va tan­to para la mino­ría sun­ni­ta como para los lai­cos del Par­ti­do Baas ya que se ha mos­tra­do prin­ci­pal­men­te favo­ra­ble a los chii­tas. Se tra­ta, sin embar­go, de un argu­men­to que debe ser rela­ti­vi­za­do y lle­va­do a sus jus­tas pro­por­cio­nes ya que, en las recien­tes elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 30 de abril, los ira­quíes aca­ban de reite­rar su res­pal­do a la coa­li­ción de Nuri al-Mali­ki, que obtu­vo un 25% de los votos, o sea 3 veces más sufra­gios que el movi­mien­to de Moq­ta­da al-Sadr, mien­tras que el res­to de los votos se diluía al divi­dir­se entre una mul­ti­tud de peque­ños partidos.

La pre­pa­ra­ción de la ofen­si­va con­tra la auto­ri­dad de Bagdad

La ofen­si­va del EIIL, por un lado, y la de los Persh­mer­gas por el otro venía pre­pa­rán­do­se des­de hace tiempo.

El naci­mien­to del Kur­dis­tán ira­quí se ini­ció bajo la pro­tec­ción de Esta­dos Uni­dos y de Gran Bre­ta­ña, con la impo­si­ción a Sadam Husein de la zona de exclu­sión aérea decre­ta­da entre las dos inva­sio­nes occi­den­ta­les des­ata­das con­tra Irak (1991−2003). A par­tir del derro­ca­mien­to de Sadam Husein, el Kur­dis­tán ira­quí adqui­rió un alto nivel de auto­no­mía y ha caí­do en la esfe­ra de influen­cia israe­lí. Resul­ta por con­si­guien­te impen­sa­ble que Tel Aviv no haya inter­ve­ni­do en la toma de Kir­kuk. En todo caso, el hecho es que el actual gobierno regio­nal de Erbil ha exten­di­do su juris­dic­ción a todo el con­jun­to del terri­to­rio ira­quí que los pla­nes del esta­do mayor de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos habían asig­na­do a la for­ma­ción del Kur­dis­tán independiente.

El EIIL es una mili­cia tri­bal sun­ni­ta a la que se inte­gra­ron los com­ba­tien­tes de al-Qae­da en Irak al tér­mi­nar el man­da­to de Paul Bre­mer III en Irak y con el tras­pa­so del poder polí­ti­co a los ira­quíes. El 16 de mayo de 2010, un res­pon­sa­ble de al-Qae­da en Irak, Abu Bakr al-Bagh­da­di, libe­ra­do en cir­cuns­tan­cias aún des­co­no­ci­das, es nom­bra­do emir. Este per­so­na­je se esfor­za­rá pos­te­rior­men­te por poner el EIIL bajo la auto­ri­dad de al-Qaeda.

A ini­cios de 2012, com­ba­tien­tes del EIIL crean en Siria el gru­po cono­ci­do como Jabhat al-Nus­ra –o sea, Fren­te de Apo­yo al Pue­blo del Levan­te– como rama siria de al-Qae­da. Duran­te julio de 2012, Jabhat al-Nus­ra se desa­rro­lla al calor de la reanu­da­ción de la ofen­si­va fran­co-bri­tá­ni­ca con­tra Siria. Pero a fines de 2012, Washing­ton deci­de final­men­te cla­si­fi­car­lo como «orga­ni­za­ción terro­ris­ta», a pesar de las pro­tes­tas del minis­tro fran­cés de Rela­cio­nes Exte­rio­res, quien lle­ga a decla­rar públi­ca­men­te que los “chi­cos” de al-Nus­ra «están hacien­do un buen tra­ba­jo» (sic) [3].

Los éxi­tos de los yiha­dis­tas en Siria, has­ta el pri­mer semes­tre de 2013, modi­fi­ca­ron el nivel de atrac­ción que podían ejer­cer sus dife­ren­tes gru­pos. El pro­yec­to ofi­cial de revo­lu­ción isla­mis­ta glo­bal pro­mo­vi­do por al-Qae­da comen­zó a ver­se rápi­da­men­te como algo utó­pi­co mien­tras que la crea­ción de un emi­ra­to o Esta­do islá­mi­co en algún terri­to­rio bajo con­trol yiha­dis­ta pare­cía mucho más rea­lis­ta, e inclu­so al alcan­ce de la mano. Esto últi­mo es lo que da lugar a la idea de con­fiar a los defen­so­res de ese pro­yec­to el redi­se­ño de Irak que las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos no logra­ron con­cre­tar cuan­do inva­die­ron y ocu­pa­ron ese país.

El cam­bio de ima­gen del EIIL se pro­du­ce duran­te la pri­ma­ve­ra de 2014, con la libe­ra­ción de los pri­sio­ne­ros occi­den­ta­les que ese gru­po tenía en su poder –ale­ma­nes, bri­tá­ni­cos, dane­ses, espa­ño­les, esta­dou­ni­den­ses, fran­ce­ses e ita­lia­nos. Las pri­me­ras decla­ra­cio­nes de los libe­ra­dos con­fir­ma­ban pun­to por pun­to las infor­ma­cio­nes de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Siria: el EIIL está bajo la direc­ción de ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses, fran­ce­ses y sau­di­tas. Sin embar­go, los pri­sio­ne­ros libe­ra­dos daban rápi­da­men­te mar­cha atrás y con­tra­de­cían des­pués sus pri­me­ras decla­ra­cio­nes sobre la iden­ti­dad de los indi­vi­duos con quie­nes habían teni­do con­tac­to duran­te su cautiverio.

En ese con­tex­to se pro­du­ce la rup­tu­ra entre el EIIL y al-Qae­da, en mayo de 2014. A par­tir de ese momen­to, el EIIL adop­ta una pos­tu­ra de riva­li­dad mien­tras que al-Nus­ra se man­tie­ne como rama ofi­cial de al-Qae­da en Siria. Pero todo eso no es más que una cues­tión de apa­rien­cias. En reali­dad, esos gru­pos cuen­tan, des­de su crea­ción mis­ma, con el res­pal­do de la CIA, que los uti­li­za con­tra los intere­ses de Rusia –como ha podi­do ver­se en Afga­nis­tán, Bos­nia-Her­ze­go­vi­na, Che­che­nia, Irak y Siria.

En mayo, habien­do deja­do de ser la repre­sen­ta­ción regio­nal de una orga­ni­za­ción mun­dial (al-Qae­da) para con­ver­tir­se por sí mis­mo en una orga­ni­za­ción regio­nal, el EIIL se pre­pa­ró para desem­pe­ñar el papel que des­de hace tiem­po se le había asignado.

Aun­que está enca­be­za­do en el terreno por el ya men­cio­na­do Abu Bakr al-Bagh­da­di, el EIIL se halla en reali­dad bajo la auto­ri­dad del prín­ci­pe sau­di­ta Abdul Rah­man al-Fai­sal, her­mano de los prín­ci­pes Saud al-Fai­sal –minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Ara­bia Sau­di­ta des­de hace 39 años– y Tur­ki al-Fai­sal –ex direc­tor de los ser­vi­cios secre­tos y actual emba­ja­dor de Ara­bia Sau­di­ta en Washing­ton y Londres.

En mayo pasa­do, los prín­ci­pes al-Fai­sal com­pra­ron una fábri­ca de arma­men­to en Ucra­nia. A par­tir de enton­ces, impor­tan­tes car­ga­men­tos de arma­men­to pesa­do han esta­do lle­gan­do por vía aérea a un aero­puer­to mili­tar tur­co. Y des­de ahí, el MIT (los ser­vi­cios secre­tos de Tur­quía) ha esta­do envian­do ese arma­men­to al EIIL en tre­nes espe­cia­les. Es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble que seme­jan­te cade­na logís­ti­ca haya podi­do mon­tar­se sin la OTAN.

La ofen­si­va del EIIL

El páni­co que se ha apo­de­ra­do de la pobla­ción ira­quí ante el avan­ce del EIIL tie­ne que ver con la enver­ga­du­ra de los crí­me­nes que esa orga­ni­za­ción ha come­ti­do en Siria, como dego­lla­mien­tos públi­cos de «musul­ma­nes rene­ga­dos» e inclu­so cru­ci­fi­xión de cris­tia­nos. Según William Lacy Swing –ex emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Sudá­fri­ca y pos­te­rior­men­te en la ONU y actual direc­tor de la Ofi­ci­na de Migra­cio­nes Inter­na­cio­na­les (OMI) – , al menos 550 000 ira­quíes han pre­fe­ri­do huir ante la ofen­si­va de los yihadistas.

Esas cifras demues­tran cuán erra­dos están los esti­ma­dos occi­den­ta­les que afir­man que el EIIL sólo dis­po­ne de 20 000 com­ba­tien­tes en total, en Siria e Irak. La ver­da­de­ra cifra es pro­ba­ble­men­te tres veces más alta, o sea unos 60 000 com­ba­tien­tes. La dife­ren­cia entre ambas cifras corres­pon­de exclu­si­va­men­te a la can­ti­dad de extran­je­ros, reclu­ta­dos en todo el mun­do musul­mán y muchos de los cua­les ni siquie­ra son ára­bes. El EIIL se ha con­ver­ti­do por lo tan­to en el prin­ci­pal ejér­ci­to pri­va­do del mun­do y su papel recuer­da el de los céle­bres con­dot­tie­ri del Rena­ci­mien­to europeo.

Y es pro­ba­ble que el EIIL siga desa­rro­llán­do­se, gra­cias al botín de gue­rra que está reu­nien­do en Irak. En la ciu­dad de Mosul, el EIIL se apo­de­ró de los fon­dos del dis­tri­to de Nini­ve, 429 millo­nes de dóla­res en dine­ro con­tan­te y sonan­te, suma que le per­mi­ti­ría pagar a todos sus com­ba­tien­tes por espa­cio de un año. Tam­bién se apo­de­ró de nume­ro­sos Hum­vees [Vehícu­lo mili­tar mul­ti­pro­pó­si­to de fabri­ca­ción esta­dou­ni­den­se corrien­te­men­te uti­li­za­do por las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos] y de al menos 2 heli­cóp­te­ros de com­ba­te que incor­po­ró de inme­dia­to a su equi­pa­mien­to. Como los yiha­dis­tas no tie­nen posi­bi­li­da­des de for­mar pilo­tos, la pren­sa inter­na­cio­nal da por sen­ta­do que esos heli­cóp­te­ros serán uti­li­za­dos por ex ofi­cia­les baa­sis­tas for­ma­dos en tiem­pos de Sadam Husein, lo cual es alta­men­te impro­ba­ble en el con­tex­to de gue­rra entre baa­sis­tas lai­cos y yiha­dis­tas que sir­ve de telón de fon­do a la gue­rra en Siria.

Reac­cio­nes internacionales

Los par­ti­da­rios de Ara­bia Sau­di­ta en la región ya esta­ban a la espe­ra de la ofen­si­va de los pesh­mer­gas y del EIIL. En Líbano, el pre­si­den­te Michel Slei­man, quien en enero pasa­do con­cluía una alo­cu­ción lan­zan­do un sono­ro «¡Viva Ara­bia Sau­di­ta!» en lugar de un «¡Viva el Líbano!», tra­tó por todos los medios de lograr una pró­rro­ga de 6 meses de su man­da­to pre­si­den­cial –que ya expi­ró el 25 de mayo– para estar aún al man­do cuan­do se pre­sen­ta­ra la actual crisis.

En todo caso, es la incohe­ren­cia lo que está carac­te­ri­zan­do las reac­cio­nes inter­na­cio­na­les ante la cri­sis ira­quí. Todos los Esta­dos, sin excep­ción algu­na, con­de­nan las accio­nes del EIIL en Irak y se pro­nun­cian con­tra el terro­ris­mo. Pero algu­nos –como Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos– ven en el EIIL un alia­do obje­ti­vo con­tra el Esta­do sirio, y varios (Esta­dos Uni­dos, Ara­bia Sau­di­ta, Fran­cia, Israel y Tur­quía) son inclu­so ges­to­res de su actual ofen­si­va en Irak.

En Esta­dos Uni­dos, el deba­te públi­co mues­tra una opo­si­ción entre los repu­bli­ca­nos –que están exi­gien­do un redes­plie­gue mili­tar en Irak– y los demó­cra­tas –que denun­cian la gra­ve ines­ta­bi­li­dad sus­ci­ta­da por la inter­ven­ción mili­tar de Geor­ge W. Bush con­tra Sadam Husein. Toda esa bata­lla ora­to­ria per­mi­te ocul­tar el hecho que los actua­les acon­te­ci­mien­tos res­pon­den a los intere­ses estra­té­gi­cos del esta­do mayor esta­dou­ni­den­se y que este últi­mo está ade­más direc­ta­men­te impli­ca­do en ellos.

Es tam­bién muy posi­ble que Washing­ton no haya juga­do lim­pio con Anka­ra ya que el EIIL pare­ce haber tra­ta­do de apo­de­rar­se de la tum­ba de Soli­mán Schah, en el dis­tri­to sirio de Raq­qa. Ese san­tua­rio es pro­pie­dad de Tur­quía, que inclu­so dis­po­ne de una peque­ña guar­ni­ción en el lugar, en vir­tud de la cláu­su­la de extra­te­rri­to­ria­li­dad inclui­da en el Tra­ta­do de Anka­ra, impues­to por los colo­ni­za­do­res fran­ce­ses en 1921. Pero tam­po­co sería impo­si­ble que esa supues­ta acción del EIIL haya sido en reali­dad una pro­vo­ca­ción orques­ta­da por Tur­quía, cuyo gobierno ya había estu­dia­do en otro momen­to esa varian­te para uti­li­zar­la como jus­ti­fi­ca­ción de una inter­ven­ción abier­ta del ejér­ci­to tur­co en Siria [4].

Más gra­ve resul­ta el hecho que duran­te la toma de Mosul el EIIL tomó pri­sio­ne­ros a 15 diplo­má­ti­cos tur­cos con sus fami­lias y a 20 miem­bros de las fuer­zas espe­cia­les tur­cas en el con­su­la­do de Tur­quía, lo cual pro­vo­có la cóle­ra de Anka­ra. El EIIL arres­tó ade­más a varios cho­fe­res tur­cos de trans­por­tes pesa­dos, quie­nes fue­ron pos­te­rior­men­te libe­ra­dos. Resul­ta­do: des­pués de haber garan­ti­za­do la logís­ti­ca de la ofen­si­va del EIIL, Tur­quía se sien­te trai­cio­na­da y no se sabe –al menos por el momen­to– si esa trai­ción es cosa de Washing­ton, de Riad, de París o de Tel Aviv. Esa situa­ción recuer­da lo suce­di­do el 4 de julio de 2003, cuan­do el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se arres­tó a 11 miem­bros de las fuer­zas espe­cia­les tur­cas en Sulai­ma­ni­yeh (Irak), inci­den­te popu­la­ri­za­do por el film tur­co El valle de los lobos [5]. Aquel epi­so­dio dio lugar a la cri­sis más impor­tan­te de los 60 últi­mos años entre Tur­quía y Esta­dos Unidos.

En este caso, la hipó­te­sis más pro­ba­ble es que Anka­ra no tenía pre­vis­to par­ti­ci­par en una ofen­si­va tan amplia y que fue sólo con la ope­ra­ción ya en mar­cha que des­cu­brió que el obje­ti­vo de Washing­ton era la crea­ción del Kur­dis­tán. Lo cual pro­ba­ble­men­te no entra­ba en los pla­nes de Anka­ra ya que –según el mapa publi­ca­do en 2006 por el Pen­tá­gono– el Kur­dis­tán inclui­ría una por­ción de terri­to­rio tur­co. En efec­to, las “ampu­tacio­nes” pre­vis­tas en el plan esta­dou­ni­den­se no sólo son para los enemi­gos de Washing­ton. Tam­bién afec­tan a los “ami­gos” y todo ello pare­ce indi­car que el arres­to en Mosul de los diplo­má­ti­cos tur­cos y de los miem­bros de las fuer­zas espe­cia­les de Tur­quía tuvo como obje­ti­vo impe­dir que Anka­ra tra­ta­ra de sabo­tear la operación.

Al lle­gar el jue­ves a Anka­ra, pro­ve­nien­te de Amman, la repre­sen­tan­te espe­cial de Esta­dos Uni­dos ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, Samantha Power, con­de­nó hipó­cri­ta­men­te las accio­nes del EIIL. La pre­sen­cia en el Medio Orien­te de esta ardien­te pro­mo­to­ra del inter­ven­cio­nis­mo moral de Washing­ton hace pen­sar que se ha pre­vis­to algún tipo de reac­ción de Esta­dos Uni­dos en ese escenario.

Irán anun­ció por su par­te que está dis­pues­to a ayu­dar a sal­var el gobierno del chii­ta al-Mali­ki con el envío de armas y con­se­je­ros mili­ta­res, pero sin impli­car com­ba­tien­tes. Un posi­ble derro­ca­mien­to del Esta­do ira­quí favo­re­ce­ría a Ara­bia Sau­di­ta, gran rival regio­nal de Tehe­rán, en momen­tos en que el prín­ci­pe sau­di­ta Saud al-Fai­sal –her­mano del ver­da­de­ro patrón del EIIL– aca­ba de invi­tar­lo a negociar.

Fuen­te
Al-Watan (Siria)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.