Insumisas/​os a Feli­pe VI- Patxi Azparren

En 1707, tras ven­cer en la bata­lla de Alman­sa, Feli­pe de Bor­bón decre­tó la abo­li­ción de las Cor­tes y leyes de los rei­nos orien­ta­les de la Penín­su­la Ibé­ri­ca y Mallor­ca. Los cua­tro terri­to­rios sud­pi­ri­nai­cos de Eus­kal Herria man­tu­vie­ron la legis­la­ción foral (tam­bién el valle de Arán) por haber com­ba­ti­do a favor de Feli­pe de Anjou. Ante­ce­so­res y contemporáneas/​os siem­pre hemos vivi­do en la contradicción.

Tres siglos des­pués se vuel­ve a que­rer impo­ner un rey homó­ni­mo de la mis­ma Casa Real , pero en un con­tex­to evi­den­te­men­te ana­cró­ni­co. Los bor­bo­nes son los pre­cur­so­res del Esta­do – Nación en su for­ma abso­lu­tis­ta que fue here­da­da en for­ma repu­bli­ca­na por el jaco­bi­nis­mo fran­cés. El mode­lo de Esta­do-Nación fran­cés de gran éxi­to en muchas par­tes del pla­ne­ta nun­ca fue ade­cua­do para ges­tio­nar satis­fac­to­ria­men­te la plu­ra­li­dad cul­tu­ral, nacio­nal y lin­güís­ti­ca. Por otra par­te, la recien­te fase del capi­ta­lis­mo ha arre­ba­ta­do al Esta­do-Nación facul­ta­des socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que han pro­du­ci­do una cri­sis total del este modelo.

En este con­tex­to catalanas/​es y vascas/​os jun­to a otras nacio­nes mino­ri­za­das de Euro­pa Occi­den­tal se encuen­tran en una intere­san­te encru­ci­ja­da de la his­to­ria que les pue­de per­mi­tir reto­mar su frus­tra­da anda­du­ra sobe­ra­na bajo for­mas repu­bli­ca­nas de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va e ins­pi­ra­ción social que pue­dan ade­lan­tar las for­mas polí­ti­cas del futuro.

Al sur del Piri­neo se ha ini­cia­do el pro­ce­so para inten­tar impo­ner de nue­vo a un Bor­bón a la cabe­za de ese decre­pi­to impe­rio que lla­man España.

Afor­tu­na­da­men­te el momen­to his­tó­ri­co y el mar­co geo­po­lí­ti­co nos pue­den per­mi­tir por pri­me­ra vez ini­ciar un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta sin la pers­pec­ti­va de un atroz enfren­ta­mien­to arma­do. Al fin el reloj de se mue­ve en nues­tra direc­ción y corre a nues­tro favor.

Es un momen­to qui­zás irre­pe­ti­ble en mucho tiem­po para negar­nos a reco­no­cer a Feli­pe VI como rey de vasca/​os, cata­la­nas, Gallegas/​os y republicanas/​os de otros pue­blos penin­su­la­res. Aun­que la mayor par­te de quien se afir­ma diri­gen­te polí­ti­co de nues­tro país nos apun­te lo con­tra­rio, Eus­kal Herria está en con­di­cio­nes favo­ra­bles para unir­se de for­ma inme­dia­ta cro­no­ló­gi­ca­men­te, con fór­mu­la pro­pia, al pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta cata­lán, abrien­do una ter­ce­ra bre­cha al ya tam­ba­lean­te sis­te­ma polí­ti­co español.

Espa­ña está en quie­bra eco­nó­mi­ca, éti­ca y polí­ti­ca. Los últi­mos res­tos de su impe­rio se des­ha­cen por las mis­mas razo­nes que lo hicie­ron en épo­cas ante­rio­res: des­po­tis­mo, mili­ta­ris­mo y corrupción.

El fra­ca­so de la cas­ta polí­ti­ca espa­ño­la repre­sen­ta­da prin­ci­pal­men­te por el PP , el PSOE y sus alia­dos, nos pre­sen­ta un nue­vo pano­ra­ma , aun en cier­nes, que per­mi­te ima­gi­nar, ensa­yar y prac­ti­car otros esce­na­rios has­ta hace poco impen­sa­bles a cor­to plazo.

El bino­mio PP-PSOE como ava­la­do­res de la segun­da refor­ma del régi­men fran­quis­ta ya no es sufi­cien­te en bue­na par­te de la geo­gra­fía bajo domi­nio del Esta­do espa­ñol. Las dos for­ma­cio­nes polí­ti­cas podrán ser pres­cin­di­bles en cual­quier cam­bio polí­ti­co en luga­res como Cata­lu­ña y Eus­kal Herria. Rubal­ca­ba ha aca­ba­do de ter­mi­nar la tum­ba polí­ti­ca que comen­zó Feli­pe Gonzalez.

Las/​os orga­ni­za­do­res de la exi­to­sa cade­na huma­na “Gure Esku dago”, pro­cla­ma­ron a su fina­li­za­ción “que esto no es sino el prin­ci­pio”. Esta­mos ante una bue­na opor­tu­ni­dad de afron­tar este reto his­tó­ri­co y dar inme­dia­ta­men­te la pala­bra al pue­blo en con­sul­tas popu­la­res. El pri­mer paso como per­so­nas y como pue­blo, en acto públi­co recha­zar la con­di­ción de sub­di­tos de Feli­pe VI de Bor­bón y Grecia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.