Tesis e infor­me sobre la demo­cra­cia bur­gue­sa y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do – V I Lenin

Pre­sen­ta­do al I Con­gre­so de la III Internacional
4 de mar­zo de 1919

1. El desa­rro­llo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio del pro­le­ta­ria­do en todos los paí­ses ha hecho que la bur­gue­sía y sus agen­tes en las orga­ni­za­cio­nes obre­ras for­ce­jeen con­vul­si­va­men­te con el fin de hallar argu­men­tos ideo­ló­gi­co-polí­ti­cos para defen­der la domi­na­ción de los explo­ta­do­res. Entre esos argu­men­tos se esgri­me par­ti­cu­lar­men­te la con­de­na­ción de la dic­ta­du­ra y la defen­sa de la demo­cra­cia. La fal­se­dad y la hipo­cre­sía de este argu­men­to, repe­ti­do en mil varian­tes por la pren­sa capi­ta­lis­ta y en la Con­fe­ren­cia de la Inter­na­cio­nal ama­ri­lla de Ber­na[ 1], cele­bra­da en febre­ro de 1919, son evi­den­tes para todos los que no quie­ren hacer trai­ción a los prin­ci­pios ele­men­ta­les del socialismo.

2. Ante todo, ese argu­men­to se basa en los con­cep­tos “demo­cra­cia en gene­ral” y “dic­ta­du­ra en gene­ral”, sin plan­tear la cues­tión de qué cla­se se tie­ne pre­sen­te. Ese pla­tea­mien­to de la cues­tión al mar­gen de las cla­ses o por enci­ma de ellas, ese plan­tea­mien­to de la cues­tión des­de el pun­to de vis­ta ‑como dicen fal­sa­men­te- de todo el pue­blo, es una des­ca­ra­da mofa de la teo­ría prin­ci­pal del socia­lis­mo, a saber, de la teo­ría de la lucha de cla­ses, que los socia­lis­tas que se han pasa­do al lado de la bur­gue­sía reco­no­cen de pala­bra y olvi­dan en la prác­ti­ca. Por­que en nin­gún país capi­ta­lis­ta civi­li­za­do exis­te la “demo­cra­cia en gene­ral”, pues lo que exis­te en ellos es úni­ca­men­te la demo­cra­cia bur­gue­sa, y de lo que se tra­ta no es de la “demo­cra­cia en gene­ral”, sino de la dic­ta­du­ra de la cla­se es decir, del pro­le­ta­ria­do, sobre los opre­so­res y los explo­ta­do­res, es decir, sobre la bur­gue­sía, con el fin de ven­cer la resis­ten­cia que los explo­ta­do­res opo­nen en la lucha por su dominación.

3. La his­to­ria ense­ña que nin­gu­na cla­se opri­mi­da ha lle­ga­do ni podría lle­gar a domi­nar sin un perío­do de dic­ta­du­ra, es decir, sin con­quis­tar el poder polí­ti­co y aplas­tar por la fuer­za la resis­ten­cia más deses­pe­ra­da, más rabio­sa, esa resis­ten­cia que no se detie­ne ante nin­gún cri­men, que siem­pre han opues­to los explo­ta­do­res. La bur­gue­sía, cuya domi­na­ción defien­den hoy los socia­lis­tas, que hablan con­tra la “dic­ta­du­ra en gene­ral” y se des­ga­ñi­tan defen­dien­do la “demo­cra­cia en gene­ral”, con­quis­tó el poder en los pai­ses ade­lan­ta­dos median­te una serie de insu­rrec­cio­nes y gue­rras civi­les, aplas­tan­do por la vio­len­cia a los reyes, a los seño­res feu­da­les, a los escla­vis­tas y sus ten­ta­ti­vas de res­tau­ra­ción. En sus libros y folle­tos, en las reso­lu­cio­nes de sus con­gre­sos y en sus dis­cur­sos de agi­ta­ción, los socia­lis­tas de todos los paí­ses han expli­ca­do miles y millo­nes de veces al pue­blo el carác­ter de cla­se de esas revo­lu­cio­nes bur­gue­sas, de esa dic­ta­du­ra bur­gue­sa. Por eso, la defen­sa que hoy hacen de la demo­cra­cia bur­gue­sa, encu­brién­do­se con sus dis­cur­sos sobre la “demo­cra­cia en gene­ral”, y los ala­ri­dos y voces que hoy lan­zan con­tra la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, encu­brién­do­se con sus gri­tos sobre la “dic­ta­du­ra en gene­ral”, son una trai­ción des­ca­ra­da al socia­lis­mo, el paso efec­ti­vo al lado de la bur­gue­sía, la nega­ción del dere­cho del pro­le­ta­ria­do a su revo­lu­ción, a la revo­lu­ción pro­le­ta­ria, la defen­sa del refor­mis­mo bur­gués en un perío­do his­tó­ri­co en el que dicho refor­mis­mo ha fra­ca­sa­do en todo el mun­do y en que la gue­rra ha crea­do una situa­ción revolucionaria.

4. Todos los socia­lis­tas, al expli­car el carác­ter de cla­se de la civi­li­za­ción bur­gue­sa, de la demo­cra­cia bur­gue­sa, del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués, han expre­sa­do el pen­sa­mien­to que con la máxi­ma pre­ci­sión cien­tí­fi­ca for­mu­la­ron Marx y Engels al decir que la repú­bli­ca bur­gue­sa, aun la más demo­crá­ti­ca, no es más que una máqui­na para la opre­sion de la cla­se obre­ra por la bur­gue­sía, de la masa de los tra­ba­ja­do­res por un puña­do de capi­ta­lis­tas. No hay ni un solo revo­lu­cio­na­rio, ni un solo mar­xis­ta de los que hoy voci­fe­ran con­tra la dic­ta­du­ra y en favor de la demo­cra­cia que no haya jura­do ante los obre­ros por todo lo humano y lo divino que reco­no­ce ese axio­ma fun­da­men­tal del socia­lis­mo; pero aho­ra, cuan­do el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio empie­za a agi­tar­se y a poner­se en movi­mien­to para des­truir esa máqui­na de opre­sión y para con­quis­tar la dic­ta­du­ra pro­le­ta­ria esos trai­do­res al socia­lis­mo pre­sen­tan las cosas como si la bur­gue­sía hubie­ra hecho a los tra­ba­ja­do­res el don de la “demo­cra­cia pura”, como si la bur­gue­sía hubie­ra renun­cia­do a la resis­ten­cia y estu­vie­se dis­pues­ta a some­ter­se a la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res, como si en la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca no hubie­ra habi­do y no hubie­se máqui­na esta­tal algu­na para la opre­sión del tra­ba­jo por el capital.

5. La Comu­na de París, a la que de pala­bra hon­ran tods los que desean hacer­se pasar por socia­lis­tas, por­que saben que las masas obre­ras sim­pa­ti­zan con ella ardien­te y sin­ce­ra­men­te, mos­tró con par­ti­cu­lar evi­den­cia el carác­ter his­tó­ri­ca­mén­te con­di­cio­na­do y el limi­ta­do valor del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués y la demo­cra­cia bur­gue­sa, ins­ti­tu­cio­nes pro­gre­si­vas en alto gra­do en com­pa­ra­clon co el medie­vo, pero que exi­gen inevi­ta­ble­men­te un cam­bio radi­cal en la épo­ca de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria. Pre­ci­sa­men­te Marx que aqui­la­tó mejor que nadie la impor­tan­cia his­tó­ri­ca de la Comu­na, mos­tró, al ana­li­zar­la, el carac­ter explo­ta­dor de la demo­cra­cia bur­gue­sa y del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués bajo los cua­les las cla­ses opri­mi­das tie­nen el dere­cho de deci­dir una vez cada deter­mi­na­do núme­ro de años qué miem­bros de las cla­ses posee­do­ras han de “repre­sen­tar y aplas­tar” (ver- und zer­tre­ten al pue­blo en el Par­la­men­to. Pre­ci­sa­men­te aho­ra, cuan­do el movi­mien­to sovié­ti­co, úxten­dién­do­se a todo el mun­do, con­ti­núa a la vis­ta de todos la cau­sa de la Comu­na, los trai­do­res al socia­lis­mo olvi­dan la expe­rien­cia con­cre­ta y las ense­ñan­zas con­cre­tas de la Comu­na de París, repi­tien­do la vie­ja can­ti­ne­la bur­gue­sa de la “demo­cra­cia en gene­ral”. La Comu­na no fue una ins­ti­tu­ción parlamentaria.

6. La impor­tan­cia de la Comu­na con­sis­te, ade­más, en que hizo un inten­to de ani­qui­lar, des­truir has­ta los cimien­tos el apa­ra­to del Esta­do bur­gués, buro­crá­ti­co, judi­cial, mili­tar y poli­cía­co, sus­ti­tu­yén­do­lo con una orga­ni­za­cón autó­no­ma de las masas obre­ras que no cono­cía la divi­sión entre el poder legis­la­ti­vo y el eje­cu­ti­vo. Todas las repú­bli­cas demo­crá­ti­cas bur­gue­sas con­tem­po­ra­neas, com­pren­di­da la ale­ma­na, a la que los trai­do­res al socia­lis­mo, mofán­do­se de la ver­dad, lla­man repú­bli­ca pro­le­ta­ria, con­ser­van ese apa­ra­to esta­tal. Por tan­to, se con­fir­ma una y otra vez con toda evi­den­cia que los gri­tos en defen­sa de la “demo­cra­cia en gene­ral” son de hecho defen­sa de la bur­gue­sía y de sus pri­vi­le­gios de explotación.

7. La “liber­tad de reunion pue­de ser toma­da como mode­lo de las rei­vin­di­ca­cio­nes de la “demo­cra­cia pura.” Cada obre­ro cons­cien­te que no haya roto con su cla­se com­pren­de­rá en segui­da que sería una estu­pi­dez pro­me­ter la liber­tad de reunion a los explo­ta­do­res en un perío­do y en una situa­ción en que los explo­ta­do­res se resis­ten a su derro­ca­mien­to y defien­den sus pri­vi­le­gios. La bur­gue­sía, cuan­do era revo­lu­cio­na­ria, ni en la Ingla­te­rra de 1649 ni en la Fran­cia de 1793 dió “liber­tad de reu­nión” a los monár­qui­cos y los nobles, que lla­ma­ban en su ayu­da a tro­pas extran­je­ras y “se reu­nían” para orga­ni­zar inten­to­nas de res­tau­ra­ción. Si la bur­gue­sía actual, que hace ya mucho que es reac­cio­na­ria, exi­ge del pro­le­ta­ria­do que éste le garan­ti­ce de ante­mano la “liber­tad de reunion para­los explo­tá­do­res, sea cual fue­re la resis­ten­cia que pres­ten los capi­ta­lis­tas a su expro­pia­ción, los obre­ros no podrán sino reír­se del fari­seís­mo de la burguesía.

Por otra par­te, los obre­ros saben per­fec­ta­men­te que la “liber­tad de reu­nión” es, inclu­so en la repú­bli­ca bur­gue­sa más demo­crá­ti­ca, una fra­se vacía, ya que los ricos poseen todos los mejo­res loca­les socia­les y pri­va­dos, así como bas­tan­te tiem­po libre para sus reunio­nes, que son pro­te­gi­das por el apa­ra­to bur­gués de poder. Los pro­le­ta­rios de la ciu­dad y el cam­po, así como los peque­ños cam­pe­si­nos, es decir, la mayo­ría gigan­tes­ca de la pobla­ción, no cuen­tan con nada de eso. Mien­tras las cosas sigan así, la “igual­dad”, es decir, la “demo­cra­cia pura”, seria un enga­ño. Para con­quis­tar la ver­da­de­ra igual­dad, para dar vida a la demo­cra­cia para los tra­ba­ja­do­res, hay que qui­tar pri­me­ro a los explo­ta­do­res todos los loca­les socia­les y sus lujo­sas casas pri­va­das, hay que dar pri­me­ro tiem­po libre a los tra­ba­ja­do­res, es nece­sa­rio que la liber­tad de sus reunio­nes la defien­dan los obre­ros arma­dos, y no seño­ri­tos de la noble­za ni ofi­cia­les hijos de capi­ta­lis­tas man­dan­do a sol­da­dos que son ins­tru­men­tos ciegos.

Sólo des­pués de tal cam­bio se podrá hablar de liber­tad de reu­nión e igual­dad sin mofar­se de los obre­ros, de los tra­ba­ja­do­res, de los pobres. Pero ese cam­bio sólo pue­de rea­li­zar­lo la van­guar­dia de los tra­ba­ja­do­res, el pro­le­ta­ria­do, que derro­ca a los explo­ta­do­res, a la burguesía.

8. La “liber­tad de impren­ta” es asi­mis­mo una de las prin­ci­pa­les con­sig­nas de la “demo­cra­cia pura”. Los obre­ros saben tam­bién, y los socia­lis­tas de todos los pai­ses lo han reco­no­ci­do millo­nes de veces, que esa liber­tad será un enga­ño mien­tras las mejo­res impren­tas y gran­dí­si­mas reser­vas de papel se hallen en manos de los capi­ta­lis­tas y mien­tras exis­ta el poder del capi­tal sobre la pren­sa, poder que se mani­fies­ta en todo el mun­do con tan­ta mayor cla­ri­dad, niti­dez y cinis­mo cuan­to más desa­rro­lla­dos se hallan la demo­cra­cia y el régi­men repu­bli­cano, como ocu­rre, por ejem­plo, en Nor­te­amé­ri­ca. A fin de con­quis­tar la igual­dad efec­ti­va y la ver­da­de­ra demo­cra­cia para los tra­ba­ja­do­res, para los obre­ros y los cam­pe­si­nos, hay que qui­tar pri­me­ro al capi­tal la posi­bi­li­dad de con­tra­tar a escri­to­res, com­prar las edi­to­ria­les y sobor­nar a la pren­sa, y para ello es nece­sa­rio derro­car el yugo del capi­tal, derrcar a los explo­ta­do­res y aplas­tar su resis­ten­cia. Los capi­ta­lis­tas siem­pre han lla­ma­do “liber­tad” a la liber­tad de lucro para los ricos, a la liber­tad de morir­se de ham­bre para los obre­ros. Los capi­ta­lis­tas lla­man liber­tad de impren­ta a la liber­tad de soborno de la pren­sa por los ricos, a la liber­tad de uti­li­zar la rique­za para fabri­car y fal­sear la lla­ma­da opi­nión públi­ca. Los defen­so­res de la “demo­cra­cia pura” tam­bién se mani­fies­tan de hecho en este caso como defen­so­res del más inmun­do y venal sis­te­ma de domi­nio de los ricos sobre los medios de ilus­tra­ción de las masas, resul­tan ser embus­te­ros que enga­ñan al pue­blo y que con fra­ses boni­tas, bellas y fal­sas has­ta la médu­la dis­traen de la tarea his­tó­ri­ca con­cre­ta de libe­rar a la pren­sa de su sojuz­ga­mien­to por el capi­tal. Liber­tad e igual­dad ver­da­de­ras será el orden de cosas que están ins­tau­ran­do los comu­nis­tas, y en él será impo­si­ble enri­que­cer­se a cos­ta de otros, no habrá posi­bi­li­dad obje­ti­va de some­ter direc­ta o indi­rec­ta­men­te la pren­sa al poder del dine­ro, no habrá obs­tácu­lo para que cada tra­ba­ja­dor (o gru­po de tra­ba­ja­do­res, sea cual fue­re su núme­ro) posea y ejer­za el dere­cho igual de uti­li­zar las impren­tas y el papel que per­te­ne­ce­rán a la sociedad.

9. La his­to­ria de los siglos XIX y XX nos ha mos­tra­do ya antes de la gue­rra qué es de hecho la cacarea­da “demo­cra­cia pura” bajo el capi­ta­lis­mo. Los mar­xis­tas siem­pre han dicho que cuan­to más desa­rro­lla­da y más “pura” es la demo­cra­cia, tan­to más fran­ca, agu­da e impla­ca­ble se hace la lucha de cla­ses, tan­to más “puras” se mani­fies­tan la opre­sión por el capi­tal y la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía. E1 asun­to Drey­fus en la Fran­cia repu­bli­ca­na, las san­grien­tas repre­sa­lias de los des­ta­ca­men­tos mer­ce­na­rios, arma­dos por los capi­ta­lis­tas, con­tra los huel­guis­tas en la libre y demo­crá­ti­ca Repú­bli­ca de Nor­te­amé­ri­ca, estos hechos y miles de otros aná­lo­gos demues­tran la ver­dad que la bur­gue­sía tra­ta en vano de ocul­tar, o sea, que en las repú­bli­cas más demo­crá­ti­cas impe­ran de hecho el terror y la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía, ue se mani­fies­tan abier­ta­men­te n cuan­to a los explo­ta­do­res les pare­ce que el poder del capi­tal se tambalea.

10. La gue­rra impe­ria­lis­ta de 1914 – 1918 ha reve­la­do defi­ni­ti­va­men­te has­ta a los obre­ros atra­sa­dos el ver­da­de­ro carác­ter de la demo­cra­cia bur­gue­sa, que es, inclu­so en las repú­bli­cas más libres, una dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía. En aras del enri­que­ci­mien­to del gr’upo ale­mán o inglés de millo­na­rios y mul­ti­mi­llo­na­rios pere­cie­ron dece­nas de millo­nes de hom­bres, y en las repú­bli­cas más libres se ins­tau­ró la dic­ta­du­ra mili­tar de la bur­gue­sía. Esta dic­ta­du­ra mili­tar sigue en pie en los paí­ses de la Enten­te inclu­so des­pués de la derro­ta de Ale­ma­nia. Pre­ci­sa­men­te la gue­rra es lo que más ha abier­to los ojos a los tra­ba­ja­do­res; ha arran­ca­do sus fal­sas flo­res a la demo­cra­cia bur­gue­sa y ha mos­tra­do al pue­blo cuán mons­truo­sos han sido la espe­cu­la­ción y el lucro duran­te la gue­rra y con moti­vo de la gue­rra. En nom­bre de “la liber­tad y la igual­dad” lle­vó esa gue­rra la bur­gue­sía, en nom­bre de “la liber­tad y la igual­dad” se han enri­que­ci­do inau­di­ta­men­te los mer­ca­de­res de la gue­rra. Nin­gún esfuer­zo de la Inter­na­cio­nal ama­ri­lla de Ber­na podrá ocul­tar a las masas el carác­ter explo­ta­dor, hoy defi­ni­ti­va­men­te des­en­mas­ca­ra­do, de la liber­tad bur­gue­sa, de la igual­dad bur­gue­sa, de la demo­cra­cia burguesa.

11. En el país capi­ta­lis­ta más desa­rro­lla­do del con­ti­nen­te euro­peo, en Ale­ma­nia, los pri­me­ros meses de ple­na liber­tad repu­bli­ca­na, traí­da por la derro­ta de la Ale­ma­nia impe­ria­lis­ta, han mos­tra­do a los obre­ros ale­ma­nes y a todo el mun­do cuál es la ver­da­de­ra esen­cia de cla­se de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca bur­gue­sa. El ase­si­na­to de Car­los Liebk­necht y Rosa Luxem­bur­go no sólo es un acon­te­ci­mien­to de impor­tan­cia his­tó­ri­ca mun­dial por­que hayan pere­ci­do trá­gi­ca­men­te los jefes y brí­llan­tí­si­mas per­so­na­li­da­des de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, Inter­na­cio­nal ver­da­de­ra­men­te pro­le­ta­ria, sino tam­bién por­que se ha pues­to de mani­fies­to con toda ple­ni­tud la esen­cia de cla­se de un Esta­do ade­lan­ta­do de Euro­pa, de un Esta­do –pue­de afir­mar­se sin incu­rrir en exa­ge­ra­ción– ade­lan­ta­do entre todos los Esta­dos del mun­do. El hecho de que los dete­ni­dos, es decir, gen­te que el poder del Esta­do ha toma­do bajo su cus­to­dia, hayan podi­do ser ase­si­na­dos impu­ne­men­te por ofi­cia­les y capi­ta­lis­tas, gober­nan­do el país los social­pa­trio­tas, evi­den­cia que la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca en que ha sido posi­ble tal cosa es una dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía. La gen­te que expre­sa su indig­na­ción ante el ase­si­na­to de Car­los Liebk­necht y Rosa Luxem­bur­go, pero no com­pren­de esta ver­dad, pone de mani­fies­to o bien tis pocas luces o bien su hipo­cre­sía. La liber­tad en una de las repú­bli­cas mas libres y ade­lan­ta­das del mun­do en la repú­bli­ca ale­ma­na, es la liber­tad de ase­si­nar impu­ne­men­te a los jefes del pro­le­ta­ria­do dete­ni­dos. Y no pue­de ser de otro modo mien­tras se man­ten­ga el capi­ta­lis­mo pues el desa­rro­llo de la demo­cra­cia no embo­ta, sino que agu­di­za la lucha de cla­ses, que en vir­tud de todos los resul­ta­dos e influ­jos de la gue­rra y de sus con­se­cuen­cias ha alcan­za­do el pun­to de ebullición.

En todo el mun­do civi­li­za­do se depor­ta hoy a los bol­che­vi­ques, se les per­si­gue, se les encar­ce­la, como ha ocu­rri­do en Sui­za, una de las repú­bli­cas bur­gue­sas más libres; en Nor­te­amé­ri­ca se orga­ni­zan con­tra ellos pogro­mos, etc. Des­de el pun­to de vis­ta de la “demo­cra­cia en gene­ral” o de la “demo­cra­cia pura” es ver­da­de­ra­men­te ridícu­lo que paí­ses ade­lan­ta­dos, civi­li­za­dos, demo­crá­ti­cos, arma­dos has­ta los dien­tes, teman la pre­sen­cia en ellos de un puña­do de per­so­nas de la atra­sa­da, ham­brien­ta y arrui­na­da Rusia, a la que en dece­nas de millo­nes de ejem­pla­res los perió­di­cos bur­gue­ses til­dan de sal­va­je, cri­mi­nal, etc. Está cla­ro que la situa­ción social que ha podi­do engen­drar tan fla­gran­te con­tra­dic­ción es, de hecho, la dic­ta­du­ra de la burguesía.

12. Con tal esta­do de cosas, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do no sólo es por com­ple­to legí­ti­ma, como medio para derro­car a los explo­ta­do­res y aplas­tar su resis­ten­cia, sino tam­bién abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria para toda la masa tra­ba­ja­do­ra como úni­ca defen­sa con­tra la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía, que ha lle­va­do a la gue­rra y está ges­tan­do nue­vas matanzas.

Lo prin­ci­pal entre lo que no com­pren­den los socia­lis­tas –y de aquí su mio­pía teó­ri­ca, su cau­ti­ve­rio en poder de los pre­jui­cios bur­gue­ses y su trai­ción polí­ti­ca al pro­le­ta­ria­do– es que en la socie­dad capi­ta­lis­ta, cuan­do la lucha de cla­ses inhe­ren­te a ella expe­ri­men­ta una agu­di­za­ción más o menos seria, no pue­de haber nada inter­me­dio, nada que no sea la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía o la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Todo sue­ño en una ter­ce­ra solu­ción es un reac­cio­na­rio gimo­teo de peque­ño bur­gués. Así lo evi­den­cian tan­to la expe­rien­cia de más de cien años de desa­rro­llo de la demo­cra­cia bur­gue­sa y del movi­mien­to obre­ro en todos los paí­ses ade­lan­ta­dos como, par­ti­cu­lar­men­te, la expe­rien­cia del últi­mo lus­tro. Así lo dice tam­bién toda cien­cia de la eco­no­mía polí­ti­ca, todo el con­te­ni­do del mar­xis­mo, que escla­re­ce la inevi­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía en toda eco­no­mía mer­can­til, bur­gue­sía que nadie pue­de sus­ti­tuir de no ser la cla­se que está sien­do desa­rro­lla­da, mul­ti­pli­ca­da, uni­da y for­ta­le­ci­da por el pro­pio desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, es decir, la cla­se de los proletarios.

13. Otro error teó­ri­co y polí­ti­co de los socia­lis­tas con­sis­te en que no com­pren­den que las for­mas de la demo­cra­cia han ido cam­bian­do inevi­ta­ble­men­te en el trans­cur­so de los mile­nios, empe­zan­do por sus embrio­nes en la anti­güe­dad, a medi­da que una cla­se domi­nan­te iba sien­do sus­ti­tui­da por otra. En las anti­guas repú­bli­cas de Gre­cia, en las ciu­da­des del medie­vo, en los paí­ses capi­ta­lis­tas ade­lan­ta­dos, la demo­cra­cia tie­ne dis­tin­tas for­mas y se apli­ca en gra­do dis­tin­to. Sería una solem­ne nece­dad creer que la revo­lu­ción más pro­fun­da en la his­to­ria de la huma­ni­dad, el paso del poder de manos de la mino­ría explo­ta­do­ra a manos de la mayo­ría explo­ta­da –paso que se obser­va por pri­me­ra vez en el mun­do– pue­de pro­du­cir­se en el vie­jo mar­co de la vie­ja demo­cra­cia bur­gue­sa, par­la­men­ta­ria, sin los cam­bios más radi­ca­les, sin crear nue­vas for­mas de demo­cra­cia, núe­vas ins­ti­tu­cio­nes que encar­nen las nue­vas con­di­cio­nes de su apli­ca­ción, etc.

14. Lo que tie­ne de común la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do con la dic­ta­du­ra de las otras cla­ses es que está moti­va­da, como toda otra dic­ta­du­ra, por la nece­si­dad de aplas­tar por la fuer­za la resis­ten­cia de la cla­se que pier­de la dominac]ón polí­ti­ca. La dife­ren­cia radi­cal entre la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y la dic­ta­du­ra de las otras cla­ses –la dic­ta­du­ra de los terra­te­nien­tes en la Edad Medía, la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía en todos los paí­ses capi­ta­lis­tas civi­li­za­dos– con­sis­te en que la dic­ta­du­ra de los terra­te­nien­tes y la bur­gue­sía ha sido el aplas­ta­mien­to por la vio­len­cia de la resis­ten­cia ofre­ci­da por la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción, con­cre­ta­men­te por los tra­ba­ja­do­res. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, por el con­tra­rio, es el aplas­ta­mien­to por la vio­len­cia de la resis­ten­cia que ofre­cen los explo­ta­do­res, es decir, la mino­ría ínfi­ma de la pobla­ción, los terra­te­nien­tes y los capitalistas.

De aquí dima­na, a su vez, que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do no sólo debía traer con­si­go inevi­ta­ble­men­te el cam­bio de las for­mas y las ins­ti­tu­cio­nes de la demo­cra­cia, hablan­do en gene­ral, sino pre­ci­sa­men­te un cam­bio que die­se una exten­sión sin pre­ce­den­te en el mun­do al goce efec­ti­vo de la demo­cra­cia por los hom­bres que el capi­ta­lis­mo opri­mie­ra, por las cla­ses trabajadoras.

En efec­to, esa for­ma de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do que ha sido ya for­ja­da de hecho –el Poder sovié­ti­co en Rusia, el Räte~System en Ale­ma­nia, los Shop Ste­wards Com­mit­tees y otras ins­ti­tu­cio­nes sovié­ti­cas aná­lo­gas en otros paí­ses– todas ellas sig­ni­fi­can y son pre­ci­sa­men­te para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, o sea para la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción, una posi­bi­li­dad efec­ti­va, real, de gozar de las liber­ta­des y los dere­chos demo­crá­ti­cos, posi­bi­li­dad que nun­ca ha exis­ti­do, ni siquie­ra apro­xi­ma­da­men­te, en las repú­bli­cas bur­gue­sas mejo­res y más democráticas.

La esen­cia del Poder sovié­ti­co con­sis­te en que la base per­ma­nen­te y úni­ca de todo el poder esta­tal, de todo el apa­ra­to del Esta­do, es la orga­ni­za­ción de masas pre­ci­sa­men­te de las cla­ses que eran opri­mi­das por el capi­ta­lis­mo, es decir, de los obre­ros y los semi­pro­le­ta­rios (los cam­pe­si­nos que no explo­tan tra­ba­jo ajeno y que recu­rren cons­tan­te­men­te a la ven­ta, aun­que sólo sea en par­te, de su fuer­za de tra­ba­jo). Pre­ci­sa­men­te las masas que has­ta en las repú­bli­cas bur­gue­sas más demo­crá­ti­cas, aun­que con arre­glo a la ley sean igua­les en dere­chos, de hecho, por medio de pro­ce­di­mien­tos y arti­ma­ñas, se han vis­to apar­ta­das de la par­ti­ci­pa­ción en la vida polí­ti­ca y del goce de los dere­chos y liber­ta­des demo­crá­ti­cos, tie­nen hoy nece­sa­ria­men­te una par­ti­ci­pa­ción cons­tan­te y, ade­más, deci­si­va en la direc­ción demo­crá­ti­ca del Estado.

15. La igual­dad de los ciu­da­da­nos inde­pen­dien­te­men­te de su sexo, reli­gión, raza y nacio­na­li­dad, que la demo­cra­cia bur­gue­sa ha pro­me­ti­do siem­pre y en todas par­tes, pero que no ha dado en nin­gún sitio ni ha podi­do dar debi­do a la domi­na­ción del capi­ta­lis­mo, la rea­li­za inme­dia­ta­men­te y con toda ple­ni­tud el Poder sovié­ti­co, o sea, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, pues eso úni­ca­men­te pue­de hacer­lo el poder de los obre­ros, que no están intere­sa­dos en la pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción ni en la lucha por repar­tir­los una y otra vez.

16. La vie­ja demo­cra­cia, es decir, la demo­cra­cia bur­gue­sa y el par­la­men­ta­ris­mo fue­ron orga­ni­za­dos de tal modo, que pre­ci­sa­men­te las masas tra­ba­ja­do­ras se vie­ran más apar­ta­das que nadie del apa­ra­to de gober­na­ción. El Poder sovié­ti­co, es decir la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do está orga­ni­za­do por el con­tra­rio de modo que acer­ca a las nia­sas tra­ba­ja­do­ras al apa­ra­to de gober­na­ción. El mis­mo fin per­si­gue la unión del poder legis­la­ti­vo y el poder eje­cu­ti­vo en la orga­ni­za­ción sovié­ti­ca del Esta­do y la sus­ti­tu­ción de las cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les terri­to­ria­les por enti­da­des de pro­duc­ción, como son las fábricas.

17. El ejér­ci­to ha sido un apa­ra­to de opre­sión no sólo en las monar­quías. Sigue sién­do­lo tam­bién en todas las repú­bli­cas bur­gue­sas, inclu­so en las más demo­crá­ti­cas. Sólo el Poder sovié­ti­co, orga­ni­za­ción esta­tal per­ma­nen­te pre­ci­sa­men­te de las cla­ses opri­mi­das antes por el capi­ta­lis­mo, está en con­di­cio­nes de aca­bar con la subor­di­na­ción del ejér­ci­to al man­do bur­gués y de fun­dir efec­ti­va­men­te al pro­le­ta­ria­do con el ejér­ci­to, de lle­var efec­ti­va­men­te a cabo el arma­men­to del pro­le­ta­ria­do y el desar­me de la bur­gue­sía, sin lo que es impo­si­ble la vic­to­ria del socialismo.

18. La orga­ni­za­ción sovié­ti­ca del Esta­do está adap­ta­da al papel diri­gen­te del pro­le­ta­ria­do, la cla­se más con­cen­tra­da e ilus­tra­da por el capi­ta­lis­mo. La expe­rien­cia de todas las revo­lu­cio­nes y de todos los movi­mien­tos de las cla­ses opri­mi­das y la expe­rien­cia del movi­mien­to socia­lis­ta mun­dial nos ense­ñan que sólo el pro­le­ta­ria­do es capaz de reu­nir y lle­var tras de sí a las capas dis­per­sas y atra­sa­das de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra y explotada.

19. Sólo la orga­ni­za­ción sovié­ti­ca del Esta­do pue­de en reali­dad demo­ler de gol­pe y des­truir defi­ni­ti­va­men­te el vie­jo apa­ra­to> es decir, el apa­ra­to buro­crá­ti­co y judi­cial bur­gués, que se ha man­te­ni­do y debía inevi­ta­ble­men­te man­te­ner­se bajo el capi­ta­lis­mo, inclu­so en las repú­bli­cas más demo­crá­ti­cas, sien­do, de hecho, la mayor tra­ba para la rea­li­za­ción de la demo­cra­cia para los obre­ros y los tra­ba­ja­do­res. La Comu­na de Paris dio el pri­mer paso de impor­tan­cia his­tó­ri­ca mun­dial por ese camino, y el Poder sovié­ti­co, el segundo.

20. La des­truc­ción del poder del Esta­do es un fin que se han plan­tea­do todos los socia­lis­tas, entre ellos, y a la cabe­za de ellos, Marx. La ver­da­de­ra demo­cra­cia, es decir, la igual­dad y la liber­tad, es irrea­li­za­ble si no se alcan­za ese fin. Pero a él sólo lle­va prác­ti­ca­men­te la demo­cra­cia ovié­ti­ca, o pro­le­ta­ria, pues, al incor­po­rar las orga­ni­za­cio­nes de masas de los tra­ba­ja­do­res a la gober­na­ción per­ma­nen­te e inelu­di­ble del Esta­do, empie­za a pre­pa­rar inme­dia­ta­men­te la extin­ción com­ple­ta de todo Estado.

21. La ban­ca­rro­ta abso­lu­ta de los socia­lis­tas que se han reu­ni­do en Ber­na, su abso­lu­ta incom­pren­sión de la nue­va demo­cra­cia, es decir, de la demo­cra­cia pro­le­ta­ria, se ve par­ti­cu­lar­men­te en lo que sigue. El 10 de febre­ro de 1919, Bran­ting cerró en Ber­na la Con­fe­ren­cia de la Inter­na­cio­nal ama­ri­lla. El 11 de febre­ro del mis­mo año, Die Freiheit, perió­di­co que edi­tan en Ber­lín los adep­tos de dicha Inter­na­cio­nal, publi­có un lla­ma­mien­to del par­ti­do de los “inde­pen­dien­tes al pro­le­ta­ria­do. En este lla­ma­mien­to se reco­no­ce el carác­ter bur­gués del Gobierno Schei­de­mann, se repro­cha a éste el deseo de abo­lir los Soviets, a los que se lla­ma Täger und Schützer der Revo­lu­tion –por­ta­do­res y defen­so­res de la revo­lu­ción– y se pro­po­ne lega­li­zar los Soviets, con­ce­der­les dere­chos esta­ta­les, con­ce­der­les el dere­cho de sus­pen­der las deci­sio­nes de la Asam­blea Nacio­nal, some­tién­do­las a vota­ción de todo el pueblo.

Esa pro­pues­ta es la ple­na ban­ca­rro­ta ideo­ló­gi­ca de los teó­ri­cos que defen­dían la demo­cra­cia y no com­pren­dían su carác­ter bur­gués. La ridí­cu­la ten­ta­ti­va de unir el sis­te­ma de los Soviets, es decir, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, con la Asam­blea Nacio­nal, es decir, la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía, des­en­mas­ca­ra por com­ple­to la indi­gen­cia men­tal de los socia­lis­tas y social­de­mó­cra­tas ama­ri­llos, su carác­ter polí­ti­co reac­cio­na­rio, pro­pio de peque­ños bur­gue­ses, y sus cobar­des con­ce­sio­nes a la fuer­za, en cre­ci­mien­to incon­te­ni­ble, de la nue­va demo­cra­cia, de la demo­cra­cia proletaria.

22. Al con­de­nar el bol­che­vis­mo, la mayo­ría de la Inter­na­cio­nal ama­ri­lla de Ber­na, que no se ha atre­vi­do a votar for­mal­men­te la corres­pon­dien­te reso­lu­ción por mie­do a las masas obre­ras, ha pro­ce­di­do acer­ta­da­men­te des­de el pun­to de vis­ta de cla­se. Pre­ci­sa­men­te esta mayo­ría se soli­da­ri­za por ente­ro con los men­che­vi­ques y los socialistas~revolucionarios rusos y con los Schei­de­mann en Ale­ma­nia. Los men­che­vi­ques y los social­re­vo­lu­cio­na­rios rusos, al que­jar­se de que los bol­che­vi­ques los per­si­guen, inten­tan ocul­tar que eso ocu­rre por­que par­ti­ci­pan en la gue­rra civil al lado de la bur­gue­sía, con­tra el pro­le­ta­ria­do. De la mis­ma mane­ra, los Schei­de­mann y su par­ti­do han demos­tra­do ya en Ale­ma­nia que par­ti­ci­pan de la mis­ma mane­ra en la gue­rra civil al lado de la bur­gue­sía, con­tra los obreros.

Es com­ple­ta­men­te natu­ral, por ello, que la mayo­ría de los hom­bres de la Inter­na­cio­nal ama­ri­lla de Ber­na se haya pro­nun­cia­do por la con­de­na­ción de los bol­che­vi­ques. Eso no ha sido la defen­sa de la “demo­cra­cia pura”, sino la auto­de­fen­sa de gen­tes que saben y per­ci­ben que en la gue­rra civil se encuen­tran al lado de la bur­gue­sía, con­tra el proletariado.

Por eso, des­de el pun­to de vis­ta de cla­se, no pue­de por menos de reco­no­cer­se acer­ta­da la deci­sión de la mayo­ría de la Inter­na­cio­nal ama­ri­lla. El pro­le­ta­ria­do debe afron­tar sin temor a la ver­dad y sacar de ello todas las con­clu­sio­nes polí­ti­cas pertinentes.

Cama­ra­das: Yo qui­sie­ra aña­dir algu­na cosa más a los dos últi­mos pun­tos. Creo que los cama­ra­das que deben infor­mar­nos de la Con­fe­ren­cia de Ber­na nos habla­rán de ello con mayor detalle.

En toda la Con­fe­ren­cia de Ber­na no se ha dicho ni una sola pala­bra sobre la impor­tan­cia del Poder sovié­ti­co. En Rusia lle­va­mos ya dos años dis­cu­tien­do esta cues­tión. En abril de 1917, en la Con­fe­ren­cia del par­ti­do, plan­tea­mos ya teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te la cues­tión “¿Qué es el Poder sovié­ti­co, cuál es su con­te­ni­do, en qué con­sis­te su impor­tan­cia his­tó­ri­ca?” Lle­va­mos casi dos años dis­cu­tien­do esta cues­tión, y en el Con­gre­so de nues­tro par­ti­do hemos adop­ta­do una reso­lu­ción al respecto[2].

El Freiheit, de Ber­lín, publi­có el 11 de febre­ro un lla­ma­mien­to al pro­le­ta­ria­do ale­mán, fir­ma­do no sólo por los líde­res de los social­de­mó­cra­tas ide­pen­dien­tes de Ale­ma­nia, sino tam­bién por todos los miem­bros de su mino­ría par­la­men­ta­ria. En agos­to de 1918, el mayor teó­ri­co de los inde­pen­dien­tes, Kautsky, decla­ró en su folle­to La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do que era par­ti­da­rio de la demo­cra­cia y de los orga­nis­mos sovié­ti­cos, pero que los Soviets debían tener úni­ca­men­te un carác­ter de ges­tión eco­nó­mi­ca y no debían reco­no­cer­se, de nin­gún modo, como orga­ni­za­cio­nes esta­ta­les. Kautsky repi­te lo mis­mo en los núme­ros de Freiheit del 11 de noviem­bre y del 12 de enero. El 9 de febre­ro apa­re­ció un artícu­lo de Rudolf Hil­fer­ding, tam­bién con­si­de­ra­do como una gran auto­ri­dad teó­ri­ca de la II Inter­na­cio­nal. Hil­fer­ding pro­po­ne unir el sis­te­ma de los Soviets con la Asam­blea Nacio­nal por vía jurí­di­ca, a tra­vés de la 1egislación del Esta­do. Eso ocu­rrió el 9 de febre­ro. El 11 del mis­mo mes, dicha pro­pues­ta fue acep­ta­da por todo el par­ti­do de los inde­pen­dien­tes y publi­ca­da en for­ma de llamamiento.

A pesar que la Asam­blea Nacio­nal ya exis­te, inclu­so des­pués de que la “demo­cra­cia pura” ya es un hecho y que los mayo­res teó­ri­cos de los social­de­mó­cra­tas inde­pen­dien­tes han decla­ra­do que las orga­ni­za­cio­nes sovié­ti­cas no deben ser orga­ni­za­cio­nes esta­ta­les, ¡a pesar de todo eso, vuel­ven a vaci­lar! Ello demues­tra que, en reali­dad, esos seño­res no han com­pren­di­do nada del nue­vo movi­mien­to ni de las con­di­cio­nes de su lucha. Pero, ade­más, Demues­tra otra cosa: que debe haber con­di­cio­nes, cau­sas que moti­ven esa vaci­la­ción. Des­pués de todos estos acon­te­ci­mien­tos, des­pués de casi dos años de revo­lu­ción triun­fan­te en Rusia, cuan­do se nos ofre­cen reso­lu­cio­nes como Las adop­ta­das en la Con­fe­ren­cia de Ber­na, en las que no de dice nada de los Soviets ni de su impor­tan­cia; cuan­do vemos que en esa Con­fe­ren­cia nin­gún dele­ga­do ha dicho siquie­ra una pala­bra sobre el par­ti­cu­lar en sus dis­cur­sos, pode­mos afir­mar con todo dere­cho que como socia­lis­tas y como teó­ri­cos, todos esos seno­res han muer­to para nosotros.

Pero prac­ti­ca­men­te des­de el pun­to de vis­ta de la polí­ti­ca, eso es cama­ra­das una demos­tra­cion de que entre las masas se está pro­du­cien­do un gran vira­je, pues, de otro modo, esos inde­pen­dien­tes que esta­ban en teo­ría y por Prin­ci­pio con­tra estas orga­ni­za­cio­nes esta­ta­les, no hubie­ran pro­pues­to de bue­nas a pri­me­ras una nece­dad como es unir “pací­fi­ca­men­te” la Asam­blea Nacio­nal con el sis­te­ma de los Soviets, es decir, unir la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía con la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Somos tes­ti­gos de que todos ellos están en ban­ca­rro­ta como socia­lis­tas y como teó­ri­cos y del enor­me cam­bio que se está pro­du­cien­do en las masas. ¡Las masas atra­sa­das del pro­le­ta­ria­do ale­mán se acer­can a noso­tros, se han uni­do a noso­tros! Por tan­to, la impor­tan­cia del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Inde­pen­dien­te de Ale­ma­nia, lo mejor de la Con­fe­ren­cia de Ber­na, es, des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría y del socia­lis­mo, igual a cero; sin embar­go, con­ti­núa tenien­do cier­ta impor­tan­cia, y con­sis­te ésta en que esos ele­men­tos vaci­lan­tes nos sir­ven de indi­ca­dor del esta­do de áni­mo de los sec­to­res atra­sa­dos del pro­le­ta­ria­do. En eso, a mi enten­der, resi­de la gran­dí­si­ma impor­tan­cia his­tó­ri­ca de esa Con­fe­ren­cia. Noso­tros hemos vivi­do algo pare­ci­do en nues­tra revo­lu­ción. Nues­tros men­che­vi­ques reco­rrie­ron casi exac­ta­men­te el mis­mo camino de desa­rro­llo que los teó­ri­cos de los inde­pen­dien­tes en Ale­ma­nia. Al prin­ci­pio, cuan­do tenían la mayo­ría en los Soviets, se pro­nun­cia­ban por éstos. Enton­ces no se oía más que gri­tar: “¡Vivan los Soviets!” “¡Por los Soviets!” “¡Los Soviets son la demo­cra­cia revo­lu­cio­na­ria!” Cuan­do los bol­che­vi­ques con­quis­ta­mos la mayo­ría en los Soviets, ento­na­ron otra can­ción, dicien­do que los Soviets no debían exis­tir para­le­la­me­ne a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te; y dis­tin­tos teó­ri­cos men­che­vi­ques hacían pro­pues­tas casi idén­ti­cas, como la de unir el sis­te­ma de los Soviets con la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te e incluir­los en la orga­ni­za­ción esta­tal. Esto reve­la, una vez más, que el cur­so gene­ral de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria es igual en todo el mun­do. Pri­me­ro la for­ma­ción espon­tá­nea de los Soviets, lue­go su exten­sión y desa­rro­llo, más tar­de se plan­tea prác­ti­ca­men­te la cues­tión: Soviets o Asam­blea Nacio­nal, o Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, o par­la­men­ta­ris­mo bur­gués; com­ple­to des­con­cier­to entre los líde­res y, por últi­mo, la revo­lu­ción pro­le­ta­ria. Pero yo creo que des­pués de casi dos años de revo­lu­ción no debe­mos plan­tear la cues­tión así, sino que debe­mos tomar acuer­dos con­cre­tos, ya que la exten­sión del sis­te­ma de los Soviets es para noso­tros, y par­ti­cu­lar­men­te para la mayo­ría de los paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal, la más impor­tan­te de las tareas.

Qui­sie­ra citar aquí una reso­lu­ción, una sola reso­lu­ción de los men­che­vi­ques. Pedí al cama­ra­da Obo­lens­ki que la tra­du­je­ra al ale­mán. Me prometi6 que lo haría, pero, des­gra­cia­da­men­te, no está aquí. Tra­ta­ré de repro­du­ci­ría de memo­ria, pues no ten­go a mano el tex­to íntegro.

A un extran­je­ro que no haya oído nada del bol­che­vis­mo le será muy difí­cil hacer­se una idea de nues­tras cues­tio­nes liti­gio­sas. Todo lo que afir­man los bol­che­vi­ques lo dis­cu­ten los men­che­vi­ques, y vice­ver­sa. Natu­ral­men­te, en tiem­pos de lucha no pue­de ser de otro modo, por ello tie­ne gran impor­tan­cia que la últi­ma Con­fe­ren­cia del par­ti­do de los men­che­vi­ques, cele­bra­da en diciem­bre de 1918, apro­ba­ra una exten­sa y deta­lla­da reso­lu­ción, que fue publi­ca­da ínte­gra en la Gaze­ta Pechát­ni­kov, perió­di­co men­che­vi­que. En esa reso­lu­ción, los pro­pios men­che­vi­ques expo­nen coci­sa­men­te la his­to­ria de la lucha de cla­ses y de la gue­rra civil. La reso­lu­ción dice que ellos con­de­nan a los gru­pos de su par­ti­do que están alia­dos a las cla­ses posee­do­ras en los Ura­les, en el Sur, en Cri­mea y en Geor­gia, y se enu­me­ran estas zonas. La reso­lu­ción con­de­na a los gru­pos del par­ti­do men­che­vi­que que, alia­dos a las cla­ses posee­do­ras han lucha­do con­tra el Poder sovié­ti­co; el últi­mo pun­to con­de­na tam­bién a los que se han pasa­do a los comu­nis­tas. De aquí se des­pren­de que los men­che­vi­ques se ven obli­ga­dos a con­fe­sar que en su par­ti­do no hay uni­dad y que están unos al lado de la bur­gue­sía y otros al lado del pro­le­ta­ria­do. La mayor par­te de los men­che­vi­ques se pasó al lado de la bur­gue­sia y duran­te la gue­rra civil com­ba­tió con­tra noso­tros. Natu­ral­men­te noso­tros per­se­gui­mos a los men­che­vi­ques e inclu­so los fusi­la­mos, cuan­do par­ti­ci­pan en la gue­rra que se nos hace, com­ba­ten con­tra nues­tro Ejér­ci­to Rojo y fusi­lan a nues­tros jefes mili­ta­res rojos. A la gue­rra de la bur­gue­sia res­pon­di­mos con la gue­rra del pro­le­ta­ria­do: no pue­de haber otra sali­da. Así, pues, des­de el pun­to de vis­ta poli­ti­co todo eso no es mas que hipo­cre­sía men­che­vi­que. His­tó­ri­ca­men­te no se com­pren­de como en la Con­fe­re­ren­cia de Ber­na, hom­bres que no han sido decla­ra­ra­dos demen­tes ofi­cial­men­te, pudie­ron, por encar­go de los men­che­vi­ques y los socíai­re­vo­lu­cio­na­rios, hablar de la lucha de los bol­che­vi­ques con­tra ellos, pero silen­ciar que ellos, uni­dos a la bur­gue­sía, luchan con­tra el proletariado.

Todos ellos nos ata­can encar­ni­za­da­men­te pues noso­tros los per­se­gui­mos. Eso es cier­to. ¡Pero no dicen ni una sola pala­bra sobre su par­ti­ci­pa­cion en la gue­rra civil! Creo que debo faci­li­tar para el acta el tex­to inte­gro de la reso­lu­ción, y rue­go a los cama­ra­das extran­je­ros que le pres­ten aten­ción, pues es un docu­men­to his­to­ri­co que plan­tea acer­ta­da­men­te el pro­ble­ma y ofre­ce los mejo­res ele­men­tos de jui­cio para apre­ciar el liti­gio entre las ten­den­cias “socia­lis­tas” en Rusia. Entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía exis­te gen­te que ora se cli­na a un lado, ora al otro; así ha sido siem­pre en todas las revo­lu­cio­nes y es abso­lu­ta­men­te impo­si­ble que en la socie­dad capi­ta­lis­ta don­de el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía for­man dos cam­pos hos­ti­les, no exis­tan entre ellos capas inter­me­dias. La exis­ten­cia de esos ele­men­tos vaci­lan­tes es his­tó­ri­ca­men­te inevi­ta­ble, y, des­gra­cia­da­men­te, esos ele­men­tos, que no saben ellos mis­mos al lado de quién van a luchar maña­na, segui­rán exis­tien­do mucho tiem­po todavía.

Quie­ro hacer una pro­pues­ta prác­ti­ca, que con­sis­te en que apro­be­mos una reso­lu­ción en la que deben des­ta­car­se espe­cial­men­te tres puntos.

Pri­me­ro: Una de las tareas más impor­tan­tes para los cama­ra­das de los paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal con­sis­te en acla­rar a las masas la sig­ni­fi­ca­ción, la impor­tan­cia y la nece­si­dad del sis­te­ma de los Soviets. Se obser­va que no exis­te la sufi­cien­te com­pren­sión de este pro­ble­ma. Si bien es ver­dad que Kautsky e Hil­fer­ding 1han fra­ca­sa­do como teó­ri­cos, los últi­mos artícu­los publi­ca­dos en Freiheit demues­tran, sin embar­go, que refle­jan fiel­men­te el esta­do de áni­mo de las capas atra­sa­das del pro­le­ta­ria­do ale­mán. En Rusia pasó lo mis­mo: en los pri­me­ros ocho meses de la revo­lu­ción rusa, el pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción sovié­ti­ca se discuti6 muchí­si­mo, y para los obre­ros no esta­ba cla­ro en qué con­sis­tía el nue­vo sis­te­ma ni si se podría for­mar el apa­ra­to del Esta­do a base de los Soviets. En nues­tra revo­lu­ción, noso­tros no avan­za­mos por el camino de la teo­ría, sino por el camino de la prác­ti­ca. Por ejem­plo, la cues­tión de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te no la plan­teá­ba­mos antes teó­ri­ca­men­te y no decía­mos que no reco­no­cía­mos la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Sólo más tar­de, cuan­do las orga­ni­za­cio­nes sovié­ti­cas se exten­die­ron por todo el país y con­quis­ta­ron el poder polí­ti­co, fue cuan­do nos resol­vi­mos a disol­ver la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Aho­ra vemos que en Hun­gría y Sui­za, la cues­tión se plan­tea de modo mucho más agu­do. De una par­te, eso está muy bien, pues nos da la fir­me segu­ri­dad de que la revo­lu­ción avan­za más rápi­da­men­te en los paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal y nos trae­rá gran­des vic­to­rias. De otra par­te, ello encie­rra cier­to peli­gro: con­cre­ta­men­te el de que la lucha sea tan ver­ti­gi­no­sa, que la con­cien­cia de las masas obre­ras que­de a la zaga del desa­rro­llo. Inclu­so aho­ra, la impor­tan­cia del sis­te­ma de los Soviets no está toda­vía cla­ra para gran­des masas de obre­ros ale­ma­nes ins­trui­dos polí­ti­ca­men­te, pues han sido edu­ca­dos en el espí­ri­tu del par­la­men­ta­ris­mo y en los pre­lui­cios burgueses.

Segun­do: Sobre la exten­sión del sis­te­ma de los Soviets. Las noti­cias de la rapi­dez con que se pro­pa­ga la idea de los Soviets en Ale­ma­nia e inclu­so en Ingla­te­rra son para noso­tros una impor­tan­tí­si­ma demos­tra­ción de que la revo­lu­ción pro­le­ta­ria ha de ven­cer. Uni­ca­men­te por bre­ve tiem­po pue­de dete­ner­se su mar­cha. Otra cosa es cuan­do los cama­ra­das [M.] Albert y [Fede­ri­co] Plat­ten nos decla­ran que entre los abo­re­ros agrí­co­las y los peque­ños cam­pe­si­nos de sus aldeas ape­nas si hay Soviets. He leí­do en Rote Fah­ne un artícu­lo con­tras los Soviets cam­pe­si­nos, pero, muy acer­ta­da­men­te, en favor de los Soviets de jor­na­le­ros y cam­pe­si­nos pobres.[3] La bur­ge­sía y sus laca­yos, como Schei­de­mann y Cía., ya han lan­za­do la con­sig­na de Soviets cam­pe­si­nos. Pero lo que nece­si­ta­mos noso­tros son Soviets de jor­na­le­ros y cam­pe­si­nos pobres. Sin embar­go por los infor­mes de los cama­ra­das Albert, Plat­ten y otros cole­gi­mos que, excep­to en Hun­gría, se hace muy poco des­gra­cia­da­men­te para la pro­pa­ga­ción del sis­te­ma sovie­ti­co en el cam­po. En ello resi­de, qui­zá, el peli­gro, aun real y bas­tan­te con­si­de­ra­ble, de que el pro­le­ta­ria­do ale­mán no pue­da con­quis­tar la vic­cto­ria segu­ra. La vic­to­ria podrá con­si­de­rar­se garan­ti­za­da úni­ca­men­te cuan­do no solo estén orga­ni­za­dos los obre­ros de la ciu­dad, sino tam­bien los pro­le­ta­rios del cam­po, y, ade­más, no orga­ni­za­dos como antes, en sin­di­ca­tos y coope­ra­ti­vas, sino en Soviets. A noso­tros nos fue más fácil con­se­guir la vic­to­ria por­que en octu­bre de 1917 mar­chá­ba­mos con el cam­pe­si­na­do, con todo el cam­pe­si­na­do. En este sen­ti­do, nues­tra revo­lu­ción era enton­ces bur­gue­sa. El pri­mer paso de nues­tro Gobierno pro­le­ta­rio fue reco­no­cer en la ley, pro­mul­ga­da por él al día siguien­te de la revo­lu­ción, el 26 de octu­bre de 1917 (segun el vie­jo calen­da­rio), las vie­jas rei­vin­di­ca­cio­nes de todo el cam­pe­si­na­do, expre­sa­das ya bajo Kerens­ki por los Soviets cam­pe­si­nos y las asam­bleas rura­les. En eso con­sis­tía nues­tra fuer­za, por eso nos fue tan facil con­quis­tar una mayo­ría aplas­tan­te. Para el cam­po, nues­tra revo­lu­ción con­ti­nua­ba sien­do una revo­lu­ción bur­gue­sa. Y solo mas tar­de, al cabo de seis meses, nos vimos obli­ga­dos en el mar­co de la orga­ni­za­ción del Esta­do, a comen­zar en las aldeas la lucha de cla­ses, a ins­ti­tuir en cada aldea comi­tes de cam­pe­si­nos pobres, de semi­pro­le­ta­rios, y a luchar sis­te­ma­ti­ca­men­te con­tra la bur­gue­sía rural. En Rusia eso fue inevi­ta­ble, dado su atra­so. En Euro­pa Occi­den­tal las cosas se pro­du­ci­rán de modo dife­ren­te y por eso debe­mos sub­ra­yar que es abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria la pro­pa­ga­ción del sis­te­ma de los Soviets, en for­mas per­ti­nen­tes, qui­zás nue­vas, tam­bién entre la pobla­ción rural.

Ter­ce­ro: Debe­mos decir que la con­quis­ta de una mayo­ría comu­nis­ta en los Soviets cons­ti­tu­ye la tarea fun­da­men­tal en todos los paí­ses en los que el Poder sovié­ti­co aún no ha ven­ci­do. Nues­tra comi­sión redac­to­ra de las reso­lu­cio­nes dis­cu­tió ayer este pro­ble­ma. Qui­zás otros cama­ra­das hablen toda­vía de ello, pero yo qui­sie­ra pro­po­ner que estos tres pun­tos se adop­ten como reso­lu­ción espe­cial. Natu­ral­men­te, no esta­mos en con­di­cio­nes de pres­cri­bir el camino que ha de seguir el desa­rro­llo. Es muy pro­ba­ble que la revo­lu­ción lle­gue muy pron­to en muchos paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal, pero noso­tros, como par­te orga­ni­za­da de la cla­se obre­ra, como par­ti­do, ten­de­mos y debe­mos ten­der a lograr la mayo­ría en los Soviets. Enton­ces esta­rá garan­ti­za­da nues­tra vic­to­ria, y no habrá fuer­za capaz de empren­der nada con­tra la revo­lu­ción comu­nis­ta. De otro modo, la vic­to­ria no se con­se­gui­rá tan fácil­men­te ni será dura­de­ra. Así, pues, yo qui­sie­ra pro­po­ner que se aprue­ben estos tres pun­tos como reso­lu­ción especial.

NOTAS

1. Del 3 al 10 de febre­ro de 1919, en Ber­na – Sui­za, se cele­bró la pri­me­ra con­fe­ren­cia de par­ti­dos cho­vi­nis­tas y cen­tris­tas con la inten­ción de recons­ti­tuir la II Inter­na­cio­nal lue­go de su ban­ca­rro­ta duran­te la I Gue­rra Mun­dial. El pro­ble­ma prin­ci­pal que se dis­cu­tión en la con­fe­ren­cia fue el de la demo­cra­cia y la dic­ta­du­ra. En la reso­lu­ción apro­ba­da por los dele­ga­dos, se aplau­de la revo­lu­ción en Rusia, Ale­ma­nia y Hun­gria, a la vez que se con­de­na la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y se elo­gia la demo­cra­cia burguesa.]

2. Lenin hace refe­ren­cia al acuer­do del VII Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta (bol­che­vi­ques) de Rusia, rea­li­za­do del 6 al 8 de mar­zo de 1918, sobre el cam­bio de nom­bre del par­ti­do y su programa.
Ver: “Infor­me sobre la revi­sión del pro­gra­ma y el cam­bio de nom­bre del par­ti­do. 8 de mar­zo.” en V. I. Lenin, Dis­cur­sos pro­nun­cia­dos en los con­gre­sos del Par­ti­do (1918 – 1922) (Mos­cú: Edi­to­rial Pro­gre­so, 1976), págs. 38 – 51. Corres­pon­dien­te a las págs. 102 – 114 del T. 27 de las Obras Completas.

3. Lenin alu­de al artícu­lo de Rosa Luxem­bur­go, “Der Anfang” (“El comien­zo”), en el núm. 3, 18 de noviem­bre de 1918, de Die Rote Fah­ne (“La Ban­de­ra Roja”), perió­di­co cen­tral de los espar­ta­quis­ta y, más tar­de, órgano cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Alemania.

El Prav­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.